Trading en casa

Entre muchas de las decisiones que tendrá que tomar un trader que se dedica a hacer trading a tiempo completo surgirá una en especial que puede marcar sobremanera su futuro como trader.

Este dilema se presentará cuando se tenga que plantear si trabajar en una oficina o en su propia casa.

Por supuesto que el principal motivo por el que un trader se decidirá a hacerlo en casa, sobre todo si tiene una habitación libre, será el económico. Te ahorras el alquiler de la oficina.

Pero cuidado, la responsabilidad tendrá que ser máxima tanto por tu parte como por los que te rodean.

Trabajar en casa supone un acto de disciplina total. El trading es un trabajo y debes de tomarlo como tal.

Y como es un trabajo debes intentar que tus jornadas de trading se parezcan lo más posible a las de cualquier otro trabajo, sobre todo mientras no ganas dinero consistentemente, después ya vendrán las libertades.

Trabajar desde casa es sumamente cómodo, pero muy peligroso, sobre todo si, volviendo a insistir, quieres trabajar de verdad.

Una vez has superado el parar para ver un momento la televisión, para ir a la nevera, a mirar un rato por la ventana, el ir a jugar un rato con el perro… vendrá uno de los mayores inconvenientes que se puede encontrar el trader a la hora de desempeñar su trabajo: la familia.

Como he dicho, el trading es una labor que se puede desempeñar en casa perfectamente pero debes tomártelo como tal. Es un oficio muy celoso que quiere total dedicación y cada detalle cuenta en el buen devenir de tus resultados.

Si tu familia está en casa debes hacerles comprender el horario de tu trabajo (si lo que quieres es trabajar de verdad). Ya no se trata de que tú si seas capaz de respetar dicho horario sino de que te dejen hacerlo.

La asertividad manda a la hora de hacerlo entender, pero si no cuaja, la mejor opción no es levantarse a operar a las 5 de la mañana, sino irse a trabajar a una oficina en un local.

Debes hacer que tu horario se respete. Levantarse de madrugada para recuperar horas perdidas irá en detrimento de tu trading. Necesitas descanso y el buen engranaje a la hora de operar lo proporciona la rutina. Si acostumbras al cuerpo a esa rutina todo irá mejor. Y, sobre todo, tu mente necesita de silencio y tranquilidad para poder concentrarse y tomar las mejores decisiones.

Tu quieres cumplir tu sueño sobre todas la cosas: vivir del trading y saborear todos su privilegios, pero te encontrarás con muchos obstáculos en el camino. El que llegues al final o no vendrá de pequeños detalles con los que tendrás que lidiar en el transcurso de esa travesía. Te deber es afrontarlos y superarlos de la manera que sea.

Para nada debes capitular y pensar que el intento ha llegado a su fin, no te desmorones nunca, defiende tus intereses. Si has decidido trabajar en casa y tu familia es tu principal obstáculo porque no entienden tu quehacer o porque tienes niños pequeños a tu alrededor, o pones la cosas claras o te alquilas una oficina, pero no abandones.

No cedas si es tu sueño, haz respetar tus horarios, tu intimidad.

No accedas a cambiar el horario habitual porque eres el jefe y tu mujer quiere que salgas antes para ir de compras o aprovechar el día de playa, no cedas a ir a la tienda durante tu horario de trabajo, ni a levantarle el sillón para que pase la aspiradora, ni a jugar con el niño un rato, ni a darle el desayuno, ni que venga tu mujer a que le dejes consultar un momento la lista de hoteles para las próximas vacaciones…ESTAS TRABAJANDO, bastantes distracciones te acechan ya cuando operas. Entiéndelo y que lo entiendan, es muy importante.

¿Haces todo lo anterior en un trabajo normal? ¿No verdad? Pues lo mismo, ¿Crees que vas a conseguir vivir del trading infravalorándolo? El trading, tu trabajo, merece un respeto y tu también. Así que si quieres trabajar de verdad piénsalo muy bien si te merece la pena hacerlo en casa o en una oficina. No es un juego, es tu futuro.