Timing de mercado

El timing de mercado. Es aquí, en este arte, donde reside el éxito de un trader intradía.

Pero, ¿en qué consiste dicho timing?

Básicamente es la pericia de comprar y vender en el momento justo.

timing de mercado

Si eres capaz de hacer lo que se expresa en el gráfico de arriba estás llamado a desbancar al número 1 en la clasificación de Forbes, y para el resto de los traders serás sobrenatural.

El timing demuestra gráficamente que ganar muchísimo dinero en los mercados es totalmente factible. Todo se reduce a lo explicado, ser capaz de comprar en los mínimos y vender en los máximos (lo contrario si operas a la baja).

Por tanto supongo que estamos de acuerdo en que ganar sí se puede ganar, el problema viene en ser capaz de hacerlo puesto que es sumamente difícil saber cuando una cotización va a arrancar y cuando va a parar.

Durante años, los traders, con mejor o peor éxito, hemos tratado de hacerlo, unos por medio de sistemas y otros por medio del trading discrecional. Ambos modos de operar tienen sus adeptos y sus detractores.

Ambos grupos han desarrollado sus técnicas para ser capaces de comprar lo más abajo posible y vender lo más arriba que se pueda y viceversa.

Por mis años de experiencia en el trading puedo distinguir varios tipos de herramientas que son necesarias para lograr aproximarse a la perfección en el arte del timing. Le llamo arte porque es eso, arte. Porque el cosechar el éxito en ello, al fin y al cabo, dependerá de la pericia del trader y en esa pericia intervienen herramientas que yo distinguiría como: “materiales” y “espirituales”.

Materiales son aquellas que se pueden definir, como pueden ser: un stop-loss, un profit-warning, una figura alcista o bajista, la gestión del dinero…

Todas ellas suelen estar determinadas por unos parámetros que pueden ser medidos o calculados.

Espirituales son aquellos que vienen definidos por la destreza y capacidad mental del trader y son:

la psicología, motivación, fuerza mental, autoestima, perseverancia… y sobre todo la capacidad de práctica o entrenamiento sobre un gráfico.

Para mi, sin despreciar a todas las demás, la adquisición de experiencia a base de operar día si y día también en un gráfico es el único camino que lleva a un trader a lograr la maestría y la educación del ojo a la hora de ser capaz de distinguir donde puede estar el punto de entrada y el de salida.

Tengo también que admitir que mis puntos de salida son mucho más perfectos que los de entrada a la vez que experimento mentalmente otro tipo de concentración diferente a la hora de salir o de entrar, dependiendo también si en esos momentos estoy en pérdidas o ganancias.

A parte de esto identifico un detalle relevante, y es el espacio temporal elegido para operar ya que cuanto más pequeño sea este más difícil es acertar con el timing debido a los constantes dientes de sierra y cantidad de tendencias que tienen los espacios intradía.

Y además tengo que decir que aunque un gráfico de 5 minutos se represente en pantalla de igual manera que uno diario, el recorrido de ambos supondrá más ganancias cuanto mayor sea el espacio temporal del gráfico observado. De esto ya he hablado en anteriores post y es sabido que a menor time frame con más contratos debemos operar para sacar una rentabilidad adecuada.

De todas formas, sea en el espacio temporal que sea, sí eres capaz de identificar los puntos de entrada y salida comenzarás a ser rico desde ese mismo instante.

“Cada día que dejas de practicar es un día menos que te queda para lograr tu objetivo”

NOTA: de todas las técnicas que he probado, la más precisa que he encontrado en este sentido es la de enfrentarse con el gráfico cara a cara e identificar en él soportes y resistencias.