Técnicas de entrada. ¿Cantidad o calidad?

Cuando observas un gráfico de cualquier mercado, tratas a cada momento de averiguar hacia donde puede ir la cotización.

El trader experto, el mejor trader, es aquel que sabe interpretar lo que puede hacer el mercado en tiempo real y en presente. Este sería el tipo de especulador ideal.

Pero hay otro tipo de trader que se dedica a buscar en el pasado las figuras o patrones que mejor se han comportado o que mayor fiabilidad han tenido para entrar en el mercado justo cuando se dibujan en el gráfico.

Esto tiene sus inconvenientes:

Actuaciones pasadas no garantizan actuaciones futuras.
Esto quiere decir que el que tal o cual figura se haya comportado de una manera en el pasado no quiere decir que lo vaya a hacer igual en el presente. Todo dependerá de la situación actual, por eso a veces se cumplen los vaticinios y a veces no.

Teniendo esto en cuenta sucede que, entonces, cada figura o patrón va a tener un porcentaje de fiabilidad, de manera que si operamos con 4 patrones (o set-ups) y 5 figuras, hallando la media de la fiabilidad de cada una, esta disminuirá según más figuras hayamos añadido a nuestro sistema para entrar a mercado cada vez que distingamos una de ellas.

De manera que, la mayor fiabilidad se dará cuando operemos con la que mayor % de acierto represente.

Por tanto, cuantas más técnicas de entrada añadamos a la técnica que mayor porcentaje tenga, más bajará, por media, la fiabilidad.

Entonces, queda claro que lo ideal sería esperar y operar sólo con la técnica de mayor rentabilidad. Y de nuevo aparecen 2 obstáculos a saltar:

1 º.- Que el trader sea capaz de desechar todas las demás oportunidades o técnicas de entrada mientras espera por la que ha elegido.

2ª.- Qué sea capaz de tener la paciencia necesaria para esperar el tiempo que haga falta a que aparezca únicamente la técnica con la que va a entrar a mercado.

Lógicamente, y comprendiendo esto, queda claro el porque los traders que más dinero ganan son aquellos que más disciplina guardan.