¿Te has parado a pensar…?

¿Te has parado a pensar en aquella operación ganadora que por aburrimiento, o sobre todo por falta de paciencia, has cerrado porque estimabas que querías estar en liquidez ya que te parecía que podrías hacer otra mejor porque las ganancias generadas en dicha operación ya te parecían “suficientes” y no creías que te fuera a dar más beneficios?

Hay que fijarse en la palabra “suficientes”:

  • ¿Cuanto es suficiente?
  • ¿Por qué una mínima ganancia te parece suficiente?
  • ¿Por qué las pérdidas nunca te parecen suficientes?
  • ¿Sabes acaso donde la cotización se va a dar la vuelta o será quizá porque únicamente tienes miedo a perder lo acumulado?
  • ¿Sabes que si controlas la salida en vez de estar continuamente buscando la mejor entrada tendrás la llave de las ganancias?. (Si el trader dedicase el mismo tiempo a buscar una técnica de salida como lo hace buscando la técnica de entrada habría muchos más ganadores).

¿Te has parado ha pensar, una vez pasado el tiempo, meses quizá, que has efectuado una serie de operaciones y que hubiera sido mucho mejor haber continuado abierto en aquella primera operación sin haber hecho nada?

El tiempo ha transcurrido igual, no has querido que ocurriese pero el tiempo ha pasado igualmente, sin embargo no has tenido la paciencia para dejar que aquella primera operación se desarrollase de manera que ahora te lamentas de lo que has dejado de ganar, o peor aun, de lo que has perdido por no haber sabido estar en calma dejando que el tiempo trabaje para ti.

No has querido esperar y sin embargo el tiempo ha pasado igual…

… pero sin ningún resultado a cambio.

Piensa mucho en esto: PACIENCIA. Es uno de los más grandes dones que un trader con éxito puede tener.

Gestión de la operación: en un lado están las pérdidas limitadas y sabes lo que vas a perder si sale mal y en el otro están las ganancias ilimitadas.