Forex, el «Ferrari». Simplificando mercados

El camino hacia el éxito de un trader comienza con un proceso (de nunca acabar) de selección brutal hacia la búsqueda de la esencia operativa.

En ese proceso de selección llegará un momento en que se verá clara la necesidad de adoptar la postura de operar en un sólo mercado.

Esta elección será vital hacia ese paso en busca de poder vivir del trading.

Se trata de saber mucho sobre algo y no un poco sobre todo.

Hay muchos mercados y muy atractivos:

  • materias primas
  • bursátil
  • divisas

Oportunidades de hacer buenas operaciones las va a haber diariamente en cada uno de ellos.

Cada trader va a tener predilección por operar en uno u otro mercado, o en todos a la vez, pero esto no es lo importante sino decidirse por uno en concreto.

Tratar de abarcarlo todo es maximizar las probabilidades de no salir adelante. Aunque operes a tiempo completo la dificultad temporal para seguir a todos los mercados a la vez y compaginarlo con las tareas obligatorias cotidianas supone un esfuerzo sobrehumano que acabará por no cuajar.

E incluso cuando has elegido operar en un sólo mercado, de nuevo tendrás que seleccionar (dentro de dicho mercado) operar con unos cuantos activos e incluso con uno sólo.

Como he dicho antes, se trata de saber mucho sobre algo en concreto. Esta es la clave.

Si operas en Indices bursátiles mundiales no podrás ni deberás seguirlos a todos.

Si operas en Materias Primas no podrás ni deberás seguirlas a todas.

Si operas en divisas no podrás ni deberás seguirlas a todas.

Las razones son múltiples:

Tiempo, spread, volatilidad, cantidad, nobleza, motivación, preferencias….

Por lo tanto, que te quede claro, (y si no lo has hecho plantéatelo porque seguro que la idea ha surgido alguna vez en tu mente) elige cuanto antes el mercado al que te quieres dedicar al 100%.

Como he dicho en numerosas ocasiones en diversos post de este blog, la simplificación es el camino hacia el éxito. Así que, no te tiemble la mano y ponte manos a la obra.

Desde luego que la disciplina tendrá mucho que decir en este proceso. De nada te valdrá elegir un mercado si luego sigues echándole un vistazo a los demás o leyendo noticias económicas que nada tienen que ver con el elegido.

Y si la decisión se te torna un poco complicada te voy a ayudar un poco:

 A grandes rasgos y omitiendo muchísima información estas son algunas de las razones para elegir un mercado digno de operar.

MATERIAS PRIMAS:

oro y petróleo. 

Dentro de las materias son las más predecibles y las más operables (sobre todo para principiantes).
Fuera de estas hay otras pero mucho más apalancadas y con spreads impracticables.

INDICES BURSÁTILES Y ACCIONES

Si te decides por el mercado bursátil es mejor operarlo a través de Índices. De acciones no quiero ni hablar y tu tampoco deberías. Ya he hablado sobradamente acerca de ello.

¿Acciones? para quien las quiera

La mala costumbre de invertir en acciones

Diferencias entre acciones y divisas

Aunque lo parezca no trato de eliminar mercados para nadie sino de acortar el camino a aquellos iniciados para que no pasen por los mismos infortunios que yo he padecido.
Al fin y al cabo el trayecto es similar para todos los traders (en lo único que nos diferenciamos es que unos abandonan dicho camino antes que otros) y tarde o temprano, si no lo has experimentado ya, pasarás por las mismas «paradas» que todos los demás.

DIVISAS (FOREX)

Ya no voy a empezar con lo de que son operables las 24 horas del día excepto fines de semana, de que es un mercado internacional donde participan los mejores traders del mundo, que son predecibles y que se mueven 5 billones de dólares al día (o lo que es lo mismo: se opera en un día el mismo volumen que Wall Street en un mes) sino que es la mejor herramienta y la que más posibilidades contrastadas ofrece para poder convertir a cualquier trader en una persona muy adinerada en muy poco tiempo.

NOTA: mucho cuidado con esto último. Estoy hablando de probabilidades respecto a los demás mercados no de que lo vayas a conseguir ya.

Para vivir del trading, sin recurrir a la suerte, se necesita de un proceso previo de aprendizaje durísimo. 

Por lo tanto, la pregunta final que se me ocurre es la siguiente:

¿En donde estás perdiendo ahora mismo tu tiempo, dinero y esfuerzo?

Cómo dar el paso definitivo

Son muchísimas las personas que por una una causa u otra no pueden vivir o trabajar en lo que es su pasión.

Por los cursos que he dado y por los emails que me llegan al correo esto también ocurre en el trading.

Ya lo decía Al Brooks:

«Decide si es un pasatiempo o un trabajo. Si es un pasatiempo, mejor encuentra otro porque este va a resultar muy caro y peligrosamente adictivo. Todos los grandes traders son probablemente adictos al trading, pero la mayor parte de los adictos al trading terminarán quebrados.»

Sólo tienes una vida y es muy triste que llegue el domingo por la noche y tu cara cambie porque el lunes tienes que trabajar. Esto nunca sucederá si tu trabajo es tú pasión.

Otras 2 frases, esta vez de Steve Jobs:

«Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, y la única forma de estar realmente satisfecho con él es hacer lo que creas que es un gran trabajo. Y la única manera de hacer un trabajo genial es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te detengas. Al igual que con todos los asuntos del corazón, lo sabrás cuando lo encuentres. Y, como cualquier gran relación, sólo se pondrá mejor y mejor, conforme los años pasen. Así que sigue buscando hasta que lo encuentres. No te detengas.»

«Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición.»

No vas a estar aquí para siempre, tienes que tener en cuenta esto: al final, por mucho que vivas, la cosa no acabará bien.

Así que teniéndolo en cuenta, lánzate, como si estuvieses loco. Es tu vida. Que no te importen lo que te digan los demás, en 100 años nadie se acordará. Disfruta de tu única vida. A tu manera, como tu la quieras vivir. No viajes en vacaciones si no te gusta para luego llegar al trabajo y decir que has estado en tal o cual sitio…. ¡Pero si te has aburrido como una ostra! ¿A quién quieres engañar? Sólo te engañas a ti mismo.

Vive tu pasión. Si tu pasión es pegar papeles en la pared pues adelante, que nadie te diga que es aburrido porque es lo que a ti te gusta.

Estás haciendo lo que la gente que te rodea pretende que hagas. Estás haciendo el camino que te marca la sociedad. Eres un autómata más.

Si te gusta el trading, adelante, da el paso. Convierte tu afición en tu trabajo y serás el hombre más feliz de La Tierra.

Estarás deseando levantarte para hacer tu trabajo.

Si te gusta el trading, el camino es duro, pero sucede así con todo lo que merece la pena.

Kostolany:

«Cuando, pese a todo, se gana dinero en la bolsa, es el salario del dolor, primero llega el sufrimiento y después el dinero»

El secreto está en perseverar, en hacer lo que más te gusta porque sólo así sacarás de ti las fuerzas necesarias para superar todos los obstáculos.

Si combinas trabajo habitual y pasión nunca lo lograrás. Tiene que llegar un momento en que des el paso definitivo. NO tienes que esperar a que llegue. TIENES QUE IR A BUSCARLO.

Mover los hilos necesarios para comenzar tu camino.

Yo, en su día deje un trabajo fijo de más de 15 años para lanzarme a lo que hoy rodea mi vida: el trading. 

Es cierto que mi mujer me dio el empujón que necesitaba pero ya había dado los pasos necesarios:

– Contaba con unos ahorros 

– Contaba con el paro

– Contaba con la pasión

Tienes que ser consciente que tienes que dar el salto antes incluso se generar el dinero necesario para vivir del trading. El camino hacia la consistencia requiere que te dediques a los mercados a tiempo completo. No hay otra.

Por lo tanto, busca ese respaldo económico que te permita vivir sin trabajar, dedicándole todo ese tiempo al trading, por lo menos 5 años. Realmente merece la pena. Te aseguro, que pase lo que pase nunca regresarás al pasado porque los privilegios que te da el trading son tan grandes que nunca querrás mirar atrás y harás lo que haga falta para llegar a tu objetivo.

Una vez das el paso ya no hay vuelta atrás, por lo menos esa fue mi experiencia.

Realmente, merece la pena intentarlo.

Mi madre:

«De los cobardes nunca se supo nada»

Simplifica tu estrategia de trading

TIME FRAME:
el tamaño de tu cuenta determina el espacio temporal en el que puedes operar. Esto se calcula destinando el 1% del total de esa cuenta como máxima pérdida siempre teniendo en consideración la distancia del stop-loss al punto de entrada y el mercado en el que se opera (en unos mercados podrás apalancarte más que en otros).

NÚMERO DE LOTES:
Cuanto más pequeño sea el espacio temporal en el que vas a operar más número de lotes deberás abrir para sacar un rendimiento aceptable. Recuerda que a menor Time Frame menor duración de la tendencia.

Es la pescadilla que se muerde la cola. A menor Time Frame más dinero en cuanta necesitarás para operar más apalancado.

TÉCNICA:
el verdadero problema de un trader está en la sobreoperación utilizando gran número de técnicas para abrir una operación. Por lo tanto elige una o dos técnicas de entrada, mejor una (la que mayor rendimiento te haya dado) y ten la paciencia y disciplina adecuada para ceñirte sólo a ella.

El buen trading es la simplificación máxima de tú estrategia.

Los sistemas automáticos de trading

Son mayoría aquellos traders que tratan de buscar un sistema automático de trading que les diga automáticamente donde entrar y donde salir.

Prueban miles de fórmulas, osciladores, indicadores, combinaciones con varias medias móviles, backtestings, sobre-optimización…las mil y una cosas.

En verdad, es una parte del trading que engancha mucho. También es una etapa muy peligrosa porque puedes estar desarrollándola durante varias vidas sin encontrar solución a lo que buscas.

Multitud de traders se dedican a ello, y qué no decir de los brokers y seminarios de trading que anuncian para enseñar a manejar un sistema automático que ellos han diseñado y que ofrece una rentabilidad pasmosa.

No voy a profundizar en el tema. A buen entendedor…

No voy a entrar tampoco en por qué los mercados desaparecerían si se encontrase un sistema automático que arrojase ganancias consistentes.

Pero bueno, cada loco con su tema, que diría Serrat.

Cada uno puede y debe hacer lo que le convenga.

Una de las causas del por qué de los sistemas automáticos de trading es por la falta de preparación psicológica del trader.

Los mercados son pura psicología, son sólo psicología, la de las mentes de todos los que participamos diariamente en ellos.

Los mercados te machacan psicológicamente, son capaces de arrancar de ti lo mejor y por supuesto, lo peor.

Te están tendiendo trampas continuamente y eso acaba contigo mentalmente haciéndote cometer errores y por ende, perder.

Es por esto que una y otra vez nos machacan con la idea de apartar nuestras emociones de nuestra operativa. Y es lo más cierto que podrás escuchar. Pero atiende, no mediante instrumentos automáticos sino enfrentándote tu mismo a los mercados.

La preparación psicológica de los deportistas de élite no les dice que busquen un sistema automático para apartar sus emociones, son ellos los que las tienen que controlar enfrentándose al adversario, entrenándose duramente…

«Somos deportistas de élite y sabemos perfectamente lo que esto significa: sacrificio, entrega, rigor, disciplina, respeto, dedicación, coraje, constancia, trabajo, llevar tu cuerpo a límites casi inhumanos día tras día, renunciar a casi todo… Es un camino duro, muy duro, con mucho sacrificio físico y mental pero también cargado de sueños y objetivos. Sabemos lo que es ganar y sabemos lo que es perder»  _Nadadoras de la selección española de natación sincronizada.

En el trading es lo mismo, un oficio de élite. Tienes que enfrentarte al mercado para hacer callo en tu mente. Tienes que sufrir muchas pérdidas primero para aprender a ganar.

¿Leer libros? Es entretenido

¿Leer este blog? ¿¿¿???

¿Asistir a cursos? Es divertido

La teoría no hace a la práctica. El mercado, operar en real…estos sí son los mejores cursos y los más caros, pero los únicos que harán que aprendas a ganar. El dolor de las pérdidas se encargará de ello, no lo dudes ni un instante.

No confundas el trading con la inversión

No confundas el trading con la inversión:

  • La inversión, básicamente trata de sacar un rendimiento anual discreto pero superior a lo que ofrece un depósito bancario.
  • La inversión busca depositar el dinero y no sacarlo hasta un período mínimo de un año.
  • Es más bien para perfiles conservadores (comparados con el trading) y que buscan la seguridad en la diversificación.

 

  • El trading, busca un rendimiento superior, incluso obtener la misma rentabilidad en un día que te puede dar un fondo de inversión en 1 año.
  • Es para perfiles de mucho riesgo, pero son perfiles que comprenden que sin riesgo no hay rentabilidad.
  • Basan su seguridad en la gestión del dinero por medio de stops y de entradas en el mercado con el número adecuado de lotes o contratos en consonancia con el total de su capital en cuenta.
  • No a lugar para la diversificación. Una vez encontrada la oportunidad ponen todos los huevos en la misma cesta y tan rápido como entran…salen.
  • El ritmo es trepidante y es comparable a cualquier deporte de alto nivel, en lo que respecta al modo psicológico-mental.

Así que no confundas 2 mundos totalmente diferentes: especulación VS inversión

Dos reglas sencillas muy difíciles de aplicar

Qué el poder del trader está en la mente se ve una y otra vez en la operativa diaria.

Como se suele decir:

«El trading es sencillo, lo complicado es aplicar esa sencillez».

Estas son 2 de las reglas mentales más sencillas y a la vez más difíciles de aplicar:

– Paciencia: es fundamental no abrir ninguna operación hasta verlo claro. Lo contrario es sobreoperar. Muy pocos traders son capaces de esperar incluso horas, si opera intradía, a verlo claro.

El trader intradía necesita acción y siempre cree que ha pasado demasiado tiempo desde su última operación.

La verdad es que es aburrido esperar y esperar a que se den las condiciones pero es ahí donde está el dinero y es en este matiz donde la sobreoperación deja de serlo.

El éxito conlleva sacrificio y la paciencia es uno de los dones del trader con éxito.

– Distracción: esperar a que se den las condiciones idóneas para entrar conlleva un alto riesgo de perder el foco.
Es, por tanto, muy fácil, caer en la distracción y más fácil aun perder muy buenas oportunidades por ausentarse del mercado.

Si quieres vivir del trading intradía tendrás que estar muchas horas pegado a los gráficos para coger las mejores operaciones.

Si te distraes leyendo las noticias, buscando datos o haciendo otras cosas no estarás en el sitio ni en el momento adecuado.

Hay que darse de cuenta de la extrema dificultad mental que supone estar esperando, sin hacer otra cosa, a que se forme un patrón o figura rentable en un gráfico de 5 minutos.

Una vela se forma en este espacio temporal cada 5 minutos y una formación puede tener 50 velas (50 velas X 5 minutos = 4 horas). Y esto sin contar las velas en las que el mercado no hace nada de nada y sólo muestra movimientos erráticos hacia arriba y hacia abajo sin decirnos nada.

Pues bien, estoy hablando del Time Frame de 5 minutos. Ya ni quiero hablar de Time Frames más amplios.

Es fácil por tanto ver donde está uno de los mayores retos del trading: en la fuerza mental de cada trader. Aquí reside la diferencia entre un trader de éxito y otro condenado al fracaso.

«Tan malo es actuar antes de tiempo como dejar pasar la oportunidad»

El trader de éxito se caracterizará por tener una gran fuerza mental y una disciplina férrea. 

La próxima vez que te diga que para ganar dinero en el trading, antes de vencer a los mercados, te tienes que vencer a ti mismo ya no te extrañará tanto.

La teoría del videojuego

Me acuerdo cuando era niño que nos habían regalado un juego a mí y a mi sobrino, 6 años menor que yo.

Era siempre mi costumbre leer las instrucciones que vienen en las cajas para saber de que iba el juego y acceder a posibles detalles que este pudiese esconder para tener más conocimiento del mismo y así poder ganar con más facilidad a mis contrincantes.

Mi sobrino, todo lo contrario. Ya se ponía a jugar nada más abrirlo.

Mi sorpresa fue cuando una vez leídas las reglas me puse a jugar contra mi familiar. No sólo me ganaba con facilidad sino que había pasado más pantallas que yo en el tiempo que perdí leyendo las reglas.

Fue algo, que en mi mente de niño, llamó poderosamente la atención y creó una especie de anclaje, una especie de trauma que no llegaba a entender.

¿Cómo él, sin haber leído las instrucciones, me ganaba? ¿Cómo era que él estaba jugando mejor que yo?

Me preguntaba por qué, él, sin haber leído las instrucciones del juego jugaba mejor que yo e incluso manejaba ciertos aspectos de dicho juego que no parecía lógico descubrir sin haber leído antes las reglas.

Fue cuando me hice más mayor cuando me di claramente cuenta del poder de la práctica frente a la teoría.

Según vas practicando todo va saliendo/apareciendo sobre la marcha.

Esos momentos en los que te quedas estancado durante un tiempo sin progresar no son más que puertas de paso hacia la siguiente fase.

Sólo tienes que insistir e insistir hasta que superas la fase. Las hay más duras y que cuestan más tiempo superarlas y otras que son más fáciles y livianas de sobrepasar.

No son pocos los traders que se desesperan en una de esas puertas (antesalas de la siguiente fase) pesando que nunca van a salir de ahí. Pero no, sólo hay que insistir e insistir, como en el juego, hasta que ya hartos de hacerlo la puerta se acaba abriendo.

No vale caer únicamente en la lectura para tratar de «abrir la puerta», es más, considero casi obligación descartarla y centrarse sólo en la práctica. Este es el atajo para superar la fase deseada. La teoría sólo hará más largo el proceso, muchísimo más largo.

Las grandes metas sólo se alcanzan con la perseverancia y por supuesto con la práctica.

El trading, una vez diseñado el sistema de gestión del riesgo, es sólo práctica sobre los gráficos. Horas y horas, días y días…No hay una Piedra Filosofal.

Se estima que se necesitan 10.000 horas de entrenamiento en real. Si sumas las horas que dedicas diariamente a los gráficos y divides 10.000 entre las mismas sabrás los días estimados que te pueden faltar para llegar a alcanzar la consistencia en el trading.

Ej: Si le dedicas unas 5 horas diarias (de tiempo efectivo) ponte que serán unos 5 años, más o menos.

Sí, como una Carrera, sólo que enfocada en la práctica.

«Un trabajo de 3 días no es más que un trabajo de 3 días, un trabajo de 1 año no es más que un trabajo de 1 año, un trabajo de 10 años almacena la fuerza de 10 años.»

Identifica tu 80/20

Decía Pareto que el 20% del esfuerzo genera el 80% de los resultados.

Y, aplicado a nuestros días es la mayor de las verdades.

Que si Twitter, que si Facebook, que si Linkedin, que si las noticias del día, que si las noticias intradía, que si el móvil, que si los correos, que si leer este libro…vamos, ¿para que voy a seguir? Cada uno tiene sus distracciones.

Pero ya centrándonos en el trabajo o mejor dicho en tu objetivo, todas esas tareas secundarias lo único que hacen es robarte tiempo para llegar a la meta, tu meta.

De ahí la importancia de la Ley de Pareto.

Una vez has establecido tu objetivo, tienes que pensar muy seriamente qué es lo que te lleva hacia él, qué es lo que ataja el camino y qué es lo que te hace dar rodeos.

Todos disponemos de 24 horas al día, pero, ¿por qué unos consiguen llegar más lejos que otros? Pues básicamente porque han identificado aquello que les hace avanzar más rápido.

Otra consecuencia de identificar el 20/80 es la sensación de libertad, la liberación de tareas superficiales que roban muchísimo tiempo y no producen resultados, y por consiguiente liberación del stress. El stress no es más que eso, una acumulación de tareas. Elimina las que no te conducen a nada.

Pero primero identifica tu objetivo. Si tu objetivo son las relaciones pues tendrás que centrarte en Facebook todo el día, si tu objetivo es ganar dinero en los mercados tendrás que enfocarte sólo en ello.

Piénsalo bien porque sino tu camino hacia el objetivo se hará muy largo o verás como otros llegan antes que tu.

Identifica primero lo que mejor se te da, lo que mayores resultados te produce,luego hazlo todos los días como una rutina, no estés buscando continuamente nuevos rumbos.

No hagas como aquel que acumula y acumula información y más información sobre un tema que le interesa pero nunca se atreve a comenzar porque siempre encuentra algo nuevo al respecto que apuntar.

Y hablando de comenzar, como dice Ricardo Ross:
empezar es lo más difícil pero una vez que lo haces encuentras el ímpetu necesario para continuar.

Así que, lo realmente complicado es comenzar, sobre todo si te centras primero en solucionar o satisfacer las tareas secundarias. Si lo haces así acabarás la jornada totalmente insatisfecho porque verás que has trabajado mucho para nada.

«Oficio que no da de comer a su amo no vale ni dos habas»_ Miguel de Cervantes

Recuerda: haz primero lo que debes y luego lo que te gusta.

Destina tus mejores fuerzas para lo vital. Si empiezas por lo secundario cuando tengas que abarcar lo fundamental ya no tendrás la energía suficiente y un nuevo día se habrá ido.

Mejor aun: identifica las tareas que mayor productividad te dan y estarás haciendo lo que te gusta y aun encima consiguiendo resultados, que añadido, aumentarán tu autoestima.

Es hora de que elimines todo lo superficial, que señales todo lo que te hace avanzar, crear una lista de tareas y establecer una rutina diaria y hacerla con constancia todos los días. Verás como el camino hacia el objetivo se hace más corto.

Luego, según te levantes por la mañana haz esa rutina con disciplina, no te pierdas en otros asuntos que igual te gustan más. Piensa donde quieres estar mañana y qué es lo que te aleja y qué es lo que te acerca.

Y por último: acumula horas sobre ello, todo se irá dando.

El diario de trading ideal: configuración

Cuando operas tienes que buscar una motivación que te haga progresar, algo que te haga ver tus fallos y aciertos más frecuentes.

Yo siempre he defendido la práctica sobre todas las cosas y me ha ido bien, la verdad es que avanzas muy rápido. El único problema que le veo a este tipo de manera de progresión en el aprendizaje del oficio del trading es que necesitas:

– Tener mucho dinero disponible para perderlo en el aprendizaje

o

– Gestionar adecuadamente el capital total para que dicho aprendizaje te cueste el mínimo de dinero posible.

Se dice que el mercado cobra muy caras sus lecciones pero tienes un punto a tu favor:

NO necesitas estar perdiendo mucho dinero en cada operación ni necesitas apalancarte más de lo debido para aprender e ir adquiriendo experiencia poco a poco.

Por tanto, de aquí sacamos 2 premisas muy importantes:

1ª.- Hay que situar el 1% del capital total como máxima pérdida por operación.

2ª.- Tienes que gestionar/saber el número de lotes con los que vas a abrir una operación para no apalancarte más de lo debido.

(Comprende que por mucho stop que pongas del 1% de tu capital, si abres una operación con 10 lotes cuando tenías que abrirla con 2, estás poniendo tu cuenta en serio peligro).

Con estas 2 buenas practicas lo primero que lograrás es no acabar con tu capital antes de conseguir la experiencia para sacarte un sueldo en el mercado, o por lo menos lograrás perder mucho menos y que dicho capital te dure más en el tiempo.

El otro gran complemento a aliado para hacer el aprendizaje más corto, para que veas antes donde están tus fallos y tus aciertos, es la gestión adecuada de un Diario de Trading.

Un Diario de Trading donde apuntes lo más sobresaliente de cada operación que hagas en el mercado.

Hacer un diario y revisarlo cada cierto tiempo para sacar las conclusiones más importantes te hará ver cual debe ser tu camino a seguir, que fallos debes pulir y que fortalezas debes potenciar.

Es así como logras llegar a ser un experto, potenciando tus puntos fuertes y minimizando los débiles.

Date cuenta que una vez que logras averiguar tus fortalezas sabrás cuando y como tienes que actuar. Evitarás la sobreoperación, evitarás entrar sin ton ni son, sin saber que estás haciendo. Estarás llevando en control de tu operación y sabrás lo que hacer ante una reacción inesperada del mercado.

Dichas fortalezas o puntos fuertes serán los que te den el poder, los que de verdad te hagan avanzar.

Pero luego están los puntos débiles. Si tienes una gran delantera pero tu defensa es pésima no te valdrá de mucho o no le sacarás todo el potencial debido a tu estrategia.

Por lo tanto, una vez identificados los puntos fuertes debes corregir cuanto antes los débiles. Y ya no digo erradicarlos por completo, que sería lo ideal, sino reducirlos al mínimo. Sólo con eso estarás potenciando tu sistema de trading un 1.000 por 100.

Y lo mejor, es muy bonito escribir en un diario cada operación, describirla, (tampoco haga falta que escribas un libro con cada una de ellas sino se volverá muy pesado) y ver con el paso del tiempo, cuando hagas la revisión, aquello que mejor se te da y aquello que no se te da tanto.
Y aun mucho mejor, sabrás la medicina a aplicar en cada caso, habrás identificado «el virus» de tu trading. Luego sólo bastará aplicar el remedio adecuado.

PAUTAS DEL DIARIO

Como dije anteriormente no hace falta que escribas un manuscrito de cada operación sino que una simple descripción basta.

A modo de ejemplo:

Lo primero es observar el mercado sin prisa para entrar en acción.

Contemplando datos, noticias, gráficos, vamos, aquello que consideres un catalizador para efectuar una entrada.

Una vez localizado dicho catalizador una de las cosas más importantes que tienes que hacer es ver lo que pasa con la cotización una vez has cerrado la operación.

Esto te dará muchas pistas para próximas operaciones.

Dicho esto, en tu diario de trading deberá figurar la siguiente información:

– Fecha de la operación: te dice el número de operaciones que efectúas cada día, si es que operas intradía. Te ayuda a calibrar el número de operaciones ideal o si es mejor hacer + ó menos.

– Duración de la operación: es muy importante porque de esta manera averiguarás cuanto duran tus operaciones en las que has salido con pérdidas y las que has salido con ganancias.

De esta manera sabrás que si la media de duración de tus operaciones perdedoras es mucho mayor que la de las ganadoras puede que estés dejando correr las pérdidas y cortando los beneficios.

– Lado del mercado (corto o largo): así sabrás si se te dan mejor las operaciones bajistas, las alcista o ambas.

Puede que este apartado te haga decidir si eres oso o toro, dándote pistas hacia que lado debes dirigir tu estrategia de entrada.

– TF (Time Frame): es importante apuntar en que espacio temporal has hecho la operación para saber en cual te desenvuelves mejor.
Quizá no estés echo para operar en intradía o en el TF de 5´y se te da muy bien el de 4 horas.

-Número de lotes: aquí ya entraría en juego la gestión del dinero pero averiguarás el número de lotes o contratos con los que más a gusto te encuentras cuando operas.

Hay muchos traders que no son capaces de aguantar la presión pasados x número de lotes.

– Mercado o activo: apúntalo porque igual eres muy malo operando el EURUSD pero el ORO se te da de miedo.

Encontrarás bastantes traders de éxito operando en un sólo mercado.

– Entrada: ¿Por qué has entrado? ¿Qué te ha hecho darle al dedo? ¿Es porque tienes Parkinson lo cual indica que debes alejarlo un poco más del teclado, porque necesitas acción o porque es la señal que estabas esperando?

Acostúmbrate a apuntar el motivo de la apertura de una operación, de esta manera averiguarás cual es la técnica de entrada que más acierto te supone, y por ende, cual es o son aquellas con las que más fallas.
Esta práctica acabará por erradicar la sobreoperación y que logres llegar a ser capaz de esperar sólo por esa figura o patrón que tan bien se te da.

– SALIDA: ¿Por qué has cerrado la operación o por qué se ha cerrado si empleas el stop-loss? ¿Te conviene más cerrar cuando llegas a un objetivo o es mejor que dejes correr la posición?

– INCIDENCIAS: apunta todo aquello que te llame la atención durante el transcurso de la operación.

Te ayudará a saber como reaccionar para la próxima vez ante cualquier imprevisto.

– FALLOS: apunta los fallos que has tenido en tus operaciones con pérdidas para mitigarlos en las próximas entradas. Así sabrás que es lo que no tienes que hacer.

– ACIERTOS: apunta tus aciertos en cada operación en la que salgas con beneficios, así lograrás determinar tus puntos fuertes.

– SEGUIMIENTO: quizá una de la más importantes. Acostúmbrate a seguir la cotización una vez cierres la operación. Te dará muchas pistas de como actuar para la próxima vez.

Recuerda que todo sucede por algo, y más importante aun, que tu Diario de Trading es personal e intransferible, que sólo te valdrá a ti, que nadie se podrá aprovechar de él ya que no hay ningún Sistema de Trading Universal que valga para todos sino uno para cada trader.

Esto es algo que tienes que entender:

«Sólo tú puedes salvar tu trading, nadie lo va a hacer por tí.»

Las probabilidades en el trading

El trading es un oficio de probabilidades, nunca de certezas.

Desde el momento en que lo comprendes te das cuenta de que moviéndote en este campo las ocasiones abarcarán un rango de acierto entre el 0% y el 100%.

Queda claro entonces que sólo debes arriesgarte a entrar en el mercado cuando el rango esté más próximo a 100 que a ninguna otra cifra.

Por supuesto que si la ocasión está, por poner un ejemplo en torno al 50% , también podemos tener una operación válida, pero no es esto lo que un trader debe buscar.

La sobreoperación no es una buena práctica en absoluto y tener la paciencia de esperar a las mejores oportunidades, ese tiempo con creces será gratamente recompensado.

No hay una técnica o manera de entrar perfecta. Muchos traders entran a través de señales, figuras, patrones, etc. No es fácil entrar a mercado.

Si sigues un sistema tendrás que entrar en todas las ocasiones que ese sistema marque entrada, sino, si empiezas a seleccionarlas, seguramente te perderás alguna de las mejores.

Pero sin echar mano de un sistema y teniendo claro que el dinero se lo lleva el trader discrecional, sólo la observación del mercado nos dará el mejor punto de entrada.

Así que observación y paciencia son las 2 virtudes de un buen trader.