Al trading se le vence desde el corazón

Me preguntan que… “Cuando voy a coger las vacaciones”.

Para mí, las vacaciones son todo el año. Precisamente cuando las cojo es cuando comienza mi trabajo, al igual que los fines de semana.

Es mi suplicio que el mercado esté cerrado.

Cuidado que me encanta coger el coche y, con la familia, tirar hasta donde las ruedas nos lleven. Lo que típicamente se le llama “ir de ruta”.

En mis tiempos mozos comencé saliendo de fiesta los viernes, sábados y domingos. Después la cosa quedó en sábados y domingos. Finalmente en sábados. Tras llegar los sábados a las tantas de la mañana ya reenganchaba de ruta con los amiguetes.

Luego, en aquel tiempo, apareció mi pasión por la bolsa (ahora Forex) por lo que el único día que salía (el sábado) estaba deseando llegar a casa para “enchufarme y empaparme” de Metastock, medias móviles, fórmulas, etc.

Por lo tanto deje de salir también los sábados, me gustaba más la bolsa, ella era “mi novia”.

Sólo mantenía la “de ruta” los domingos por la mañana temprano, cosa que aun mantengo hoy junto con la pasión por los mercados.
Claro que ahora, al dedicarme a ello a tiempo completo, no necesito trasnochar como antaño.

Por lo tanto, dejé la fiesta por mi inclinación bursátil.

Total no ligaba…

De hecho, a la chica que es ahora mi mujer la conocí en el trabajo que antes desempeñaba.
Rodeado de tantas chicas todo el día alguna tenía que caer. Lo siento por ella… 🙂

Por consiguiente, (y esto es un tanto privado sólo que ya nos conocemos un poco así que…) cuando os enteréis que a mi mujer le llevo 20 añitos de nada que sepáis que lo nuestro siempre fue por amor y no porque hubiese dinero de por medio. (Ya íbamos a tener nuestra primera hija cuando se enteró que andaba metido casi de lleno en el trading) 🙂 hay, hay, hay…

Por lo tanto, mi pasión por los mercados roza la obsesión, y, como he dicho, de aquellos jóvenes tiempos sólo mantengo dicha pasión e “ir de ruta”.

Pero no mucho tiempo, los fines de semana de más de 2 días (hablo de los puentes) se me hacen eternos.

¿Qué porque dejé mi amor de siempre (la bolsa) por el Forex? En otros artículos anteriores lo he explicado sobradamente. Soy fiel a más no poder pero el Forex me cautivó con sus encantos, tengo que reconocerlo, y no pude resistirme a ellos.

Muchos pros a favor y pocos contras. Haciendo una lista de ellos y comparándola con otra sobre la bolsa, no había ni hay color.

El Forex es un poco mi salvación, 24 horas abierto salvo los fines de semana.

Que llegue el Domingo por la noche y estar deseando que empiece la semana es algo que no lo paga nada.

Pienso que todo el mundo debería, en algún momento de su vida, intentar montar un negocio entorno a aquello que es su pasión, sea dentro del mundo del trading o no.

Esa pasión es absolutamente necesaria para llegar a lograr un objetivo. Sin pasión no hay las suficientes fuerzas para levantarse de cada tropiezo y continuar, por eso se dice que logras tus mayores conquistas en aquello que de verdad te gusta, y aun encima, lo harás sin notar que estás trabajando porque disfrutas con ello.

Volviendo al trading, este es un oficio extremadamente duro, psicológicamente hablando, que necesita de esa pasión para perseverar en un camino lleno de piedras que te hacen doblar la rodilla una y otra vez.

Y por eso digo que:

“Al trading sólo se le vence desde el corazón”

El miedo, el sentimiento que más perjudica al trader

La manera en la que el miedo incide en el trader se demuestra tras cada operación.

Cerrar una entrada, da igual si ha sido una ganancia o una pérdida (aunque si ha sido esta última la situación empeora) supone tener que enfrentarse de nuevo a la búsqueda de una nueva oportunidad.

Ante esto, muchas veces nos encontraremos con que no entramos cuando deberíamos y otras que entramos cuando hubiera sido mejor habernos estados quietos.

El trader se encuentra con esta circunstancia un día si y otro también.

¿Pero, por qué sucede esto?

La explicación es muy simple.

_ Porque aunque siempre estamos tratando de adivinar el próximo movimiento, no somos adivinos.

Podemos forjarnos una idea, acertar a veces, otras no, pero nunca sabrás (ni tu ni nadie, ni tu analista preferido, ni el gurú de turno) que podrá suceder en los próximos minutos en el mercado.

¿Por qué te crees que la cotización reacciona repentinamente cuando hay un suceso inesperado? Porque nadie sabe lo que va a suceder en los próximos minutos.

Los mercados están expuestos a tantos factores, a tantas variables, que se rigen más bien por la teoría del caos que por cualquier otra regla.

Por lo tanto, y ante ese miedo a hacerlo mal , a “entrar” mal, tratamos de buscar una serie de parámetros, una serie de reglas, de señales, en fin, de buscar un sistema de trading automático que mantenga alejado ese miedo a la hora de realizar una operación.

Se nos ha dicho siempre que mantengamos nuestros sentidos alejados del mercado mediante el empleo de un sistema sin sentimientos que haga nuestro trabajo: ERROR

Otros van aun más allá, tratan de seguir a un analista “profesional” que les de la respuesta, que les de una opinión de lo que puede pasar, que les de una esperanza para su posición en pérdidas… una pena para su cuenta.
Pero que le vamos a hacer, hay toda una maquinaria construida alrededor del mundo de las finanzas.

Y de ahí que la mayor parte de los traders dediquen la mayor parte de su tiempo a la búsqueda del Santo Grial.
Son esclavos del miedo, y como tal, nunca lograrán vivir del mercado porque ni siquiera son capaces de enfrentarse a él.

La mejor experiencia se obtiene enfrentándose al mercado cara a cara y no escondiéndose tras un sistema de trading, de ahí que los traders que se llevan el dinero sean siempre los discrecionales.

Aun así, siendo discrecional y todo, el miedo (debido a que es un sentimiento básico) siempre va a estar ahí para perjudicar tu operativa. No es el mercado el que tiende las trampas, eres tú y todos los demás traders que son como tú.

El miedo es un sentimiento que ha permitido llegar a la raza humana a donde ha llegado. El miedo nos ayuda a escapar de los peligros, sin embargo, en el trading es el sentimiento que más perjudica al trader a la hora de lograr llegar a ser consistente.

Ya lo he explicado otras veces: miedo a ganar / miedo a perder.

Vamos que, quieras o no, siempre va a estar ahí contigo, por lo que la diferencia a la hora de lograr arrancar tu cuenta de esa lateralidad en la que muchos traders se encuentran inmersos pasará por gestionar adecuadamente ese miedo, por reeducar tu mente.

Sería ideal poder desconectarlo a la hora de operar pero no es posible. Es más, parece que venga a hacernos más compañía si cabe.

Por consiguiente, el trader se pasa horas y horas delante de la pantalla tratando de buscar una buena oportunidad, tratando de adivinar lo que va a hacer el mercado. De ahí esa sensación de analista que llevamos todos dentro. De ahí esa sensación de proyecto de adivinos de bola de cristal a la que todos aspiramos.

(No te dejes llevar por esos gurús que han acertado el devenir del mercado en alguna ocasión, seguro que tu también lo has hecho sólo que no te han dado tanto bombo porque “sólo te conocen en tu casa”, pero podrías estar en el lugar de cualquiera de ellos y tener la misma tasa de acierto. 
El problema es que siempre estamos buscando a un salvador de nuestro trading, por eso nos enganchamos al primero que encontramos y que está en ese momento de moda).

Por lo tanto, que quede claro, la consistencia en el trading no pasa por el Arte de la Adivinación, sino por la Gestión.

Debido a que la Bola de Cristal es únicamente material para cuentos, sólo cabe la gestión, sólo vale aprender el Arte de gestionar las ganancias y las pérdidas. Aquí es donde sí reside la realidad del verdadero trading.

Por lo tanto, no tengas miedo a abrir una operación por no estar seguro de si vas a perder o no, simplemente ábrela y gestiónala. MÉTETE EN LA CABEZA QUE NUNCA VAS A SABER LO QUE VA A PASAR EN LOS MINUTOS SIGUIENTES. Trata de comprender esto muy seriamente.

Entonces, y una vez comprendido lo anterior, tienes que ser capaz de asumir tus pérdidas sin volverte loco, sin que tu autoestima baje. Aprende a sobrellevar las pérdidas como una parte más de tu trabajo de trader.

No intentes salir con todas las operaciones en positivo porque tratar de hacer esto TE MATARÁ. Te matará como trader.

Hay muchos traders con una tasa de acierto increíble, sin embargo no ganan dinero. Y esto indica claramente que el camino no está en esa fiabilidad en el acierto.

Cuando vayas a abrir una operación ten presente lo siguiente:

  • No sabrás lo que va a suceder en los próximos minutos
  • Sólo te salvará el cómo gestiones la operación
  • No tengas miedo a perder, solamente gestiona las pérdidas para que cuando lo hagas estas sean tan pequeñas que no hagan mella en tu cuenta.
  • Reduce progresivamente el porcentaje que arriesgas en cada operación tratando siempre de operar cada vez con un % más pequeño.
  • La relación que mejor funciona es la de operar con el máximo número de lotes pero con el menor riesgo posible.
  • Deja crecer tus ganancias aun a riesgo de quedarte sin ellas.
  • Promedia siempre a favor.

Quiero que comprendas con este artículo que el miedo es el enemigo a batir. Cuando comiences a construir tus reglas teniéndolo a él como el principal escollo verás como todo comienza a tener sentido y dejarás de buscar el Santo Grial, hacer backtestings y toda la parafernalia que le sigue…

Diferencias entre un trader consistente y otro que no lo es

Un trader consistente es aquel que ha aprendido a vivir con un historial que refleja muchas operaciones negativas con pequeñas pérdidas y pocas positivas pero con grandes ganancias.

Hay que entender que los traders que no son consistentes cometen el grave error de tratar de acertar en todas las operaciones posibles, sólo buscan eso, sin embargo dedican muy poco tiempo o ninguno en pensar en como hacer que sus beneficios crezcan en aquellas operaciones en las que están en lo cierto.

Por su puesto que el enfoque de un trader consistente y el de otro que no lo es difiere mucho entre si.

Mientras que el trader que aun no está logrando hacer crecer su cuenta sólo piensa en aumentar su porcentaje de fiabilidad el trader consistente sólo piensa en como arrancarle más puntos al mercado con sus buenas entradas.

He aquí la diferencia:

Conseguir el máximo porcentaje de acierto no quiere decir que en cada una de las operaciones en las que salgas positivo vayas a conseguir el mismo recorrido. Esto que parece lógico y que el trader no consistente no percibe es donde el que sí es consistente ve la ventaja.

De todas las operaciones positivas que haga sabe que no todas generarán el beneficio que espera. Entonces entiende que las migajas que le ofrecen la mayor parte de las operaciones positivas tiene que renunciar a ellas, incluso dejando que salte el stop.

El trader no consistente no puede soportar cerrar una operación en rojo, ni aunque sólo sean un par de pips, y es ahí donde radica su error.

Debido a que no quiere cerrar ninguna operación en negativo, cuando está en positivo cierra en cualquier retroceso de los beneficios para evitar quedar en rojo.

El resultado es que muchas veces acertará porque su stop acabaría siendo tocado, pero también cerrará aquellas en las que la cotización no habría llegado a tocar su stop y que se habrían dado la vuelta para generar grandes plusvalías si no las hubiese cerrado para evitar acabar con una operación en negativo.

Esto sí es avaricia y no dejar correr los beneficios como muchos entendidos promulgan. ¿Qué clase de avaricia hay en generar grandes ingresos?. Es tu trabajo como trader.

Ahora viene el quid de la cuestión:

El trader consistente siempre arriesga un porcentaje del total del capital menor del 1% por operación. Lo ideal está por debajo incluso del 0.75%.

¿Qué logra con ello?

Sabe que su porcentaje de acierto es bajo. Hay traders consistentes incluso con un 30 ó 35% de fiabilidad en sus aciertos.

Comprende que la entrada no es lo más importante sino dejar correr cuando está en lo cierto.

Por eso, mientras opera sabe que va a cosechar muchas operaciones negativas pero con pérdidas ínfimas.

De todas maneras sabe que ese pequeño porcentaje de fiabilidad puede jugar en su contra ya que muchas pequeñas pérdidas juntas suman una grande.

Entonces, ¿cómo se cubre de ese pequeño porcentaje de acierto que tiene?:

  1. Dejando correr las ganancias cuando las tiene
  2. Minimizando el porcentaje de pérdida de cada una de sus operaciones

Por lo tanto, y muy importante: su porcentaje de acierto es muy bajo, pero al arriesgar menos del 1% en cada una de sus operaciones es más que suficiente para aguantar perfectamente hasta que llega la operación en la que está en lo cierto.

O sea, tiene el porcentaje de acierto muy bajo pero al perder tan poco cada vez que lo hace es más que suficiente para elevar ese % ficticiamente pero de forma muy eficaz.

Esta última frase debería estar escrita en la mesa del trader no consistente para poder leerla a cada rato hasta que le quedase grabada en la mente.

Frecuentemente me encuentro con traders que son reacios a arriesgar menos de un 5% de su capital en cada operación. Como mucho los encuentras que arriesguen el 4% o el 2%, pero de ahí para abajo “se cuentan con los dedos de la mano”. Y es justo aquí donde está su error.

Actuando como un trader consistente podrás hacer crecer una cuenta con pequeño capital (2.000 euros) hasta cantidades que no te imaginas, pero primero tendrás que entender:

  • Que el porcentaje de acierto no es lo más importante
  • Que tienes que dejar correr las ganancias aun a riesgo de que tu stoploss salte
  • (Lo más importante) Que si no arriesgas el 0.75% por operación o menos no serás capaz de hacer crecer tu capital.

Así que, aquellos traders que ya han comprendido que es necesario poner un stoploss en todas y cada una de sus operaciones, ahora deben ir un paso más allá y reducir el porcentaje que arriesgan en cada operación.

Claro que arriesgando un 0.75 tienes poca capacidad operativa y que no podrás entrar en muchas de las oportunidades que veas porque el capital arriesgado no te lo permite ya que saltarías tu disciplina.

Pero no es excusa porque lo tengo muy comprobado. Tengo muy comprobado que es absolutamente factible. Todo pasa, como he dicho, por respetar esa disciplina y dejar pasar esas oportunidades en las que te gustaría entrar pero que no puedes hacer porque el riesgo que asumes es muy poco. Pero comprende que tiene que ser así para que llegues a ser consistente.

Es cierto, al principio ganarás muy poco, sobre todo si tu cuenta es pequeña, pero al ir haciéndola crecer lentamente cada vez abrirás una posición con mayor número de lotes, y aquí está la magia… ¡ Arriesgando incluso solamente un 0.5%, o menos, de tu capital total !

O sea, MÁXIMO APALANCAMIENTO, MÍNIMO RIESGO.

No hay nada que supere esto.

Como hacer crecer una cuenta pequeña haciendo trading

NOTA: Este artículo es para traders de nivel avanzado. Absténganse principiantes y mucho menos aquellos que no tengan nada que ver con el mundo del trading y que sólo acudan atraídos por el título de este post.

Puedo distinguir claramente 3 grupos principales de traders:

  1. Son principiantes que se acercan por una causa indeterminada al mundo del trading: por curiosidad, porque les interesa de verdad, porque les han dicho que se puede ganar mucho dinero, etc, etc.
    Sea como fuere unos quedarán enganchados, otros desplumados y otros enganchados y desplumados.
    El caso es que la mayor parte de ellos huirán de los mercados como gatos escaldados pero otros persistirán porque lo que han visto les llena.
    Este grupo de iniciados supone la parte más gruesa de la totalidad de traders.
  2. Tras un duro proceso de aprendizaje suelen llegar a una etapa intermedia en la que la principal característica es que su cuenta se mantiene estable y lateral. Pueden pasar meses así o incluso años. Su cuenta no disminuye pero tampoco son capaces de hacerla despegar.
    Los traders integrantes de este grupo son también numerosos pero muchísimos menos que en el anterior.
  3. Llega el conjunto de los traders que ganan dinero consistentemente. Es, por supuesto, un grupo minoritario y selecto. Están por encima de comentaristas, analistas, gurús, etc. O sea, no se centran en tratar de predecir el mercado. (Se puede decir que los analistas y los gurús fueron en su momento aspirantes a vivir de la operativa pura y dura en los mercados pero por alguna causa no lo lograron por lo que derivaron en otras ramas relacionadas. Ni que decir tiene que sus ingresos no provienen del mercado).

Me centro desde ahora en los traders intermedios: 

son traders que tienen un cierto grado de experiencia y, como dije anteriormente, su cuenta presenta una acusada lateralidad.
Muchos de ellos romperán, ya cansados, su disciplina y dicha lateralidad se convertirá en una gran pérdida que pondrá su cuenta en caída libre. Se han cansado de probar y probar cosas y llega un momento en que no respetan la gestión del riesgo, vuelven a patrones pasados y caen en la ruina. Seguramente no volverán a acercarse a los mercados.

Otros quedarán enganchados en la búsqueda del Santo Grial: mayoría absoluta dentro de este grupo. Y ni se te ocurra decirles que no existe porque te comen.

Por lo tanto, su quehacer diario se resume en: leer noticias, consultar datos, probar el indicador de moda, hacer pruebas con medias móviles de todos los colores, consultar foros, debatir sobre que técnica o sistema de trading automático es el mejor, que si el RSI de 8 va mejor que el de 14, que si hoy va a subir o bajar tal o cual mercado… en fin.
AH, eso si, que no les falte el backtesting de cada día. Esto les motiva mucho. Les llena sobreoptimizar el sistema y ver como el resultado del backtesting les arroja una rentabilidad brutal.

Se entusiasman.

_Ahora si…ya lo tengo.

Lo trasladan al mercado y…castañazo que Dios te crió.

Vaya….

No existe el Santo Grial. Esto sólo lo aceptarán una milésima parte, el resto seguirá erre que erre hasta el fin de sus días en el mundo del trading.

Mucho cuidado con esto. No les pongo culpa alguna. Cualquier investigación que hagas te lleva, de alguna manera y no se porque, a buscar la solución absoluta.
Es cierto, es como un agujero negro que te absorbe, necesitas solucionar la incógnita para sentirte primero aliviado y después seguro a la hora de operar.

Pero en el mercado todo aquello que signifique seguro, es un espejismo.
Todo es cambiante, incluso en minutos. No hay certezas, ninguna técnica o sistema puede ganarle al mercado.

Y si te quieres poner a su nivel, si quieres “jugar” en su terreno de juego estás perdido porque cuenta con una serie de trampas, sobre todo psicológicas, que acabarán destrozando tu cuenta, y lo que es peor de todo, a ti, a tus aspiraciones y a tu autoestima.

Indicadores y osciladores:

qué voy a decir de los indicadores, creo que los he probado todos en mi época de búsqueda del ideal. Y aun encima, he creado y modificado muchísimos con la ayuda del Metastock.

No los voy ni a nombrar porque el artículo se haría muy intenso. Tampoco los voy a repudiar porque, aunque perdí el tiempo con ellos se que es una fase necesaria por la que tienes que pasar.

Encontré indicadores que funcionaban bien a la baja o al alza, individualmente. Que funcionaran para ambos escenarios a la vez, no. Y de esos que funcionaban individualmente, sólo daban buenas señales en el largo plazo pero según ibas bajando de temporalidad fallaban más que una escopeta de feria. Es una herramienta más que, a mi, particularmente no me sirvió.

Tipos de velas:

Candlestick, heikin ashi, renko, kagi….. Me acostumbré a los Heikin, con los cuales sigo las cotizaciones actualmente por su claridad a la hora de mostrar los soportes y las resistencias.

Figuras y patrones:

suelo redondeado, triángulos, diamantes, martillo, estrella verspertina, nube oscura, doble techo… no sigo.
Al igual que los indicadores, tienen un porcentaje de acierto que disminuye según bajas en temporalidad. Es la característica más predominante de este tipo de técnicas.

Medias móviles:

otro de los campos donde más perdí el tiempo.

Variable, exponencial, simple…qué voy a decir que no sepáis. Cruce dorado, combinación de 3 medias moviles, de 5, de 12 🙂 … la Biblia en verso.

Siempre retardadas, nunca llegan a tiempo, siempre reaccionan tarde y si bajas en el Time Frame o en los parámetros para hacerlas más rápidas pasa lo mismo que con las otras técnicas. Mucho ruido y pocas nueces.

Datos económicos:

la perdición del trading intradía. Semejan a las ramas que no dejan ver el bosque.
Hoy sale un dato que mueve la cotización de un mercado al alza y mañana o dentro de una hora sale otro que la mueve al alza.
Un verdadero rompedero de cabeza que no conduce a nada solo a aumentar las comisiones que ingresa el broker con el cual operas.

Lo que si merece realmente la pena (exclusivamente, como excepción y aplicado sobre todo a las divisas son las declaraciones de los gobernadores de los bancos centrales. Si los datos son las ramas, las declaraciones de los bancos centrales son el bosque. Nunca operar en su contra. Los movimientos o tendencias que suelen generar son muy fiables y altamente predecibles.

Noticias:

depende de lo bueno que seas seleccionándolas e interpretándolas. Las hay de todos lo tipos.

Las que no sirven para nada (que son mayoría), las que generan tendencias secundarias, y las más importantes (que suelen generar tendencias primarias).

CONCLUSIÓN: 

No hay una manera o técnica eficaz al 100% a la hora de abrir una posición por lo que lograr el éxito en ello queda estrictamente reducido a la propia interpretación del trader basándose en su propia experiencia.

Por lo tanto, esa parte del trading que son las entradas y que es en lo que la mayoría de los traders se centra día si y día también, con la importancia que pueda tener se queda a la altura del betún comparándolo con la relevancia extrema que tiene el saber “únicamente” dejar correr las ganancias.

Con esto quiero decir que sabiendo cortar las pérdidas y sabiendo dejar correr las ganancias sería más que suficiente para convertir una cuenta lateral en una cuenta claramente alcista, aun entrando al azar.

Como hacer crecer una cuenta de trading partiendo de una cuantía pequeña:

Lo primero de todo es saber con que capital contamos de inicio. Hoy en día se pueden abrir microcuentas por lo que, con paciencia, disciplina y una buena gestión del dinero es totalmente factible convertir una pequeña cantidad de dinero en otra muy importante.

Uno de los errores más frecuentes a la hora de hacer crecer una cuenta es querer hacerlo rápidamente y apalancándose en exceso. Así no vale. Puedes tener suerte, pero no deja de ser eso, suerte. Tienes que hacerla crecer con profesionalidad.

Asegurando la retaguardia:

el principio base de un trader es saber resguardar por encima de cualquier cosa el capital.

Por lo tanto: “Siempre valdrá más dejar de ganar que perder”. Graba esto en tu mente, a fuego.

¿Como se asegura el capital?
Tienes que ser consciente que el porcentaje de acierto en el trading no es suficiente, ni mucho menos decisivo. Puedes ser consistente con un porcentaje de acierto de incluso un 30%.

Por lo tanto, el capital que tengas determinará si puedes abrir o no una posición cuando veas una oportunidad.
Con 2.000 euros en cuenta seguramente no puedas abrir una posición en un gráfico diario e incluso tampoco en el de 1 hora.

Donde más fallan los traders es en la gestión del dinero y del riesgo. Y es aquí donde nace la robustez de su sistema. Es una lástima que sólo se centren en acertar con la entrada. No van por ahí los tiros.

Decía que no puedes abrir una posición en un gráfico diario porque no debes arriesgar nunca más del 1% del capital total, o sea que, ¿donde pones el stop en un gráfico diario si sólo puedes arriesgar 20 euros de esos 2.000, por operación?. Creo que es fácil de entender.

Por consiguiente: sólo abrirás una posición si tu capital te lo permite, sino la desecharás por muy clara que esta parezca. Me remito, de nuevo, al refrán anterior: “vale más dejar de ganar que perder”. La mente y las ganas de entrar y ganar te traicionan. Si no eres capaz de enfrentarte al mercado con disciplina te mirará como a un gusano y te esmagará como tal.

Otra cosa: siempre mejor stop loss alejado aunque esto signifique entrar con menos lotes.
Repito, sin prisas para ganar. Nos centramos en preservar el capital inicial y en tratar de hacer crecer la cuenta lentamente.

El potencial verdadero, lo más de lo más, es cuando progresivamente puedes añadir cada vez más lotes a la posición (sin aumento del riesgo, claro). Verás entonces como lo que antes eran unas ganancias pequeñas se convierten en bastante grandes para el mismo recorrido de pips.
Esto, lógicamente, solo es viable haciendo crecer poco a poco el capital inicial sino no podrás incrementar el número de lotes.

La confianza será máxima porque cada vez que pierdas lo harás en cantidades del 1%, en cambio las ganancias podrán ser de un porcentaje de 2 cifras por operación. Como he dicho, si haces las cosas bien todo comenzará a fluir y la progresión será impresionante.
La paciencia es fundamental, básica e insustituible. Las prisas están reñidas con el buen trading.

Preparando el ataque:

tengo muy claro que si la fiabilidad puede ser una parte importante, no es ni mucho menos concluyente.
Cuando te centras en otros aspectos del trading, en vez de en la entrada, la rápida progresión hacia la consistencia se hace evidente.

He dicho anteriormente que no hay técnica 100% segura por lo que el éxito del trader radicará en su capacidad de interpretar las señales que le da el mercado, vengan de donde vengan.
Tiene a su favor que cuando falle (si aplica la gestión del dinero y riesgo), sus pérdidas van a ser mínimas y fácilmente recuperables, y cuando esté en lo cierto las ganancias van a ser cada vez más importantes.

Atacando:

el trading se bifurca muchas veces, y lo peor es que te obliga, si o si, a seguir únicamente uno de los dos caminos posibles.

En su día se presentó ante mí una de esas múltiples bifurcaciones: operar por objetivos o dejar correr las ganancias.

Mi cuenta estaba también en lateral. Hice muchos estudios fuera y dentro del mercado y todos me llevaron a la conclusión que dejar correr los beneficios se imponía por encima de la operativa por objetivos.

Operando por objetivos serás un esclavo del mercado.

Cuando operas dejando correr las ganancias la libertad es plena y el incremento de tu cuenta, exponencial.

Pero cuidado, esto que semeja tan fácil como “dejar correr los beneficios”, es lo más difícil y determinante que encontrarás antes de lograr ser consistente.

No sabrás lo difícil y casi imposible que es hasta que lo pongas en práctica.
Tus instintos naturales obran en tu contra:

-En cada retroceso te entra el miedo y tienes que sobreponerte de forma sobrehumana a las ganas de cerrar por miedo a perder lo que llevas acumulado.

-Según van creciendo las ganancias, tienes que sobreponerte a las ganas de verlas materializadas ya que si lo haces renunciarás a ganar más.

Para neutralizar las operaciones negativas tendrás que dejar correr las ganancias varias veces tus pérdidas. NO vale como en la operativa por objetivos, que te dicen que operes en una relación 1 a 2 , ó 1 a 3. ¿Y que sabes tu cuando se te va a aparecer esa relación?, ¿cómo sabes que cada vez que entres vas a hacer 3 veces tu pérdida?. Vaya tontería.

Si cierras cuando has llegado a conseguir una relación 1 a 3 no tardarás en dilapidar las ganancias conseguidas en las siguientes operaciones que hagas.
¿ O es que te piensas que en todas las operaciones positivas que efectúes vas a conseguir esa relación?.
¿ O es que piensas que vas a acertar más de lo que fallas?

Si no eres capaz de dejar correr las ganancias tu cuenta nunca saldrá de la lateralidad, tenlo muy presente a la hora de operar.

Eso si, para lograr hacerlas correr no vale la técnica sino que tendrás que implicarte psicológicamente.

Y por supuesto, para entender esta implicación psicológica trata de actuar mentalmente de forma contraria a como lo haces o hacías cuando operabas sin stops.

La reeducación mental hacia el éxito

Teniendo ya claro que el éxito final en el trading es cosa de la mente pasando, sin lugar a dudas, por encima de la técnica, es necesario aprender a reeducarla.

Tenemos muchos vicios en ella, muchos patrones, instintos ancestrales propios de la evolución, manías adquiridas en nuestro proceso de aprendizaje muy difíciles de erradicar, ideas propias de otros autores, estudios…

No es casualidad que muchos hombres que han alcanzado el éxito recomienden a la gente desaprender en vez de aprender.

No es casualidad que el comienzo del camino hacia la gloria pase muchas veces por “tirar de la mesa” todo lo que en ella habíamos acumulado para comenzar nuevamente de cero.

A los elefantes en la India, creo recordar, se les pone con la pata atada a una fuerte estaca de la cual intentan desprenderse una y otra vez.

Esa estaca forma parte de su día a día, no tienen fuerza suficiente para arrancarla y poco acaban acostumbrándose a ella. 

Y se acostumbran de tal manera, que ya adultos y con la fuerza suficiente para arrancarla, ni lo intentan. Su cerebro ha sido reeducado.

En mi época de aprendizaje de trading, antes de empezar a operar leía la prensa deportiva, la prensa nacional, ciertos blogs, etc, etc…de manera que cuando me ponía en serio con el trading ya eran las 12 de la mañana.

Ante esto tuve que tomar una determinación: instalar un programa en el ordenador que me impidiese consultar una larga lista de webs, y por supuesto, decirle a mi mujer que pusiera ella la contraseña y nunca me la dijera.

Así fue, pero tras un año más o menos, creo recordar, tuve que formatear el ordenador por lo que de nuevo tenía vía libre para visitar los enlaces que hasta ese momento tenía acotados.

Pero cual fue mi sorpresa que al encender el ordenador, en vez de actuar como antaño consultando todas aquellas páginas que antes me atraían tanto, seguía realizando la misma rutina de todos los días haciendo lo que debía hacer por encima de cualquier otra cosa.

Sin haberme dado cuenta había reeducado mi cerebro.

Por tanto, ante cualquier vicio mental de nuestro trading no está demás recurrir a estos anclajes, según el punto débil de cada uno, para solucionar el problema.

El buen o mal trading está dentro nuestra y sólo a nosotros nos corresponde hacer lo posible para poder hacer las cosas bien y así lograr nuestro objetivo. El poder está en tu mente.

Aprende de un trader perdedor

Este es el proceder básico de un trader perdedor:

  • Opera sin stop-loss.
  • No gestiona el número de lotes a la hora de entrar (se apalanca por encima de las posibilidades del capital de su cuenta).
  • Arriesga un % elevado de la cuenta en cada entrada.
  • Deja correr las pérdidas el tiempo que haga falta con la esperanza de recuperarlas. En cada retroceso a su favor en vez de cerrar aguanta.
  • Promedia a la contra.
  • Corta las ganancias antes de tiempo.

¿Cómo aprovecharse de ello?

  • Pon un stoploss en todas y cada una de tus entradas en el mercado, siempre.
  • Entra con un número de lotes ajustado a la cantidad de dinero total que tengas en tu cuenta.
  • Arriesga como máximo el 1% del capital total en cada una de las entradas.
  • Deja correr las ganancias el tiempo que haga falta. En cada retroceso en tu contra en vez de cerrar aguanta.
  • Promedia a favor.
  • Corta siempre en la primera pérdida (el stoploss).

¿Eres trader o inversor?

Debes diferenciar entre trader e inversor.

El inversor opera normalmente a largo plazo y muy diversificado para minimizar el riesgo.

Minimizar el riesgo es equivalente a minimizar la rentabilidad.

Por tanto, a menor riesgo mayor seguridad, y por añadidura, menor rentabilidad.

El inversor nunca pone todos los huevos en la misma cesta.

Trader es igual a especulador.

El trader sí pone todos los huevos en la misma cesta.

Trata de maximizar al máximo la rentabilidad, pero cuidado, aunque no diversifica sí controla el riesgo que le supone operar apalancado.

Ese apalancamiento está regido por la cantidad total de dinero que tiene en su cuenta, de manera que la distancia del punto de entrada al punto de stop marca con cuantos lotes tiene que entrar.

En cuanto al stoploss, este siempre está por debajo del umbral del 1% por operación.

Y aunque suele hacer las operaciones de una en una, no duda en abrir otra nueva a la par si la oportunidad es evidente.
Esto no quiere decir (aunque sea así) que de esta manera su riesgo sube al 2% sino que al ser tomada cada operación de forma individual lo único que hace es una diversificación aparente, un sucedáneo de diversificación, que lo único que puede hacer en bajar la posible rentabilidad obtenida pero nunca aumentar el riesgo.

Pero la mayor diferencia está en la rentabilidad obtenida:

así como es raro ver superar a un inversor el 25% anual de rentabilidad, al trader si es frecuente verle codeándose con rentabilidades que se expresan por cientos o por miles.

¿Por qué opero en divisas?

La experiencia es un grado, te ayuda continuamente a ir seleccionando lo que es mejor para ti y qué es lo que debes eliminar para ir incrementando tus posibilidades de éxito y alcanzar tu objetivo.

Y, aunque no todos tenemos las mismas preferencias, todos acabamos pasando por fases parecidas.

En su día empecé operando en bolsa, como la inmensa mayoría. Se que si volviese a nacer mi instrucción estaría encaminada únicamente al Forex y es que las ventajas inclinan la balanza a su favor de manera muy significativa.

¿Por qué operar en divisas (Forex)?

  1. Es el mayor mercado del mundo y por tanto, el que más liquidez tiene.
  2. Está abierto las 24 horas del día durante toda la semana, así que se adapta a todos los horarios en los que personalmente puedas operar.
  3. Acepta cuentas en microlotes para operar en real e ir así acumulando experiencia por poco dinero y sin tener que recurrir a simuladores.
  4. Es el mejor mercado para conseguir una gran suma a partir de una muy pequeña.
  5. Debido a los microlotes puedes diseñar tu estrategia de gestión del dinero perfectamente y con mayor precisión.
  6. Ofrece las comisiones más bajas por operación.
  7. Las plataformas que te ofrece el broker son de última generación y absolutamente gratuitas.
  8. En Forex no hay roll-overs por lo que no tienes que estar pendiente de los vencimientos, como en los futuros, para evitar que te cierren las operaciones abiertas.
  9. Las garantias que piden para abrir una cuenta y para operar son mínimas por lo que la operativa en este mercado está abierta a todo tipo de público.
  10. Es el mercado más noble que existe y el más predecible.
  11. Es el mercado idóneo para aplicar una estrategia que implique dejar correr las ganancias.
  12. No existen las quiebras, ni las OPAS, ni las ampliaciones de capital, ni las fusiones …
  13. No tiene comisión por mantenimiento ni de custodia.

Trader experto e inexperto

Lo más importante a la hora de operar en los mercados es saber distinguir entre tanta información cual es realmente la válida.

Buscamos tendencias, no movimientos cortos que puedan darse la vuelta a las primeras de cambio.

El trader experto se distingue porque le sobra mucho tiempo, el trader inexperto porque este no le llega a nada.

Debes tratar de buscar cual es la parte de tu trabajo que produce el 80% de tus resultados empleando el 20% del tiempo. Todo lo demás sobra.

¿A qué llamas quebrar una cuenta?

A que llamas quebrar una cuenta?. Yo he repuesto de dinero mi cuenta 3 veces porque iba bajando, y me he dado cuenta de que eso es engañarme a mi mismo. En los últimos 3 años me he dejado 12.000€. Sin por supuesto pretender que me des cifras, te importaría decirme si tu reponías cada cierto tiempo, o tu cuenta de trading suponía casi todo tu dinero, o parte de tus ahorros eran intocables, o te pudiste un saldo y ya no se reponía? También si hacías patrones de tiempo si las cosas no te funcionaban.

Respondiendo a Jorge:

A quebrar la cuenta le llamo a quedarse sin dinero en ella para operar. Si pierdes y no quiebras es porque, como tu haces, añades, repones.
O sea, que es similar a quebrar.

¿Que si me ha sucedido a mi?. Por supuesto. En mi aprendizaje he tenido que añadir mucho dinero. Pero es que es así, es el dinero que te pide el mercado por las clases que te va dando. Ya sabes: “son las más caras y las mejores”.

Al principio repones mucho, luego esa reposición va disminuyendo hasta que un buen día no repones más, sino que sacas.

Aun así, no va disminuyendo progresivamente sino que tienes períodos donde percibes que tardas más en reponer pero “viene una buena” y te pegas el castañazo por lo que esa progresión favorable que venías experimentando se trunca de repente por una mala operación.

Esto se arregla sólo con la gestión del dinero. Si no gestionas los stops y el apalancamiento ajustándolo al capital de la cuenta, no tienes nada que hacer, te lo aseguro al 100 por 100.

La gestión es lo primero, sí o sí, con disciplina, ya que si la saltas en algún momento seguro que vas a dar un gran paso atrás. Aunque es propio de la evolución del trader. Este tiene que llevar muchos palos para aprender, para reeducarse. Palos que le duelan, y varias veces.

Por lo tanto, el discurso de tu aprendizaje es típico. No puedes llegar con una cantidad de dinero fija y ¡ Hala !, a ganar. No es así, ni mucho menos. Necesitas curtirte mediante bastantes horas de vuelo enfrentándote a los mercados día si y día también.

El trading no es leerte el manual de la nevera y ya quedas listo para ganar dinero. Como decía el bueno de Kostolany:

“Cuando, pese a todo, se gana dinero, es el salario del dolor, primero llega el sufrimiento y después el dinero”.

En referencia a los patrones de tiempo sí los usé también aunque ahora no lo hago.
Ahora espero a ver la oportunidad, sitúo el stop y gestiono el número de lotes con los que entrar según el capital de mi cuenta y listo.
Si estoy en lo cierto me esperan ganancias, si estoy equivocado me espera el stop.
Por lo tanto, las operaciones perdedoras, unas se cierran antes y otras más tarde pero no las cierro nunca por tiempo sino, como te he dicho anteriormente, cuando salta el stop.