Entrando en los retrocesos

Quizá no te hayas fijado en un detalle bastante importante a la hora de efectuar una entrada en el mercado.

Si la tendencia es al alza, como en la figura de arriba, esperarás a que la cotización parezca darse la vuelta cada vez que haga un alto o llegue a una resistencia.

Este hecho es más evidente según el precio va ascendiendo pues la mente interpreta la imposibilidad de que pueda subir mucho más y que el giro de tendencia estará, por tanto, cada vez más cerca.

Entonces, lo más seguro es que entres a la contra (en una tendencia alcista) en los puntos: 1, 2, 3, 4 y 5.

Estás operando a la contra y estás perdiendo tu dinero y acabando con tu autoestima.

Entonces, ante esto, es fácil pensar:

 “En vez de entrar a la contra tras un avance esperaré a que el precio de marcha atrás y entraré en un retroceso.”

Por supuesto que esta es la mejor opción si el mercado está en tendencia.

Pero es que hay otro punto a favor, desequilibrante, para decidir entrar en los retrocesos.

Es muy pero que muy difícil entrar justo cuando se para dicho retroceso, para darse la vuelta y continuar con la tendencia, pero las probabilidades se ponen a tu favor de esta manera:

  1. Al tratar de entrar en un retroceso en vez de en un avance puede que no entres en el momento justo y que dicho retroceso se de la vuelta más abajo de donde abriste la operación. Por ejemplo, como se puede ver en el punto (H).
  2. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en las que se para sólo un poco más abajo, por lo que todo se arregla situando el stoploss alejado del precio de entrada y esperando a que la cotización se de la vuelta y siga con la tendencia, en este caso ascendente.
  3. Debido a que estás entrando en un retroceso, que está en parte corregidoal mercado le será mucho más difícil cazar tu stoploss, lo cual te dará una estimable ventaja.
  4. El stop, aunque lo situarás alejado para prevenir un posible mayor avance del retroceso respecto al precio de entrada, siempre lo estará menos que si lo pones cuando entras contratendencia de manera que podrás abrir con el stop mucho más ajustado que a la contra y, por consiguiente, abrir la posición con más lotes.

Las figuras técnicas fallan en una tendencia establecida

Son muchos los traders que se basan en figuras, patrones, set ups, señales, soportes, resistencias, indicadores, etc. para entrar o salir del mercado.

Hay una máxima a la hora de dejar correr las ganancias en una operación:

“Todas las figuras bajistas fallan en una tendencia al alza; todas las figuras alcistas fallan en una tendencia a la baja”

Siempre es difícil acertar con la dirección de la tendencia pero una vez estás dentro, fijar la salida de la operación porque aparezca un doble techo o un hombro- cabeza- hombro, una estrella vespertina o un cruce de oro …, es similar a cortar más posibles ganancias.

Es muy cierto que muchas de las figuras se repiten históricamente y que tienen un porcentaje de acierto pero no siempre lo hacen, y cuando la tendencia está establecida aun menos.

Por lo tanto, a la hora de cerrar una operación, no vale establecer un objetivo porque estás renunciando de antemano a la posibilidad de ganar más, e igualmente estarás renunciando si cierras porque sale una señal inversa al sentido de tu operación.

Las figuras sirven únicamente como referencia no como objetivo o punto de salida. Este lo marca el mercado.

Quiero decir con ello que las figuras son buenas utilizarlas para aproximar el stop-loss (haciendo trailing por si la señal se cumple), pero nunca como excusa para cerrar.

Por lo tanto, el cierre debe ser siempre debido a que el mercado se da la vuelta y nos expulsa pero nunca por haber visto tal o cual figura, soporte o resistencia.

Si no lo hacemos así nos encontraremos muchas veces con la desagradable sorpresa de ver como tras haber cerrado la operación, la cotización se vuelve a dar la vuelta y continua en la misma dirección que tenía anteriormente.

“Una tendencia siempre aguanta hasta que desaparecen las causas por las que fue originada”

La tendencia dominante es de los Time Frames mayores; opera a su favor en los menores

Hola Javier,guardo este post como oro en paño,lo repaso y vuelta a leer,pero no consigo descifrar a que te refieres con lo de la vela dominante,en que tf?si en el superior,pero superior a que? No se,me lo puedes aclarar con algún detalle más?

Respondiendo a Jesús:

Verás, el número de Time Frames viene marcado por la plataforma en la que operas y sabes tan bien como yo cuales son los habituales.

Es decisión de cada trader en cuales observar el desarrollo del mercado.

Pero tienes que tener en cuenta que el mayor TF donde mires el mercado va a ser el dominante sobre los demás pequeños, eso sí, teniendo siempre en cuenta que el cambio de tendencia siempre se va a originar en el menor TF que observes (aunque esto sólo sucederá una vez (tienes que aprovechar esto y tenerlo en cuenta cada vez que se te pase por la cabeza entrar a la contra), en el cambio de dirección de dicha tendencia).

Por lo tanto, una vez averiguado hacia donde va el mercado en el TF superior (llámese vela dominante o tendencia. Lo digo así porque una vela, por ejemplo, en un TF de 4 horas, se descompondrá en muchas más en uno de 5 minutos) lo normal sería entrar a favor de ese TF mayor en los TF menores.

Con esto vas a conseguir lo siguiente:

Tu historial de operaciones (siempre que gestiones el stop al 1% por pérdida) va a mostrar bastantes operaciones negativas pero con pequeñas pérdidas y pocas ganadoras pero con grandes ganancias (justo al contrario de lo que lo hace el historial de los traders perdedores).

Tienes entonces que lograr ser capaz, (psicológicamente hablando) de aguantar la serie de pérdidas sin abandonar el sistema. (Esta será la parte más dura y decisiva).

La tendencia siempre dura más de lo que esperas

El Dow Jones, incluso tras la reducción de los estímulos por parte de la FED,  es el vivo ejemplo que demuestra que:

1- Una tendencia suele durar más de lo que esperamos.

2- No es saludable para la cuenta operar contratendencia.

3- La masa se equivoca

4- Los gráficos te dicen todo lo que necesitas

 

Dow Jones

La primera acción de la parte psicológica de un trader al observar un gráfico es la búsqueda de un giro de la tendencia. Cualquier movimiento, tanto al alza como a la baja, es interpretado como una oportunidad para entrar a la contra.

Si hay una tendencia establecida lo más normal es que todos los stops puestos en las entradas contratendencia sean barridos una vez tras otra. Al trader perdedor no le importa, pues trata por todos los medios de quitarle un pedacito de dinero al mercado en cada una de las  incursiones que hace contra la tendencia general.

Por lo tanto, se conforma con ese pedacito que le ofrece la operativa contratendencia y deja escapar todas las demás entradas a favor.

Operar a la contra suele ser técnicamente muy difícil ya que los movimientos suelen ser, la mayoría, bastante cortos.
En algunos de ellos se pueden sacar unas buenas ganancias sobre todo si se está apalancado pero por lo normal son movimientos muy poco aprovechables que lo único que se consigue con ellos es cerrar la operación abierta con pérdidas y una sensación de impotencia de no poder con el mercado.

Es verdad que observando un gráfico se distinguen movimientos en zig zag y a la contra que si se entra y se sale en su justo momento generarán un buen dinero pero en estos movimientos es donde hay que estar fuera del mercado. Son muy difíciles de aprovechar incluso por los más profesionales.

Los operadores a la contra suelen operar buscando un objetivo y nunca dejando correr las ganancias. Esto es así porque las pérdidas en su mente han formado callo y han aprendido a convivir con ello, han aprendido por medio del ensayo/error que esta es la única técnica válida.

Su mente ha evolucionado erróneamente hacia esa forma de operativa.

Muchas estrategias funcionan con suficiente frecuencia para hacerte creer que
eventualmente podrás vivir de ellas, pero las matemáticas están en tu contra. _Al Brooks

Sin embargo, los traders consistentes son aquellos que han aprendido a operar a favor. Los demás, tarde o temprano, acaban con la cuenta a cero.

No hay patrones confiables para tomar operaciones en contra de la tendencia, así que nunca tomes operaciones en contra de la tendencia. _ Al Brooks.

Por lo tanto, será más fácil y aprovechable estar fuera de mercado vigilando cuando se establece una tendencia para entrar a su favor que estar sobreoperando a la contra.

La tendencia cuenta, aun encima, con la ventaja de que puedes abrir una posición en varios puntos de la misma mientras que con la operativa contratendencia no, ya que trata de coger movimientos más o menos cortos que para que te ofrezcan un beneficio es necesario hacer la entrada y la salida en su justa medida.

Volviendo al caso del Dow Jones, como mero ejemplo, todos los traders intuíamos que el índice se iba a dar la vuelta nada más retirar los estímulos monetarios. Nada más lejos de la realidad. Una vez más se demuestra que la masa se equivoca y que no es una mala técnica operar en su contra.

Por lo que sea, por las causas que sean (el trader debe limitarse a operar y no a razonar ya que el mercado no atiende a razones).
Hoy en día, entre Internet y las Redes Sociales el efecto masa, el efecto globalización, es más que evidente y es por eso que las noticias, comentarios, foros, etc, se encargan ellos solitos de maximizar dicho efecto.

Si por un momento escuchas cualquier comentario sobre el mercado este va a influir sobre tu forma de ver el gráfico. Vas a tener mucho miedo de entrar a favor si todo el mundo está diciendo que se va a desmoronar. Es imposible operar con tranquilidad y con juicio propio.

El gráfico, lo que hace, es que evita ese murmullo que con sólo escucharlo produce el mismo resultado que a los marineros que escuchaban los cantos de sirena.

Sólo con probar a operar siguiendo las noticias e interpretaciones ajenas y luego a operar sólo según lo que te diga el gráfico cambiará el lugar donde abres una operación y donde la cierras.

De todas las comprobaciones que he hecho, si seguimos empeñados en operar por catalizadores, las mejores tendencias se generan cuando hablan los gobernadores de los Bancos Centrales. El resto es mejor para nuestra cuenta obviarlo y centrarnos exclusivamente en lo que nos diga el gráfico.

dow jones

Es verdad que se pueden trazar tendencias primarias en cada Time Frame en el que operes pero el trazado de líneas no es de todo una técnica lo suficientemente fiable.

La verdadera tendencia primaria la traza el dibujo de las velas en los Time Frames superiores.

En el primer gráfico puede verse la cotización en el espacio temporal diario, mientras que en el segundo, al habernos desplazado a un espacio mensual, la tendencia es más lineal.

Si siguiésemos avanzando y observásemos la cotización en el Time Frame anual, seguramente no veríamos ni una vela negra.

Por lo tanto, los espacios mayores deben ser tenidos en cuenta para identificar la tendencia general de todos los Time Frame menores y la operativa (la entrada) debería ser sólo y exclusivamente a favor de los primeros (cuando abramos una posición en un espacio menor). Por supuesto, con el stop lo más alejado posible que nos deje la gestión del dinero de nuestra cuenta.

Si eres capaz de identificar bien la tendencia de los espacios temporales mayores y abres en los pequeños a su favor con el stop alejado, tarde o temprano la cotización cogerá el camino que marque la tendencia de los Time Frames superiores. Por consiguiente, el trader que sepa situar lo suficientemente lejano el stop para que este no sea tocado será el que se lleve el gato a agua.

El dinero está en las entradas del medio de la tendencia y no en tratar de coger un pequeño movimiento a la contra desde su inicio hasta su final.

 “Tratar de ganar el primer y último centavo suele resultar ser los dos centavos más caros del mundo.
_ Livermore

Las pequeñas migajas no harán crecer tu cuenta

Cuando “coges” tendencia perseguir al precio muy de cerca es contraproducente sobre todo si tu propósito es aprovecharte de ella.

Esto que parece tan fácil resulta realmente difícil de realizar ya que anda dinero por medio. Cuanto estás ganando lo primero que tu EGO te pide es que cierres la posición ante cualquier retroceso (por mínimo que sea) de tus beneficios. Muchas veces le haces caso y lo que sucede es que la cotización se vuelve a recuperar y habrás salido del mercado con unas ínfimas ganancias.

Cuando “agarras” tendencia, lo primero que debes entender es que esta no se va a mover linealmente sino en retrocesos tipo escalera. Si sitúas el stop muy cerca por miedo a que tus beneficio desaparezcan, como comprenderás, más temprano que tarde el stoploss no le quedará más remedio que saltar por muy en tendencia que estés.

Al precio hay que dejarlo respirar para que los retrocesos no nos cierren la posición y así poder optar a mayores ganancias. Pero para ello tienes que ser consciente de que hacer esto supone necesariamente arriesgar una parte de los beneficios para poder recoger unos mayores.

Así que el stop, a una distancia prudencial si no quieres recoger del mercado más que migajas.

Entrar en el momento justo

Un sesgo que observo en prácticamente todos los traders es la venta de un activo cuando ha tocado una resistencia o la compra cuando ha tocado un soporte.

Lógicamente, a este tipo de operativa se la conoce como operar contratendencia. Siempre interpretamos que la cotización ha subido o bajado demasiado y efectuamos una entrada en su contra.

Operar contratendencia y ganar dinero es perfectamente factible, sólo hay que observar las fluctuaciones en el gráfico para darse cuenta de que es muy posible acumular muchísimo dinero, otra cosa es tener la rara cualidad para lograr hacerlo.

El trading es cuestión de probabilidades y estas nos dicen que operando a favor en vez de a la contra estas se ponen de tu parte. Aun sabido esto la dificultad radica, por supuesto, en saber identificar la verdadera tendencia.

Y aquí surge otro sesgo muy común en la mayoría de los traders: tratar de entrar en el momento justo de arranque de un movimiento.

Esta práctica es una de las más perjudiciales que existen para la cuenta. Es muy difícil hacerlo correctamente en una proporción adecuada como para acabar con saldo positivo (no voy a entrar ya en la cantidad de traders que aun habiendo acertado con la apertura de la operación cierran esta sin dejar desarrollar suficientemente el recorrido de los beneficios).

Así que una cosa lleva a la otra: por el simple hecho de querer ganar el primer euro, operamos contratendencia.

Hay que tener en cuenta que en una tendencia al alza sólo hay un giro de mercado y, evidentemente, en una tendencia a la baja sólo hay un giro de mercado. Conclusión: sólo hay dos giros de mercado y el resto es todo tendencia.

Entonces, es un atentado contra nuestro capital operar en sentido contrario a una tendencia.

¿Donde está el dinero entonces? Pues, eliminando el giro al alza y el giro a la baja…justo en el movimiento intermedio.

Para ganar dinero haciendo trading debes establecer primero la tendencia primaria o general y desechar aquellas posibles entradas que te lleven a pensar que el movimiento tendencial ha acabado. Recuerda que una tendencia siempre dura mucho más de lo que tu te crees.

Y además, pones a tu favor, entrando en el retroceso de esa tendencia en vez de a la contra, el poder situar el stoploss mucho más alejado evitando así un posible salto del mismo. Y es que entrando en los retrocesos de una tendencia cuesta más que te agarre el stop porque dicho retroceso ya ha recorrido un trecho.

Así que, poniendo un símil y comparando al mercado o a la tendencia con un plátano pelado: elimina las dos puntas de este y céntrate en lo que te queda, el medio.

La tendencia es tu amiga y las noticias también

La especulación no es un oficio nada fácil. Hay muchos factores en juego, menores y mayores, pero todos cuentan.

A la hora de operar, el tiempo disponible para ello influye mucho sobre nuestra operativa. No todos los traders pueden o quieren operar a tiempo completo.

Para ello están los espacios temporales:

Tratar de operar en un espacio temporal de 5 minutos, por ejemplo, te mantendrá más tiempo pegado a la pantalla observando como se forman las velas. Este es también un time frame adecuado para aquellos que sólo tienen un par de horas para operar.

Cuando yo trabajaba a tiempo completo, los únicos momentos que tenía para entrar en el mercado eran: por la mañana antes de entrar a trabajar, al mediodía y por la noche. El gráfico que empleaba para ello era el de 5 minutos.

Hay que darse cuenta que si operas en un gráfico de 30 minutos se formarán 2 velas por hora.

Por tanto, hay que elegir el time frame en función del tiempo que dispongamos.

Si sólo puedes mirar los gráficos por la noche, el mejor espacio temporal será el diario y el semanal. Te permitirán tomar tus decisiones sin estresarte.

Pero para esos traders que quieren entrar en el mercado a mayor plazo que el intradía, recomiendo la operativa por medio de catalizadores.

Un catalizador es una noticia relevante que establece una tendencia.

La verdad es que dominando bien esta técnica se puede hacer mucho dinero, teniendo en cuenta que:

  • la tendencia durará hasta que desaparezca el motivo que la ha provocado
  • la tendencia, al igual que en los gráficos, establece movimientos primarios, secundarios y terciarios.

Lo primero de todo será identificar la noticia primaria. Esta será la que establezca la tendencia más importante. Para ello es necesario tener la paciencia para que esta nos de su señal. No hay que tratar de estar siempre en el mercado, y  con esta forma de operar menos.

Hay que actuar como un francotirador: identificar la pieza, prepararse, disparar, y desaparecer hasta la siguiente.

Como para todo, son necesarios unos conocimientos y una experiencia. Todo depende después de la propia interpretación del especulador. Ahí residirá su éxito y su diferenciación con el resto de traders.

Al identificar una tendencia primaria sabemos que debemos mantener esta hasta que desaparezca la causa que la ha formado, y debemos tener en cuenta también que habrá retrocesos de dicha tendencia, y que estos estarán provocados por otras noticias o catalizadores de menor calado (tendencias secundarias y terciarias) contrarias a los intereses de la tendencia principal, pero que solo serán meros retraimientos que nos servirán para entrar de nuevo a favor de la primaria o para añadir mas lotes si ya estamos dentro de mercado.

Como decía, el éxito de un especulador radica en la manera en que este sea capaz de interpretar las diferentes pistas que le dan las noticias. Lo mejor es formarse una opinión propia y fijarse, no en los comentarios de otras personas (ya que encontrará siempre posiciones encontradas) sino en la noticia en si y en tratar de darle un significado.

Por ejemplo, vamos a ver el siguiente gráfico del Dow Jones:

dow jones

 

Sabemos que cuando un Banco Central inyecta liquidez al mercado, ese mercado va a subir y que cuando la retira va a bajar. Tenemos por tanto la tendencia primaria establecida.

Sabemos cuando va a empezar y cuando va a finalizar.

En el medio de esa tendencia primaria por supuesto que va a haber retrocesos, propiciados por recogidas de beneficios y por otros asuntos varios que van a ir en contra de la tendencia establecida pero que nunca van a ser capaz de hacer que se gire y cambie de sentido. Esos asuntos podrían ser muy bien, datos que podrían indicar que el fin de la inyección de capital podría estar cerca. Pero sólo lograrían eso, hacerla retroceder y nunca finalizarla. De esto último sólo se encargaría la conclusión del programa de inyección de liquidez, pues al fin y al cabo esta siempre será la que mande.

Tu personalidad marca la elección de tu operativa: a favor de tendencia o a la contra

Aunque se pueda ganar dinero contratendencia operar a favor de esta incrementa mucho las expectativas de ganancia.

Si coges un gráfico y comienzas a hacer operaciones al azar fácilmente te darás cuenta de ello.

Por supuesto que habrá muchos traders que defiendan la operativa contratendencia. Personalmente considero que sólo se puede ganar de esta manera operando con muchísima disciplina y sobre todo con un gran número de contratos que te permitan sacar unas ganancias apropiadas ya que este tipo de traders sacan su dinero abriendo y cerrando posiciones muy rápido.

Son operaciones con muy pocos puntos o pips de beneficio pero que debido al alto apalancamiento suponen mucho dinero en beneficios. Ni que decir que necesitas de un gran capital para operar de esta manera.

La operativa contratendencia, a parte de muchísima disciplina, requiere vigilancia constante (con su consiguiente desgaste), fijación de objetivos de pérdidas y ganancias,  stops-loss muy ajustados, que te guste la acción y que seas equilibrado psicológicamente sino el mercado te hará trizas en este sentido.

No permite ni un mínimo fallo ni cualquier punto de dejadez. Y por supuesto, dedicación a tiempo completo.

El trader que opera contratendencia debe ser metódico y para nada despistado o pasota.

Cualquiera que llegue al mundo del trading hará bien en estudiarse primero a si mismo para ver cual es su personalidad antes de decidirse por una operativa u otra porque el primer fallo vendrá de este lado.

Así que, dicho esto, estoy en condiciones de exponer que se puede ganar mucho dinero operando a la contra pero que también, las exigencias para ello son las máximas.

Por el contrario operar a favor de tendencia suele ser más llevadero, salvo en una cosa: necesitas de una paciencia extraordinaria para aguantar el lento devenir de las cotizaciones en tendencia.

Es verdad que se pueden lograr también ganancias astronómicas sin tener tanto dinero en cuenta y operando con pocos contratos o lotes, pero exige de tí que seas una persona calmada y paciente para aguantar la duración del movimiento. Si te sales antes de tiempo no tendrás éxito con este tipo de operativa.
De nuevo, como puede percibirse, entra en juego la personalidad del trader en cuestión.

contratendencia

En el gráfico de arriba puede observarse como la cotización dibuja en el gráfico una leve tendencia alcista.

Si entrásemos al azar, tanto hacia arriba como hacia abajo en los puntos A y B, como en otros puntos intermedios, nuestra posición sería barrida por el zig zag de las velas.

Si operamos a la contra en los puntos C y D podremos coger 2 interesantes movimientos cortos. Movimientos que operaremos con muchos lotes para lograr una ganancia antes de que la cotización se de la vuelta, asunto del que deberemos estar muy pendientes porque sino, y debido a que la tendencia es alcista, nuestras ganancias irán desapareciendo y entraremos en pérdidas en algún punto.

Operar a la contra en los puntos f y g no merece la pena. El recorrido es demasiado corto y la exigencia máxima para sacar algún beneficio de ello.

En cambio, si sabemos que la tendencia es alcista y entramos al alza en los extremos de esta (puntos mínimos en 1, 2, 3 y 4) nunca entraremos en pérdidas pero, como dije antes, aquí la exigencia es la paciencia para aguantar el tiempo que dura la tendencia sin cerrar.

¿Qué tiene de bueno operar a favor? que el dinero va creciendo mientras duermes y el tiempo libre es máximo. Sólo que si eres personalmente activo y te gusta estar pendiente a cada rato del gráfico te aburrirás como una ostra y no serás capaz de aguantar mucho con la posición abierta y mucho menos con esta forma de operar.

Por tanto, en un acto de sinceridad, haz un escaneo sobre tu personalidad y decide.

Seguramente tu mente te dirá que quieres ganar dinero rápido y que deseas operar contratendencia, pero debes dejar tus ansias de ganar a un lado y consultar a tu personalidad por si no está preparada para operar de la manera que deseas.

Operar contratendencia es complicado pero más lo será operar contra tí mismo.

Rebote en tendencia alcista

Cuando operas a favor de tendencia la primera premisa es:  “Entrar en los retrocesos a favor de tendencia”

Claro que es fácil decirlo, pero no hacerlo. El timing de mercado es esencial para lograr entrar en el momento adecuado.

De nada vale entrar en los retrocesos si no te aproximas al punto exacto de entrada. El no hacerlo puede hacerte saltar el stop-loss varias veces antes de acertar con la correcta.

E incluso, y aun peor, puede hacerte saltar el stop y que luego la cotización comience a subir contigo fuera.

Así que para ello suele haber puntos claves y de eso es lo que va a tratar este post.

La tendencia es fácil seguirla en los espacios temporales grandes ya que se aplana hasta representar una sucesión de velas seguidas sin retroceso:

tendencia alcista

Pero cuando operamos en time frames más pequeños que el que representa la anterior tendencia, el resultado es que la subida se representa en escalera. Cuanto menor es el espacio temporal mas movimientos en ziz zag aparecen:

tendencia alcista 2

Queda claro, como puede verse en la imagen anterior, que la dificultad operativa se incrementa a medida que descendemos en time frame.

Podemos sacar entonces 2 conclusiones:

  • seguir la tendencia en espacios temporales grandes es más fácil y previsible pero presenta el inconveniente de que dura mucho en el tiempo por lo que sólo vale para inversores más que para traders especuladores ya que estos últimos necesitan más actividad, de ahí su frecuente y dificilísima operativa intradía.
  • operar intradía permite aprovechar más el recorrido de la cotización, el sube y baja. Si eres capaz de entrar y salir en el momento justo (harto difícil) serás rico en poco tiempo, pero como digo, la dificultad para conseguirlo es extrema y necesita de muchas características casi sobrenaturales, tanto innatas como adquiridas.

Si aciertas en todas las entradas, lógicamente alcanzarás un recorrido de puntos mayor que si entras y dejas correr la tendencia en un espacio temporal grande. El primero es el objetivo del trader intradía. E incluso el aprovechar los pequeños retrocesos a la baja entrando corto (aunque no lo aconsejo).

Pues bien, ya que hemos decidido operar en time frames pequeños para entrar en los retrocesos a favor de tendencia la forma ideal de entrar sería: entrar justo en un soporte, sobre todo tras un barrido y después de que se confirme o complete una vela alcista.

PRIMERA ENTRADA:

tras un primer impulso a favor de tendencia hay un retroceso que lleva a la cotización hasta el máximo anterior (puntos 1 y 2) para rebotar a partir de ahí, como puede verse en la imagen. Se entra justo cuando aparece la primera vela azul y tras esperar que se cierre según en el espacio temporal en el que se opere. (Si hemos visto la oportunidad en un espacio temporal de 30 minutos hay que esperar a que se cierre la vela en ese espacio y no entrar en uno de 5 minutos ya que puede llevar a entrar en falso si luego no se cierra en el de 30´).

Hay que tener en cuenta que una variante de está técnica es que la cotización baje hasta el mínimo anterior en vez de hasta el máximo anterior. Cuando lo hace suele hacer una ruptura del mínimo (barrido) para cerrar por encima del mínimo. Esta es la señal de entrada.

 

primera entrada

 

SEGUNDA ENTRADA:

otras veces la tendencia es tan fuerte que ni se molesta en retroceder hasta el máximo anterior y mucho menos hasta el mínimo por lo que tras un pequeño retroceso de unas velas se reinicia la subida (flechas verdes), momento para entrar o para añadir lotes.

segunda entrada

¿Operar a favor de tendencia o contratendencia?

Se que ambos tienen sus partidarios y sus detractores.

He probado en ambos sentidos miles de veces. La inmensa mayoría de las ellas, sobre todo en mis inicios, mi operativa era prácticamente contratendencia. El resultado siempre a sido demoledor en mi contra.

Podría entonces decir que prefiero operar a favor.

Pero mejor aun podría decir que el éxito de un trader no depende para nada de que opere a favor o en contra. Con ambas formas de operar se puede ganar mucho dinero.

Mis investigaciones se han cerciorado en su momento de que nunca sería capaz de encontrar una técnica 100% de aciertos hasta que un día me vino una “luz” a mi cabeza: “si sigo una técnica nunca podré optar a un 100% de aciertos, pero si no sigo ninguna, o sea, las sigo todas, si podré aspirar a ese 100% o por lo menos aproximarme.

Observando un simple gráfico cualquiera puede intuir o comprobar que si se compra en el momento justo y se vende en el momento exacto es fácil hacer mucho dinero, lo difícil es hacer justo eso: comprar y vender en el momento adecuado.

Pero, imposible no lo es. Está ahí y es totalmente factible.

Cada día que operaba, una técnica funcionaba mejor que otra y otro día al contrario. Así fui descartando las menos fiables hasta quedarme con un ramillete  de las mejores. Seguí cribando y me quedé con 2 ó 3 hasta que me hice favorito de una de ellas.

Pero no conforme con ello, puesto que quería aspirar a más, fue donde surgió la duda: operar con una sola técnica o con todas a la vez.
Operar con una sola era ideal. Nada más que tenía que esperar a que apareciese, la fiabilidad era muy alta. Solo tenía que situar un stop por si fallaba y calcular el número de contratos con los que operar para no apalancarme en demasía. Era ideal y me daba dinero, sólo que necesitaba más acción. Me gustaba pero hay que reconocer que es aburrido. Además percibía que de esta manera desechaba otras muy buenas oportunidades.

Así que empecé, muy por encima, a leer datos y noticias para ver si así podía tener más pistas para superar el porcentaje que obtenía con la técnica.

Tengo que decir que, sobre todo gracias a las informaciones de los bancos centrales tuve las ganancias más grandes pero no obtuve la consistencia. Es más ameno leer datos y noticias pero llega un momento, hay tanta información y tantos informadores que me dolía la cabeza. Cuanta más información absorbía peor resultado para mis operaciones. Más era menos.

También observé que mientras leía las noticias me entretenía con otras relacionadas y encima cuando regresaba al gráfico veía que me había perdido una buena oportunidad.
Otras veces esperando la salida de un dato observaba lo mismo, que el mercado no para y no espera, sigue cotizando, por lo que seguía perdiendo buenas oportunidades de entrar por estar gastando el tiempo con las comentadas noticias y datos.

Aquí me di cuenta de 2 cosas:

– que, o haces una cosa o haces otra.

– que los gráficos te dicen todo lo que necesitas saber.

A partir de estos 2 puntos me hice trader técnico 100%. Venía de un mundo que no tenía nada que ver con la economía y mi oportunidad estaba en los gráficos que puede entender todo el mundo.  Era trader lo que quería ser y no economista.

Y así fue como eliminé las noticias y los indicadores, osciladores, medias móviles, etc. El gráfico a pelo, sólo precio. Ni siguiera volumen.

Entonces ya tenía varios parámetros resueltos pero me faltaba otro muy importante: operar a favor de tendencia o a contratendencia.

Y decidí que con ninguna de las 2, sino con lo que me marcara el gráfico en cada momento. Si el gráfico me decía opera a favor lo hacía y si me decía opera en contra también lo hacía.

De esta manera renunciaba a cualquier técnica por mucha fiabilidad que tuviese. Quería tener la oportunidad de aspirar al 100%. Y esto dejo en mi una cosa muy clara.

La fiabilidad y las ganancias sólo te las dará la experiencia de operar todos los días el máximo de horas posibles en real y en presente y en ausencia de dato o noticia alguna y usando la técnica más conveniente para cada momento de mercado.

Y todo esto tiene que salir de tu interior. Debe salir sin pensar.

Sólo un problema más se me planteo después de esto: la disciplina para hacerlo. Sin duda, obtener la disciplina necesaria para no distraerme y hacer lo que tenía que hacer fue, para mí, lo más duro de todo el proceso de formación como trader. Lo más duro.