¿Qué es lo que funciona en el trading?

Miles de traders buscando, analizando y operando patrones que se repiten en miles de gráficos históricos…

Miles de libros escritos sobre análisis técnico, sobre indicadores y osciladores, pautas temporales…

Cientos de miles de backtestings realizados sobre otros cientos de miles de sistemas automáticos de trading…

Sin embargo, nada de ello funciona, ¿Por qué?

El ser humano siempre busca certezas, siempre está buscando un por qué para las cosas…pero, por desgracia o no, son muchos los fenómenos que se rigen por la aleatoriedad.

En el trading no lo es menos. Son muchos los factores que determinan una tendencia tanto bajista como alcista, y es imposible controlarlos todos. Ninguna computadora puede hacerlo.

Y aun peor, un mismo suceso puede, en un porcentaje muy elevado, no comportarse siempre de la misma manera. O incluso escapársenos el más mínimo detalle y desencadenarse un gran suceso inesperado. Que decir del archisonado “Efecto Mariposa”.

De ahí que la solución no esté en un sistema, ni en los patrones, ni en las medias móviles, ni en el RSI, ni en nada….en nada que quiera cazar al mercado.

Por tanto, sólo vale la interpretación correcta de lo que está sucediendo en el mercado y esto sólo se puede obtener mediante el talento natural y el trabajo duro.

Pero teniendo siempre en mente que es algo que no se puede tocar, concretar, formular…es intangible.

Si nos vamos al mundo del deporte os preguntaréis porque unos jugadores son mejores que otros si entrenan de la misma manera y con las mismas técnicas. Si, unos nacen con más talento que otros.

Si trabajas duro y no tienes talento obtienes los resultados que ofrece el trabajo duro, pero si tienes talento y aun encima trabajas duro obtienes resultados excelentes.

Por lo tanto, no te desesperes con lo que acabo decir, no pienses que no ganas porque no tienes talento y que vale más abandonar. NO.

Primeramente pregúntate si el trading es tu pasión y si la respuesta es afirmativa piensa qué es lo que se te da mejor. Ahí puede estar tu talento.
Puede que lo tuyo sean los gráficos, o interpretar las noticias, o los datos, o las fases lunares…¡Qué se yo! Lo que se te de bien.

Busca tu sitio, y si eres Messi no te pongas debajo de la portería.

Menos es mas

Lo mejor que puedes hacer por ti y por tu cuenta es elegir una técnica con la que te sientas a gusto a la hora de operar e insistir e insistir sobre ella teniendo en cuenta que no hay nada seguro al 100%.

Cuando comprendes que no puedes ganar en todas las ocasiones en las que entras en el mercado, uses la técnica que uses, también comprendes que cualquier estrategia será válida para llegar algún día a ganar dinero de manera consistente en los mercados.

Si no eres consciente de que no existe la técnica perfecta estarás toda tu vida de trader saltando de una en otra, de manera que nunca evolucionarás ninguna lo suficiente.

Con esto quiero decir que tiene mucha más potencia y está más especializada una técnica en la que hayas trabajado en ella (por mala que al principio parezca) durante un año entero que 12 técnicas diferentes a las que hayas dedicado un mes a cada una.

Hay 2 formas de operar en el mercado, ¿con cual te quedas?

Siempre digo que el trading tiene algo en particular. Te obliga a decidir siempre un camino entre dos posibles.

En el caso de la operativa sucede lo mismo, debes seguir una u otra de las 2 existentes.

PRIMERA. OPERAR POR OBJETIVOS

Operar por objetivos significa pérdidas limitadas y ganancias también limitadas.

En el caso de las pérdidas estas están limitadas, primero, por un stop-loss y después por alcanzar el objetivo de pérdidas diarias.

Las ganancias estarán limitadas también por un objetivo, pero en este caso de beneficios diarios.

El verdadero rendimiento de esta estrategia vendrá de operar con un gran número de lotes por posición.

De esta manera tendremos una serie de operaciones con pérdidas que serán pequeñas, limitadas por dicho stop, así que las ganancias las proviene el alto apalancamiento con el que operamos.

Ni que decir tiene que se necesita bastante dinero en cuenta para operar así, ya que lo hacemos con un máximo de pérdida del 1,2% del capital total por operación, comisión incluida. Y además, no será posible apalancarse lo suficiente sin el dinero en cuenta necesario.

A todo esto, el margen de error a la hora de entrar es pequeño, por lo que tenemos que desarrollar una férrea disciplina y saber escoger muy bien las operaciones ganadoras.

Esta es una técnica muy rentable pero que exige un gran sacrificio y mantiene al trader muy pendiente de la operación y por lo tanto, de la pantalla.

La libertad que se supone da esta técnica viene tras haber conseguido el objetivo establecido.

Debido al alto apalancamiento con el que se opera se pueden conseguir cantidades de dinero considerables.

No suele ser propicia para ir añadiendo lotes.

SEGUNDA. CORTAR PÉRDIDAS Y DEJAR CORRER LAS GANANCIAS

Esta estrategia es la verdadera técnica contrarian ya que busca operar justo al contrario de lo que te indica tu mente.

La mayoría de los traders, por ese sesgo mental que hace que las aptitudes que necesitas para la vida cotidiana interfieran con las que necesitas para hacer trading, hacen que seas perdedor de nacimiento.

Dichas aptitudes invitan al especulador a cortar ganancias demasiado rápido y dejar correr las pérdidas.

Entonces, con esta técnica buscamos hacer justo lo contrario: dejar correr las ganancias y cortar las pérdidas.

Al igual que en la estrategia anterior, las pérdidas están limitadas, pero, en este caso, los beneficios no.

No hace falta operar con tanto volumen de capital en cuenta ya que pocos lotes pueden obtener un gran capital.

El tiempo o duración de la operación suele durar más que en la primera técnica.

Llegará un momento en que también podrás operar con mucho volumen de lotes por lo que las ganancias se multiplicarán debido a 3 factores:

– el factor tiempo

– el factor apalancamiento

– y el factor promedio. (Esto es que esta forma de operar permite promediar a favor cómodamente).

Da una total libertad al trader ya que este se limita sólo a esperar la oportunidad adecuada. Ya no importa tanto la elección de la entrada perfecta. Sabe que esta llegará.
Se sabe que dominas esta técnica si revisando el historial tienes muchas operaciones negativas con pequeñas pérdidas y pocas pero con grandes ganancias.

La parte dura de esta estrategia radica en que el especulador sea capaz de aguantar la serie de operaciones negativas sin romper su disciplina. Esto es vital, debe comprender que en algún momento va a estar en el lado correcto, y se dará cuenta de que es la operación que busca porque la cotización ya no volverá.

Es por esto que, permite total libertad. Solo buscar la entrada, establecer el stop y el número de lotes adecuado. Después puedes dedicarte a otras cosas.

La salida será por porcentaje.

Para emplear esta técnica necesitas tener un total desapego por el dinero, cosa que no todo el mundo vale para ello, pero es ese desapego el que te permitirá incrementar tu capital espectacularmente.

Y, como siempre, la mejor manera para ti y más rentable, será la que se adapte mejor a tu personalidad.

El dilema a la hora de cerrar una operación en ganancias

Es condición de todo trader estar siempre dentro del mercado. Es muy difícil aguantarse fuera sin hacer nada esperando la situación idónea. Como resultado surge la sobreoperación.

Aunque respetemos el stoploss en todas nuestras operaciones, si sobreoperamos y, aun encima perdemos, la cuenta irá disminuyendo poco a poco.

Por tanto, es condición vital para el trader ir seleccionando las entradas con más probabilidades de acierto para que el porcentaje de errores disminuya lo más posible.

Por otra parte aparece una variable muy complicada de resolver para el trader: “cuando salir de una posición con beneficios”.

A veces nos arrepentimos de no haber cerrado antes, ya que por esperar a que aumentasen las ganancias, estas han disminuido y hemos cerrado en pérdidas (saltado el stop). Otras veces cerramos antes de tiempo viendo como ganaríamos mucho más dinero si no lo hubiésemos hecho.

Entonces, nos preguntamos cual será la forma más efectiva.

Cuando llevamos ciertas ganancias y las dejamos correr, y luego la cotización se da la vuelta tocando el stop, pensamos que lo mejor es cerrar cuando tengamos algunos beneficios. Y la verdad es una estrategia que suelen seguir traders profesionales.
Operando con cierto volumen de contratos o lotes es factible sacar cantidades muy grandes en poco tiempo y recorrido.

El caso es que operando de esta manera renunciamos totalmente a las tendencias de manera que puede que nos arrepintamos por ello.

De todas formas hay una ventaja a favor. Si hemos cerrado con unos beneficios y estamos inmersos en una tendencia sabemos que en un retroceso podremos entrar de nuevo. Aunque cuidado, sobre el papel es más fácil de lo que parece. Pronto descubrirás que es más beneficioso entrar y dejar correr los beneficios que cerrar y querer volver a entrar para coger un nuevo recorrido.
La mayor parte de las veces entrarás mal y se te comerán los beneficios anteriores para ver con total impotencia como sacarías mucha más rentabilidad sin tratar de realizar el temido y super-difícil timing. Y eso sin contar las comisiones que nos cobran cada vez que abrimos una operación.

Desde luego que sabiendo trabajar con la técnica anterior es muy factible ganar dinero consistentemente, claro que para ello necesitarás de mucha disciplina.

El mercado es puramente psicológico de por si, así que intentará encontrar la forma psicológica de tumbarte. Tienes que ser, por ello, tan frío como un témpano. Si tus sentimientos no están preparados para ello estás perdido.

Es por esto que hay muchos traders sistemáticos buscando el sistema que le de señal de compra y de venta mecánicamente de manera que no haya ningún sentimiento de ninguna manera en todo el proceso de una operación de trading.

Lógicamente, no se trata de evadir nuestra mente de los mercados sino que hay que involucrarla más.

No hay que poner trabas a nuestras emociones para que no tomen parte en una operación, sino que hay educarlas y que participen activamente. Al principio perderás, pero el cerebro humano es muy flexible, aprende de la práctica y crea una experiencia que con el tiempo te puede hacer invencible.

Tratando de cercarlas por medio de un sistema mecánico de inversión o de trading nunca vivirás de los mercados. Es como encerrar tus miedos en una jaula. Sigo sin conocer a nadie que viva de un sistema mecánico de compra-venta. Bueno, rectifico, si que los conozco: viven de vendérselos a otros.

Por otro lado tenemos la opción de dejar correr las ganancias, claro que la mayoría de las veces se quedarán en pequeñas pérdidas. Muchas operaciones con pérdidas mínimas y pocas pero con grandes ganancias.

Aquí ya entra en juego la personalidad del trader. Es un suplicio para un trader activo esperar a que llegue la tendencia y aun más dejarla correr y aguantar las ganas de materializar los beneficios. Por encima, tiene que aguantar gran cantidad de operaciones negativas con pequeñas pérdidas.
Esta es una manera de operar desesperante para alguien poco tranquilo. Este estilo le va más a una persona que sea, por poner un ejemplo, del carácter del seleccionador de fútbol español: “Del Bosque”.

Pero si tienes una personalidad como “Cristiano Ronaldo” se te comerán los hígados operando de esta manera.

Es defecto de todo trader adaptarse a una manera de operar, por ejemplo, de cualquier trader de moda cuando lo que debería hacer es adaptar el trading a su forma de ser.
Siempre sacas más rendimiento en aquello que te más te agrada y ten por seguro que si no te gusta la forma en que operas, o copias el sistema de otro especulador en vez de personalizar uno a tu forma de ser, nunca triunfarás.

Viviendo del trading

Vivir del trading depende más bien de “algo” etéreo que hay en la atmósfera que de la técnica o teoría tangible.

La interpretación de un mismo gráfico, dato, noticia, etc. por cada trader puede ser totalmente diferente, por lo que cabe estimar que el éxito parte del buen acierto que te da la experiencia.

En el trading hay varios aspectos fundamentales a dominar. Si uno de ellos no lo tenemos dominado nuestra operativa estará coja y no lograremos vivir de este oficio.

Son muchos los temas que hay que dominar para llegar a ser un profesional de la materia pero entre ellos podría distinguir claramente los siguientes:

– Gestión del dinero: es vital y es algo que el trader novato y no tan novato no entiende o le aburre. El trading está compuesto por fases. Estas fases, en tu aprendizaje te las puedes saltar (como todo el mundo hace , yo también en su tiempo). Lo que si debes tener claro, que de continuar, siempre tendrás que volver atrás para quemar alguna de las etapas que te hayas saltado. Eso seguro.

Y, bueno, la gestión del dinero podría considerarla como la primera fase, aquella por la que todos los traders deberían empezar su andadura.

Es la parte, sin duda más importante, y esto es porque si no gestionamos nuestro riesgo o dinero nos encontraremos sin la materia prima esencial para poder practicar mientras no ganamos dinero consistentemente y por consiguiente, para vivir del trading en el futuro.

Así que sin dinero, (el motor de la especulación y del especulador) no haremos nada.

Es por eso que esta fase es la más importante. Siempre trataremos de preservar el dinero por encima de todas las cosas. Siempre elegiremos dejar de ganar por encima de arriesgarnos a perder.

Es por esto que los 2  baluartes más importantes de la gestión del dinero sean el stoploss y el número de contratos.

Sin tener estos 2 artífices claros, antes de abrir una posición, será imposible vivir del trading.

Psicología: la psicología es algo que está presente en toda nuestra vida como traders, para bien o para mal nunca nos abandona. Es, para mi, la parte más dura del trading, la que dura más en el tiempo su aprendizaje, también.

Si alguien quiere conocerse de verdad a si mismo, el mercado es el mejor sitio para descubrirlo. Nos pondrá a prueba hasta el mismísimo extremo.

Pero aquí si hay un atajo. Si empiezas tu andadura por la gestión del riesgo, evitarás tener que pasar por muchos de los sentimientos que aflorarán sin una adecuada gestión del dinero, sobre todo, el miedo: “el miedo a ganar y el miedo a perder”.

 

Técnica o experiencia: el principal hándicap que se encontrará el trader en esta fase es la que querer encontrar el sistema perfecto. Es una auténtica pérdida de tiempo. En esta fase, si superan la de la gestión del dinero, se quedarán la mayoría de los traders, dando vueltas como el ratón en su rueda.

Hasta que el especulador asume e interioriza que no encontrará nunca un sistema que le de el 100% de aciertos no pasará a la siguiente fase.

Tiene que concienciarse de que siempre habrá una pérdida y que esta debe ser lo necesariamente pequeña. Digo necesariamente porque muchos, perder poco, lo entienden como poner el stop lo más cerca posible del punto de entrada, lo cual es más contraproducente que beneficioso.

Llegados aquí el trader se hace una pregunta necesaria: si no existe el Santo Grial, ¿cómo hago para ganar?

Pues muy fácil, las ganancias vendrán sólo fruto de la experiencia teniendo en cuenta que esta sólo se adquiere con la práctica. Cuantas más horas pase delante de los gráficos más claras verá las señales de entrada. Unas veces funcionarán unas señales y otras veces, otras. Pero no habrá nada fijo, ninguna señal o técnica segura al 100%. Todo dependerá del talento del trader.

El trading es un Arte y como tal no tiene fin, siempre descubres algo nuevo, siempre tienes que estar aprendiendo algo. Cada paso que das, la acumulación de horas, hace que cada vez llegues más lejos en tu camino y veas cosas que otros traders ya han pasado y muchos otros tendrán que pasar.

Entonces, una vez que descubres que sólo la práctica, esa que no se puede transmitir a nadie, hace que veas las mejores oportunidades, surge una nueva bifurcación en tu camino.

Basándonos en la práctica sólo hay 2 formas de vencer a los mercados consistentemente:

Primera– la premisa principal de cualquier trader profesional es perder lo menos posible cada vez que lo hace. Cuidado, estoy diciendo perder lo mínimo en cada operación, y no en limitar el número de operaciones con pérdidas. Esto último es vital y a lo contrario se le llama sobreoperar, pero este paso viene después, y se va subsanando con la práctica (estás tan cansado de tantas operaciones con pérdidas que al final la experiencia se encarga ella sola de ir escogiendo las mejores e ir desechando las demás). Pero la limitación de las pérdidas que tenemos en cada operación fallida es lo principal.

Operaciones o tendencias que nos vayan a dar el dinero que estamos buscando son pocas. Y estas, al ser pocas, lo peor que el trader puede hacer es cortarlas porque son las que nos van a recuperar de las pérdidas y a dar las ganancias que necesitamos.

Por lo tanto, con esta manera de operar el trader tiene que estar dispuesto a cosechar muchas operaciones con pequeñas pérdidas, aguantando hasta que aparece la operación que lleva mucho tiempo esperando, la verdadera.

Es ahí cuando tiene que estar dispuesto a promediar a favor y dejar desarrollar el libre recorrido de la tendencia.

Hay que tener en cuenta que: “una tendencia no cambia de signo hasta que desaparecen los motivos que la han generado y hecho crecer”.

Lo difícil, con esta técnica está, por supuesto, en la parte psicológica, en la disciplina de ser capaz de aguantar con total entereza las desmoralizantes pequeñas pérdidas. Al principio el porcentaje de estas respecto a las positivas será muy grande para irse igualando con el tiempo. Antes de igualarse, el trader disciplinado ya será capaz de ganar dinero consistentemente.

Segunda- para traders más activos o que buscan un beneficio rápido y cuentan con el dinero en cuenta para afrontar la estrategia, ya que se trata de coger pequeños movimientos a favor muy apalancado, pero siempre sin aumentar el riesgo. Para esto hace falta tener bastante capital en la cuenta.

De esta manera es muy cómodo trabajar por objetivos diarios ya que un pequeño movimiento a nuestro favor puede darnos el sueldo de un mes en minutos.

Aquí entra en juego también la disciplina, una de las características mas importantes del trader, ya que operando con esta técnica el peligro viene de que el especulador siga operando una vez cumplido el objetivo.

Es algo que se debe evitar. Una vez conseguido el objetivo, el resto es tiempo libre.

Dejar correr las ganancias: practicando las salidas

La parte del trading que menos trabajamos los traders suelen ser las salidas. Sin embargo, las entradas es el aspecto más trabajado. Siempre estamos buscando en el gráfico donde y cuando entrar.

Esto me recuerda a cuando voy al campo de golf. El lugar donde más tiempo pasamos practicando suele ser el cajón. Hay gente amateur muy buena en las salidas debido a ello.
Sin embargo, casi no ves a nadie practicando el juego corto, aproach, y mucho menos el putt.

Esto se nota luego en el campo. Normalmente los que se llevan el gato al agua son los que manejan el juego corto.

Por supuesto que si entrenas los 3 aspectos fundamentales del golf, tu juego mejora mucho y como siempre serás mejor en aquel al que más tiempo dediques tu práctica.

En el trading pasa lo mismo, la mayor parte de los traders practican las entradas (tiros largos en el golf). Se practica menos como gestionar una operación cuando estamos dentro (aproach o juego corto), y ya no digamos las salidas (putter), que son las que de verdad nos dan la ganancia. Somos malos dejando correr los beneficios porque es el punto del trading que menos practicamos.

Sinceramente, cuando entrenas fuera de mercado sobre un gráfico, sueles buscar siempre el mejor sitio para efectuar una entrada, pero, ¿cuantas veces miras en donde debes salir?

A todo esto, sobre el papel puede resultar demasiado fácil. Es en real donde se ve la verdadera dificultad.

Merece la pena hacer el siguiente ejercicio: Abrimos un gráfico en la plataforma demo, desde lo más atrás posible, y en vez de practicar donde entrar practica donde salir. Es un entrenamiento muy bueno que mejorará tu experiencia en las salidas.

Cuando llevas mucho tiempo en el trading, y sobre todo, cuando descubres la utilidad de la mejor herramienta de un trader, el stoploss, el miedo a abrir posiciones y mantenerlas comienza a desaparecer incluso hasta el punto de ignorar la posición.
El stop es la mejor utilidad para eliminar el miedo, eso si, siempre que abras las operaciones con el número adecuado de lotes (en forex)  o contratos (en futuros).

Ese desapego por el dinero a la hora de operar es necesario porque sino no serás capaz de dejar correr las ganancias. Pero,¿a que le llamo desapego?

Pues a abrir una posición, poner el stop (asumiendo lo que puedo perder sin peligro para mi cuenta), y a dejarla a su libre albedrío. El placer es más inmenso cuando logras correr el stoploss a Break Even (punto de entrada) y sabes que pase lo que pase ya no vas a tener ni siguiera una pérdida.

Luego ya es dejar a la operación que siga su curso. Me encontrado veces en las que ganaba cierto dinero y luego cuando volvía a mirar, contemplar como me había saltado el stop. Pero en otras ocasiones los beneficios eran muy grandes.
En el primer caso había dejado de ganar por no querer cerrar la operación con algunos beneficios, y me fastidiaba. Lo mejor, lo que me calmaba era que las pérdidas estaban limitadas al stoploss o a ninguna (Break Even).

En el segundo caso, las ganancias eran importantes.

Con esto conseguía 2 cosas: en el primer caso las pérdidas estaban limitadas y en el segundo las ganancias estaban ilimitadas por lo que la cuenta, lógicamente, tenía que crecer.

¿Cual sería el hándicap aquí? la disciplina.

No vale tener disciplina sólo durante unos días. La disciplina tiene que ser todos los días, no puede fallar ni uno. A esto se le llama consistencia.

¿Por qué digo esto? Pues porque operaciones buenas donde no regresa la cotización a donde has puesto el stop, hay pocas, por lo que te encontrarás muchas operaciones seguidas con pequeñas pérdidas que van limando poco a poco tu cuenta hasta que llega la operación que esperas.

Esas pequeñas operaciones seguidas con pérdidas van limando también tu moral y eso repercute en tu disciplina. Así que si has optado por esta forma de operar tendrás que tenerlo en cuenta porque sino cumples la disciplina que requiere te retirarás justo antes de que aparezca esa gran operación.

Esta forma de operar es una de las 2 únicas que, pienso, hay para vivir del trading. Hay que comprender que si cerramos antes de tiempo la operación que nos va a recuperar del número de pequeñas pérdidas seguidas que hemos tenido y encima nos va a procurar las ganancias, está claro que no lo conseguiremos.

La otra manera que hay para vivir del trading es operar por objetivo diario, semanal, mensual, y dejar de operar al cumplirlo.

Resulta de lo más difícil eligir entre uno y otro estilo, pero eso depende ya de cada trader.

El ritmo en el trading

Cuando estoy operando, normalmente, si pierdo, las pérdidas suelen ser muy pequeñas.

Y cuando estoy en ganancias siempre surge la duda entre cerrar o mantener la posición.

Cerrar la posición significa asegurarme unos beneficios y por añadidura alegrarme si la cotización no avanza más, a lo que era a mi favor antes de cerrarla, o al descontento si la cotización sigue avanzando y veo que si no cerrase habría ganado más.

Este pensamiento es habitual en todo trader y cualquiera de los dos procederes podría ser auténticamente válido.

En caso de dejar correr la posición, nos encontraremos la mayoría de las veces en que esta retrocederá y acabaremos en pérdidas. Pequeñas pérdidas si hemos puesto un stop.

No es nada fácil cerrar en el momento justo, todo viene de la práctica pero es de lo más difícil, así como entrar en el momento oportuno, por eso el stop debería estar alejado al máximo que nos permita la gestión del riesgo, y así cubrirnos con un cierto margen de garantía.

Sólo la experiencia hará que cada vez seamos más precisos en nuestras entradas y salidas.

Cuando tienes un volumen de dinero adecuado en cuenta la técnica de buscar un objetivo a cada operación es más factible, teniendo en cuenta que cada una de las pérdidas debe ser lo más pequeña posible así como elegir el momento más apropiado para entrar y así reducir el porcentaje de operaciones fallidas.

Si has ganado x dinero y 3 operaciones fallidas te dejan de nuevo en rojo, es porque estás operando demasiado y no estás eligiendo bien las entradas. Es algo que no debe suceder. Y es por esto que muchos traders establecen un objetivo diario, semanal e incluso mensual de ganancias, de manera que una vez cumplido cierran la plataforma hasta el próximo día, semana o mes. De esta manera se aseguran un sueldo y no lo dilapidan tratando de operar más. Y si lo hacen sólo arriesgan cuando tienen todas las posibilidades de ganar a su favor.

Por otro lado está la técnica de dejar correr la posición, pero como dije, tiene el hándicap de que muchas veces verás convertir tus ganancias en pérdidas. Para esto existe el Break Even y el Trailing Stop, pero no es tan fácil.

El Break Even, supone que pase lo que pase, cuando lo has hecho efectivo, no perder nada de tu capital pues has subido el stop al punto de entrada. El quid de la cuestión está en saber elegir el momento ya que la cotización subirá muchas veces a ese punto de entrada y te cerrará una operación que podría ser positiva en caso de no correr tan pronto el punto de stop a Break Even.

El Trailin Stop tampoco es fácil. Funciona como el Break Even y aproximarlo demasiado puede hacer que cualquier retroceso de la tendencia te deje fuera de ella y dejes de ganar dinero.

En ambos casos, sólo la experiencia adquirida a través de la práctica hará de ti un mejor trader.

Es muy bueno para el EGO materializar beneficios por muy pequeños que estos sean, pero cuando este ve que podrías haber ganado más de no cerrar, convierte tu estado de bienestar en malestar por no haber dejado correr la posición.

Otro obstáculo añadido a la hora de dejar correr una posición en ganancias viene del propio ritmo del trading. Como sabes, las cotizaciones no se mueven en linea ascendente o descendente sino que suben o bajan en escalera. Esto establece unos ritmos muy difíciles de seguir para el trader que se inclina por dejar correr la posición. El desgaste mental es máximo y sólo la experiencia del operador marcara hasta donde es capaz de llegar.

Como he dicho en algún otro post, los espacios temporales están interconectados entre sí. Esto supone que dejar correr una posición implique tener que soportar periodos de retracción en los beneficios, por ese típico movimiento en escalera que tienen las tendencias. Y este movimiento se incrementa cuando la tendencia se va pasando sucesivamente de un espacio temporal a otro, empezando desde el pequeño al mayor.

Por lo tanto, si al trader le costaba aguantar los retrocesos en sus beneficios en un espacio temporal de 10 minutos no digamos ya si tiene que soportar los retrocesos de un espacio temporal de 4 horas.

Se supone que si ha empezado su inversión en un espacio de 5 minutos y ha sido capaz de aguantar los beneficios que pueden suponer el haber llegado a un espacio temporal de 4 horas ese trader es un trader muy experimentado, con mucha fuerza mental o se ha olvidado que tiene una operación abierta.

Los time frames más pequeños son más “divertidos” para el trader. Cuando tienes que operar en marcos temporales grandes el aburrimiento es máximo porque cada vela tarda un mundo en concretarse (si operas en un time frame semanal cada vela se tomará una semana para formarse).

Así que, a este aburrimiento y ganas de materializar los beneficios se unen todos los procesos mentales perniciosos que se dan en las pérdidas, pero en este caso ante el retroceso de un beneficio.

Cuando has alcanzado un punto máximo de ganancias, cualquier disminución de las mismas es interpretado por el cerebro como una pérdida en sí. Sin embargo, todo es relativo, porque aun estás en beneficios. E incluso son beneficios que hubieses dado por buenos antes de abrir la posición pero sin embargo el haber alcanzado un tope y que este retroceda hace que quieras volver a ese tope de nuevo antes de cerrar. Y lo interpretas igual que una pérdida porque dices: si vuelve a llegar al tope cierro ( en la pérdida dices: si vuelve a llegar al punto de entrada cierro).

Así que la interpretación del cerebro es la misma y en ese afán de recuperar los beneficios perdidos puede caigamos de nuevo en el ciclo de errores que suele tener un trader que está en pérdidas, llegando incluso a dilapidar cuantiosas ganancias por no saber gestionarlas adecuadamente.

Por tanto establezco 2 maneras de ganar:

por objetivo con sus pros y su contras:

A) Pros:
– se cierra la plataforma una vez alcanzados y tiempo libre hasta el próximo día, semana o mes de trading. (Quiero con esto decir que si te has establecido un objetivo mensual de 2.000 euros y los consigues en 1 semana, tienes libre para hacer lo que quieras el resto del mes).

B) Contras:
– seguir operando tras haber alcanzado el objetivo puede suponer obtener más ganancias o dilapidar las obtenidas. Esto será objeto de valoración del trader, pero para mi supone mayor beneficio el tiempo libre que más ganancias.
De hecho suele ser contraproducente operar más una vez obtenido el beneficio esperado.
Y muy importante: las ganancias del trader vienen de un aumento progresivo del número de contratos o lotes con los que opera y no por el tiempo o número de operaciones que hace.

Esto pone algo de manifiesto: “cuantos más contratos o lotes pueda abrir un trader en sus operaciones menos tiempo tardará en conseguir el objetivo y viceversa”.

Así que el mayor rendimiento no se logra operando más sino aumentando el número de contratos o lotes tras haber alcanzado el objetivo establecido.

– el trader que opere por objetivos tendrá que tener muy en cuenta que la mayoría de las operaciones ganadoras deberán reportarle, por lo menos, 3 veces más beneficios que cada una de las perdedoras, sino el saldo total de la cuenta se mantendrá igual en el mejor de los casos o irá disminuyendo progresivamente en el peor de ellos.

– por dejar correr las ganancias, lo cual también tiene sus  pros y sus contras:

A) Pros: dejar correr una posición en beneficios suele suponer la obtención de las mayores ganancias a las que un trader puede aspirar con el mínimo esfuerzo.

B) Contras: si el trader no está preparado mentalmente y técnicamente puede ver reducidas grandes ganancias a la mitad o incluso a nada.

Cada uno de los estilos tiene sus seguidores y detractores. Lógicamente, los mejores resultados no dependen del sistema utilizado sino de la afinidad o preferencia que el trader muestre hacia cada uno de ellos y esto es porque siempre obtienes tus mayores resultados en aquello con lo que más te identificas, con aquello que más te motiva o te sientes mejor.

El sistema de trading

Una vez que que has controlado el número de contratos con los que entrarás en una posición y pones el stop-loss en todas y cada una de las operaciones que abres, ahí se acabó tu sistema de trading.

Ese es tu sistema, el que evitará que pierdas tu cuenta en horas. Es la gestión del dinero. Es la defensa.

Y después de la defensa viene el ataque. De la manera que tu quieras, de la manera que aciertes más.

Pero, como aciertas más? Operando en real, nunca en simulado. Aprendiendo de tus errores, de tus pérdidas. Eso si, nunca debes aumentar el número de contratos o lotes hasta que seas capaz de ganar con el mínimo número de ellos.

Has aprendido a controlar tus pérdidas, ahora sólo queda enfrentarte a tus ganancias.

Aquí es donde empieza de verdad tu camino. Muchos traders lo empiezan por el final. Primero practican la técnica y luego tienen que recurrir a la gestión del dinero, si aun les queda alguno. No te preocupes, casi todos empezamos así, yo también.

Así que una vez has aprendido a gestionar tu defensa ante las pérdidas llega el momento de prepararte para las ganancias. Esta parte es la más dura pues la gestión del dinero son simples números.

Después de la gestión entra en juego la experiencia que puedas conseguir en el mercado.

Hay muchas formas de ganarle al mercado, unas más eficientes que otras, pero es labor de cada uno lograr la suya pues todos los traders actuamos de diferentes maneras.

Lo que si aconsejo es a no quedarse nunca en medias tintas. O una cosa u otra, no puedes querer quedar bien con todos. Esto necesita de muchísima disciplina y si estás aquí para ganar dinero tendrás que echar mano de ella, vencerte a tí mismo.

Hay 3 técnicas que se pueden emplear para leer los mercados:

  • Análisis fundamental
  • Análisis técnico
  • Especulación en base a datos o noticias

Tendrás oído por ahí de traders que se basan en el análisis técnico y fundamental para lanzar sus órdenes o que utilizan el análisis técnico y los datos, ambos a la vez.

NO, ese no es el camino. Debes elegir, por mucho que te duela, uno de los caminos. Obtendrás más y mejores  resultados si te especializas en un solo campo. No pretendas el error de muchos, no pretendas abarcarlo todo porque no abarcarás nada.

“Experto es aquel que sabe mas sobre menos hasta que lo sabe todo sobre nada”_ Ley de Murphy

De esto es de lo que se trata, de centrarte en un asunto y no parar hasta obtener la excelencia.

¿De que te vale ser  mediocre? Porque este es el resultado de hacer varias cosas a la vez: entenderás de que van todos esos asuntos a los que te dedicas pero no destacarás en ninguno. Si quieres sobresalir enfócate en uno sólo y da todo lo que tienes dentro, persiste.

No puedes enfrentarte al mercado y salir indemne con ningún sistema técnico de trading. No medias móviles, no indicadores, no a todo lo que sea automático para evitar que tu mente te traicione, no.

Tienes que enfrentarte al mercado cara a cara para poder así dominar tus debilidades: si tienes miedo, aprende a no tenerlo. Si tienes euforia, aprende a controlarla. Si tienes esperanza, entiende como contrarrestarla. Si tienes nervios, aprende a calmarlos.

No pretendas buscar un sistema para dominar todas tus debilidades porque la búsqueda de un sistema es tu debilidad más grande.

Un consejo si buscas una técnica que de verdad funcione:  aprende a operar en base a soportes y resistencias.

Las 2 maneras ideales de enfrentarse al mercado

Hay 2 formas bien diferenciadas para enfrentarse a los mercados:

PRIMERA: operar en espacios temporales pequeños.

Inconvenientes: cuanto más pequeño sea el espacio temporal en el que operas más difícil será o más experiencia necesitarás para arrancarle dinero al mercado y lograr una consistencia.

La disciplina y gestión del dinero tiene que ser muy férrea y sin ningún resquicio. Los fallos en esta materia pasan una factura muy grande.

Dado que en los espacios temporales más pequeños los movimientos suelen ser más cortos necesitarás tener mucho dinero en tu cuenta para operarlos. Con esto quiero decir, que si ves una oportunidad en un activo que representa 1 euro ganado o perdido por cada punto o pip que avance o retroceda, como podrás ver, operando con 1 solo lote o contrato, si la cotización se mueve 20 pips sólo ganarás 20 euros, menos la comisión.

Por tanto, a un movimiento de 20 pips ó 20 puntos, si quieres sacarle 500 euros de ganancia tendrás que haber operado con 25 contratos. Y esto no lo puedes hacer si tienes 2.000 euros en tu cuenta porque recuerda que sólo debes arriesgar el 2% como máximo del total de esta.

Con esto quiero dejar claro que para operar, tratando de sacar un sueldo en la operativa intradía, necesitas de una gran cantidad de dinero en cuenta. Esto para operar con garantías de éxito, ya que también puedes hacerlo apalancándote mucho pero recuerda que un pequeño movimiento en tu contra significará la quiebra en instantes.

Otra desventaja de operar en espacios temporales muy pequeños es que tendrás que estar continuamente pendiente de las pantallas. A menor espacio temporal más pendiente.
Esto es porque cada vela del gráfico tarda menos en desarrollarse cuanto más pequeño sea el marco temporal o time frame.

El desgaste en este tipo de operativa es muy grande tanto físicamente como psicológicamente. (Y digo físicamente porque estar sentado durante tantas horas seguidas también machaca el cuerpo).

Ventajas: puedes hacer muchísimo dinero en muy poco tiempo.

 SEGUNDA: operar en espacios temporales grandes.

Inconvenientes: el principal inconveniente que se puede encontrar un trader a la hora de operar espacios temporales más grandes es que no tenga la suficiente paciencia para esperar a que se desarrolle el movimiento, ya que este puede durar días, semanas o incluso meses.

La materialización de las ganancias es más lenta en el tiempo, por lo que estas no se podrán conseguir tan rápido como operando de la primera manera. Necesitan de una maduración.

Aunque se necesita menos dinero que en la primera manera, también se necesita un capital adecuado, ya que partiendo siempre de un riesgo máximo por operación del 2%, hay que tener en cuenta que a mayor espacio temporal más lejos tendrá que estar el stop y para ponerlo a una distancia prudencial respetando dicho porcentaje se necesita de cierto capital.

Ventajas: al tardar mucho en formarse una vela y en consecuencia el movimiento de la tendencia (a mayor espacio temporal más tardará), el trader podrá abrir una posición y “olvidarse” de ella, por lo que este tipo de operativa sería la ideal para traders que son pacientes y que desean tener mucho tiempo libre para otros quehaceres. “El dinero crece mientras duerme”. La sensación de libertad es increíble. No está sujeto a ningún horario. Es el escenario ideal. La independencia económica y personal puede llegar a ser total.

En este caso, a diferencia del primero, no se necesita tener un gran capital en cuenta pues al menor número de contratos le compensa el tiempo, que juega a su favor aumentando poco a poco los beneficios.

Ni que decir tiene que, si aun encima, el trader cuenta con un gran capital que le permite abrir esas posiciones de medio/largo plazo con un gran número de contratos o lotes, las ganancias al cabo de un tiempo pueden ser desorbitantes.

Esta manera de operar es la ideal para ir añadiendo cada vez más posiciones al mercado sobre ganancias (promediar a favor) lo cual aun multiplicará más el dinero obtenido.

En esta manera de operar es más fácil identificar las oportunidades exitosas.

 FINAL: está claro que cualquiera de las maneras elegidas por el trader para operar vendrá determinada por diversos factores pero el más importante es que la manera de operar se adapte a su perfil o personalidad.

Queda entonces decir, que operar de la primera manera será más adecuada para trader nerviosos que necesitan acción y la segunda para traders más conservadores dotados de mucha paciencia.

Las técnicas que me llevaron a encauzar mi trading

Mi problema respecto al trading no venía de la forma de operar los gráficos. No venía de utilizar tal o cual fórmula, indicador, oscilador…etc.

Mi problema era de conducta, de disciplina. Me costó mucho adquirir una disciplina. Debí de gastar más de 100 tacos de notas y no se cuantos bolígrafos en 3 años apuntando y apuntando. Era un continuo sin parar de apuntar hasta que al fin, y aunque sigo con el tema de las notas porque siempre estás evolucionando, ya es en plan mas calmado. Ya no necesito cambiar tanto las premisas, ya tengo más claro lo que tengo que hacer.

La verdad es que es un proceso duro el identificar los hilos que mueven tu filosofía de trading de entre tantas variables.

A la conclusión que si he llegado de verdad es que cada trader tiene que buscar su propio camino, no le vale otro ni el de otro. Cada uno es diferentes y aunque podamos coincidir en algún aspecto en común es muy raro coincidir en todos. Y más aun, dentro de esas características comunes habrá matices que hagan que no sean totalmente similares.

Dicho esto, estos son los parámetros principales en los que tuve que incidir tras identificarlos para mejorar definitivamente mi trading:

– EN DIRECTO:

tenía claro que operar en simuladores no me serviría para operar en real, era perder el tiempo. Tenía además la manía de aun cuando operaba en real de irme atrás al histórico para ver que patrones se repetían mas, etc. Vamos que tenía la plataforma en real abierta pero no me centraba en el punto que debía centrarme y a ese punto le pase a llamar “en directo”.

Descubrir esto me llevó tiempo. Lo intuía pero no lo ponía en práctica. De nada me servía identificar los patrones que más se repetían para entrar cuando aparecía alguno de ellos. No, el trading no se podía basar sólo en eso.

Por mi seguimiento de técnicas de deportistas de élite sabía que no podía tratar de encerrar mi juego, mi trading. Tenía que hacerlo espontaneo, flexible. Y eso sólo se conseguía operando en directo, sobre la marcha, en el instante en que se producía la última cotización. Era la única forma de desarrollar mi intuición para los mercados.

Sabía que tenía que enfrentarme a ellos cara a cara y no por las espaldas. Había conseguido superar mi miedo a entrar gracias al stop-loss y había conseguido configurar un sistema muy eficaz para calcular el número de contratos con los que debía abrir una posición.

Así que controlado esto último, lo único que me quedaba era coger experiencia, la experiencia que nadie me podía transmitir. Entonces tuve que hablar con el mercado y decirle que aceptaba su propuesta de que él fuera mi maestro. Nadie podría enseñarme mejor, lo tenía clarísimo.

 – HAZLO MAL, PERO HAZLO:

Sabía que lo único que podía darme un cierto nivel era operando en real y en directo, lo tenía claro. Tenía que operar aun a riesgo de saber que iba a perder dinero mientras aprendía. Tenía que hacerlo, era la única manera. Aunque fuese a 1.000 cursos nunca obtendría la maestría suficiente si no lo ponía yo mismo en práctica, si no me ponía ya manos a la obra.

Una y otra vez venían a mi mente los versos de Confucio:  “Lo oí y lo olvidé. Lo ví y lo entendí. Lo hice y lo aprendí”. 

Con esto en mi mente la única salida era: hacerlo mal, pero hacerlo.
Aprender a perder es la única manera de aprender a ganar. Y así lo hice.

 – NO APUNTES NADA:

Como dije anteriormente, gasté muchos tacos de notas, y fue esencial para llegar a descubrir mis puntos débiles pero una vez identificados estes, apuntar ya no tenía sentido. ¿Qué pretendía o quería apuntar sobre la práctica? Nada, práctica es práctica.

Cuando juegas a un videojuego ¿apuntas algo?, si intentas hacer malabares ¿apuntas algo?, si quieres aprender a jugar al tenis o al golf ¿apuntas algo? No ¿verdad?. Son disciplinas que sólo requieren práctica, como el trading.

Así que perder el tiempo apuntando cosas sólo hacía disminuir mi tiempo disponible para practicar. Por lo tanto, fuera apuntes.

(decir que leer libros y noticias ya lo había descartado en fases más tempranas de mi aprendizaje). Llega un punto en que lo has leído todo y nadie puede ya enseñarte mucho más. La teoría no te hace experto en nada.

– ACUMULA HORAS:

¿Cuál era entonces la táctica adecuada para coger la experiencia necesaria? Pues simplemente acumulando horas de práctica. Practicar, practicar y practicar. Los resultados vienen solos, nada más que hay que centrarse en el proceso de acumular horas de práctica diaria. Cuantas más le dediques más experiencia obtendrás.

Para aprender piano se necesitan 450 horas de práctica, 900 para cantar, 600 para el saxo alto, 1.200 para la flauta, 1.900 para el violín (380 días dedicándole 5h al día), 300 para la trompeta, 600 para el trombón, 150 para la guitarra, 150 para el solfeo. Aprender kung-fu supone 600 horas de entrenamiento y 2 horas aprender juegos malabares con dos pelotas.

Estas horas son necesarias para aprender medianamente estas habilidades, no para ser un virtuoso. Un virtuoso necesita muchísimas más.

Con lo anterior ya lo he dicho todo.

– NO DEJES QUE TU MENTE SE DISTRAIGA:

por tanto queda claro la importancia de la práctica, pero para que esta sea efectiva necesitas que tu mente no se distraiga. Si practicas 15 minutos y lees las noticias 5 minutos, si practicas 15 minutos y te vas al Facebook 10, así no hacemos nada.

La práctica requiere una concentración. La concentración necesita de su tiempo. Y si cuando ya estás concentrado te distraes, el tiempo que necesitas para alcanzar de nuevo un punto adecuado de concentración variará en función del tiempo que hayas estado distraído. Quiero decir que si te distraes 5 minutos tardarás 10 en volverte a concentrar. Y si te distraes media hora, tardarás 1 hora en volver a concentrarte.

– MEDITACION:

lo que si es muy bueno es descansar después de un período adecuado de práctica pero para meditar, para pensar. Es tanta la información que tiene que asimilar el cerebro que si no le das un descanso para ello no avanzarás adecuadamente.

Avanzas más practicando y descansando para reordenar y procesar ideas que haciendo una labor de práctica continua. Meditar te ayuda a organizar todo lo experimentado y a descansar el cerebro para continuar con la práctica.

Además, la meditación te da la calma necesaria para enfrentarte a los mercados. “Vence el que permanece en calma”.

Estos son los puntos principales que han hecho adulto a mi trading. Como se puede ver no son técnicas de entrada y de salida, eso sólo te lo proporciona la práctica. Son técnicas para vencerme a mi mismo. Si no era capaz de vencerme a mi mismo ¿cómo demonios quería vencer al mercado?