Operando sin stops

Cuando empecé hará dos años, me enseñaron a operar sin stops. Ejem. para una cuenta.de 1000e podias abrir 5 posiciones de 0,02. A partir de ahí con sl.conseguí subir bien la cuenta y ahora que pongo stops en todas tengo la cuenta en lateral y no hay manera, de ahí que me salga humo de la cabeza.

Respondiendo a Jaume:

Verás, una de mis premisas principales es:

“Si algo te funciona no lo cambies”

No importa como lo hagas, si tiene base científica o no, o si tiene muchos detractores. Lo que importa es el resultado y no como lo consigas.

En el trading nadie sabe nada y aun queda mucho que descubrir.

Ahora, personalmente, considero que operar sin stops es tirarte de cabeza al vacío. Te lo digo por experiencia.

El stop-loss tiene 2 consecuencias:

  1. corta las operaciones con pérdidas cuando estás equivocado, de manera que tus pérdidas no siguen avanzando.
  2. elimina uno de los instintos más perjudiciales en el trader: el miedo a perder.

Personalmente, en mis comienzos operaba sin stops. Increiblemente, las pérdidas, en la mayoría de las ocasiones, regresaban al punto de entrada por lo que solía acabar sin pérdidas ni ganancias e incluso con algunos beneficios.

De esta manera generé la falsa sensación de que las pérdidas se acaban siempre recuperando, así que reforzaba aun más la idea de operar sin stoploss.

Un mal día el precio no regresó y prácticamente perdí toda mi cuenta.

A raíz de esta experiencia comprendí porque los traders perdedores tienen muchas operaciones con pequeñas ganancias y pocas negativas pero que son las que destrozan su cuenta completamente.

El trader que opera sin stoploss por lo general cierra con pocos beneficios porque cualquier retroceso le hace pensar que va a entrar en terreno negativo. Por lo tanto, su historial refleja muchas operaciones positivas (incluso seguidas) pero con ganancias ínfimas y muy pocas perdedoras pero con pérdidas brutales que acaban con esos pequeños beneficios y con el total de su cuenta.

Las pequeñas migajas no harán crecer tu cuenta

Cuando “coges” tendencia perseguir al precio muy de cerca es contraproducente sobre todo si tu propósito es aprovecharte de ella.

Esto que parece tan fácil resulta realmente difícil de realizar ya que anda dinero por medio. Cuanto estás ganando lo primero que tu EGO te pide es que cierres la posición ante cualquier retroceso (por mínimo que sea) de tus beneficios. Muchas veces le haces caso y lo que sucede es que la cotización se vuelve a recuperar y habrás salido del mercado con unas ínfimas ganancias.

Cuando “agarras” tendencia, lo primero que debes entender es que esta no se va a mover linealmente sino en retrocesos tipo escalera. Si sitúas el stop muy cerca por miedo a que tus beneficio desaparezcan, como comprenderás, más temprano que tarde el stoploss no le quedará más remedio que saltar por muy en tendencia que estés.

Al precio hay que dejarlo respirar para que los retrocesos no nos cierren la posición y así poder optar a mayores ganancias. Pero para ello tienes que ser consciente de que hacer esto supone necesariamente arriesgar una parte de los beneficios para poder recoger unos mayores.

Así que el stop, a una distancia prudencial si no quieres recoger del mercado más que migajas.

Añadiendo lotes a una posición abierta: gestionando la salida

Partiendo de que en todo momento un trader debe aspirar a promediar a favor en vez de hacerlo en contra se debe tener claro que esta operación debe de hacerse siempre sobre beneficios.

No hay una cifra, lugar o porcentaje exacto para hacerlo. El trader debe comprender que el resultado de una buena operación obedecerá en gran parte a su habilidad como operador.

Desde que pones un stop en una posición abierta, el secreto está en saber gestionarlo, en saber moverlo, y como he dicho, esta capacidad solo se logra a base de práctica.

Un stoploss no es un punto fijo, si para las pérdidas (nunca lo muevas) pero no para las ganancias.

El punto exacto no es el más próximo al precio de entrada y aunque funciona mejor alejado que cercano será responsabilidad del trader averiguar la mejor posición para este.

Según la lectura que hagas del mercado el stop estará unas veces más cerca y otras mas lejos, hay situaciones propicias para ambas decisiones.

Y sin ser muy acertado ponerlo muy cerca del punto de apertura y aunque la mejor opción es ponerlo lejos para cubrirse de posibles barridos o retrocesos de la tendencia tampoco es muy conveniente ponerlo demasiado distante.
El motivo es que si lo pones todo lo alejado que te permite tu dinero total en cuenta, si tienes mucho capital, sería algo absurdo y sin sentido. Estarías sacrificando distancia por número de lotes abiertos.

Por tanto, cuanto más alejado esté un stop más podrás cubrirte de retrocesos de tendencia y barridos pero tendrás que abrir la posición con menos lotes.

Y si lo pones muy cerca podrás abrir con más lotes (más ganancias a igual recorrido) pero estarás expuesto a dichos barridos y retrocesos.

Así que esta explicación baste para entender que no puede haber un punto fijo o exacto para situar un stop ideal. Entonces, un término medio siempre será lo más efectivo, y vuelvo a recalcar, la elección de ese punto y de que sea el correcto sólo dependerá de la aptitud del trader.

Volviendo a la adición de lotes en ganancias, todo va gestionado por un stop.

Un stop loss se convierte en un Break Even a medida que lo subes. Si sigues subiéndolo pasa a ser un Trailing Stop y si insistes en ello un Profit Warning.

Por tanto, después de saber como elegir la cantidad adecuada de lotes para abrir una posición, el stop se convierte en el mejor y más importante aliado de un trader para gestionar una salida tanto en pérdidas como en beneficios.

Dicho esto, la labor de un trader se reducirá a 3 premisas esenciales:

1ª.- Desarrollar la capacidad para elegir las mejores entradas en el mercado.

2ª.- Gestionar al número de lotes para entrar.

3ª.- Gestionar toda la operación por medio de las diferentes versiones de stop: Stoploss, Break Even, Trailing Stop, Profit Warning

Añadiendo lotes a una posición abierta:

Una vez que estás en ganancias no conviene subir el Stop-loss inmediatamente a Break Even. El stop hay que dejarlo respirar. Si continuamente estás tratando de proteger tus beneficios nunca serás capaz de dejar correr la posición y sólo serás capaz de lograr pequeñas ganancias.

Tu problema estaría entonces en la parte psicológica del trading, concretamente en la que corresponde al miedo. Miedo a ganar y miedo a perder, los 2 más grandes males en la mente de un trader. No hay que tener tanto aprecio por el dinero, respetarlo si pero ese miedo a perderlo te perjudica de manera que te imposibilita ganarlo, te impide dejar correr la posición y, por lo tanto, cierras ante cualquier pequeño retroceso.

Es por esto que el stop es tu principal herramienta, la que te permitirá vivir del trading.

Entonces debe quedar claro que no hay que correr tras el precio como una madre superprotectora, hay que dejarlo respirar. Así que cuando tienes unas ganancias “curiosas” será el momento de aproximar el stop-loss a Break Even. Desde aquí tu EGO ya descansará un poco mejor, ya que sabe que pase lo que pase no perderás dinero.

Tienes que tener muy en cuenta que no todas las operaciones que abras van a resultar positivas. Y tienes que tener aun más en cuenta que tendrás que sacrificar algunos beneficios para optar a los más grandes.

Pero en Break Even aun no es momento de añadir más posiciones. Primero te has asegurado que ya no vas a perder. Es cuando esas ganancias avanzan cuando tendrás que hacer 2 movimientos:

Primer movimiento.- Añadir un lote a la posición abierta (también con su stop, si o si. Es esencial para no dilapidar las ganancias acumuladas). Con la apertura de esta nueva posición lo que estás haciendo es aumentar tus posibles ganancias en caso de que la cotización siga avanzando a tu favor. (Si no lo hiciese saltaría el stop de esa posición añadida y seguirías gestionando la primera). NO puedes lamentarte si sucede esto, no te puedes venir abajo ante las pérdidas (es muy difícil superar este estado). Cuanto antes asimiles que no podrás erradicarlas más tranquilo te sentirás y más a gusto operarás. Ten en cuenta que tendrás operaciones en las que te saltará el stop (tendrás pequeñas pérdidas), otras en las que ganarás poco y otras en las que ganarás mucho.

Comprende que con el stop y añadiendo lotes, estás limitando las pérdidas y potenciando e ilimitando las ganancias. Esto te dará mucho poder y tu cuenta poco a poco se multiplicará. Todo está en la gestión de la posición por medio del stop tras la elección de la entrada y del número de lotes con que la abrirás.

 Segundo movimiento.-  Ir subiendo el stop de la primera entrada (ahora en Break Even) a medida que vayan incrementándose las ganancias.

Llegará un momento en que el stoploss de la primera y segunda entrada converjan, desde ahí cada vez que se vuelvan a subir dicha subida se aplicará a los dos por igual.

Llegará también un momento en que tengamos los suficientes beneficios para añadir otra nueva posición. Esto será cuando su acumulación te deje arriesgar de nuevo una pequeña parte de los nuevos beneficios obtenidos en conjunto con las 2 operaciones abiertas previamente.

Y así sucesivamente. Para optar a tener ganancias espectaculares siempre tendrás que arriesgar un porcentaje de las ganancias. Esto quiere decir que no serás tu el que salga del mercado (aunque con el tiempo puedes desarrollar el instinto para salir de manera muy precisa en el lugar adecuado, pero esto es obra de muchos años de experiencia. Mientras tanto limítate a dejar que sea el mercado el que te expulse porque sino te arrepentirás de haber cerrado antes de tiempo y de dejar de ganar una buena suma adicional de dinero).

Se trata por tanto, de arriesgar una pequeña porción de beneficios para poder conseguir una suma más grande.

Nunca te arrepientas, si la posición retrocede desde un punto más alto, de haber podido ganar más si hubieses cerrado antes. Si piensas así volverás a las andadas, volverás a retroceder en tu aprendizaje y no serás capaz de acumular grandes beneficios.

Asúmelo, digiere que algunas veces no saldrá como esperas pero cuando salga…

 

¿Cómo debes operar con datos intradía de por medio?

Uno de los mayores dilemas a la hora de operar que se le presentan al trader es el de qué tener en cuenta a la hora de abrir una operación. Qué si gráficos, que si noticias, datos macro…

La mayoría se decantan por todo a la vez, y la verdad, es que para lograr la consistencia en el trading, aunque todos los traders pasemos por las mismas etapas, hay diferentes caminos para llegar al objetivo.

El problema de hacer lo que todos hacen es que tú también harás lo mismo.

Solución: buscar tu propio camino, con todo lo que ello te acarree.

La mayor parte de los traders siguen las noticias, los datos y luego los contrasta con los gráficos para así tratar de determinar el mejor punto de entrada. No contento con esto suele buscar la opinión de otros traders en la red para que estos confirmen su decisión.

Consultar las opiniones de los demás suele ser bastante contraproducente sobre todo en el sentido de que cambiarán para bien o para mal cualquier opinión personal sobre la situación. Siempre tendemos a pensar que los demás saben más que nosotros y que si ellos piensan diferente será por algo y no vas a ser tu el que lleves la razón.

Otra muestra más de la psicología que existe en el mercado y la determinación humana de seguir siempre a la masa, vaya a donde vaya, esté equivocada o no. Si acierta muy bien, que listo soy, y si falla … por lo menos no he sido yo sólo. “Mal de muchos consuelo de tontos”.

Considero que para llegar a vivir del trading la investigación tiene que partir de uno mismo, es vital. Y esto es necesario para refutar o no la información con que nos bombardea el mercado a cada minuto.

Necesitas de una formación y experiencia muy intensa para vivir del trading. Necesitas hacer músculo.

¿Cuántos traders hay que entran intradía en base al calendario económico? ¿Cuantos hay que ganan? No compensa.

A sabiendas de la multitud de traders que se concentran alrededor de la plataforma en horas clave, los creadores de mercado tienen trampas de toda índole. Su favorita; el barrido. Arriba, abajo y a ambos lados a la vez.

¿Mejor stop mental? en mi caso no. No se lo mentalmente fuerte que eres tu, pero la palabra ya lo dice todo: stop-mental. Cuando te expones a dejar que la mente piense te estás metiendo en el peligroso terreno psicológico y es muy difícil, si estás en pérdidas, cerrar con disciplina en todas y cada una de las operaciones.

Fíjate que digo en todas y cada una, porque con que no respetes una sola y el precio no vuelva en esa operación al punto de entrada será tu eliminación como trader.

Por tanto, todo lo que puede ocasionar una pérdida al operador merece la pena desecharlo.

La avaricia no te deja, sabemos que ante un dato a favor de nuestra posición se puede ganar mucho dinero pero como el dato sea en contra y aun encima forme un hueco, no nos salva nadie. Y ya no hablo de si estás apalancado.

Estar apalancado y que la posición corra en tu contra es una de las experiencias más duras que puede vivir un trader.

Ver como se destruye tu capital a marchas forzadas, como se incrementan las pérdidas, como no eres capaz de cerrar porque esperas una recuperación para hacerlo, es dramático. Darse cuenta como aquella primera pérdida, que al principio te parecía grande, ahora ya no te parece tanto y que ahora “matarías” para perder sólo eso.

Una vez que estás perdiendo mucho ya no serás capaz de cerrar. Llega un momento en que lo asumes y dejas correr ya las pérdidas hasta donde sea. Lo has aceptado. Arriesgas la cuenta con la esperanza de recuperarte.

Esto supone horas de espera para la deseada recuperación. Además, el mercado es muy canalla. Tras la caída llega el rebote, normalmente hasta la mitad. Te haces a la idea de que ya se va a recuperar del todo y en vez de cerrar aguantas para ver si llega un momento en que no pierdes nada, el mercado así te lo hace creer que va a pasar.

Incluso puede que promedies (añadas más lotes) para que la recuperación se adelante y de paso si llega la cotización a donde has abierto la primera operación salgas con ganancias. Pero, como digo, el mercado es muy cruel, y cuando vuelves a soñar, a tener esperanza, este se da la vuelta y cae con más fuerza si cabe, machacándote la cuenta y el ánimo.

El resultado lo sabemos todos. Si la cuenta no tiene el suficiente capital para aguantar la sangría, nos visitará margin call. Y si lo tiene, tardarás días, semanas, meses o inclusos años en recuperar tu capital, si lo haces. Días, semanas, meses e incluso años sin liquidez para hacer lo que más te gusta,  trading.

Ante esto, el stoploss, así como pasar de toda aquella situación que te hace perder, está más que justificado.

Y a lo que iba, si operar en base a datos macro intradiarios (calendario económico) significa comprar casi todas las papeletas para perder, la solución es cerrar todas las operaciones antes de que el dato se de a conocer. (Yo ya hace tiempo que lo hago).

¿Es mejor operar sin stop loss?

El modo de defensa o stop del sistema de inversión de Warrent Buffet, a grosso modo, se basa en invertir en empresas con un gran margen de seguridad. Invertir con un gran margen le da la ventaja de entrar en la inversión en un punto donde esta no puede bajar más o si lo hace no va a ser mucho más. Luego sólo es sentarse y esperar.

Claro que la dificultad viene en la elección de esas empresas con el margen de seguridad adecuado y el momento de entrar en ellas.

Cuando empiezas en “esto” del trading, los stops sobran. Si esperas, siempre se recupera la cotización. Esto es lo que siempre se rumorea en la bolsa. (Sólo hay que darse cuenta de la cantidad de gente que aun no ha recuperado el valor del dinero de las acciones que tiene compradas desde justo antes que explotara la burbuja inmobiliaria). Y ya van unos años.

Es lo que tiene seguir consejos ajenos y sin comprobar como “En la bolsa nunca se pierde a largo plazo”. 

Con este pensamiento, miles de traders se pasan al mundo del forex, materias primas…, a través de futuros, cfds… con la idea de operar intradía y vivir del oficio.

¿Qué es lo que suele suceder?  Ya sin contar con el alto apalancamiento con el que suelen “jugar” novatos y no tan novatos (máximo artífice de que la cuenta vuele en minutos. Gestión del dinero nula), se sigue operando sin stop-loss por esa vieja creencia antes comentada de que en la bolsa a largo plazo nunca se pierde.

Y ya sin contar con los factores psicológicos que no dejan que cierres una operación en pérdidas, siempre con la esperanza de recuperarla.

Es verdad, cualquiera puede observarlo cuando opera, que en la gran mayoría de las veces la cotización vuelve e incluso, dejándola correr, puedes incluso, tras haber recuperado las pérdidas, salir con importantes ganancias.

Esto hace que el cerebro relacione no poner stop con recuperación + ganancias.

Y así día tras día, operación tras operación, hasta que llega una, solo una, esa es la pena, que nos devuelve a la triste realidad: con sólo una vez que entremos en pérdidas y la cotización no vuelva al punto de entrada, vale para que nuestra cuenta vaya desapareciendo, y ello se confirme con más rapidez tras haber añadido más lotes o contratos después de haber visto un soporte donde confiamos en que se de la vuelta, pero esto último no llega a suceder.

Como digo, es una pena, porque evitaríamos la mayoría de pérdidas y saldríamos siempre victoriosos si no fuera por esa única operación que nos da al traste con la estrategia.

Por tanto, es indispensable poner un stop, si o si. Una para calmar nuestros miedos psicológicos y otra para no dilapidar nuestro dinero.

El no poner un stop en todas y cada una de nuestras operaciones tiene los siguientes…

EFECTOS SECUNDARIOS:

  • Quiebra de la cuenta: margin call

  • No poder operar más por dicha quiebra

  • Mucho más tiempo del que deseamos sin poder hacer operaciones por culpa de esperar a que las pérdidas se recuperen  (esto es operar a corto para pasarnos a largo por querer aguantar las pérdidas)

  • Si no cerramos las pérdidas no podremos abrir una operación en una posición más favorable, recuperar esas pequeñas y primeras pérdidas y salir con ganancias.

 PSICOLÓGICAMENTE el efecto puede ser lamentable:

– Nerviosismo- ¿qué hago yo ahora si no recupero el dinero perdido?

– Baja autoestima- No valgo para esto, soy un negado…

– Mal humor– Ganas de darle a todo lo que te rodea. Malas contestaciones a la familia.

– Sentimiento de impotencia– No hay forma de arreglarlo a no ser que se recuperen de nuevo las pérdidas.

– Dolores físicos- De cabeza, estómago, ganas de vomitar, sudoración, falta de concentración…

– Desesperación/miedo– Cómo conseguir más dinero para promediar la posición o para recuperar lo que voy perdiendo.

– Aislamiento– Pegado a la pantalla sin hacerle caso a nadie vigilando la posición con la esperanza de que se recupere.

– Insomnio– Consulta de la cotización de madrugada a través del móvil. Estado de vigilia pensando en lo que estamos perdiendo.

– Arrepentimiento- Si vuelve la cotización a donde abrí la operación prometo no volver a operar nunca sin stop.

Todo lo anterior se dispara hasta límites increíbles en proporción al dinero en “juego”.

¿Vale entonces la pena poner un stop-loss en todas y cada una de nuestras operaciones o no?

La distancia del punto de entrada al stop

Particularmente, el stop-loss cuanto más alejado mejor me funciona. ¿Por qué?

Pues básicamente porque las tendencias no se mueven en una línea seguida ascendente o descendente sino en zig-zag o escalera.

Aunque aciertes con la dirección de la tendencia si pones el stop demasiado cerca corres mucho peligro de que este sea tocado. Por lo tanto cuanto mas lejos mejor.

Algunos traders suelen ponerlo muy cerca para así perder menos pero esto es un mal negocio. Esta no es la forma.

Lo ideal es ponerlo tan lejos como nos deje la gestión del riesgo ya que si lo ponemos alejado pero nos saltamos el porcentaje de pérdida elegido (yo uso como mucho el 1% del total de la cuenta) pondremos en peligro nuestro capital.

Así que, stop alejado sí, pero nunca más del 1% desde el punto de entrada. Si te saltas esta regla estas asumiendo demasiado riesgo y eso es lo mismo que no poner stop-loss.

El problema viene ahora para las cuentas pequeñas ya que la distancia desde el punto de entrada al stop, así como la cantidad del número de lotes con los que tenemos que abrir cada operación vendrá determinado por el capital que tengamos en cuenta.

Las cuentas grandes no tendrán problema para poner el stop donde quieran y a la vez operar con un número de lotes adecuado, pero las pequeñas no podrán hacer lo mismo.

Si no tienes dinero suficiente en cuenta tendrás que poner el stop más cerca de lo que pretendías y operar con 1 sólo lote. Cuanto más cerca con más lotes podrás operar y lógicamente, cuanto más alejes el stop con menos lotes podrás operar.

Por lo tanto, lo ideal será primero alejar el stop, si la cuenta nos lo permite, hasta donde lo creamos conveniente y una vez situado calcular el número de contratos con los que podemos abrir la posición.

stop-loss

 

Fijándonos en el gráfico supongamos que entramos al alza en la flecha verde y situamos el stop-loss en el punto 1.

La cotización sube pero llega un momento en que baja por debajo del stop, cerrando la posición y perdiéndonos la posterior subida. Si lo ponemos más alejado (stop-2), la operación soportará el retroceso de la cotización sin tocar el stop y podremos optar a las ganancias cosechadas fruto de la subida posterior.

Detalles de trading

Debe quedar muy claro para cualquier trader que nunca será capaz de acertar el 100% de las veces y más claro aun que nunca podrá vivir del trading sin aplicar un stop-loss en cada una de sus operaciones.

El empleo de un stop tiene 3 utilidades principales:

– limitar muchos de los perjuicios psicológicos que dominan al trader

– evitar que una primera pérdida se convierta en una gran pérdida e incluso irrecuperable

– impedir la pérdida de todo el capital mientras adquirimos la suficiente práctica operativa

Desde luego que no vale cualquier stop. No es lo mismo perder en una operación el 1% del total de la cuenta que el 50%.

Por lo tanto el tamaño del stop-loss cuenta, y mucho. Debemos lograr el mínimo riesgo para el máximo de beneficio. Pero cuidado, aproximar demasiado el stop hará que este salte frecuentemente. No hay una regla ideal para ponerlo pero la que mejor funciona es ponerlo lo más alejado que se pueda respecto al punto de entrada sin incurrir en superar el 1% de pérdida.

Lógicamente cuanto más dinero haya en cuenta más lejos podremos ponerlo. Llegará un momento en que no tendrá sentido ponerlo tan alejado como podamos y es aquí donde aumentaremos el número de contratos con los que operamos. (Cabe señalar que si no eres capaz de ganar dinero con un lote igualmente no podrás hacerlo añadiendo más, por lo que esto es lo primero antes de aumentar los lotes con los que operas: ganar con el mínimo posible).

Así que, nadie nos librará de que por lo menos una vez el stop-loss inicial sea tocado sin poder evitarlo. Por lo que repito: nunca se debe abrir ninguna operación sin él, puesto que muchas veces saldrá bien pero con una sola, vuelvo a repetir, con una sola vez que salga mal…adiós muy buenas.

Por tanto, debemos ser muy conscientes (una vez que aplicamos con disciplina el stop-loss en todas y cada una de nuestras operaciones) que alguna vez vamos a ver como perdemos la cuantía del stop sin poder evitarlo. Debemos contar con esto y por eso lo reducimos al máximo pero sin pasarse (el equilibrio lo encontrará cada uno con la práctica y para cada situación y espacio temporal).

A todo esto habrá muchos momentos en que entremos en beneficios de manera importante como para poder mover el stop al punto de entrada (Brek-Even), y esta es una oportunidad muy grande para seguir reduciendo las operaciones con pérdidas. NOTA: (Hay que tener en cuenta que la mayoría de operaciones con ganancias acaban dándose la vuelta para hacer saltar el stop y sólo son unas pocas las que no lo hacen). Si eres capaz de cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias no hay problema porque esas pocas operaciones con beneficios compensarán con creces la suma de tus pérdidas, pero si no eres capaz de dejarlas correr no te compensará.

Una vez estás ganando y estás haciendo trailing-stop, no debes cerrar la posición cuando ves que ya tienes unas ganancias cuantiosas. El trailing-stop es una práctica que tiene tanta dificultad y que depende sólo de tu experiencia como el Break-Even por lo que tus beneficios vendrán dados de lograr que los retrocesos de la tendencia no te dejen fuera de juego en su avance, pero eso sí, nunca cortes una operación en beneficios por mucho que ganes puesto que la tendencia suele durar mucho más de lo que piensas.

Lo que yo suelo hacer en estos casos es, entonces sí, es aproximar el stop al máximo, de manera que en caso de que salte me quede con unos beneficios que eran suficientes para mi pero no renuncio a tendencias que no tienen prácticamente retroceso y que te dejarán unas ganancias mucho más grandes de lo que esperabas.

Aumentando las probabilidades de ganar

Uno de los objetivos principales de un trader es hacer dinero, esto esta claro. Como también está claro que no es nada fácil. Al principio, es muy complicado porque son muchas las variables que entran en juego.

Y tengo claro que la mayoría de esas importantes variables sólo se pueden llegar a dominar con la práctica. Pero cuidado porque esa práctica, y como he dicho infinidad de veces tiene que ser en real, eso sí, con un número mínimo de lotes. Una vez que eres capaz de ganar (con el mínimo de lotes no ganarás cantidades espectaculares) ya sabrás como ganar con un gran volumen de ellos.

Así que lo primero que debe buscar un trader en su entrenamiento es acertar el mayor número de veces. Es verdad que lo que cuenta al final es la suma de la diferencia entre ganancias y pérdidas, pero si eres capaz de perder muy poco cuando pierdes a la vez que las operaciones falladas son poquitas, entonces las probabilidades de ganar dinero consistentemente aumentan dramáticamente.

Siempre se suele oír lo que he dicho anteriormente: lo que cuenta es la diferencia obtenida entre ganancias y pérdidas. Estoy de acuerdo pero no debemos quedarnos ahí, sino buscar poco a poco la perfección.

Así que si tienes muy pocas operaciones con pérdidas y estas son muy pequeñas cuando lo haces, lógicamente eres un gran candidato a vivir del trading.

El aumento de las operaciones positivas depende del entrenamiento para aprender a distinguir las mejores entradas.
Las pérdidas deben ser limitadas al máximo. Esto se hace poniendo un stop del 1% del total de la cuenta, pero no será suficiente para ganar. Esto último depende de lo bueno que seas corriendo el stop a Break Even.

El stop-loss te protege de pérdidas mayores cuando hemos fallado la entrada y casi ni siquiera has rozado beneficios. Ante esto, la primera pérdida siempre es la mejor.

Pero si has tenido beneficios y has cerrado porque te ha saltado el stop, esto puede ser el detalle que marque la diferencia. Una vez ganancias nunca pérdidas.
Está claro que en muchas de las ocasiones mover el stop a Break Even inmediatamente será más perjudicial que dejar el stop donde está de inicio, pero alcanzar unas ganancias aceptables y cerrar en negativo no es para nada recomendable. Por eso, lo dicho, es fundamental aprender a usar el Break Even, casi más que el trailing-stop.

La primera premisa de un trader es no perder. Siempre vale más no perder que dejar de ganar. Es básico y uno de los pilares principales de la consistencia.

Así que, ya que no podemos cubrirnos al 100% de que nos salte el stop en algunas de las operaciones resulta imprescindible reducir las pérdidas que provoque ese stop-loss minimizándolo incluso por medio del comentado Break Even cuando podamos hacerlo. Y poder no es lo mismo que deber.

De esta manera en vez de contar con las pérdidas que generan siempre los stops-loss, estas estarán repartidas entre las que han alcanzado el stop y las que hemos logrado reducir a la mitad de ese stop e incluso las que han cerrado en cero (Break Even). Así, de esta manera hemos logrado reducir las pérdidas al máximo.

Partiendo entonces de esta base, no tendremos problema en cerrar cuando hayamos alcanzado unos beneficios 3 veces mayores que el stop-loss. Más adelante, cuando seamos capaces de aumentar el número de contratos podrá ser más que suficiente para alcanzar los objetivos económicos.

Pero bueno, esto no se acaba aquí.

Según vayas aumentando el dinero de la cuenta surgirán dos dilemas:

había dicho que el tamaño del dinero en cuenta determina en que espacio temporal puedes operar (por supuesto que no puedes abrir una operación en un espacio temporal de 1 hora si esto te supone que el stop sobrepase el 1% establecido, tendrás que remitirte a uno más pequeño que te lo permita). Pero claro, si ya tienes un capital importante sabes que ya puedes optar a operar en otros time frames más amplios.

Y esto, como decía, suponen dos incógnitas las cuales están relacionadas con el espacio y el tiempo:

  • Si aumentas es espacio temporal en donde abres las operaciones tendrás que tener en cuenta que el tiempo para que se desarrolle el movimiento también aumentará por lo que la paciencia resultará indispensable para el trader. Eso si, esta forma de operar también supone mayor libertad. Así que todo depende del enfoque que le des. Si te gusta seguir la operación de cerca sufrirás operando así y tendrás que remitirte a time frames más pequeños donde se vea más movimiento, pero si te gusta tener libertad, una vez creada la estrategia, abierta la posición, situado el stop-loss y el profit warning, sabes que te puedes marchar tranquilo a donde quieras pues tienes las pérdidas cubiertas y sabes en cuanto lo vas a hacer en caso de que salga mal.
    Tiene sus riesgos y sus beneficios porque te será más difícil subir el stop a Break Even y hacer Trailing-Stop pero por otra parte seguro que no cerrarás la posición antes de tiempo, propio de los que suelen seguir las operaciones muy de cerca.
  • La otra incógnita que te sobrevendrá si no aceptas operar en espacios temporales más grandes viene del stop-loss.

Como ya dispones de bastante suficiente dinero en cuenta para saltar a otros espacios pero no quieres, entonces tendrás que tener una elección:

poner el stop más alejado o aumentar el número de lotes con los que operas.

Si optas por la primera opción habrás ganado seguridad puesto que a mismo % de stop-loss (1%) habrás logrado que tu posición sea más difícil de barrer. En contra de lo que piensan muchos traders, es mejor poner el stop más alejado que cercano, ya que aunque se pierde menos si lo pones muy cerca, este saltará muchas más veces que si lo pones lejos por lo que tendrás muchas más probabilidades de coger un buen movimiento (recordemos las tendencias se mueven en zig-zag y que es muy difícil ajustar al máximo el momento de la entrada por lo que poniendo un stop alejado nos cubrimos de esto).
Entonces, poner el stop más alejado nos beneficia en el lado de que será más difícil que nos lo cacen y si lo hacen seguiremos perdiendo sólo el 1% del total de la cuenta.

Y por otro lado tenemos la opción de en vez de aumentar la distancia del stop, aumentar el número de contratos de manera que seguiremos renunciando a la lejanía del stop pero por otro lado en caso de acertar con la entrada estaremos multiplicando las ganancias.

¿Cuando será entonces el estado ideal?

Cuando seamos capaces de operar con el stop tan alejado como queramos y siempre dentro del 1%, lo cual requiere la suficiente cantidad de capital en cuenta, y a la vez podamos operar con un gran número de contratos. ESTO ES MÁXIMO BENEFICIO Y MÍNIMO RIESGO.

Cada time frame tiene vida propia

Desde siempre creí que la perfección en el trading venía del dominio de cada uno de los espacios temporales y a la vez de su relación de cada uno de estes con el resto de ellos, tanto menores como mayores.

Cada espacio temporal tiene vida propia. Veremos muy buenas oportunidades para entrar en mercado en espacios temporales mayores pero hay diversos matices por los cuales no podremos aprovecharnos de dichas oportunidades, exceptuando esto para cuentas muy grandes.

El problema más importante viene del uso del Stop-Loss. Si tenemos el suficiente dinero podemos actuar u operar en cualquier espacio temporal. Dicho esto es de lógica entender que la cantidad de dinero que tengamos en cuenta determinará el time frame/es en los que podamos hacer operaciones.

Claro que, podemos prescindir del Stop y operar en grandes marcos temporales pero ¿resistirá tu cuenta los retrocesos de los espacios menores?

De ahí que, por tanto, dejemos la suerte para otros menesteres. En el trading si no usas stop-loss te puede ir bien durante un tiempo, pero con una sola vez que falles y no seas capaz de cerrar la posición puede haberse acabado tu aventura como trader.

Así que, aunque nos duela, el stop debe ser el arma defensiva utilizada en todas y cada una de nuestras operaciones.

Me acuerdo, muy al principio de mis primeros pasos en Forex, como mi operativa prescindía del stop. Llegué a tener en muy poco tiempo una rentabilidad de más del 40%. El broker solía llamarme cada semana y me comentaba la importante rentabilidad que iba sumando día tras día.

También me advertía del alto apalancamiento al que sometía mi cuenta. De ahí, junto con la suerte, de la elevada rentabilidad.

Yo abría la posición y a poco que se movía a mi favor ya tenía una importante suma ganada. Me apalancaba bastante y cerraba las posiciones en ganancias muy pronto. A veces esto me favorecía y otras dejaba de ganar más.

Si abría una operación y entraba en pérdidas dejaba que se esta se recuperase, y lo hacía siempre por lo que las pérdidas llegaban a cero e incluso salía con ganancias. Entonces, gracias a que mi cuenta se iba incrementando, yo también aumentaba el número de lotes, me apalancaba cada vez más.

El resultado final no tardó en llegar. Abrí una posición al alza y entré en pérdidas. Como siempre hacía, esperé a que se recuperara. Mientras bajaba, me prometía a mi mismo que si lo hacía no volvería a dejar correr las pérdidas…

… pero esta nunca se recuperó. El 40% de rentabilidad se esfumó y el dinero de mi cuenta inicial, prácticamente, también.

Desde entonces comprendí que el stop-loss sería mi mejor amigo para siempre. Me aliviaba el dolor de barriga. Evitaba que dejase de operar durante muchos aburridos días esperando a que las pérdidas se recuperasen. Se convirtió en mi mejor aliado. Es increíble como el mercado te hace ir superando cada etapa poco a poco a base de palos.

Por tanto, el stop-loss, obligatorio. De ahí que no podamos operar en espacios temporales grandes si no tenemos una cuenta que disponga de un gran capital que nos permita poner el stop de manera de que si este salta no perdamos nunca más del 2% del total de la cuenta.

Si tienes una cuenta pequeña y abres una posición en un espacio temporal diario, por ejemplo, puede que tengas que poner un stop que represente incluso el 50% del total de tu cuenta. Esto es por la distancia que puede haber desde el punto de entrada al primer soporte o resistencia.

Así que, como he dicho anteriormente, el dinero que tengas disponible para operar determinará el espacio temporal en el que puedas hacerlo. O sea, si el tamaño de tu cuenta te deja poner los stops a una distancia en la que si salta sólo pierdes el 2% en un marco temporal de 1 hora, sabrás que puedes operar en este espacio temporal y en todos los que estén por debajo de él.

Afortunadamente, y aunque cada time frame dependa o esté relacionado con los demás, podrás operar independiente en cada uno de ellos pues hay buenas oportunidades y tendencias que podrás aprovechar para ganar un buen dinero.

NOTA: aunque puedas ganar dinero y ser un buen trader operando independientemente un único espacio temporal, será el aprendizaje de la relación que hay entre todos ellos lo que te llevará a alcanzar la excelencia como trader.

 

Observa estos espacios temporales

Son del Dow Jones y sólo varía el espacio temporal. Fíjate en como las velas se van suavizando según el marco temporal es más amplio.

Dow Jones

Dow Jones

Dow Jones

Dow Jones

Dow Jones

Estos gráficos, evidentemente, están mostrando una estrategia clara. Observando la tendencia del espacio temporal mayor (en este caso el gráfico diario) es fácil adivinar que si operamos en espacios temporales menores, todas aquellas entradas u operaciones que hagamos en un escenario como este, sólo obtendremos éxito si, operando en un time frame más pequeño operamos al alza como así indica que hagamos el gráfico diario.

Pero visto esto, ¿no sería mejor entonces tomar como referencia el gráfico diario y abrir posiciones según su criterio sin complicarnos la vida en espacios temporales de 5  minutos que lo único que hacen es aumentar los ingresos por comisiones del broker de turno?.

Está claro que muchos traders, activos por naturaleza, no serán capaces de esperar a que se desarrolle una tendencia que puede incluso abarcar meses desde que se entra hasta que se sale. Esto sería una sola operación en mucho tiempo. Esto sería convertirte en un inversor, aunque tiene cierta similitud con el estilo de inversión de Warrent Buffet: comprar y esperar.

¿Qué haces mientras?

Pues bien podrías ir aumentando contratos sobre beneficios.

O bien podrías operar en gráficos temporales más pequeños pero siempre abriendo posiciones a favor de la tendencia mayor.

He aquí la dificultad extrema de operar intradía. Aunque sepamos hacia donde va la tendencia mayor tendrás que ser igualmente un experto para no entrar una corrección y que no te salte el stop-loss. Es lo que se llama: averiguar el timing de mercado.

Si, eso que piensas. Lo mejor en este caso sería operar sin stop-loss. Pero claro, la tendencia llega un día en que se acaba y si te coge dentro sin haber puesto un stop, puede que sea tu ruina. De manera que prohibido operar sin stop-loss. NUNCA.
Por tanto, está claro que lo  mejor es operar siempre con el stop lo suficientemente holgado que te permita tu gestión del riesgo. Y recuerda: a mayor distancia del stop-loss con el precio de compra, menos contratos podrás abrir y viceversa.