El ritmo en el trading

Cuando estoy operando, normalmente, si pierdo, las pérdidas suelen ser muy pequeñas.

Y cuando estoy en ganancias siempre surge la duda entre cerrar o mantener la posición.

Cerrar la posición significa asegurarme unos beneficios y por añadidura alegrarme si la cotización no avanza más, a lo que era a mi favor antes de cerrarla, o al descontento si la cotización sigue avanzando y veo que si no cerrase habría ganado más.

Este pensamiento es habitual en todo trader y cualquiera de los dos procederes podría ser auténticamente válido.

En caso de dejar correr la posición, nos encontraremos la mayoría de las veces en que esta retrocederá y acabaremos en pérdidas. Pequeñas pérdidas si hemos puesto un stop.

No es nada fácil cerrar en el momento justo, todo viene de la práctica pero es de lo más difícil, así como entrar en el momento oportuno, por eso el stop debería estar alejado al máximo que nos permita la gestión del riesgo, y así cubrirnos con un cierto margen de garantía.

Sólo la experiencia hará que cada vez seamos más precisos en nuestras entradas y salidas.

Cuando tienes un volumen de dinero adecuado en cuenta la técnica de buscar un objetivo a cada operación es más factible, teniendo en cuenta que cada una de las pérdidas debe ser lo más pequeña posible así como elegir el momento más apropiado para entrar y así reducir el porcentaje de operaciones fallidas.

Si has ganado x dinero y 3 operaciones fallidas te dejan de nuevo en rojo, es porque estás operando demasiado y no estás eligiendo bien las entradas. Es algo que no debe suceder. Y es por esto que muchos traders establecen un objetivo diario, semanal e incluso mensual de ganancias, de manera que una vez cumplido cierran la plataforma hasta el próximo día, semana o mes. De esta manera se aseguran un sueldo y no lo dilapidan tratando de operar más. Y si lo hacen sólo arriesgan cuando tienen todas las posibilidades de ganar a su favor.

Por otro lado está la técnica de dejar correr la posición, pero como dije, tiene el hándicap de que muchas veces verás convertir tus ganancias en pérdidas. Para esto existe el Break Even y el Trailing Stop, pero no es tan fácil.

El Break Even, supone que pase lo que pase, cuando lo has hecho efectivo, no perder nada de tu capital pues has subido el stop al punto de entrada. El quid de la cuestión está en saber elegir el momento ya que la cotización subirá muchas veces a ese punto de entrada y te cerrará una operación que podría ser positiva en caso de no correr tan pronto el punto de stop a Break Even.

El Trailin Stop tampoco es fácil. Funciona como el Break Even y aproximarlo demasiado puede hacer que cualquier retroceso de la tendencia te deje fuera de ella y dejes de ganar dinero.

En ambos casos, sólo la experiencia adquirida a través de la práctica hará de ti un mejor trader.

Es muy bueno para el EGO materializar beneficios por muy pequeños que estos sean, pero cuando este ve que podrías haber ganado más de no cerrar, convierte tu estado de bienestar en malestar por no haber dejado correr la posición.

Otro obstáculo añadido a la hora de dejar correr una posición en ganancias viene del propio ritmo del trading. Como sabes, las cotizaciones no se mueven en linea ascendente o descendente sino que suben o bajan en escalera. Esto establece unos ritmos muy difíciles de seguir para el trader que se inclina por dejar correr la posición. El desgaste mental es máximo y sólo la experiencia del operador marcara hasta donde es capaz de llegar.

Como he dicho en algún otro post, los espacios temporales están interconectados entre sí. Esto supone que dejar correr una posición implique tener que soportar periodos de retracción en los beneficios, por ese típico movimiento en escalera que tienen las tendencias. Y este movimiento se incrementa cuando la tendencia se va pasando sucesivamente de un espacio temporal a otro, empezando desde el pequeño al mayor.

Por lo tanto, si al trader le costaba aguantar los retrocesos en sus beneficios en un espacio temporal de 10 minutos no digamos ya si tiene que soportar los retrocesos de un espacio temporal de 4 horas.

Se supone que si ha empezado su inversión en un espacio de 5 minutos y ha sido capaz de aguantar los beneficios que pueden suponer el haber llegado a un espacio temporal de 4 horas ese trader es un trader muy experimentado, con mucha fuerza mental o se ha olvidado que tiene una operación abierta.

Los time frames más pequeños son más «divertidos» para el trader. Cuando tienes que operar en marcos temporales grandes el aburrimiento es máximo porque cada vela tarda un mundo en concretarse (si operas en un time frame semanal cada vela se tomará una semana para formarse).

Así que, a este aburrimiento y ganas de materializar los beneficios se unen todos los procesos mentales perniciosos que se dan en las pérdidas, pero en este caso ante el retroceso de un beneficio.

Cuando has alcanzado un punto máximo de ganancias, cualquier disminución de las mismas es interpretado por el cerebro como una pérdida en sí. Sin embargo, todo es relativo, porque aun estás en beneficios. E incluso son beneficios que hubieses dado por buenos antes de abrir la posición pero sin embargo el haber alcanzado un tope y que este retroceda hace que quieras volver a ese tope de nuevo antes de cerrar. Y lo interpretas igual que una pérdida porque dices: si vuelve a llegar al tope cierro ( en la pérdida dices: si vuelve a llegar al punto de entrada cierro).

Así que la interpretación del cerebro es la misma y en ese afán de recuperar los beneficios perdidos puede caigamos de nuevo en el ciclo de errores que suele tener un trader que está en pérdidas, llegando incluso a dilapidar cuantiosas ganancias por no saber gestionarlas adecuadamente.

Por tanto establezco 2 maneras de ganar:

por objetivo con sus pros y su contras:

A) Pros:
– se cierra la plataforma una vez alcanzados y tiempo libre hasta el próximo día, semana o mes de trading. (Quiero con esto decir que si te has establecido un objetivo mensual de 2.000 euros y los consigues en 1 semana, tienes libre para hacer lo que quieras el resto del mes).

B) Contras:
– seguir operando tras haber alcanzado el objetivo puede suponer obtener más ganancias o dilapidar las obtenidas. Esto será objeto de valoración del trader, pero para mi supone mayor beneficio el tiempo libre que más ganancias.
De hecho suele ser contraproducente operar más una vez obtenido el beneficio esperado.
Y muy importante: las ganancias del trader vienen de un aumento progresivo del número de contratos o lotes con los que opera y no por el tiempo o número de operaciones que hace.

Esto pone algo de manifiesto: «cuantos más contratos o lotes pueda abrir un trader en sus operaciones menos tiempo tardará en conseguir el objetivo y viceversa».

Así que el mayor rendimiento no se logra operando más sino aumentando el número de contratos o lotes tras haber alcanzado el objetivo establecido.

– el trader que opere por objetivos tendrá que tener muy en cuenta que la mayoría de las operaciones ganadoras deberán reportarle, por lo menos, 3 veces más beneficios que cada una de las perdedoras, sino el saldo total de la cuenta se mantendrá igual en el mejor de los casos o irá disminuyendo progresivamente en el peor de ellos.

– por dejar correr las ganancias, lo cual también tiene sus  pros y sus contras:

A) Pros: dejar correr una posición en beneficios suele suponer la obtención de las mayores ganancias a las que un trader puede aspirar con el mínimo esfuerzo.

B) Contras: si el trader no está preparado mentalmente y técnicamente puede ver reducidas grandes ganancias a la mitad o incluso a nada.

Cada uno de los estilos tiene sus seguidores y detractores. Lógicamente, los mejores resultados no dependen del sistema utilizado sino de la afinidad o preferencia que el trader muestre hacia cada uno de ellos y esto es porque siempre obtienes tus mayores resultados en aquello con lo que más te identificas, con aquello que más te motiva o te sientes mejor.

La manera más difícil de que te barran un stop-loss

Primero decir que aunque se puede ganar dinero operando contra-tendencia, las verdaderas ganancias se hacen operando a favor de la misma.

Hay que tener en cuenta que no siempre hay tendencia. De hecho, la mayoría de las veces el mercado no tiene un clara tendencia establecida.

De esta manera, si hemos decidido operar a favor, debemos esperar primero a que se establezca una claramente.

Tratar de buscar el giro del mercado es una de las peores técnicas de trading (los resultados cantan), y sin embargo, por nuestros sesgos psicológicos, es una de las más utilizadas por los traders.

Ante un movimiento en una dirección de la cotización, la mente establece que esta se ha movido excesivamente y crea un sentimiento de querer entrar a la contra.

Por lo normal suele suceder ese retroceso (y hacernos incluso entrar en ganancias por un momento) pero después, la cotización vuelve a tomar el camino original y sube con más fuerza en contra de nuestra operación.
De nada vale que hayamos puesto un stop-loss. Este será sobrepasado una y otra vez.

Por lo tanto la forma más segura y la más difícil de que nos barran un stop sería la siguiente:

1.º- Identificar la tendencia y no entrar si no estamos seguros de la existencia de esta.

2.º- En vez de entrar a la contra tras un nuevo máximo, entrar en un retroceso de la tendencia. (Sólo este pequeño detalle hará que el stop sea más difícil de ser alcanzado).

tendencia

En la figura de arriba puede verse lo evidente. Si entramos a la contra en cada nuevo máximo, con un stop sobre él, este será barrido una y otra vez por el avance hacia arriba de la tendencia.

En cambio, si esperamos para entrar al retroceso de la tendencia podremos poner un stop más ajustado y que este sea más difícil de ser alcanzado. La señal de entrada tras el retroceso sería la confirmación de una vela azul alcista tras el retroceso de la serie de velas en rojo.

Ni que decir tiene que si entramos en la primera o segunda oportunidad con sólo dejar correr la posición no tendremos que entrar varias veces sino sólo una. Además, los puntos de retroceso son una excelente oportunidad para añadir nuevos lotes o contratos a la posición inicial.

NOTA: decir que esta estrategia sólo es eficaz usando las velas Heikin Ashi.

Cada time frame tiene vida propia

Desde siempre creí que la perfección en el trading venía del dominio de cada uno de los espacios temporales y a la vez de su relación de cada uno de estes con el resto de ellos, tanto menores como mayores.

Cada espacio temporal tiene vida propia. Veremos muy buenas oportunidades para entrar en mercado en espacios temporales mayores pero hay diversos matices por los cuales no podremos aprovecharnos de dichas oportunidades, exceptuando esto para cuentas muy grandes.

El problema más importante viene del uso del Stop-Loss. Si tenemos el suficiente dinero podemos actuar u operar en cualquier espacio temporal. Dicho esto es de lógica entender que la cantidad de dinero que tengamos en cuenta determinará el time frame/es en los que podamos hacer operaciones.

Claro que, podemos prescindir del Stop y operar en grandes marcos temporales pero ¿resistirá tu cuenta los retrocesos de los espacios menores?

De ahí que, por tanto, dejemos la suerte para otros menesteres. En el trading si no usas stop-loss te puede ir bien durante un tiempo, pero con una sola vez que falles y no seas capaz de cerrar la posición puede haberse acabado tu aventura como trader.

Así que, aunque nos duela, el stop debe ser el arma defensiva utilizada en todas y cada una de nuestras operaciones.

Me acuerdo, muy al principio de mis primeros pasos en Forex, como mi operativa prescindía del stop. Llegué a tener en muy poco tiempo una rentabilidad de más del 40%. El broker solía llamarme cada semana y me comentaba la importante rentabilidad que iba sumando día tras día.

También me advertía del alto apalancamiento al que sometía mi cuenta. De ahí, junto con la suerte, de la elevada rentabilidad.

Yo abría la posición y a poco que se movía a mi favor ya tenía una importante suma ganada. Me apalancaba bastante y cerraba las posiciones en ganancias muy pronto. A veces esto me favorecía y otras dejaba de ganar más.

Si abría una operación y entraba en pérdidas dejaba que se esta se recuperase, y lo hacía siempre por lo que las pérdidas llegaban a cero e incluso salía con ganancias. Entonces, gracias a que mi cuenta se iba incrementando, yo también aumentaba el número de lotes, me apalancaba cada vez más.

El resultado final no tardó en llegar. Abrí una posición al alza y entré en pérdidas. Como siempre hacía, esperé a que se recuperara. Mientras bajaba, me prometía a mi mismo que si lo hacía no volvería a dejar correr las pérdidas…

… pero esta nunca se recuperó. El 40% de rentabilidad se esfumó y el dinero de mi cuenta inicial, prácticamente, también.

Desde entonces comprendí que el stop-loss sería mi mejor amigo para siempre. Me aliviaba el dolor de barriga. Evitaba que dejase de operar durante muchos aburridos días esperando a que las pérdidas se recuperasen. Se convirtió en mi mejor aliado. Es increíble como el mercado te hace ir superando cada etapa poco a poco a base de palos.

Por tanto, el stop-loss, obligatorio. De ahí que no podamos operar en espacios temporales grandes si no tenemos una cuenta que disponga de un gran capital que nos permita poner el stop de manera de que si este salta no perdamos nunca más del 2% del total de la cuenta.

Si tienes una cuenta pequeña y abres una posición en un espacio temporal diario, por ejemplo, puede que tengas que poner un stop que represente incluso el 50% del total de tu cuenta. Esto es por la distancia que puede haber desde el punto de entrada al primer soporte o resistencia.

Así que, como he dicho anteriormente, el dinero que tengas disponible para operar determinará el espacio temporal en el que puedas hacerlo. O sea, si el tamaño de tu cuenta te deja poner los stops a una distancia en la que si salta sólo pierdes el 2% en un marco temporal de 1 hora, sabrás que puedes operar en este espacio temporal y en todos los que estén por debajo de él.

Afortunadamente, y aunque cada time frame dependa o esté relacionado con los demás, podrás operar independiente en cada uno de ellos pues hay buenas oportunidades y tendencias que podrás aprovechar para ganar un buen dinero.

NOTA: aunque puedas ganar dinero y ser un buen trader operando independientemente un único espacio temporal, será el aprendizaje de la relación que hay entre todos ellos lo que te llevará a alcanzar la excelencia como trader.

 

El Stoploss temporal

Has identificado ya la posible oportunidad para entrar en el mercado.

Has averiguado el número de contratos con los que vas a abrir la posición.

Ya sabes donde vas a poner el stoploss.

Te das prisa porque el movimiento puede ser inmediato así que le das al «click» y estás ya en el mercado.

Estás impaciente saltando de un espacio temporal a otro esperando a que arranque de una vez la cotización tal y como habías previsto. Estás preparado para cerrar cuando llegue al objetivo. ¿Por qué no lo hace de una vez y todos contentos?

No para de haber dientes de sierra, arriba y abajo. La operación está durando más de lo que había pensado. El letargo es abrumador. A veces parece que quiere arrancar pero vuelve al sitio donde abrí y amenaza incluso con bajar.

Tras mucho tiempo esperando, finalmente baja y me toca el stoploss cerrando la posición.

Esta es una secuencia muy frecuente. Quizás hasta te suene de haberte pasado a ti en varias ocasiones.

Para ganar dinero en el mercado tienes primero que eliminar todo aquello que te hace perder. Más que eliminar , porque es imposible hacerlo del todo, sí mitigar las pérdidas.

Cuando aprendemos a perder es siempre más fácil ganar después. Cuando las pérdidas son pequeñas y aunque estén distribuidas en varias operaciones, será siempre más fácil recuperarlas cuando vengan las operaciones buenas.

Cuando abres una operación y esta tarda más tiempo del que consideras normal, la mejor estrategia es cerrarla incluso antes de que llegue al stoploss. Acertarás en un porcentaje bastante elevado de las veces que te ocurra.

Esta es una estrategia que no podrás de ninguna manera hacer con un sistema de trading mecánico. El mercado quiere siempre que te enfrentes a él cara a cara. Quiere nobleza y premia al trader valiente y experimentado.

Sólo podrás reaccionar a los vaivenes del mercado operando como un trader discrecional. El mercado tiene vida, está cambiando continuamente, y sólo puedes percibir y adaptarte a esos cambios operando en su propio campo.

Con el sistema mecánico careces del poder de reacción y de imaginación que distingue a los traders de éxito.

¿Se debe aproximar el StopLoss a Break Even o no?

Si me hacen esta pregunta y me dicen que me tengo que decantar por una u otra, sin duda dejo el stop en el sitio inicial.

Desde luego que la pregunta supone muchos matices, pero la experiencia me ha mostrado que me ha saltado el stop en muchas de las ocasiones en las que lo he corrido al punto de entrada por querer salir sin perdidas en el supuesto de que la cotización se diese la vuelta.

El precio no suele moverse en linea recta y la mayoría de las veces vuelve sobre sus pasos para luego insistir en volver por el camino tomado inicialmente. Y es en esos retrocesos donde nos suele pillar a contrapié, sobre todo si hemos aproximado el stop a Break Even.

Lo vemos más claro en la imagen:

supongamos que entramos a la baja en el punto A. El stop estará en los 14.700 puntos.

Entonces sucede que la cotización baja hasta A1, de manera que confiamos en que el precio no se da la vuelta y bajamos el stop a punto de entrada o B.E (punto A).

Entonces el precio vuelve sobre sus pasos y alcanza el punto B, a muy poca distancia del Break Even, para volver de nuevo a bajar.

En esta ocasión no nos ha alcanzado el stop pero en un nuevo retroceso sí lo hace ( punto C ). Lo hace por muy poco pero lo hace. Así que nos acabamos perdiendo la bajada posterior por no haber dejado el stop en su sitio inicial.

La técnica del Break Even se trata de un movimiento estratégico que requiere de gran destreza. Pasa lo mismo con el trailing stop. Casi siempre nos perdemos la tendencia por seguir el precio demasiado cerca.

Por querer perder menos dejamos de ganar más.

Es por tanto, más un acto de habilidad que de técnica. No hay un punto exacto para aproximar el StopLoss a Break Even y que este no sea barrido.

Yo, sinceramente prefiero abrir la posición, situar el stop de manera que ya se la pérdida que puedo asumir y dejar que el precio haga lo que tenga que hacer. Si va en mi contra asumo la pérdida y si no lo hace se que me esperan las ganancias.

Cuando agarras la tendencia buena el precio no volverá a por tu stop.

¿En que me baso para hacer esta afirmación?

Pues básicamente supone la estrategia contraria a la que adopta un perdedor. Este suele entrar en el mercado y si la posición va a su favor cierra rápido con pequeñas ganancias. Pero si en cambio, la posición va en su contra deja correr las pérdidas el tiempo que haga falta. Además como está sobre-apalancado, la destrucción de la cuenta es cosa de horas.

Así que luego, cotejando el historial de operaciones, puede verse que ha tenido 25 operaciones con pequeñas ganancias y 5 ó 6 con pérdidas de las cuales 1 de ellas ha sido la causante de la quiebra de la cuenta.

Es por tanto pura psicología que no técnica.

El ganador hace lo contrario. Primeramente calcula el número de contratos con los que puede entrar para no apalancarse más de lo que debe.

Después sitúa el stop de manera que las pérdidas siempre serán pequeñas. Cuando da con la operación que estaba esperando deja que esta corra. El stop le protege. Sabe lo que puede perder pero no lo que puede ganar por lo que la deja días incluso si hace falta.

Me hacen mucha gracia los traders que si operan intradía cierran la operación, caiga quien caiga, antes de que este acabe. ¿Por qué? _ que diría Mourinho.

¿Por qué cerrar una posición que nos está dando ganancias por el mero hecho de que eres un operador intradía o porque eres un Scalper?. Que no señores, que no es así. ¿Vas a dejar de ganar dinero porque llega el fin de día y sólo operas intradia? Por favor… Si soy scalper e intuyo que va a seguir la tendencia a mi favor, me convierto en lo que sea si hace falta.

¿ Qué hacen la mayoría de los que se suponen scalpers o traders intradía cuando llega el final del día y están en pérdidas? Pues si, aguantan la posición sin cerrarla cuando deberían hacerlo.

¿ Qué hacen la mayoría de los que se suponen scalpers o traders intradía cuando llega el final del día y están en ganancias?

Cierran la posición no vaya ser que mañana se despierten y pierdan lo acumulado. Pues entonces, ¿por qué te saltas las reglas si estás en pérdidas y si estás en ganancias respetas tu condición de scalper?

Pura psicología que diría yo.

Pues sin irme del tema, que ya me fui, decía que el trader perdedor, mirando su historial de operaciones, se caracteriza por tener muchas operaciones con pequeñas ganancias y pocas perdedoras pero con grandes sumas en negativo.

Y el especulador con éxito justo lo contrario. Tiene un historial con muchas pequeñas operaciones con pérdidas y pocas con ganancias pero estas le arrojan grandes beneficios.

Y aquí viene otra cuestión psicológica (la psicología supone un 85% del éxito en el trading). Un trader sin experiencia no es capaz de soportar por mucho tiempo una serie, de por ejemplo, 10 operaciones seguidas con pérdidas esperando a que llegue esa única operación que borre la suma de las pérdidas de esas 10 malas entradas y aun encima acabe con ganancias.

Así que, traspasando por mucho el puro objetivo técnico de este post, mas le valdría al especulador centrarse más en cuestiones que rodean la psicología del trader que en cuestiones puramente técnicas muy elaboradas que nunca le llevarán a vivir del trading.

¿Eres trader o tienes vocación de pitoniso?

La manía que tenemos los traders a la hora de interpretar un gráfico es la de tratar de adivinar el próximo movimiento de la cotización y aun más divino el tratar de acertar con el lugar donde la cotización se va a dar la vuelta . Este acto se asemeja más a la labor de un vidente que a la de un trader.

Es cierto que tras años y años observando gráficos vas adquiriendo un sexto sentido pero de ahí a adivinar los movimientos… eso ya son palabras mayores.

Es muy frecuente ver en los diarios financieros análisis de valores donde dan precios objetivos. Me supongo que será para rellenar páginas y enganchar lectores. No tengo que probar nada, basta consultar sus propias hemerotecas para ver el porcentaje de aciertos. Por cierto, sana costumbre que todos deberíamos añadir, y no sólo para comprobar dicho porcentaje de aciertos sino para ver la aberrante lista de vaticinios económicos que nunca se han producido.

Claro que si eres director de un diario y una empresa viene con una suma de dinero para hablar bien de la misma…viviendo en el mundo corrupto en que vivimos… Sólo hay que fijarse en las agencias de rating para observar dichos sesgos preferitistas e interesados.

Pues a lo que iba, el trading, quitando la información privilegiada, es un «juego» de probabilidades, y sólo eso.

Las noticias, los gráficos, te dan serias pistas de por donde pueden ir los tiros, unas veces esas señales son más claras y con mayor probabilidad de acierto, pero nunca al 100%.

Tras la pausada espera, la oportunidad siempre acaba apareciendo. No merece la pena operar por operar, sabrás cuando esa oportunidad aparece porque parece que te habla al oído. No dudes entonces en entrar, si dudas esa es la oportunidad que esperabas. Así que, paciencia. La paciencia es una de las armas más preciadas del especulador con éxito.

Si esperas correctamente a que las señales «te hablen» habrás evitado esas «inútiles y perdedoras» operaciones que has abierto entre el camino que hay desde una buena oportunidad a otra. No sobreoperes, no destruyas tu cuenta por la inquietud de querer estar en el mercado todo el tiempo.

Saber estar fuera del mercado cuando no conviene es una gran cualidad en un trader. Como dice Warrent Buffet: «tienes una ventaja frente al mercado., y es saber decir No.»

Por tanto, como el trading es un «juego» de probabilidades sólo abrirás una operación cuando el % de probable ganancia sea próxima a 100. Digo próxima porque es muy difícil encontrar una al 100%.

En el otro lado estará el StopLoss por si fallas en tu intento. Podrás fallar 4, 5 ó 10 veces pero si lo sitúas y ejecutas como Dios manda, la limitación en las pérdidas hará que cuando venga la operación buena estás queden neutralizadas y acabes en ganancias.

Como utilizar el Break Even

Para los que no lo sepan, la técnica de Break Even supone mover el StopLoss, una vez que estamos en ganancias, hasta el punto de entrada de manera que si la cotización retrocede no tenemos ganancias pero tampoco pérdidas.

El problema es que, muy frecuentemente, la mayoría de los traders lo aproximan nada más entrar en ganancias y de esta manera en el 90% de los casos acaba saltando para luego ver que la cotización se gira en sentido de la entrada primitiva y nos queda esa cara de tonto viendo como la cotización va en la dirección que habíamos previsto mientras se ha cerrado la posición y dejamos de conseguir unos buenos beneficios.

El Break Even es una herramienta poderosa pero difícil de usar.

Yo mismo, prefiero que me salte el StopLoss a subir el Break Even, salvo que las ganancias sean ya sustanciales. Hacer esto me evita muchos cierres de posición aun a pesar de arriesgar la pérdida por stop, llegando de todas maneras a compensar incluso.

Veamos la secuencia en el gráfico:

Supongamos que has advertido una señal para abrir «cortos» tras haber identificado un máximo menor que el anterior (A). Entonces entramos en ese punto y ponemos el stop más arriba ( 1,2957).

La cotización comienza a bajar y entramos en beneficios.

Se establece otro máximo más bajo en el punto B por lo que movemos el stop hasta el punto de entrada (punto A). ¿Pero que sucede entonces? Pues que la cotización sube justo hasta ese punto A y se nos cierra la posición por no haber dejado el StopLoss en el sitio inicial. No perdemos pero dejamos de aprovecharnos de la gran bajada que viene después.

El lema de un trader es dejar correr las ganancias por lo que estar aproximando el StopLoss en cada oportunidad es una de las estrategias más malas que hay.

Sí se puede hacer cuando las ganancias son muy buenas. Volviendo al gráfico haríamos bien situarlo en B.E tras la bajada espectacular, pero siempre con un margen amplio que nos cubra de posibles rebotes.

Lo principal es respetar siempre el stop para evitar perder lo imperdible.
Muchas veces estarás en ganancias y te saltará el Stop inicial perdiendo las ganancias y aun encima el margen arriesgado.

Pero no te preocupes porque cuando aciertas de verdad con la operación, la cotización no regresará a por tu stop.

El trading es pura psicología y no vivirás de él hasta que logres entender de que manera esta afecta a los movimientos de cada mercado.

Detalles que marcan la diferencia de tu trading

Son muchos los detalles que pueden influir para bien o para mal en la cuenta de un trader. Una vez que has alcanzado cierto nivel suelen ser los que determinen que acabes en positivo o en negativo.

Además, cuando crees que todo lo estás haciendo bien, esos pequeños detalles que en un principio pasan desapercibidos porque no los consideras importantes, el mero hecho de no considerarlos como he dicho, importantes, hacen que socaven o debiliten tu estado mental.

Son detalles tan pequeños que te parece mentira haber salido en negativo por culpa de ellos. Pero son la piedra angular, son el «efecto mariposa» de tu trading. No los subestimes.

No todos son los mismos para todos los traders pero hay algunos que sí son bastante comunes y uno de ellos podría ser este:

  • Uno de los que más minan la moral del trader sucede cuando ha adivinado la tendencia y abre una posición a su favor pero el stop es barrido por uno o dos pips para luego retomar la dirección esperada con fuerza. Esto acaba «machacando» al más curtido de los traders porque le ha saltado el stop por nada y aun encima ha dejado de ganar mucho dinero porque la cotización, una vez saltado el stop, se mueve a su favor.

El trader se lamenta una y otra vez de la oportunidad perdida.

Ante este tipo de situaciones no puedes hacer nada, sino aprender de ello.

Aprenderás a poner cada vez el stop más lejos teniendo en cuenta que nunca arriesgarás en ello más del 1%, 2% como máximo del total de tu cuenta.

Hay otra cosa más que puedes hacer, y es volver a entrar, recuperar lo perdido por el stop y tratar de salir con ganancias. Pero esto debes hacerlo con cabeza porque la situación anterior seguramente haya golpeado el punto de flotación de tu disciplina, así que, si sólo entras por despecho, para tratar de darle una lección al mercado, puede que entres justo cuando este se de la vuelta logrando perder el doble de lo inicial.

Así que mucho ojo con tus emociones. El buen trader es un animal sin emociones, pierda o gane. Y vigila todos esos pequeños detalles que hacen que tu cuenta no avance. Unos traders tendrán unos y otros tendrán otros diferentes. Es labor de cada trader pasar el trabajo de descubrir cuales son los que le afectan a él. Desgraciadamente nadie puede hacer ese trabajo por ti.

El trading es un oficio de mucho sacrificio y es por esto que sólo llegan unos pocos a lo más alto.

Colocando el StopLoss

Uno de los momentos que entraña más dificultad para un trader surge a la hora de colocar el StopLoss.

Al principio la tendencia natural es la de ponerlo lo más próximo posible al precio de entrada, puesto que así la pérdida será menor. La consecuencia de este procedimiento es un barrido del stop en casi la totalidad de las ocasiones.

 

Hace falta mucha, mucha experiencia para colocar un StopLoss tan próximo y salir indemne de ello.

Aun encima, ese contante cierre de posiciones por el salto del stop una y otra vez provoca en el trader un sentimiento de frustración muy grande, porque aunque ahora ya es capaz de colocar los stops y respetarlos, no ve provecho de ello.

A estas alturas supongo que sobra decir que el trading no tiene reglas fijas. Con ello quiero dar a entender que no hay una regla standard ni una cantidad exacta que indique el sitio apropiado donde poner el stop. Unas veces estará más cerca y otras más lejos, el trading es un arte y por tanto requiere flexibilidad, la flexibilidad que da la experiencia.  La flexibilidad que da a cada trader el arte necesario para intuir el mejor punto de stop.

Lo mismo puede valer para el Break Even. Subir enseguida el stop a B.E suele tener los mismos efectos que colocar el stop muy próximo al punto de entrada.

Los mercados tienen vida y no trazan una linea recta en su caminar sino que las cotizaciones van y vienen pasando por un mismo punto varias veces. Incluso cuando has adivinado la tendencia, un stop demasiado próximo puede provocar que los típicos dientes de sierra de la misma te dejen fuera de juego.

Para calcular un posible StopLoss fiable tenemos que tener en cuenta el espacio temporal y el mercado o activo en el que vamos a abrir la posición. Vamos a verlo con un ejemplo:

imaginemos que hemos establecido una tendencia en determinado valor y el espacio temporal en el que vamos a seguir el desarrollo de la cotización del mismo. Lo primero que debes hacer es consultar el gráfico histórico del valor en cuestión.

Fíjate en la imagen. Hemos identificado una tendencia alcista en el marco temporal de 1 hora.
El siguiente paso será averiguar cuantos puntos o pips suele retroceder cada vez que la tendencia alcista da marcha atrás.

Vemos que el máximo retroceso que ha tenido dentro de la tendencia alcista a sido de 99 pips para luego seguir subiendo. Esto quiere decir que debemos colocar el stop como mínimo a 99 pips del punto de entrada para que los típicos retrocesos de una tendencia no nos dejen fuera de juego cada dos por tres.

NOTA: el gráfico sobre el que he hecho el estudio para el ejemplo sólo abarca 12 días por lo que para obtener un punto lógico de StopLoss más fiable, cada trader deberá hacer un estudio sobre el histórico del mercado en el que suele operar. Cuanto más atrás se remonte el histórico más fiable será el estudio.

Cabe destacar otra característica de la buena práctica de calcular el retroceso histórico de una tendencia.  Si tras calcular y aplicar dicho retroceso histórico, nos salta el stop, podría estar indicándonos un posible cambio de tendencia, un posible giro de mercado. 

Como podrás comprobar, podrá seguir saltándote el stop, pero la mayoría de las veces agarrarás bien la tendencia sin que este te salte.
Otra cosa. Sólo podrás poner el punto adecuado de StopLoss si tienes el suficente capital para hacerlo. El stop supondrá el 1% del total de tu capital, el 2% como máximo.
Con esto quiero decir que si el estudio te indica que pongas el stop a una distancia de 100 pips y tienes un capital en cuenta de 3.000 euros, el 2% supone 60 pips, por lo que sólo podrás poner el stop a una distancia de 100 pips al 2% si tienes un capital total de 5.000 euros. Y si arriesgas el 1% deberás tener un capital de 10.000 euros para poder poner el stop  a 100 pips de distancia, contando, claro está, con que cada pip valga un euro. Hay activos en que vale menos y otros en los que vale más.

Y recuerda: «trata siempre de ir aumentando el número de contratos y nunca el riesgo».  Este es el camino correcto.

El stoploss como protección

Cuando empiezas a operar lo normal suele ser cortar pronto las ganancias y dejar correr las pérdidas.

Para evitar esto acabamos situando stoploss en nuestras operaciones para conseguir por lo menos cortar pronto las pérdidas. Esto que es un gesto esencial no siempre da los resultados deseados.

Muchas veces situamos el stop muy cerca del punto de entrada por lo que salta fácilmente por los continuos movimientos en zig-zag del mercado o bien, nos lo barren cuando lo situamos muy cerca, debajo de un soporte si entramos al alza o encima de una resistencia si entramos a la baja.

Si entonces decidimos alejarlo más, salta con menos frecuencia pero al fin y al cabo continua saltando.

Esto acaba desesperando al trader que ve como su cuenta va acumulando muchas pero pequeñas pérdidas. Por lo general esto tendría que ser lo normal pero nuestra mente lo que busca es acertar el mayor número de veces. No le importa que tengamos muchas pequeñas pérdidas y pocas pero grandes ganancias y que la suma de ambas nos de positivo.

La mente quiere el premio inmediato, por lo que el trader se desespera y busca una y otra vez el sistema que le de ese % de aciertos elevado que le haga sentir bien.

Pero bien, ¿qué pasaría si no ponemos el stop de protección?

En mis muchos años operando he experimentado como en la inmensa mayoría de las ocasiones en las que he abierto una posición sin aplicar el stop, y esta cogía el sendero de las pérdidas, al final la cotización regresaba al punto de entrada e incluso se ponía en positivo para acabar saliendo con buenas ganancias.

Este frecuente suceso lo único que hace es reforzar el hábito de operar sin stop pues prácticamente siempre la cotización regresaba.

Pero, desgraciadamente, lo que también he constatado y experimentado en mis propias carnes, es que con sólo una vez, repito, con sólo una única vez en que la cotización no regrese habrás tirado por la borda todo el dinero acumulado durante tanto tiempo y aun encima peligrará el total de tu cuenta original.

Vamos a verlo en el gráfico:

Imaginemos que entramos a la baja en el punto A. La cotización en un primer momento se mueve a mi favor pero pronto se da la vuelta y llega hasta el punto B. Por supuesto estoy operando sin stoploss, por lo que espero con esperanza su regreso. En este caso lo hace, regresa de nuevo al punto de entrada e incluso baja más (hasta el punto C) dejándome  algunas ganancias si cierro la posición.

Pero si no la cerrase o si el movimiento no llegara nunca a alcanzar de nuevo el punto de entrada (A) puedes ver perfectamente en el gráfico como, tras haber tomado la cotización la senda alcista y no regresar, las pérdidas serían muy abultadas.

Por tanto, siempre stoploss en todas nuestras operaciones. «La primera pérdida siempre es la mejor»