La manera más difícil de que te barran un stop-loss

Primero decir que aunque se puede ganar dinero operando contra-tendencia, las verdaderas ganancias se hacen operando a favor de la misma.

Hay que tener en cuenta que no siempre hay tendencia. De hecho, la mayoría de las veces el mercado no tiene un clara tendencia establecida.

De esta manera, si hemos decidido operar a favor, debemos esperar primero a que se establezca una claramente.

Tratar de buscar el giro del mercado es una de las peores técnicas de trading (los resultados cantan), y sin embargo, por nuestros sesgos psicológicos, es una de las más utilizadas por los traders.

Ante un movimiento en una dirección de la cotización, la mente establece que esta se ha movido excesivamente y crea un sentimiento de querer entrar a la contra.

Por lo normal suele suceder ese retroceso (y hacernos incluso entrar en ganancias por un momento) pero después, la cotización vuelve a tomar el camino original y sube con más fuerza en contra de nuestra operación.
De nada vale que hayamos puesto un stop-loss. Este será sobrepasado una y otra vez.

Por lo tanto la forma más segura y la más difícil de que nos barran un stop sería la siguiente:

1.º- Identificar la tendencia y no entrar si no estamos seguros de la existencia de esta.

2.º- En vez de entrar a la contra tras un nuevo máximo, entrar en un retroceso de la tendencia. (Sólo este pequeño detalle hará que el stop sea más difícil de ser alcanzado).

tendencia

En la figura de arriba puede verse lo evidente. Si entramos a la contra en cada nuevo máximo, con un stop sobre él, este será barrido una y otra vez por el avance hacia arriba de la tendencia.

En cambio, si esperamos para entrar al retroceso de la tendencia podremos poner un stop más ajustado y que este sea más difícil de ser alcanzado. La señal de entrada tras el retroceso sería la confirmación de una vela azul alcista tras el retroceso de la serie de velas en rojo.

Ni que decir tiene que si entramos en la primera o segunda oportunidad con sólo dejar correr la posición no tendremos que entrar varias veces sino sólo una. Además, los puntos de retroceso son una excelente oportunidad para añadir nuevos lotes o contratos a la posición inicial.

NOTA: decir que esta estrategia sólo es eficaz usando las velas Heikin Ashi.

Practicando las salidas

La mayoría de los traders, sobre todo en las fases iniciales e intermedia-avanzada, centran todos sus esfuerzos en la búsqueda de un sistema de entrada que le ofrezca un máximo porcentaje de acierto.

Hay que tener en cuenta que, muchas de las veces, acertar con la entrada, no quiere decir que nos de unos beneficios adecuados sino que hay que dividir dichas entradas en dos grupos: las de mala calidad y las de buena calidad.

Podríamos poner en un primer grupo a aquellas en las que nos da para cubrir comisiones y poco más, y en las que hay que estar muy atentos para no salir incluso con pérdidas.

Y en el segundo grupo aquellas, menos frecuentes, que son las que de verdad nos darán los beneficios.

Por lo tanto, que quede claro que acertar con la entrada no quiere decir beneficio inmediato en todas ellas.

De ahí la necesidad de esperar con todo el temple del mundo a que aparezca la que consideramos clara oportunidad, en la cual nos centraremos y trataremos de hacer la máxima cantidad de dinero.

No suelen abundar estas operaciones por lo que adquirir la suficiente práctica para distinguirlas de otras de menor calidad es fundamental para llegar a vivir del trading. Todo lo que no se parezca a esto tendrá como común denominador la fatal sobreoperación.

Como decía al principio, la mayoría de los traders «gasta» el 80 % del tiempo en la búsqueda de un sistema satisfactorio de entradas pero casi no prestan atención a lo más importante: como salir de una posición.

Si era básico saber elegir las operaciones adecuadas, más básico es saber salir de una posición.

Es más, si el trader dedicara el 80 % del tiempo a investigar como salir en vez de como entrar tendría gran parte del camino recorrido que se necesita para llegar a ser un trader consistente. Casi aseguraría incluso que podría entrar al azar sabiendo como salir.

Para lo único que puedo usar un gráfico histórico ( los que me siguen habitualmente saben que considero esencial la práctica en real y nunca en simulado) es para practicar las salidas.

Son dos, prácticamente, el tipo de salidas las que debemos practicar para  una operación:

– Como salir en caso de entrar en pérdidas: stop loss, como máximo el 2% del capital total para el total de operaciones abiertas en el momento (yo suelo usar el 1%).

– Como salir cuando estamos en beneficios: trailing stop. Es lo mas complicado y lo que debe ser objeto del mayor tiempo de entrenamiento por su claro sesgo psicológico.

El Ego quiere ver rápidamente la ganancia materializada. Dicho ímpetu por provoca cierres antes de tiempo evitando ganancias más abultadas por no dejar correr los beneficios.

A su vez, el miedo hace que cerremos la posición ante cualquier pequeño retroceso por temor a que los beneficios se evaporen e incluso entremos en pérdidas.

Es curioso que en ese momento no nos demos cuenta que las cotizaciones se mueven a golpes de escalera y casi nunca en un ascenso lineal puro y duro.
Por tanto es más bien un problema psicológico que técnico el que debemos tratar.

Como utilizar el Break Even

Para los que no lo sepan, la técnica de Break Even supone mover el StopLoss, una vez que estamos en ganancias, hasta el punto de entrada de manera que si la cotización retrocede no tenemos ganancias pero tampoco pérdidas.

El problema es que, muy frecuentemente, la mayoría de los traders lo aproximan nada más entrar en ganancias y de esta manera en el 90% de los casos acaba saltando para luego ver que la cotización se gira en sentido de la entrada primitiva y nos queda esa cara de tonto viendo como la cotización va en la dirección que habíamos previsto mientras se ha cerrado la posición y dejamos de conseguir unos buenos beneficios.

El Break Even es una herramienta poderosa pero difícil de usar.

Yo mismo, prefiero que me salte el StopLoss a subir el Break Even, salvo que las ganancias sean ya sustanciales. Hacer esto me evita muchos cierres de posición aun a pesar de arriesgar la pérdida por stop, llegando de todas maneras a compensar incluso.

Veamos la secuencia en el gráfico:

Supongamos que has advertido una señal para abrir «cortos» tras haber identificado un máximo menor que el anterior (A). Entonces entramos en ese punto y ponemos el stop más arriba ( 1,2957).

La cotización comienza a bajar y entramos en beneficios.

Se establece otro máximo más bajo en el punto B por lo que movemos el stop hasta el punto de entrada (punto A). ¿Pero que sucede entonces? Pues que la cotización sube justo hasta ese punto A y se nos cierra la posición por no haber dejado el StopLoss en el sitio inicial. No perdemos pero dejamos de aprovecharnos de la gran bajada que viene después.

El lema de un trader es dejar correr las ganancias por lo que estar aproximando el StopLoss en cada oportunidad es una de las estrategias más malas que hay.

Sí se puede hacer cuando las ganancias son muy buenas. Volviendo al gráfico haríamos bien situarlo en B.E tras la bajada espectacular, pero siempre con un margen amplio que nos cubra de posibles rebotes.

Lo principal es respetar siempre el stop para evitar perder lo imperdible.
Muchas veces estarás en ganancias y te saltará el Stop inicial perdiendo las ganancias y aun encima el margen arriesgado.

Pero no te preocupes porque cuando aciertas de verdad con la operación, la cotización no regresará a por tu stop.

El trading es pura psicología y no vivirás de él hasta que logres entender de que manera esta afecta a los movimientos de cada mercado.