Si no adaptas el sistema a tu forma de ser no lo conseguirás

Son miles los traders que leen y leen libros sobre sistemas que han hecho ricos a otros especuladores. Son otros tantos los traders que ven como el mismo sistema aplicado de la misma manera no les funciona.

Esto es lo bonito del trading, no se puede construir un sistema de trading que le vaya bien a todo el mundo. La razón es simple y lógica. Si todo el mundo ganase se acabaría la especulación en los mercados (cuando alguien está ganando dinero, otra persona, en algún lugar del mundo (la contrapartida) lo está perdiendo).

Es por eso que lo que te pueda contar cualquier persona de éxito sobre como ha conseguido hacerlo, sólo te valdrá como indicación, o como los pasos que tendrás que seguir.

Mira que no habrá personas que hayan leído el libro de «El inversor inteligente» de Ben Graham, el mentor de Warrent Buffet, sin embargo, Warrent Buffet sólo sigue habiendo uno.

Son muchas las circunstancias que intervienen en el éxito de una persona: la motivación, edad a la que empieza, tiempo que le dedica, etc, etc, pero lo que de verdad vale para lograr un objetivo es adaptar la disciplina en la que se quiere destacar a la personalidad de cada individuo.

Salía esta semana una referencia sobre ello: Steve Jobs, un gran amante, que sólo tuvo un amor – Apple

Cuando te gusta hacer algo por encima de todas las cosas que te puedas imaginar, cuando haces de ello tu forma de vida, cuando de verdad te apasiona, es entonces cuando tienes más probabilidades de encontrar el éxito. Y no se trata de buscar dicho éxito, no se trata de buscar un fruto a toda costa, sino de centrarte en el proceso. El proceso será el que te lleve al resultado, muy al contrario de lo que solemos hacer. Perdemos en tiempo en buscar el resultado sin darnos cuenta de que es el trabajo, el proceso de trabajar sobre ello, lo que hace que consigamos resultados.

«Si me dieran 8 horas para talar un árbol, emplearía 6 en afilar el hacha». _ Lincoln

Así que los resultados en el campo que nos ocupa, el trading, no vendrán de copiar el sistema de otro trader, sino el de adaptarlo a nuestra forma de ser.

Otra frase de Lincoln lo resume todo: «Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son.»

De eso se trata, de la necesidad de buscar nuestro propio camino, de tener la autoestima necesaria para hacerlo, de no guiarnos por los demás, de refutarlo nosotros mismos por medio de nuestras propias investigaciones.

Por lo tanto, el sistema de trading, para que funcione, tendrás que adaptarlo a tu personalidad:

– si eres nervioso, impaciente, buscas rápidos resultados …  el trading intradía no es para ti. El trading intradía necesita dedicación, necesita que le mimen durante muchas horas al día. Es el sacrificio que te pide, nadie te va a dar algo por nada, el sacrificio es temporal pero la gloria para siempre. Si eres impaciente acabarás sobreoperando. Si no tienes la calma suficiente cerrarás los beneficios antes de tiempo. Si tienes prisa por irte de la oficina seguro que la mejor oportunidad se forjará 5 minutos después de que te hayas ido. El mercado no espera por nadie, eres tu quien tiene que ir a su búsqueda. Igual, la mejor oportunidad surge a las 3 de la madrugada y no mientras operas de 12 a 2 de la tarde.

Así que tienes que ir adaptando el trading a tu forma de ser, al tiempo que tienes para operar, a tu tranquilidad, a tu disciplina o indisciplina. Igual otro trader es capaz de ganar dinero en un espacio temporal de 4 horas, pero tu sacas más provecho en un time frame de 10 minutos. Lo que le vale a uno puede no valerle a otro y viceversa.

Igual operas mejor el Oro y otro especulador el Dax.

Quizá te gusta hacer operaciones rápidas que duren como mucho una hora, o quizá eres de los que prefieren dejar la posición abierta varios días, o semanas.

Igual eres un crack abriendo posiciones cuando se forma un doble pie y otro lo es operando en resistencias.

Puede que tu mejor forma de entrar sea a través de catalizadores que surgen de diversas noticias. Kostolany, ese famoso especulador, solía leer los titulares del periódico en su cama todas las mañanas y a raíz de ello tomaba sus acertadas decisiones. Seguro que en análisis técnico no agarraba ni una positiva.

Gann, que era un experto en análisis técnico y que fue capaz de alcanzar rentabilidades superiores al 1.000 % en un mes, seguro que tendría balance negativo intentando interpretar las noticias como lo hacía Kostolany.

Está claro que hay muchos caminos para lograrlo, lo que debes entender es que tu debes buscar el tuyo. Nadie lo va a hacer por ti. No te enfades con el mercado ni con la plataforma, enfádate contigo mismo si no eres capaz de hacer lo que hay que hacer, nadie te va a masticar la comida por ti. Tienes que asumirlo, por muchos libros que leas, por muchos cursos a los que vayas, por muchas conferencias que oigas del mejor especulador de todos los tiempos , por mucho que dicho especulador te escriba su sistema delante tuyo.

O te mueves, y creas tu propio sistema adaptado a tu personalidad o forma de ser, o fracasarás en el intento.

La columna vertebral de un sistema de trading

Por mi carácter curioso estoy probando cosas continuamente. No sólo me afecta al trading sino a mi vida cotidiana. Temo perderme algo bueno sin yo saberlo.

Esto, que parece una ventaja, puede no serlo tanto. Todos los extremos son malos.

Cuando adoptas un trabajo como una filosofía de vida, lo que sucede en la vida real sueles trasladarlo hacia el trading, en este caso, y lo que te sucede en el trading lo enfocas hacia la vida real.

Por otra parte, solemos acumular de todo en el trastero, encima del armario… Yendo ya al mundo informático, solemos guardar cualquier cosa en CDs, DVDs, Pen Drives, Discos duros, etc, etc, y todo con el fin de darle uso algún día.

Yo lo se y tu también que nunca o prácticamente nunca volverás a hacer uso de esa información, ni de lo del trastero tampoco, …

Siempre has estado guardando cosas por si algún día te hacen falta, pero eso sólo ocurre una vez… si ocurre.

Es verdad que hay un refrán que dice: » El que guarda siempre tiene» , pero también hay otro que comenta: «Nunca te juntes con un perdedor esperando a que su suerte cambie»

Cuando investigas algo sobre trading, llega un momento en que siempre te encuentras con una bifurcación.  Te obliga a decidirte por un camino u otro, no puedes avanzar por los dos.
Muchas veces te encontrarás con este dilema. Y acabarás preguntándote si el camino elegido será el bueno o no.

El mejor trading, las mejores operaciones, la cercanía a la consistencia, viene cuando has sido capaz de simplificar tu operativa y rutina al máximo, de manera que te has quedado con la esencia.

En el trading no vale acumular trastos en el trastero por si más adelante te hacen falta. En el trading lo debes tener claro. Las reglas, la rutina, deben estar bien definidas.

Un ejemplo que también vale para la vida real:

Como dije al principio, por mi carácter investigador suelo probar todo lo nuevo que encuentro a mi paso, no quiero perderme algo bueno por no haberlo probado. Esto me lleva a pasar el trabajo de probar 100 cosas para encontrar 1 ó 2 que realmente merezcan la pena. Pierdo mucho tiempo en ello. Es como hacer un camino en zig-zag.

Esto se refleja, aunque parezca una tontería, tanto en el trading como en la vida real. Por este motivo siempre tardo más en concluir una cosa, siempre tardo más en llegar a los sitios porque tiendo a dar rodeos… Quiero que quede todo tan perfecto que me pierdo en cosas secundarias, que tienen la mínima importancia. Pero es que siempre quiero tener todos los cabos atados. Llego siempre al objetivo pero reconozco que podía invertir mucho menos tiempo en ello.

Mi mujer: tiene sus tareas programadas.  Siempre hace la misma rutina. Escoge lo verdaderamente importante de las cosas, la esencia… y cuando te das cuenta ha acabado todo con mucho mejor resultado que tu y aun encima le sobra un montón de tiempo. Esto es eficiencia.

Y esta eficiencia es la que debes buscar para tu trading en vez de perderte en cosas secundarias tratando de encontrar un mejor camino. Esta forma de actuar puede tenerte entretenido toda la vida sin encontrar nada que lo mejore.

Mientras los demás avanzan tú estás dando vueltas.

Por tanto, el trading tengo claro que lo rigen 3 grandes pilares fundamentales:

– Gestión del dinero

– Psicología

– Técnica (entrada y salida)

Esto sería lo más importante, la columna vertebral de un sistema de trading.

Con todo lo que he explicado anteriormente debe quedar claro que el trabajo de un trader consiste en buscar el principio activo que rige a la gestión del dinero, el principio activo que rige la psicología de cada trader y el principio activo que rige la técnica de entrada y salida de una operación.

Encontrados estos, todo será constancia y disciplina. Estos serán los engranajes que hagan que tu sistema sea preciso como un reloj suizo.

Especificándolo un poco más:

  • una vez que tengas un sistema de gestión del dinero que te diga donde poner el stop y el número de contratos con los que abrir una operación habrás encontrado el principio activo del primer pilar.
  • una vez tengas unas reglas para tu personalidad y puntos débiles, tendrás definido el principio activo del segundo pilar.
  • y una vez que tengas clara una técnica para abrir una posición y para cerrarla, habrás encontrado el principio activo para el tercer y último de los pilares.

Así que cuando tengas los 3 principios activos de los 3 pilares fundamentales, no te pierdas ya en pequeñeces que no van a cambiar el resultado.

Y, finalmente, aunque sean 2 mundos totalmente diferentes pero sólo para que se pueda entender un poco mejor el principio que quiero trasladar al trading, valga este burdo ejemplo.
Salvando la distancia, voy a compararlo con el fútbol: si tienes un buen central, un buen centrocampista y un buen delantero, todos los demás puestos serán sólo de apoyo. Tendrás un equipazo (un muy buen sistema de trading) aunque los demás puestos restantes estuviesen ocupados por mediocres.

Pues en un sistema de trading lo mismo, la columna vertebral será la gestión del dinero, la psicología y la técnica de entrada y salida. Todo lo demás será apoyo.

Crea tu propio estilo de trading

«No se trata de hacer el mejor sistema sino el de hacer el peor pero que te vaya bien a tí»

Con esta confusa frase quiero recalcar algo muy importante:

Debes crear un estilo propio que será el que te identifique entre los demás traders

Tendemos a copiar lo que hacen los demás. Está bien hasta cierto punto, pero te encontrarás que el resultado sigue siendo el mismo. Nada de nada.

Tienes el sistema ganador de otro trader pero a ti no te funciona, ¿Por qué? Pues porque sencillamente te falta la experiencia que tiene ese trader. Esas horas acumuladas, esas horas de vuelo que le dan la veteranía que a ti te falta.

No te engañes entonces, no te va a valer el sistema de otro trader. Sí te pueden servir sus maneras a la hora de operar, si te puede servir que te diga el camino que ha recorrido y como lo ha hecho para así poder seguir sus pasos.

Fíjate lo que te digo: ¡ para poder seguir sus pasos !. Si alguien hace el Camino de Santiago, podrá indicarte por donde ir, en que albergues dormirás mejor, cuantos kilómetros debes andar al día, en fin, te explicará su experiencia, cómo ha hecho para hacerlo, igual que el trader. Pero el camino, si quieres hacerlo, tendrás que recorrerlo tu mismo, nadie más lo va a hacer por tí.

Y una vez lo hagas será cuando estés en condiciones de explicárselo a los demás. De explicárselo digo, no de hacérselo.

El trading es más de lo mismo.

Te pueden explicar una técnica, una forma de operar, pero si no la pones en práctica no te valdrá para nada.

Cuando operas en real y tienes pérdidas, volver a hacer otra operación te cuesta Dios y ayuda. Tienes miedo de perder otra vez. El stop te ayuda pero, si entras y vuelves a salir con pérdidas, el miedo a abrir de nuevo una posición se acrecienta. Y, seguramente, por este motivo te perderás las mejores operaciones.

Una vez tienes definido el stop-loss y el número de lotes con los que entrar no debes tener miedo de entrar una vez que veas la señal. Puede que sigas perdiendo, es lo más seguro, pero esas pérdidas harán que poco a poco aprendas a librarte de ellas.

Perder te enseña a ganar. Si tienes miedo y evitas entrar, entonces no aprenderás nunca.

Eso si, ten cuidado de no acabar con todo tu capital antes de obtener la experiencia necesaria. Si no eres capaz de ganar dinero (será poco claro, pero primero se trata de ganar consistentemente) con lo mínimo que puedas abrir una operación, no vas a ganar tampoco aumentando los lotes con los que operes.

Durante buena parte del aprendizaje, serán muchas las incógnitas que se te planteen. Lo que si debes tener muy claro es que desde tus comienzos tendrás que apuntar en una lista lo que te funciona. Esa lista la irás cambiando muchas veces, pero de lo que se trata es de crear un estilo propio que de forma a tu trading, a tu manera de operar.

Por supuesto que al principio cambiará mucho más rápido para luego quedarte con unas premisas que perdurarán en tu vida como trader, que serán las que te funcionen, y que estarán expuestas, lógicamente, a cambios (ya que el trading es una continua evolución) pero esos cambios ya serán mínimos, serán más bien un acto de pulir más esas reglas, de hacerlas más personales, más refinadas, y como digo, definirán tu estilo intransferible como trader.

De ese estilo surgirá una idea a la que deberás ser siempre fiel. Es necesario además que así sea. Si no te quedas con una idea, dudarás, y las dudas son demoledoras.

La esencia que le queda al trader de cada etapa que pasa

El objetivo de acumular horas de práctica sobre los gráficos es obtener la experiencia necesaria para, algún día, vivir del trading. Según vas avanzando en tu práctica vas superando diversas etapas. Es sólo perseverar, hacer horas y poco a poco te encontrarás en un peldaño más arriba.

Son varias las circunstancias que hacen que te quedes en el descansillo y no puedas subir más escaleras y tengas que bajarlas entonces, a veces, de repente.

Pero como siempre, si quieres llegar alto, tendrás que levantarte y volver a intentarlo de nuevo.

Por el camino te encontrarás muchos obstáculos. Cuando te enfrentas a uno que semeja insalvable puede que estés a punto de cruzar una puerta, de superar una nueva fase. Esa dificultad extrema, casi siempre indica que una nueva etapa está cerca y que tendrás que darlo todo para llegar a ella.

De cada fase te quedará su esencia, esa que tu mente asimilará como lo más importante de cada una:

Técnica:

en la etapa de la búsqueda del Santo Grial, una vez superada, te encontrarás con que no hay una táctica de entrada segura al 100%. Que el éxito a la hora de entrar depende de tu maestría, de saber identificar las oportunidades verdaderas, que sólo cuenta tu experiencia.

En este aspecto nadie te puede ayudar. Podrás ver figuras o patrones que se repiten pero, aunque tengan un porcentaje de acierto elevado, nunca se comportarán igual, y que se desarrollen o no como tu piensas dependen del contexto presente y no del pasado. La interpretación de la misma, basada en la experiencia del propio trader, determinará el acierto o no.

Con esto quiero decir que todo el mundo puede ver una figura de doble techo, que generalmente es bajista, pero la diferencia entre un trader que la acierte o no dependerá de si este, en el actual contexto presente, la interpreta como que va a suceder o no, independientemente de que la figura sea bajista.

Capacidad de reacción:

es la capacidad que tiene un trader para reaccionar a imprevistos. Cuando pase por esta fase comprenderá porque un sistema automático de compra-venta no puede funcionar nunca.

Los sistemas son mecánicos, no tienen capacidad de reacción, y cuando lo hacen ya es tarde.

El trader tiene que estar dispuesto a seguir sus reglas pero también a romperlas cuando sea necesario.

La mente, por tanto, es el sistema de trading más importante para un especulador. No debe tratar de encerrar sus emociones en un sistema mecánico de trading, sino reeducar su mente y exponerla al mercado. Esta es lo suficientemente potente y flexible como para adaptarse con éxito al medio en que va a moverse.

Atención:

son muchas las distracciones en las que nos vemos inmersos a lo largo de la jornada de trabajo.

El trader debe tener claro lo que quiere hacer y cuales son sus objetivos.

Partiendo de la premisa de que «eres más experto en aquello a lo que más tiempo le dedicas» está claro que si quieres ser un virtuoso del trading tendrás que devorar horas y horas frente a la plataforma.

Debes lograr que tu mente no se distraiga a cada momento. La concentración, el enfoque, es la clave del éxito.

Sistema:

y de todas las fases quedarán unas reglas que constituirán tu sistema de trading. Pero cuidado, el sistema resultante obedece más bien a una serie de premisas que debes seguir con disciplina. La mayoría de los traders (normalmente novatos) se refieren a un sistema como una serie de parámetros que dan órdenes de entrada y salida en un gráfico. Esto es un sistema de trading mecánico, y por esta causa su cuenta acabará quebrando.

Las reglas que tienen que salir, las que regirán un verdadero sistema será algo parecido a lo siguiente, pero personalizado para cada trader. Vamos, que si quieres vivir del trading nadie hará por ti, porque no se puede hacer, el respectivo trabajo duro que es propiedad de cada uno, y que dará lugar a la experiencia, que es intransferible y que diferencia a un trader de otro:

– Opera sólo a la baja, siempre hay un mercado a la baja. Identifica catalizadores bajistas basados en el gráfico, que casi siempre suelen ir por delante de las noticias. Vende en resistencias. A mayor espacio temporal mayor relevancia.

– Evita todo lo que te hace perder. Mira el calendario económico para estar fuera del mercado antes de anunciar datos importantes. Cualquier hueco contra tu posición invalidará tu stop-loss y le pegará un bocado a tu cuenta. Siempre vale más dejar de ganar que perder. Cuidado con las posiciones abiertas el fin de semana.

– x objetivo ganancias, x objetivo pérdidas.  Cerrar cuando se cumpla uno de los 2. Si sigues operando con el objetivo de ganancias cumplido puede que las dilapides. Si sigues operando con el objetivo de pérdidas cumplido puedes incurrir en nuevas pérdidas y te será imposible compensarlas con el excedente de los días en que superas el objetivo. (A veces, movimientos bruscos hacen que acabes por encima del objetivo de ganancias esperado).

– Atento al mercado o te perderás las mejores oportunidades

– No entres nunca antes de que se confirme la señal

– Stop alejado, no lo muevas, asume las pérdidas.

– Deja correr las ganancias hasta, por lo menos, lograr la mitad del objetivo diario. Deberás determinar si merece la pena dejar correr las ganancias o no una vez cumplido el objetivo. Si lo haces, corre el stop a objetivo del día.

– Paciencia para esperar la operación adecuada y entrar con timing correcto. Paciencia para aguantar los retrocesos en ganancias.

– Disciplina para seguir la rutina

Todas las reglas están sujetas a cambios continuos y lo que hoy es así mañana no lo será. Es lo que tiene la acumulación de horas, la acumulación de experiencia. Llegará el día en que dichas reglas se incorporen a tu mente operativa y todo fluya automáticamente.

Entrenando en real

«Hazlo mal pero hazlo», esta es una de las máximas principales de un trader. ¿Por qué? Pues porque al trading se le gana primero desde el corazón (pasión, perseverancia, vocación) y después desde la práctica.

La práctica, el entrenamiento, es esencial desde el día en que descubres que el trading es un Arte, y nunca una profesión sujeta a reglas fijas, desde el día en que descubres que nunca habrá un sistema 100% perfecto, desde el día en que descubres que por muchas horas de vuelo que tengas a las espaldas el mercado siempre acabará cazándote en alguna operación.

Entender que nunca vas a lograr el 100% de tus operaciones, ni mucho menos, es muy importante para abrirle paso a las ganancias.

Con las pérdidas siempre se aprende algo, como se suele decir, a ganar.

La mente aprende de las experiencias vividas e incluso visualizadas. Es muy flexible, se adapta a todas las situaciones y trata de aprender de cada situación, le busca una solución. Es por eso que para lograr ser un gran trader tienes que grabar en tu escritorio la frase citada al principio del post: «Hazlo mal, pero hazlo», y si puede ser en real doble sentido tendrá el dicho.

Si hay algo que me hizo evolucionar a marchas forzadas fue la acumulación de horas de práctica sobre los gráficos. Al estilo de un videojuego, salvando las diferencias, comienzas quedándote sin vidas hasta que de repente, fruto de insistir e insistir, de practicar y practicar, ves que haces una puntuación muy alta y que cada vez pasas más pantallas (fases en el trading).

Es por eso que ningún trader, ni tu mismo, conseguirás un sistema de trading automático que te permita vivir del trading. En un videojuego no puedes establecer unos parámetros automáticos. Todo te viene, todo te acecha de todos los lados. En el trading lo mismo, si estableces reglas mecánicas estás muerto como trader. Debes por eso practicar sólo en real, para coger la experiencia que necesitas, para salir victorioso de la mayor parte de trampas que te está tendiendo el mercado a cada momento.

Tratar de establecer un sistema mecánico es limitar las posibilidades de reacción.

Quiero que se entienda: SOLO ES OPERAR Y OPERAR, OPERAR Y OPERAR, OPERAR Y OPERAR. TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS, TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS, TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS

Como si tuvieses mono de trading, como si fueras un auténtico adicto.

No hay otro secreto, en serio.

¿Qué es lo que debes controlar cuando operas en los mercados?

El trading no es solo operar y ya está. Son muchos los parámetros que hay que controlar antes de operar, mientras lo haces y después.

Las variables que tiene que tocar cada trader no son las mismas para todos. Estas tienen que personalizarse. Los puntos débiles y fuertes no son para todos iguales.

Según van pasando las horas de operativa, investigación, etc. se va haciendo un camino. Ese camino no es ni mucho menos recto y requiere que bebas en muchas fuentes para poder seguirlo.

En mi caso son los siguientes puntos los que considero esenciales trabajar:

 

TÉCNICA:  sin duda, sin técnica no hay nada. El trading no es cosa del azar y acertar con las operaciones requiere de un buen dominio del análisis técnico. O trabajas las figuras clásicas o te buscas tú otras, pero tienes que practicar horas y horas sobre un gráfico para aprender cuando se pueden dar las mejores oportunidades.

Para lograrlo, yo, aparte de operar todos los días en real, destino un mínimo de 2 horas aprox. diarias a investigar sobre históricos de gráficos. La consistencia a la hora de entrenar lo es todo.

En una lista iba apuntando las técnicas que más rendimiento me daban las cuales iba perfeccionando poco a poco.

 

PSICOLOGÍA: los golpes más duros que te da el mercado (sin contar las pérdidas de capital) van dirigidos a tu linea de flotación: el cerebro. La inmensa mayoría de malas sensaciones que he tenido con el trading las he curado a base de stop-loss. El stop es como la aspirina, te cura la mayoría de los malos tragos psicológicos que te produce el trading.

Dentro de la psicología pueden aparecer otros subcampos también muy importantes. Cada uno debe reconocer los suyos. En mi caso supuso un lista de frases que leía todos los días para reeducar el cerebro y enseñarle lo que debía hacer. Son muchas las listas que he tenido que elaborar hasta llegar a completar una a partir de la cual casi nada varío. Cada una de estas frases ha evolucionado hasta simplificarla al máximo pero si consultásemos su «árbol genealógico» podría descomponerse en un folio lleno de frases relacionadas:

– Acumula horas de práctica, todo se irá dando.

– No dejes que tu mente se distraiga

– Prioriza y no tengas miedo a empezar la tarea

– Atento al mercado para no perderte las mejores oportunidades

– Hazlo mal, pero hazlo

– Te sientes mejor, realizado, si haces tus tareas

– Empieza el camino y evita salirte de él.

 

 RESTRINGIDO: además de imponerme unas frases emocionales también tuve que hacer otra lista con algunas tareas que debía restringir al máximo o incluso eliminar durante mi jornada de trading:

– Twitter

– Facebook

– Correo

– Estadísticas

– Otras cosas ( planificar viajes de fin de semana, consultar la webs que no tienen nada que ver con el trading, solucionar problemas que no tenían que ver con el trabajo, etc, etc, etc, etc, etc).

– Noticias (las noticias fue como el yonki que quiere dejar de drogarse y no puede. Muy duro). Una me llevaba a otra y me encontraba a media mañana leyendo el Marca sin haber empezado a operar.

 

PROGRAMA: el programa supone las tareas diarias que debo realizar.

– Operar (In/Out). (Esto es entrenar gráficos con el mercado abierto (operando en real) y con él cerrado (históricos de gráficos), las máximas horas posibles).

– Postear. (El blog es imprescindible para mi. Antes de tenerlo escribía lo mismo pero en una libreta. Me ha ayudado y me ayuda a evolucionar y a fijar conceptos nuevos y viejos que son fundamentales para mi operativa).

– Meditar. (La meditación ha logrado mostrarme el camino más corto. Me ha contestado a muchas preguntas).

– Estiramientos, vibropower, running, hipopresivos. (El trading se hace sentado y quieras que no tantas horas sentado acaban por entumecerte. «Mens sana in corpore sano»).

– Alimentación. (Suelo llevar una alimentación sana y no fumo ni bebo). Los traders tenemos que comportarnos como deportistas de élite. Me gusta mucho leer sus programas de entrenamiento, sobre todo el alimenticio y el mental.

– Video/ lectura ingles. (Lo poco que se de inglés es gracias a la traducción de escritos en la lengua anglosajona con ayuda de un diccionario y viendo vídeos subtitulados en español. Para mi, lo más efectivo y sobre todo barato.

– Lectura de estrategia. (Leer libros de estrategia tipo «El arte de la guerra», » El libro de los cinco anillos», «Las 36 estrategias chinas, El arte de la prudencia, etc, para mi es fundamental).

 

RUTINA: todo lo explicado anteriormente hay que ponerle un orden y un horario para realizarlo diariamente.

Así que:

– me despierto a las 7 de la mañana, me siento en cama y comienzo a meditar. Muchas de las mejores ideas me han surgido con la mente fresca, sin embargo mi mejor momento físico es por las tardes.

– Si me toca hacer running me pongo el chandal y a correr. Y sino de cabeza a la ducha.

– Desayuno y enciendo el ordenador.

– Contesto los correos, le hecho un vistazo muy por encima a las estadísticas, a Twitter, leo los titulares en 10 minutillos para ver que ha pasado mientras dormía y me pongo ya a operar.

– Opero hasta las 14 horas más o menos con intervalos para meditar, estirar, vibropower, una frutita…

– Me voy a comer. Tengo la oficina en casa así que el desplazamiento es mínimo y algunas veces me suelo zafar para ver que pasa a las 14:30, momento en el que suele haber mucha volatilidad por los datos que salen de EEUU a esa hora.

– Tras comer regreso a la oficina a las 15:30 y vuelvo a hacer la rutina de primera hora: correos… etc…

– De nuevo a operar y escribo un post para el blog con lo que me parece más interesante o necesito afianzar.

– Entreno sobre históricos de gráficos, hora y media mínimo (tiempo que quiero incrementar), veo en Youtube algunos vídeos en inglés subtitulados en español y traduzco alguna lectura, y me leo un tema sobre estrategia.

– A las 18:00 salgo y no vuelvo a tocar nada referente al mercado (salvo alguna incursión de cotizaciones a través del móvil a lo largo de la tarde-noche si he dejado alguna posición abierta) hasta la mañana siguiente.

– Fines de semana sagrados, sobre todo el domingo. A veces aprovecho un par de horas por la mañana en el sábado para practicar sobre los gráficos.

 

SISTEMA: todo lo anterior queda plasmado en un sistema de trading cuyos pilares principales son:

– Stop-loss del 1%

– Tasa de acierto mínimo del 50%

– Relación entre pérdidas/ganancias de al menos 1/2. Cuanto mayor mejor

– Aumento progresivo del número de contratos.

 

Como se puede ver se trata de hacer del trading tu filosofía de vida, de priorizarlo y de centrar la mayor parte del tiempo en él o en tareas que lo complementan.

Vencerse a uno mismo

Siempre he dicho que mi batalla más dura a la hora de lograr la consistencia en el trading ha sido vencerme a mi mismo. Supongo que depende de cada persona al igual que hay quien es capaz de dejar de fumar más fácilmente que otra y quién no es capaz de conseguirlo nunca.

Yo pensé que era de estos últimos (no ha la hora de dejar de fumar ya que nunca he fumado sino a la hora de imponerme una disciplina y seguirla).

Demasiadas cosas te ofrece Internet como para no sucumbir a sus encantos y aun encima sin tener un jefe encima que te vigile.

Pero lo que más me ha costado de todo fue el comienzo de la actividad. Una vez comenzada todo iba sobre ruedas pero hacerlo costaba Dios y ayuda. Siempre encontraba otra cosa que hacer antes, siempre anteponía lo secundario a lo principal.

No recuerdo cuantos tacos de notas he gastado. Tacos en cuyas hojas he anotado cientos de premisas que al fin y al cabo no seguía. Sabía dentro de mí que era extremadamente importante hacerlo, pero la distracción era mi droga y sucumbía un día si y otro también.

Y eso que limité mis tareas al mínimo, pero los minutos pasaban inexorablemente y me encontraba en la mitad de la mañana sin haber hecho ninguna de las labores impuestas, y lo peor, sin haber ganado ni un euro.

Esto fue lo que más me costo, eliminar vicios que me sacaban de mi camino.

Pero fue un buen día donde puse toda la carne en el asador. O hacía lo que debía o tendría que volver a trabajar para alguien, bajo el yugo de un jefe. Me iba a costar mucho, pero me lo merecía, no estaba dando el 100%. Así que desde ese momento maduré como hombre y acepté mis responsabilidades.

Fue justo a partir de ahí donde comenzó todo. Si quería vivir del trading tendría que sacrificarme como nunca lo había hecho. Yo era de aquellos que para sacar el Bachiller y el FP-2 practiqué la ley del mínimo esfuerzo, con aprobar valía. No estaba acostumbrado al sacrificio pero ahora debía abrazarme a él.

Era mi oportunidad, nunca tendría otra. Era ahora o nunca. Así que tocaba luchar duro para no aspirar solo al SUFICIENTE.

Más tarde descubrí que no era el sacrificio lo que te llevaba al triunfo sino la constancia de actuar sobre lo mismo. La parte del sacrificio sólo era a la hora de eliminar intereses superfluos que no tenían nada que ver con el trading. Una vez pude eliminar estos vicios encontré tiempo para todo: para el trading, para la familia, para aficiones… pero cada cosa a su tiempo. Mezclarlo todo a la vez es difícil y contraproducente.

Siempre encontrarás muchas tareas que hacer, incluso más agradables pero son totalmente secundarias, y me rompía el alma llegar el final de la jornada y en un acto de meditación darme cuenta que el día había pasado en vano.

El minutero no descansa, avanza lento e implacable, esta es la esencia del trader: sin prisa pero sin pausa y siempre incidiendo sobre lo mismo.

La satisfacción de saber que has hecho o seguido el plan o rutina trazada, aunque ese día no hayas conseguido dinero, produce en tí una sensación de calma, de no stress, que ni siquiera podría alterarte una persona frente a ti insultándote.

Sabes que has hecho lo que debías y que los resultados no tardarán en llegar. Has leído rutinas de deportistas y estudiantes de matrícula de honor y todos coinciden en practicar o estudiar todos los días durante al menos 3 horas seguidas. No es la cantidad, es la calidad, la constancia del día a día, la acumulación de horas sobre un mismo tema.

Aunque ahora me parezca una tontería, quizá porque ya lo he asimilado, los pilares principales de mi sistema de trading se escriben en unos cuantos renglones (eso si, hay que destacar que esos renglones a los que he reducido el sistema llevan detrás horas y horas de dedicación y cientos de hojas de blogs de notas tirados a la papelera):

A) Stop-loss del 1%

B) Número de lotes, acciones o contratos adecuados

C) Técnica (soportes y resistencias, en mi caso): acumulación de horas de práctica para dominarlo. IN/OUT. (Lo anterior quiere decir practicar el máximo de horas posible en real cuando el mercado está abierto y en simulado cuando está cerrado)

No hay más en mi sistema, lo he reducido todo al mínimo. Y aunque hay matices o detalles que marcan la diferencia los más importantes vienen o están desarrollados por la experiencia. Nunca puedes buscar verdades en el trading.

Las únicas verdades que puedes encontrar son: el stop-loss y el número de lotes con los que abres una posición. El dominio con éxito de una técnica sólo podrás adquirirla con la práctica y nunca con un sistema automático que te de señales de entrada y salida.

El precio es lo que manda, es aquí donde está la diferencia entre un trader que gana y otro que pierde, en la interpretación de las señales que te dibuja el gráfico, o lo que es lo mismo, el mercado en cuestión. Y eso no lo va a hacer nadie por tí.

Todo el mundo quiere respuestas

Todo el mundo quiere respuestas, todo el mundo quiere confirmaciones.

¿Cómo lo haces?

¿Cuando entras?

¿Cuando sales?

¿Cómo abres una posición?

¿Cómo la cierras?

¿Donde pones el stop-loss?

¿Hasta donde dejas correr la posición?

No te das cuenta que si supiera estas respuestas habría encontrado el Santo Grial del trading.

Sí se puede definir el porcentaje a perder en cada operación.

Sí se puede definir la pérdida (stop-loss) que estamos dispuestos a entregar al mercado en caso de error.

Sí se puede definir el número de contratos con los que vas a abrir una posición.

Sí se pueden definir los mercados en los que vas a operar.

Son parámetros vitales para la supervivencia del trader, pero aquellos que te conducirán a la consistencia vienen de los que no se pueden fijar con certeza.

Son aquellos que sólo la experiencia puede pulir. Nunca me cansaré de decir que sólo la práctica conduce a la experiencia. Si pudiese meterlo en la cabeza de todo aspirante a trader lo haría.

Nadie puede transmitir su experiencia, su talento, nadie.

Cada experiencia es única. Unos llegan mucho más lejos que otros, y nadie sabe por qué. Son unos pocos rasgos los que deciden y estos pasan por la motivación, las ganas de conseguirlo, la dedicación, el enfoque… todo es inmaterial e imposible de definir.

Todo aquel que te quiera vender un sistema de trading ganador con un lugar de entrada y otro de salida te está engañando. Fíate, en todos los campos de la vida, de aquel que te muestra el camino y desconfía del que promete certezas. En el trading por lo menos es así, sólo tu pasión por ello hará que lo consigas.

«Al trading se le vence sólo desde el corazón»

 

 EL TALENTO TE LLEVA AL INTERÉS POR ALGO,

EL INTERÉS POR ALGO AL DESARROLLO DE HABILIDADES PARA DOMINARLO,

EL DESARROLLO DE HABILIDADES TE LLEVA A LA COMPETENCIA,

LA COMPETENCIA AL FLUJO,

(si no tienes flujo nunca llegarás a un estado de élite)

(para encontrar el flujo tienes que operar dentro de tu nicho)

(el nicho es aquello que más te motiva o se te da mejor)

EL FLUJO DA EL ÍMPETU EMOCIONAL PARA PODER MANTENER EL ESFUERZO Y LA FUERZA DE VOLUNTAD NECESARIOS PARA ALCANZAR TU OBJETIVO Y NO DESFALLECER A CADA OBSTÁCULO.

 

Si logras definir que es lo que te provoca las respuestas de arriba sabrás cual es el oficio en el que tienes más probabilidades de triunfar.

«Sobresales en aquello que más te gusta», y esto es por la ilusión que tienes a la hora de hacerlo.

Además, si logras trabajar en aquello que es tu pasión te encontrarás que tu trabajo se convierte en ocio, por lo que nunca será un trabajo para tí.

Como puedes percibir claramente, nunca lograrás vivir del trading si sólo te has acercado a esta profesión para ganar dinero y no porque esta sea tu pasión.

El ritmo en el trading

Cuando estoy operando, normalmente, si pierdo, las pérdidas suelen ser muy pequeñas.

Y cuando estoy en ganancias siempre surge la duda entre cerrar o mantener la posición.

Cerrar la posición significa asegurarme unos beneficios y por añadidura alegrarme si la cotización no avanza más, a lo que era a mi favor antes de cerrarla, o al descontento si la cotización sigue avanzando y veo que si no cerrase habría ganado más.

Este pensamiento es habitual en todo trader y cualquiera de los dos procederes podría ser auténticamente válido.

En caso de dejar correr la posición, nos encontraremos la mayoría de las veces en que esta retrocederá y acabaremos en pérdidas. Pequeñas pérdidas si hemos puesto un stop.

No es nada fácil cerrar en el momento justo, todo viene de la práctica pero es de lo más difícil, así como entrar en el momento oportuno, por eso el stop debería estar alejado al máximo que nos permita la gestión del riesgo, y así cubrirnos con un cierto margen de garantía.

Sólo la experiencia hará que cada vez seamos más precisos en nuestras entradas y salidas.

Cuando tienes un volumen de dinero adecuado en cuenta la técnica de buscar un objetivo a cada operación es más factible, teniendo en cuenta que cada una de las pérdidas debe ser lo más pequeña posible así como elegir el momento más apropiado para entrar y así reducir el porcentaje de operaciones fallidas.

Si has ganado x dinero y 3 operaciones fallidas te dejan de nuevo en rojo, es porque estás operando demasiado y no estás eligiendo bien las entradas. Es algo que no debe suceder. Y es por esto que muchos traders establecen un objetivo diario, semanal e incluso mensual de ganancias, de manera que una vez cumplido cierran la plataforma hasta el próximo día, semana o mes. De esta manera se aseguran un sueldo y no lo dilapidan tratando de operar más. Y si lo hacen sólo arriesgan cuando tienen todas las posibilidades de ganar a su favor.

Por otro lado está la técnica de dejar correr la posición, pero como dije, tiene el hándicap de que muchas veces verás convertir tus ganancias en pérdidas. Para esto existe el Break Even y el Trailing Stop, pero no es tan fácil.

El Break Even, supone que pase lo que pase, cuando lo has hecho efectivo, no perder nada de tu capital pues has subido el stop al punto de entrada. El quid de la cuestión está en saber elegir el momento ya que la cotización subirá muchas veces a ese punto de entrada y te cerrará una operación que podría ser positiva en caso de no correr tan pronto el punto de stop a Break Even.

El Trailin Stop tampoco es fácil. Funciona como el Break Even y aproximarlo demasiado puede hacer que cualquier retroceso de la tendencia te deje fuera de ella y dejes de ganar dinero.

En ambos casos, sólo la experiencia adquirida a través de la práctica hará de ti un mejor trader.

Es muy bueno para el EGO materializar beneficios por muy pequeños que estos sean, pero cuando este ve que podrías haber ganado más de no cerrar, convierte tu estado de bienestar en malestar por no haber dejado correr la posición.

Otro obstáculo añadido a la hora de dejar correr una posición en ganancias viene del propio ritmo del trading. Como sabes, las cotizaciones no se mueven en linea ascendente o descendente sino que suben o bajan en escalera. Esto establece unos ritmos muy difíciles de seguir para el trader que se inclina por dejar correr la posición. El desgaste mental es máximo y sólo la experiencia del operador marcara hasta donde es capaz de llegar.

Como he dicho en algún otro post, los espacios temporales están interconectados entre sí. Esto supone que dejar correr una posición implique tener que soportar periodos de retracción en los beneficios, por ese típico movimiento en escalera que tienen las tendencias. Y este movimiento se incrementa cuando la tendencia se va pasando sucesivamente de un espacio temporal a otro, empezando desde el pequeño al mayor.

Por lo tanto, si al trader le costaba aguantar los retrocesos en sus beneficios en un espacio temporal de 10 minutos no digamos ya si tiene que soportar los retrocesos de un espacio temporal de 4 horas.

Se supone que si ha empezado su inversión en un espacio de 5 minutos y ha sido capaz de aguantar los beneficios que pueden suponer el haber llegado a un espacio temporal de 4 horas ese trader es un trader muy experimentado, con mucha fuerza mental o se ha olvidado que tiene una operación abierta.

Los time frames más pequeños son más «divertidos» para el trader. Cuando tienes que operar en marcos temporales grandes el aburrimiento es máximo porque cada vela tarda un mundo en concretarse (si operas en un time frame semanal cada vela se tomará una semana para formarse).

Así que, a este aburrimiento y ganas de materializar los beneficios se unen todos los procesos mentales perniciosos que se dan en las pérdidas, pero en este caso ante el retroceso de un beneficio.

Cuando has alcanzado un punto máximo de ganancias, cualquier disminución de las mismas es interpretado por el cerebro como una pérdida en sí. Sin embargo, todo es relativo, porque aun estás en beneficios. E incluso son beneficios que hubieses dado por buenos antes de abrir la posición pero sin embargo el haber alcanzado un tope y que este retroceda hace que quieras volver a ese tope de nuevo antes de cerrar. Y lo interpretas igual que una pérdida porque dices: si vuelve a llegar al tope cierro ( en la pérdida dices: si vuelve a llegar al punto de entrada cierro).

Así que la interpretación del cerebro es la misma y en ese afán de recuperar los beneficios perdidos puede caigamos de nuevo en el ciclo de errores que suele tener un trader que está en pérdidas, llegando incluso a dilapidar cuantiosas ganancias por no saber gestionarlas adecuadamente.

Por tanto establezco 2 maneras de ganar:

por objetivo con sus pros y su contras:

A) Pros:
– se cierra la plataforma una vez alcanzados y tiempo libre hasta el próximo día, semana o mes de trading. (Quiero con esto decir que si te has establecido un objetivo mensual de 2.000 euros y los consigues en 1 semana, tienes libre para hacer lo que quieras el resto del mes).

B) Contras:
– seguir operando tras haber alcanzado el objetivo puede suponer obtener más ganancias o dilapidar las obtenidas. Esto será objeto de valoración del trader, pero para mi supone mayor beneficio el tiempo libre que más ganancias.
De hecho suele ser contraproducente operar más una vez obtenido el beneficio esperado.
Y muy importante: las ganancias del trader vienen de un aumento progresivo del número de contratos o lotes con los que opera y no por el tiempo o número de operaciones que hace.

Esto pone algo de manifiesto: «cuantos más contratos o lotes pueda abrir un trader en sus operaciones menos tiempo tardará en conseguir el objetivo y viceversa».

Así que el mayor rendimiento no se logra operando más sino aumentando el número de contratos o lotes tras haber alcanzado el objetivo establecido.

– el trader que opere por objetivos tendrá que tener muy en cuenta que la mayoría de las operaciones ganadoras deberán reportarle, por lo menos, 3 veces más beneficios que cada una de las perdedoras, sino el saldo total de la cuenta se mantendrá igual en el mejor de los casos o irá disminuyendo progresivamente en el peor de ellos.

– por dejar correr las ganancias, lo cual también tiene sus  pros y sus contras:

A) Pros: dejar correr una posición en beneficios suele suponer la obtención de las mayores ganancias a las que un trader puede aspirar con el mínimo esfuerzo.

B) Contras: si el trader no está preparado mentalmente y técnicamente puede ver reducidas grandes ganancias a la mitad o incluso a nada.

Cada uno de los estilos tiene sus seguidores y detractores. Lógicamente, los mejores resultados no dependen del sistema utilizado sino de la afinidad o preferencia que el trader muestre hacia cada uno de ellos y esto es porque siempre obtienes tus mayores resultados en aquello con lo que más te identificas, con aquello que más te motiva o te sientes mejor.

Sistema de trading: ¿objetivo de beneficios diario o dejar correr las ganancias?

En este post pretendo mostrar la disciplina que hay que mantener para lograr ganancias consistentes. Como en otros muchos aspectos de trading, este nos obliga a elegir uno de los 2 posibles caminos, aunque ambos puedan parecer igualmente buenos.

En el trading no caben medias tintas y siempre nos obligará a seguir una linea de acción para aprender una rutina. Aquel que intente seguir varios caminos a la vez fracasará. Por tanto debemos tener muy claro cual es el principal exponente en cada una de las partes que compone el trading (gestión del dinero, técnica de entrada, técnica de salida, etc…)

ASISTEMA (Sin Stop-loss):

+10, -2, -7- -14, -20, -8, -13, +25, -17, +11, -45, -3, -12, +7, -80, -250

La secuencia de resultados de operaciones arriba expuesta refleja el tipo de sistema más usado por la mayoría de los traders perdedores.

Alguna operación positiva con mínimas ganancias, varias operaciones negativas seguidas y un par de operaciones perdedoras que lastran la cuenta casi definitivamente.

Esta es la secuencia típica de un trader que no utiliza stop-loss en sus operaciones.

SISTEMA:

partiendo de que ya usamos un stop-loss en todas las operaciones y que abrimos cada una de estas con un número adecuado de contratos o lotes, surgirá una nueva bifurcación en nuestra operativa que debemos resolver para seguir el camino.

Secuencia con un stop-loss del 1% del total de la cuenta:

-10, -9, -10, -7, -9, +6, +10, +22, -10, -9, -10, -10, – 9 +20, -9, -9, -10, -8-, -8

La secuencia anterior refleja los resultados de una cuenta, con capital inicial de 1.000 euros, en la que el trader opera con el mínimo número de contratos o lotes y en el que aplica como stop-loss el 1% del total.

Como se puede ver, cada vez que la operación acaba en pérdidas este acaba perdiendo el 1%. (Nótese que es sólo un ejemplo, ya que la pérdida del 1% supondría 10 euros sólo en la primera pérdida, a partir de ahí iría disminuyendo igual que la cuenta).

Las pérdidas de este sistema encierran 2 dilemas:

¿ Cerrar cuando haya x ganancias (objetivo) o dejar correr la posición en beneficios?:

 

1.- CERRAR CUANDO HAYA X GANANCIAS:

Con esta opción nunca lograremos dejar correr las ganancias cuando agarremos una tendencia buena ya que cerraremos lo operación al alcanzar el objetivo, pero si podremos optar a conseguir una cantidad diaria de dinero, que por supuesto, será mucho mayor según podamos operar con más contratos.

Hay que recordar que para ganar dinero de esta manera tendremos que tener una buena cuenta que nos permita operar con muchos contratos.

También podemos empezar con un mínimo capital pero al principio no podremos extraer de la cuenta ninguna cantidad del dinero ganado, para vivir, ya que el objetivo será la de reinvertir los beneficios para poder operar en el futuro con un número de lotes o contratos adecuado para lograr una cantidad de dinero aceptable diariamente.

Para operar con éxito de esta manera tendremos que elegir muy bien las oportunidades que se nos presentan, ya que si bien, sólo perdemos de cada vez el 1%, la suma de varias operaciones fallidas hará más difícil conseguir el objetivo diario.

Por ejemplo, si tenemos un objetivo diario de 50 euros y ya hemos sufrido 3 perdidas de 10 euros, el objetivo ya no serán los 50 euros sino 80. Se demuestra así el peligro de la sobreoperación para lograr la consistencia.

Esto refleja la necesidad de entrar en aquellas operaciones con probabilidad de 3 a 1 de manera que para un riesgo de 10 euros podamos tener la probabilidad de ganar 30.

Ni que decir tiene que sólo podremos abrir una operación cuando esta nos deje poner el stop al 1% como máximo. Todas aquellas operaciones que nos pidan ponerlo a más del 1% tendremos que descartarlas por muy seguras que nos parezcan. La disciplina es la disciplina. Tendremos que esperar para entrar en dichas operaciones a tener el dinero suficiente en la cuenta.

 a) La ventaja de esta opción es que una vez alcanzado el objetivo cerramos por lo que la ganancia se consumará y nunca acabará en negativo ni hará saltar el stop-loss.

b) La desventaja viene de que nos perderemos tendencias en las que podríamos haber ganado mucho más dinero.

c) En esta técnica será muy difícil añadir más lotes o contratos a las ganancias.

 

2.- DEJAR CORRER LA POSICIÓN:

El problema de dejar correr las ganancias es que muchas de las operaciones en las que estamos ganando una buena cantidad de dinero pueden acabar en negativo tras saltar el stop-loss.

De todas maneras esta forma de operar pudiese ser la idónea ya que refleja, muchas pequeñas pérdidas y pocas pero grandes ganancias. Depende de la fuerza mental del operador el ser capaz de soportar una serie seguida de pérdidas antes de afrontar la ganancia.

El posible cierre, tras estar en ganancias, por stop-loss, se puede subsanar haciendo «Break Even» (corriendo el stop al punto de entrada donde no habrá pérdidas ni ganancias).
NOTA: correr el stop a «break even » no es fácil de hacer ya que hacerlo pronto puede puede derivar en que nos salte el stop antes de tiempo para ver después como la cotización coge la dirección prevista.

Cuando se está en ganancias, para aprovecharlas y que sea el propio mercado el que nos expulse de la posición, deberemos usar un trailing-stop..

Muchas de las operaciones que están en negativo en la secuencia han sido por querer dejar correr las ganancias por lo que para evitarlo debemos entonces aplicar lo anteriormente expuesto. Esto ha pasado porque operaciones en positivo se han dado la vuelta y han echo saltar el stop.

Lamentablemente es la única manera de coger grandes beneficios dejando correr la posición. Limitar este inconveniente, vuelvo a repetir, viene por usar el Break Even y el trailing stop.

E igualmente que en la opción 1), tendremos que descartar operaciones en las que poner el stop supongan arriesgar más del 1%. Cuando tengamos más dinero en cuenta podremos entrar en estas operaciones.

Por tanto, el trader debe estudiar que opción le va mejor y aplicarla a rajatabla. Será la disciplina la que le hará o no llegar a buen puerto.

 La opción elegida en mi operativa es: dejar correr las ganancias