La reeducación mental hacia el éxito

Teniendo ya claro que el éxito final en el trading es cosa de la mente pasando, sin lugar a dudas, por encima de la técnica, es necesario aprender a reeducarla.

Tenemos muchos vicios en ella, muchos patrones, instintos ancestrales propios de la evolución, manías adquiridas en nuestro proceso de aprendizaje muy difíciles de erradicar, ideas propias de otros autores, estudios…

No es casualidad que muchos hombres que han alcanzado el éxito recomienden a la gente desaprender en vez de aprender.

No es casualidad que el comienzo del camino hacia la gloria pase muchas veces por “tirar de la mesa” todo lo que en ella habíamos acumulado para comenzar nuevamente de cero.

A los elefantes en la India, creo recordar, se les pone con la pata atada a una fuerte estaca de la cual intentan desprenderse una y otra vez.

Esa estaca forma parte de su día a día, no tienen fuerza suficiente para arrancarla y poco acaban acostumbrándose a ella. 

Y se acostumbran de tal manera, que ya adultos y con la fuerza suficiente para arrancarla, ni lo intentan. Su cerebro ha sido reeducado.

En mi época de aprendizaje de trading, antes de empezar a operar leía la prensa deportiva, la prensa nacional, ciertos blogs, etc, etc…de manera que cuando me ponía en serio con el trading ya eran las 12 de la mañana.

Ante esto tuve que tomar una determinación: instalar un programa en el ordenador que me impidiese consultar una larga lista de webs, y por supuesto, decirle a mi mujer que pusiera ella la contraseña y nunca me la dijera.

Así fue, pero tras un año más o menos, creo recordar, tuve que formatear el ordenador por lo que de nuevo tenía vía libre para visitar los enlaces que hasta ese momento tenía acotados.

Pero cual fue mi sorpresa que al encender el ordenador, en vez de actuar como antaño consultando todas aquellas páginas que antes me atraían tanto, seguía realizando la misma rutina de todos los días haciendo lo que debía hacer por encima de cualquier otra cosa.

Sin haberme dado cuenta había reeducado mi cerebro.

Por tanto, ante cualquier vicio mental de nuestro trading no está demás recurrir a estos anclajes, según el punto débil de cada uno, para solucionar el problema.

El buen o mal trading está dentro nuestra y sólo a nosotros nos corresponde hacer lo posible para poder hacer las cosas bien y así lograr nuestro objetivo. El poder está en tu mente.

El carácter psicológico del trading en las pérdidas

¿Te acuerdas cuando abrías una operación y no ponías un stoploss?

Igual aun lo haces.

Si es así verás como la mayoría de las veces, tras estar en pérdidas y sufrir por ello, la cotización se da la vuelta y acabas cerrando sin pérdidas ni beneficios e incluso con algunas ganancias.

Fíjate que curioso: aguantas y aguantas las pérdidas pero cuando estas llegan a donde no ganas ni pierdes, o cuando estás ganando muy poco, cierras.

¿Te das cuenta? Aguantas mucho tiempo con la posición en rojo pero cuando se pone verde, no pasa ni un instante y ya cierras. Este acto de cerrar en verde es más rápido y evidente cuando los beneficios que estás observando sufren un pequeño retroceso.

Ese pequeño retroceso basta de sobra para que cierres una posición en ganancias, sin embargo cuando estás en rojo ese pequeño retroceso o reacción a tu favor no es suficiente para que cierres. Lo haces en las ganancias pero no en las pérdidas.

Es más que evidente que esta forma de actuar es la prueba del carácter puramente psicológico del cual se compone el trading.

Entonces pasan los días y automatizas este proceso: abres una operación, si entras en ganancias cierras cuando te parecen suficientes o cuando estas experimentan un retroceso.
Si entras en pérdidas las aguantas hasta que se vuelven a dar la vuelta y llegan al punto en que ni ganas ni pierdes.

Esta forma de operar es efectiva en un porcentaje realmente espectacular. No son pocas las veces en las que el mercado te hace creer que algo funciona para luego comprobar que sólo es un engaño de este.

Además tiene una trampa adictiva añadida. Como sale bien en la mayoría de las ocasiones, refuerzas esta manera de operar viéndola como realmente efectiva por lo que operas siempre así.

Pero esta estrategia es similar a caminar entre una plaga de escorpiones. Puedes estar horas sin que te piquen pero con que uno lo haga una sola vez puedes resultar muerto.

Cuando no pones un stoploss en tus operaciones la mayoría de las veces saldrás bien parado, sólo tienes que esperar más o menos tiempo, a veces años (seguro que muchas veces has entrado con la idea de estar con la operación abierta unas horas o unos días y sin embargo permaneces meses o incluso años. Estas actuaciones puedes verlas todos los días en el mercado bursátil, sobre todo en inversores poco experimentados) para que la posición se recupere, pero con una sola que no vuelva será lo mismo que la picada del escorpión.

Entonces llega ese día en el que abres pensando que tomas la decisión correcta, y la cotización, tras dudar un poco, toma el camino de las pérdidas.

_Es como siempre, piensas.

Pero esta vez cae con fuerza, la cotización se mueve decidida en tu contra.

Rebota, y te animas.

_Seguro que hace como en otras ocasiones y vuelve. Tardará más o menos pero volverá, seguro.

La cotización sigue cayendo, no separas los ojos de la pantalla y buscas noticias esperanzadoras que te den un atisbo de esperanza.

Las vas a encontrar, siempre encontrarás datos y noticias que digan lo que esperas. Otra cosa es lo que haga el mercado.

Cualquier opinión siempre tiene su contraria, prueba evidente de que en los mercados nadie sabe nada. Algunos aciertan con las predicciones algunas veces y otras veces, otros. Pero nunca verás a nadie que acierte en la mayoría de las ocasiones.
De ahí la importancia de huir de los comentarios de los demás y creer un poco en la opinión personal de uno mismo sobre el mercado. Además de esta manera estarás creando una experiencia propia basada en el ensayo y en el error y no en las interpretaciones, a veces acertadas y otras tantas no, de los demás participantes del mercado.

Pues bien, la cotización sigue cayendo, el saldo de tu cuenta también y llega a un punto donde todo hace pensar que no va a caer más.

Entonces tomas una decisión, vas a abrir otra posición más, vas a promediar a la contra. Ya no crees que pueda caer más…pero lo hace.

En un primer momento se recupera y hasta calculas el lugar donde tienes que cerrar en caso de que llegue un momento en que no ganes ni pierdas. No te vale el estar en rojo, ni siquiera por 5 euros, tienes que cerrar en verde aun que sólo ganes 2 euros.

Será un triunfo para tu Ego. Será un verdadero triunfo porque te habrás sobrepuesto a una gran caída, habrás acertado a la hora de promediar a la contra y aun encima saldrás en verde. Que gran victoria sobre el mercado.

Y es cierto, a veces, promedias en contra y la cosa sale bien. Sientes un gran alivio y una gran autoestima.

Sin embargo este no es el día. Has promediado a la contra, y tras experimentarse un pequeño rebote a tu favor, la cotización entra en pánico, tú también y cada punto que se mueve en tu contra (debido a que has promediado) pierdes el doble.

La desesperación es brutal, ahora si que no vas a cerrar pase lo que pase. No has cerrado cuando tenías pocas pérdidas y, ¿vas a cerrar ahora?. “Que va, de perdidos, al río”.

Entonces sucede lo inevitable:

  1. La cantidad de dinero que tienes en tu cuenta no lo soporta y observas como entras en margin call, quiebra total. Sobre todo si estás operando muy apalancado en futuros o cfds.
  2. Estas durante años esperando el día en que las pérdidas regresen a donde no ganas ni pierdes. Suele suceder sobre todo en el mercado de acciones donde las pérdidas no se materializan hasta que vendes, salvo que la empresa quiebre, haga una Opa de exclusión, etc.

Se acabo tu incursión en los mercados y todos tus sueños de vivir de la especulación.

… y todo este doloroso proceso desencadenado únicamente por no querer asumir una pequeña pérdida poniendo un simple stoploss.

¿Sientes miedo cada vez que quieres abrir una posición?

Es frecuente que te encuentres con una posible oportunidad y que, mientras te decides a entrar o no, esta ya haya avanzado más de lo que esperabas y acabes por no abrir la operación.

Dicen los expertos: “aquella que dudas esa es la buena”.

Pero, ¿por qué dudas?

Sólo es miedo.

Miedo a perder. Has tenido ya tantas pérdidas que cada una añadida te provoca un gran dolor.

Así que dudas mucho a la hora de entrar perdiéndote las mejores oportunidades y cuando decides por fin hacerlo, más de lo mismo, vuelves a perder y los “demonios” suben a tu cabeza.

Primeramente debes ser consciente que no puedes ganar en todas las operaciones que efectúes. Esto que parece evidente no lo es tanto. La mayoría de los traders consideran el buen trading como “no fallar nunca”.

Y sin embargo, no es eso lo que cuenta sino que la suma entre pérdidas y ganancias de positivo.

Hay traders consistentes que sólo tienen un 35% de aciertos.

Es como si le dices a un tenista que para vencer tiene que ganar todos los puntos que juegue. Pues en el trading más de lo mismo, básicamente es una cuestión de mentalidad.

Los traders sistemáticos surgen con la esperanza de poner ciertas cotas a los perjuicios psicológicos que tenemos a la hora de operar, entre ellos el miedo.

El objetivo principal de un sistema es eso, entrar y salir mecánicamente en el mercado sin que los sentimientos formen parte alguna del proceso.

Hay muchísimos traders en el mundo operando con sistemas de trading automáticos.

Yo los respeto, yo mismo he pasado por esa etapa que puedes alargar hasta el fin de los días, hasta que bajo mi humilde opinión entendí de alguna manera que no te puedes enfrentar al mercado con ningún sistema de trading y vivir de ello.

Normalmente suele ser al contrario, hay muchos que viven de vender los sistemas de trading que han creado. Es otra forma de vivir del trading pero no es esa la que buscamos, ¡no?.

Por lo tanto llegó un día en que concluí que tratar de enfrentarse al mercado con un sistema de trading automático suponía lo mismo que tratar de ponerle puertas al campo.

Desde el punto de vista que sólo aprendes a ganar aprendiendo a perder me di cuenta que tienes que enfrentarte a los mercados cara a cara. El cerebro humano es muy flexible y aprende de ello. Con las pérdidas aprende donde están los errores para subsanarlos poco a poco y hacerlo cada vez mejor. Nuestra mente es el mejor sistema.

Es de esta manera como se crea el verdadero sistema automático, aprendiendo de los errores, practicando. Es así como llegas a conducir un coche correctamente. Automatizando los movimientos hasta que los haces sin pensar.

El problema es que la mayor parte de los que se acercan al mundo de la especulación quieren ganar ya desde el primer día sin entender que se necesita un aprendizaje previo muy duro y muy largo en el tiempo.

Ya hablé sobre ello en este post. Necesitas 10.000 horas para ser un experto.

Ponle un bisturí en la mano a un aprendiz de cirujano el primer día de clase a ver que hace… Como he dicho antes, todo es un problema de mentalidad. Y es que claro, cuando anda el dinero de por medio afloran todos los sentimientos.

Y hablando de sentimientos y centrándonos en el tema que nos ocupa, el miedo a entrar, decir que el hombre durante millones de años ha vivido con el miedo a cuestas, ha evolucionado gracias al “sentido” del miedo. Es vital comprender esto.

Es vital comprenderlo para darse cuenta del por qué no ganas dinero aun en el trading.

Los 2 principales miedos del trader son:

  1. Miedo a perder
  2. Miedo a ganar

También hablé sobre ello en el post: Miedo a perder y miedo a ganar.

Y es que, lo dicho, ese miedo que nos ha servido para evolucionar, para huir de los males que nos acechan, para enfrentarnos a los peligros del día a día es muy perjudicial para nuestro trading.

Así pues, y aunque respeto a los que operan mediante un sistema de trading decir que la mejor manera de aprender a ganar es operando cara a cara para superar esos miedos:

Si te enfrentas a tus miedos (en este caso miedo a perder) acabarás superándolo pero si no te enfrentas dicho miedo crecerá.

Ahora es cuando estás en disposición de entender frases como:

“El mercado cobra muy caras sus lecciones”

o

“Cuando, pese a todo, se gana dinero en la bolsa, es el salario del dolor, primero llega el sufrimiento y después el dinero” _Kostolany

Sólo tienes que dejar correr las ganancias, ¿Por qué no lo haces?

Es complicado de asimilar por cualquier trader que le digan que debe dejar correr los beneficios más allá de su objetivo.

Como mucho le diría que una vez cumplido este no cortase la operación por el mero hecho de haberlo conseguido y que arriesgase una parte de los beneficios para darle una oportunidad al precio para seguir corriendo a su favor.

Es cierto que puedes dar por buena esa consecución del objetivo, pero en el trading el margen es muy pequeño y tienes que tratar de ser capaz de generar un capital y a la vez paliar las pérdidas sufridas por las operaciones negativas.

Has cumplido el objetivo, muy bien, pero eso no basta. Si no dejas correr los beneficios tan lejos como dejabas correr las pérdidas como cuando eras aun un principiantes y no ponías ningún stop-loss a tus operaciones, tienes pocas probabilidades de vivir del trading.

Las salidas son una de las mayores complicaciones que te encontrarás en este duro oficio de la especulación pero debes trabajar en ello, debes mentalizarte de que si no dejas correr las ganancias no tienes otro modo de ingreso.

Se que duele mucho tener ciertos beneficios y que te acabe saltando el stop por no materializarlos. Se que te vas a lamentar de ello todo el día y que dudarás entre objetivo o dejar correr.

Lo ideal sería dejar correr en algunas ocasiones y cerrar en beneficios en otras pero, lamentablemente, no eres pitoniso.

Así que, de nuevo, remóntate a tus orígenes, a esos en los que aun no situabas el stop. ¿Verdad que aguantabas la posición en pérdidas lo que hiciese falta?, ¿verdad que las pérdidas, por esperar, por tener la esperanza de que estas se recuperasen, aumentaban y aumentaban?, ¿verdad que, aun encima, pensando que ya no podías perder más añadías otro lote o contrato con la esperanza de promediar y justo después aun caía más aumentando considerablemente las pérdidas?, ¿verdad que cuando repasabas tu historial de operaciones tenías muchísimas operaciones ganadoras con poquitos beneficios en cada una de ellas y pocas perdedoras pero que te destrozaban la cuenta?

¿Por qué no tratas entonces de hacer justo lo contrario? ¿Por qué no te das cuenta que la solución está en tu mente? ¿Por qué no te sacrificas y la reeducas para hacer justo lo contrario?

Catalizadores: una de mis mejores estrategias

Una de mis mejores estrategias, con la que he conseguido más beneficios, se ha regido por una gran simplicidad. Pero cuidado, una simplicidad muy difícil de llevar a cabo por soportar una gran carga de disciplina añadida.

Desde el momento en que puedes abrir una operación con un simple clic, la operativa, mejor dicho la sobreoperativa se ha encargado de destruir un número incontable de cuentas.

Los brokers facilitan la labor. No nos obligan a sobreoperar, por supuesto, pero si se han encargado de facilitarnos las cosas para hacerlo.

Desde mi punto de vista es de agradecer, ya que gracias a ellos se puede acceder a operar en la mayor parte de los mercados financieros  mundiales por muy poco dinero.

Esto lo han conseguido reduciendo el importe para abrir una cuenta. Desde luego que se han visto obligados a hacerlo porque la crisis a bajado mucho su negocio y entonces han tenido que dejar paso a pequeños capitales que generen comisiones.

Pero ese es su negocio: captar clientes y comisiones. Nada que objetar. Nada es gratis en esta vida. Ellos nos dan un servicio a cambio de unos costes.

Así que el verdadero problema no son los brokers. Ellos, por lo que sea, han tenido que dar opción a acceder a los mercados a personas con bajo nivel adquisitivo dejando abrir microcuentas para operar con microlotes.

Con esta acción han abierto las puertas a muchos aprendices de trader que antes no podían operar por el volumen que solicitaban, lo cual se agradece.

Así que, como decía, el problema no son los brokers sino los traders que quieren enriquecerse a toda costa y en un mínimo espacio de tiempo.

Todo ello lleva a la sobreoperación, los brokers encantados pero no es su culpa.

Si he dicho que se agradece esa apertura a la operativa en microlotes es porque desde la premisa que no serás capaz de ganar dinero con una gran cuenta mientras no lo seas capaz de hacer con una pequeña, operar en microlotes permite a cualquier trader adquirir una gran experiencia con muy poco dinero antes de lanzarse con más volumen de lotes.

Pues bien, una de las estrategias que mas dinero me ha dado ha sido la siguiente:

  • Operar por catalizadores (noticias o datos económicos precursores de grandes tendencias que suelen dar generosamente los Bancos Centrales principalmente).
  • Mantenerme fuera de mercado el tiempo que haga falta hasta que surja la oportunidad que estoy esperando, incluso meses. Tiene que ser una ocasión que merezca realmente la pena y que tenga todas las de salir bien. Escasas probabilidades de fallo.
  • Al salir muy pocas oportunidades durante un año, la libertad es absoluta ya que con una revisión del panorama económico a principio o final de día basta.
  • Una vez clara la oportunidad entro con la adecuada gestión del dinero, poniendo un stop bastante lejano (no hay un punto standard de stoploss para todas las operaciones) y voy añadiendo más lotes a medida que los beneficios se incrementan a mi favor.
  • Aplico el interés compuesto, de manera que extraigo muy poco dinero o ninguno de la cuenta (según) pero siempre trato de aumentarla de manera que cada vez opero con mayor número de lotes logrando de esta manera aumentar mis beneficios de forma exponencial.

Como se puede ver, las reglas son muy sencillas. Pero lo realmente difícil es la disciplina para:

– Esperar la oportunidad adecuada sin entrar sin ton ni son a cualquier ocasión que crea ver.

– Esperar a que se desarrolle la tendencia aguantando la gran presión de querer materializar los beneficios.

Así que la estrategia es muy sencilla, lo realmente difícil es aplicarla. 

Por tanto, debes sacar una conclusión clara:

para vencer a los mercados tienes que vencerte primero a ti mismo, por eso habrás oído decir a los mejores traders del mundo que su don más importante ha sido la disciplina.

Así que no se trata de perder el tiempo buscando las mil y una estrategias sino prepararte mentalmente para seguir las reglas, a rajatabla, de una de esas estrategias.

Y no busques la complejidad sino todo lo contrario. La simplicidad tiene mucha fuerza porque por esa misma simplicidad no se puede variar, de ahí su poder. Es tan simple que es invariable.

Gran error creer que sólo se puede ganar dinero con una estrategia compleja, todo lo contrario. Nuestro cerebro no está preparado para procesar gran cantidad de datos en un momento.

Las ganancias comienzan en el momento en que te desapegas del dinero

El tiempo de espera cuando una operación está en beneficios es tan vital como desesperante. El deseo de materializar los beneficios y verlos reflejados como un aumento del importe total de la cuenta juega un papel muy importante de cara al éxito de un trader.

Este no sólo deberá luchar contra los mercados sino, más importante aun, contra si mismo.

Cada retroceso de los beneficios es un paso más hacia el impulso de cerrar la operación. Tiene miedo a perder lo acumulado. Es ahí donde entra en juego la fortaleza mental de un trader, en poder más que su propia psique.

Se ve la diferencia principalmente cuando operas en Simulado. Todo parece más fácil y seguramente seas capaz de hacer las cosas correctamente, pero cuando te enfrentas al real y el dinero que está en juego es el tuyo…la cosa cambia y mucho.

Los mecanismos de protección psicológicos te empiezan a dar muy malas pasadas. Eres capaz de cortar pérdidas porque un stoploss lo hace mecánica y automáticamente pero contra “dejar correr las ganancias” no tienes ninguna protección y si la empleas (Break Even, Trailing Stop) el mercado se encargará de que esos beneficios de cada una de tus operaciones sean lo suficientemente pequeños como para que tu cuenta siga siendo bajista-neutral.

La operativa por medio de “catalizadores”

La operativa por medio de “catalizadores” (noticias o datos) precursores de tendencias es una de las técnicas de especulación con la que más rentabilidad y libertad podrás alcanzar.

Además, puede fácilmente combinarse, y debe hacerse, con los gráficos del mercado afectado en cuestión.

Se trata de estar pendiente de las noticias macro que salen para luego, con una visión comparativa y valiéndose del análisis técnico, abrir la operación lo más ajustada posible.

Así pues, buscas la oportunidad en las noticias/datos y la confirmas mediante los gráficos.

Las dificultades más importantes a la hora de operar con catalizadores viene dada por:

– tiempo para esperar a que surja la oportunidad

– precisión a la hora de entrar

– tiempo para esperar a que la operación o tendencia se desarrolle (acumulación de ganancias)

Cuando operas con catalizadores la estrategia se basa en:

– liquidez

– observación

– paciencia

– entrada

– concretar el nº de lotes

– cortar las pérdidas

– dejar correr las ganancias

Es en esto último donde está el principal artífice de que seas o no capaz de ganar dinero consistentemente en los mercados. Es, sobre todo, una cuestión absolutamente psicológica. Tienes que tener mucho temple para dejar correr las ganancias. Te costará más que ninguna otra cosa. Esta es la verdadera razón de porque siendo capaz de cortar las pérdidas de raíz no ves despegar tu cuenta sino que se mantiene neutral: ni sube ni baja y si avanza hacia algún lado es ligeramente hacia abajo.

Esto es desesperante y no acabas de ver la solución (dejar correr las ganancias). Y si la ves no eres capaz de hacerlo. Como digo es una cuestión mental propia de cada uno.

Para solucionarlo tenemos que ponernos en la piel del trader que opera sin situar un stop-loss en sus operaciones.

 (la operativa con catalizadores te da una gran ventaja: entrar en el mercado sabiendo el por qué. La mayoría de los traders entran y no saben que les ha llevado a hacerlo. Simplemente sobreoperan. 
Tienes que saber muy bien lo que estás haciendo antes de dar el pistoletazo de salida)

 ¿Cual es la forma de actuar de un trader que no pone stoploss en sus operaciones?

Básicamente, abre operaciones, sin saber muchas veces el por qué, y la posición rápidamente se pone en su contra. Son muchos los detalles y vicisitudes que surgen en el transcurso de una operación perdedora pero hay uno de especial importancia que es el que me interesa:

– la hora de dejar correr las pérdidas.

Cuando gana, está satisfecho con las pequeñas cantidades que va cosechando a su favor. Pero, en cambio, cuando pierde no está satisfecho con las pérdidas que igualmente cosecha (por decirlo de alguna manera que se entienda) “y las deja correr”.

Veamos como puede beneficiarse uno operando al contrario:

Cuando eres capaz de situar el stop en todas y cada una de tus entradas a mercado normalmente el fallo (que el saldo de tu cuenta no suba ni baje) viene de no dejar correr suficientemente las ganancias.

Esto es que con otras 2 ó 3 pérdidas que tengas en las que te salte el stop las ganancias acumuladas ya se quedan en nada, y no tengas otra pérdida más porque sino te sitúas en negativo.

Por tanto, tiene que quedar muy claro (y esto es un aviso para los que operan por objetivo de beneficios) que cualquier maniobra que ponga coto a las ganancias por mucho objetivo que hayas alcanzado es un error hacia el fracaso.

Nunca debes cerrar una operación en ganancias cuando llegues al supuesto objetivo que te has marcado. Siempre hay que dejar que el precio “respire“.

Pero cuidado, aquí viene lo realmente difícil (por no decir imposible para la mente humana) de hacer:

– no subir el stop a (Break Even y Trailing stop) cuando las ganancias sean abundantes. 

Muy pocos traders o ninguno estarán de acuerdo con esto pero yo se bien por qué lo digo.

Volvemos a la operativa del trader que no pone stops en sus operaciones y deja correr las ganancias…

Tú, como trader disciplinado que eres, pones el stop-loss en todas tus entradas a mercado y, por supuesto, te sientes muy aliviado cuando ese stop lo puedes correr a Break Even. Y, de igual manera, cuando tus ganancias son abultadas tampoco dudas en hacer trailing stop detrás del precio de manera que cualquier retroceso cierra tu posición. Con ganancias eso si, pero la cierra.

Ahora, pensemos un momento: ¿donde tiene supuestamente el trader perdedor puesto el stop para su posición perdedora?. Vayamos más allá, ¿y donde tiene puesto el Break Even? ¿y como hace trailing stop?

Exactamente. Un trader perdedor no puede moverse más allá del punto de entrada por lo que su Stop, su Break Even y su trailing stop no se moverán de dicho punto. ¿y por qué ese es el punto que ha elegido el trader perdedor para cerrar la posición? Pues sólo hay que meterse en su cabeza: “porque ha prometido por activa y por pasiva que cuando llegue al punto donde no gane ni pierde cerrará la posición”.

Puede que te parezca una locura, pero ¿has visto hasta donde pueden llegar las pérdidas de un trader perdedor por dejarlas correr teniendo como único punto de cierre el punto de entrada?

Si no te has parado a pensarlo, párate, porque aquí está el quid de la cuestión. Cuando “agarras” la operación válida la cotización nunca vuelve. El trader perdedor ha abierto una posición pensando cerrarla al poco tiempo con ganancias, sin embargo al entrar en pérdidas aguanta una operación, que se suponía iba a durar minutos, durante horas, días, semanas, meses e incluso años…y sin embargo la cotización no regresa al punto de entrada.

Tú, ya como supuesto trader experimentado que pones un stop en todas tus operaciones, ¿me quieres contar si en una operación en ganancias eres capaz de no mover el stoploss a Break Even o de no hacer trailing-stop?

No hace falta que contestes, yo se la respuesta: NO ERES CAPAZ

Tan pronto tu posición entra en positivo estás deseando correr el stop a Break Even para mitigar tu miedo. Y si estás en ganancias y estas son abundantes no tardas en subir el stop más arriba para si el mercado retrocede salir por lo menos con un “pellizco”.

No estás operando como debes. Aun peor, creo que nunca podrás hacerlo.

Te apuesto lo que quieras a que no eres capaz de dejar el stop-loss quieto en su punto inicial y durante el transcurso de toda la operación cuando las ganancias sean muy abultadas.

No eres capaz de soportar un retroceso de tus ganancias, no lo eres por mucho que digas que si. Tienes demasiado apego por el dinero. Puede que seas capaz de hacerlo en Demo pero no con tu dinero en Real. Ni de broma.

Y estoy seguro de que si apagas el ordenador, dejando la posición abierta, y cuando vuelvas tienes acumulados en la operación ciertos beneficios importantes no dudarás ni un segundo el cerrarla. No eres capaz de dejarla correr ni un segundo más. No insistas, no lo eres, por eso nunca ganarás dinero de verdad en los mercados financieros.

Date cuenta que el trader perdedor, que tiene el punto cierre en el punto de entrada, es capaz de acumular grandes pérdidas porque no puede hacer Break Even ni Trailing Stop.

Y que tú no tendrás grandes beneficios por usar el Break Even y el Trailing stop en tus operaciones con ganancias.

 

Trader contrarian

Trader perdedor

“La mayoría de los traders se aferran obstinadamente a sus pérdidas cuando estas son todavía pequeñas.

Podrían cerrar la posición con una pérdida mínima, pero la esperanza de que estas desaparezcan acaban convirtiendo la pequeña pérdida en fuertes pérdidas”

Trader ganador

“La minoría de los traders se aferran obstinadamente a sus ganancias cuando estas son todavía pequeñas.

Podrían cerrar posiciones con una ganancia mínima, pero la esperanza de que las ganancias desaparezcan acaban convirtiendo una pequeña ganancia en una gran suma de dinero”

Cuando no eres capaz de dejar correr los beneficios…

Muchos traders me encuentro en la etapa intermedia de las 3 que se necesitan para vivir del trading.

1ª ETAPA: curva de resultados negativa.

2º ETAPA: curva de resultados neutra/ligeramente bajista

3ª ETAPA: curva de resultados positiva.

El paso de la segunda etapa a la tercera es muy larga. Ya no intervienen mecanismos técnicos ni sistemas estrictos. Es más, cuanto más estricto menos posibilidades tienes de pasar a la tercera etapa.

Es más bien cuestión mental del trader que de ninguna solución técnica. Es la parte meramente psicológica la que propiciará ese ascenso de fase.

Lo verdaderamente disuasorio para el trader es eso: tener que buscar la solución en su mente en vez de en libros o cursos.

Nadie podrá arreglar tu problema de dejar correr las ganancias, sólo tu podrás hacerlo. Muchos traders buscan y rebuscan la solución, esperan que esté escrita en algún lado. Esto es porque ha sido así para pasar de la primera a la segunda fase, básicamente porque lo que propicia esa pasarela de la primera a la segunda fase es la gestión del dinero.

Ya ha logrado implementar las fórmulas para arriesgar un porcentaje del total de su cuenta total y para entrar con un número adecuado de lotes, según también ese capital total. Así que todo se ha podido expresar mediante “fórmulas matemáticas”.

Pero a partir de aquí comienza el verdadero problema del trader ya que, como he indicado antes, el paso de la 2ª a la 3ª fase sólo depende de la parte psicológica de este. De ahí que muchos no sean capaces de superarla y renuncien a vivir del trading mediante la operativa y se vayan de este mundo de los mercados o traten de ganar dinero de otra forma pero no operando.

Y es lo que muchos no entienden. No comprenden que ese trabajo sucio lo tienen que hacer ellos, que nadie les va a sacar las castañas del fuego y es por eso que el aprendizaje del oficio del trading es uno de los más difíciles del mundo.

No entienden que el problema está entre sus 2 orejas. No entienden que la solución está en la fuerza mental, en la reeducación del cerebro. La meditación, reflexión, control mental, identificación de los problemas psicológicos inherentes de cada uno son campos del trading que deben ser tratados profundamente e individualmente por el trader que quiera ganar dinero en los mercados.

Miles de personas se acercan al mercado todos los días pero la ingente cantidad de sacrificio que este requiere para lograr vivir de él (al contrario de lo que nos venden) hace desistir a casi la totalidad de ellos. Poniendo un símil es como el espermatozoide que deja atrás a millones de compañeros para fertilizar el óvulo.

Sólo sobrevive el que más esfuerzo hace, el que está más preparado y… ¿por qué no?, el que más suerte tiene. Aunque claro, la suerte hay que buscarla. “Cuanto más te sacrifiques más suerte tendrás”.

Aun así, el sacrificio no vale de nada si no escoges el camino adecuado y ese sólo lo encontrarás buscando en tu mente por muy rudimentario o propio de países asiáticos o antiguo que te parezca.

Desde pequeños nos han dado todo lo que queríamos. Es cuando llega el momento del sacrificio, el momento de darlo todo cuando llegan los abandonos y fracasos. La mayor parte de las personas están viciadas por una sociedad que les ofrece todo lo que piden con relativa facilidad. En el momento en que te independizas del camino fácil que marca esta sociedad es donde vienen los problemas, es donde aparece la inhóspita selva y corres a refugiarte de nuevo en la comodidad.

Porque los mercados financieros son eso: pura selva virgen.

Lo más trágico es que muchos lo intuyen pero no son capaces de hacerlo.

Y volviendo al impedimento que te hace que no seas capaz de dejar correr las ganancias, tienes que comprender que sólo serás capaz de hacerlo bien cuando le des tanta importancia al dinero como a una piedra.

Nuestros instintos naturales nos guiarán erróneamente por los mercados financieros. El primer paso para convertirse en un trader de éxito es la re-programación de nuestro comportamiento, para hacer lo que sea correcto, en lugar de lo que nos hace sentirnos más cómodos.

No opere si no puede permitirse perder dinero. De hecho, uno de las ocasiones en las que estará garantizada su pérdida en los mercados financieros es esta. Si su capital dedicado a Trading es demasiado valioso para usted, estará predestinado a perderlo.

Probablemente mi mejor técnica es la de mantenerme alejado del teléfono cuando mi posición es ganadora.

_JACK D. SCHWAGER

¿Tienes la suficiente fuerza mental para ganar dinero en los mercados financieros?

El trader debe de ser consciente de que siempre hay alguna oportunidad en el mercado. El problema es dar con ella.

Señales o técnicas de entrada hay muchas y cada una tiene un porcentaje de acierto.

Lo ideal sería que el operador fuese capaz de distinguir el porcentaje de fiabilidad correcto del % de cada señal pero es algo que requiere de muchísima práctica. No es nada fácil distinguir el porcentaje positivo que arroja cada diversa técnica de entrada en el mercado.

Necesitas de bastante dinero para adquirir la experiencia que se necesita para saber cribar el ruido del mercado. Y mientras no la adquieres tu operativa será igual a “sobreoperación“.

Es por eso que siempre insisto en el susodicho 1% de pérdida máxima de la cuenta por operación. Todo aquello que se exceda hará que tu cuenta corra peligro y que la agotes antes de conseguir la suficiente experiencia como para distinguir las buenas oportunidades de las malas.

Por lo tanto este sería el objetivo máximo de un trader:

“Distinguir cada una de las buenas oportunidades que el mercado le lanza cada día”

Mientras no lo consiga abrirá posiciones sin lógica alguna y “disparará” a todo aquello que se mueva: llámese mercados, llámese todo tipo de señales. Su cuenta se mantendrá siempre en rojo hasta alcanzar la experiencia adecuada.

Para evitarlo hay otra forma de operar aunque más difícil, psicológicamente hablando. Se trata de elegir únicamente uno o dos mercados y entrar en base a una sola técnica.

De esta manera la sobreoperación será menor y la especialización en un par de mercados y en una sola técnica hará al trader mucho más experto.  Sabrá más sobre menos. Esto es lo que suelen hacer algunos grandes traders conocidos, se especializan sólo en un mercado.

No le hables de otros mercados, sólo háblale del que manejan. Conocen lo básico del resto pero del que se han preparado no hay nadie que les iguale, y les basta, les basta para ganar inmensas fortunas.

Pero como he dicho antes, este tipo de operativa no vale para todos. Requiere de un gran control psicológico. Requiere que el trader que se incline a operar de esta manera sea capaz primero de vencerse a si mismo. ¿Por qué?

– Porque requiere pasar por alto señales que dan otros mercados que no son el suyo específico.

– Porque requiere pasar por alto señales dentro del propio mercado que conoce y que no coinciden con la técnica que ha elegido para operarlos.

En un mundo tecnológico como el actual en que por medio de una pantalla tenemos acceso a todos los mercados financieros actuales y a toda la información financiera es meramente imposible para el trader no caer en la tentación de sobreoperar a cada momento.

Por tanto y además de la necesidad de tener una gran fuerza mental para operar según las reglas propuestas se une el hándicap del aislamiento. El trading es un oficio solitario y sólo ganan aquellos que saben aislarse adecuadamente de toda noticia, consejo y rumor.

Aislarse, centrarse en un par de mercados, operar con una sola técnica, esperar durante horas a que aparezca la oportunidad… Si aun no eres capaz de lograr seguir estas reglas, no durante un rato sino durante todo el tiempo, aun te falta mucho para vivir del trading.

NOTA: tienes muy poco margen de error de ahí que operar con una sola técnica o señal de entrada mejore tu porcentaje de acierto.