Crea tu propio estilo de trading

«No se trata de hacer el mejor sistema sino el de hacer el peor pero que te vaya bien a tí»

Con esta confusa frase quiero recalcar algo muy importante:

Debes crear un estilo propio que será el que te identifique entre los demás traders

Tendemos a copiar lo que hacen los demás. Está bien hasta cierto punto, pero te encontrarás que el resultado sigue siendo el mismo. Nada de nada.

Tienes el sistema ganador de otro trader pero a ti no te funciona, ¿Por qué? Pues porque sencillamente te falta la experiencia que tiene ese trader. Esas horas acumuladas, esas horas de vuelo que le dan la veteranía que a ti te falta.

No te engañes entonces, no te va a valer el sistema de otro trader. Sí te pueden servir sus maneras a la hora de operar, si te puede servir que te diga el camino que ha recorrido y como lo ha hecho para así poder seguir sus pasos.

Fíjate lo que te digo: ¡ para poder seguir sus pasos !. Si alguien hace el Camino de Santiago, podrá indicarte por donde ir, en que albergues dormirás mejor, cuantos kilómetros debes andar al día, en fin, te explicará su experiencia, cómo ha hecho para hacerlo, igual que el trader. Pero el camino, si quieres hacerlo, tendrás que recorrerlo tu mismo, nadie más lo va a hacer por tí.

Y una vez lo hagas será cuando estés en condiciones de explicárselo a los demás. De explicárselo digo, no de hacérselo.

El trading es más de lo mismo.

Te pueden explicar una técnica, una forma de operar, pero si no la pones en práctica no te valdrá para nada.

Cuando operas en real y tienes pérdidas, volver a hacer otra operación te cuesta Dios y ayuda. Tienes miedo de perder otra vez. El stop te ayuda pero, si entras y vuelves a salir con pérdidas, el miedo a abrir de nuevo una posición se acrecienta. Y, seguramente, por este motivo te perderás las mejores operaciones.

Una vez tienes definido el stop-loss y el número de lotes con los que entrar no debes tener miedo de entrar una vez que veas la señal. Puede que sigas perdiendo, es lo más seguro, pero esas pérdidas harán que poco a poco aprendas a librarte de ellas.

Perder te enseña a ganar. Si tienes miedo y evitas entrar, entonces no aprenderás nunca.

Eso si, ten cuidado de no acabar con todo tu capital antes de obtener la experiencia necesaria. Si no eres capaz de ganar dinero (será poco claro, pero primero se trata de ganar consistentemente) con lo mínimo que puedas abrir una operación, no vas a ganar tampoco aumentando los lotes con los que operes.

Durante buena parte del aprendizaje, serán muchas las incógnitas que se te planteen. Lo que si debes tener muy claro es que desde tus comienzos tendrás que apuntar en una lista lo que te funciona. Esa lista la irás cambiando muchas veces, pero de lo que se trata es de crear un estilo propio que de forma a tu trading, a tu manera de operar.

Por supuesto que al principio cambiará mucho más rápido para luego quedarte con unas premisas que perdurarán en tu vida como trader, que serán las que te funcionen, y que estarán expuestas, lógicamente, a cambios (ya que el trading es una continua evolución) pero esos cambios ya serán mínimos, serán más bien un acto de pulir más esas reglas, de hacerlas más personales, más refinadas, y como digo, definirán tu estilo intransferible como trader.

De ese estilo surgirá una idea a la que deberás ser siempre fiel. Es necesario además que así sea. Si no te quedas con una idea, dudarás, y las dudas son demoledoras.

Si ya no pierdes, pero tampoco ganas, esta es la solución

Lo más difícil cuando te inicias en el trading es ser capaz de cortar las pérdidas. Normalmente no se ponen stops por lo que la merma de capital se acentúa hasta entrar al margin call. El historial de la operativa en los inicios se caracteriza por tener muchas operaciones con pocas ganancias (esto es por miedo a perder lo ganado) y pocas operaciones con pérdidas pero estas muy grandes (esto es porque el trader mantiene la esperanza de que se recuperen).

Salir de esa etapa supone una gran transformación psicológica por parte del especulador. La solución para cortar de raíz los 2 más grandes males de un trader (el miedo y la esperanza) pasan por utilizar siempre y en cada una de sus operaciones un stop-loss.

Después de superada esta etapa el trader ya no perderá, lo cual ya es un gran paso, pero tampoco ganará por lo que verá impotente como la cuenta siempre se mantiene neutral.

Esto mientras sea capaz de mantener la misma disciplina porque bastará un momento de desfallecimiento para que la cuenta comience a menguar de nuevo poco a poco.
Esta falta de disciplina viene de esa impotencia de no ser capaz de hacer crecer la cuenta por lo que salta las reglas y arriesga de nuevo más de lo necesario.

Por tanto, para salir de esta etapa surgen 2 caminos posibles:

Esto es:

LIMITAR LAS PÉRDIDAS:

a) stop- loss del 1% del total de la cuenta en cada una de las operaciones.

b) hacer trailing-stop para tener pérdidas más reducidas del 1% inicial e incluso ninguna e ir incrementando las ganancias poco a poco de manera que sea el mercado el que nos cierre la posición.

c) operar con el tamaño adecuado de contratos o lotes (relación precio de entrada/stop) para no apalancarse más de lo estrictamente seguro.

Hasta aquí bien. El trader tiene controladas las pérdidas más o menos por medios como los que acabo de exponer. Este ya no es su problema sino como incrementar las ganancias y superar la fase en que no gana ni pierde. Hasta aquí ha sido «fácil» comparado con lo que viene ahora. Esto es porque la parte anterior podríamos definirla como tangible y la que viene ahora como intangible, por expresarlo de alguna manera.

INCREMENTAR LAS GANANCIAS:

Aquí surgen dos caminos. El seguir uno u otro dependerá de cada trader. Yo siempre recomiendo seguir el que se adapte más a cada uno, o sea, con el que nos resulte más cómodo operar con él.

a) Operar al contrario de los traders perdedores. Esto es:

  • Tratar de tener muchas operaciones con pequeñas pérdidas y pocas pero con grandes ganancias.

EN CONTRA:

  • aquí ya entra en juego el aspecto mental o psicológico del trader. La mayoría de los traders no son capaces de aguantar una serie larga de operaciones con pérdidas por pequeñas que estas sean.
  • cuando se acierta con la operación buena, también hay que tener la fuerza mental suficiente para no caer en la tentación de realizar beneficios pues el rendimiento vendrá exclusivamente de estas operaciones ganadoras.
  • también tendrá que ser capaz de aguantar la presión que suponen los retrocesos de toda tendencia para coger impulso y seguir.
  • y también decir que estas operaciones suelen durar mucho en el tiempo por lo que si el trader es impaciente se aburrirá con esta operativa lo cual puede repercutir en precipitaciones que dan lugar a errores y, por ende, a fallos en la operativa. O sea, falta de disciplina.

A FAVOR:

  • si es un trader paciente y metódico está será su forma de operar ideal.
  • al ser una operativa que consiste en dejar correr las ganancias puede establecerse, o no, un Profit Warning de manera que si optas por esta forma de operar, el tiempo libre será máximo ya que las pérdidas están protegidas y las ganancias, en caso de no tocar el stop, se irán incrementando progresivamente.
  • el aburrimiento que puede traer esta forma de operar se verá compensada por las grandes ganancias recogidas. Ya sabes: «paciencia es dinero» (la máxima de Warrent Buffet).
  • es la operativa perfecta para ir promediando a favor
  • si eres capaz de seguir esta manera de obtener las ganancias, este sistema será el ideal y el que mayores beneficios y tiempo libre te aportará.

b) para traders más inquietos y que buscan ganancias rápidas:

  • Establecer un objetivo de ganancias y cerrar cuando se cumpla.

El objetivo puede ser por operación y por añadidura diario, semanal, mensual o anual.

A FAVOR:

  • te sientes más satisfecho porque has alcanzado el objetivo y te dará más confianza para seguir operando.
  • puedes obtener el objetivo de un año, por ejemplo, en un mes o menos (depende del volumen con el que operes).
  • las ganancias son más rápidas y las operaciones duran menos por que lo que realmente nos dará el dinero será el número de acciones, lotes o contratos con las que abramos la posición.

EN CONTRA:

  • si la cotización sigue avanzando una vez has cerrado, aunque hayas alcanzado el objetivo, puede que te surja un sentimiento de culpa por no haber dejado correr la posición.
  • se necesita una cantidad de dinero adecuado para operar de esta forma ya que es necesario hacerlo con un número adecuado de contratos si queremos sacar unas cantidades suficientes para vivir del trading.

Como salir de una posición

Saber salir de una posición es una de las materias más difíciles en el ámbito del trading, pero lo que sí está claro es que si aprendes a salir acabarás ganando dinero de verdad.

break_even

Casi todos los traders practican una y otra vez la manera de entrar cuando deberían destinar más parte de su tiempo a como salir.

Una de las máximas más importantes que tengo es: «Una vez en ganancias nunca pérdidas»

Para ponerlo en práctica utilizo el Break Even. Eso si, no lo pongo inmediatamente pues muchas veces la cotización sube hasta el punto de entrada para después volver por donde tiene que ir, pero claro, si pones demasiado rápido en Break Even, este saltará y te quedará la cara de tonto de ver el dinero que acabas de perder por haberlo movido demasiado rápido.

El Break-Even hay que ir bajándolo progresivamente, ni muy cercano ni muy alejado, no hay una ciencia exacta. Hay que ir bajándolo para evitar dilapidar las ganancias. Si lo dejas en el punto de entrada cuando las ganancias son muy abundantes y la cotización se da la vuelta alcanzándolo, no habrás perdido nada pero habrás dejado de ganar un buen dinero.

Aplicando el B.E eliminas un buen porcentaje de operaciones con pérdidas de tu cuenta. El B.E es como un balón, hay que aprender a manejarlo, depende pues de tu destreza tu éxito o no.

Si sale bien ganarás mucho, si sale mal ganarás menos pero nunca perderás.

El B.E te permite incluso marcharte con la tranquilidad de que por lo menos tu operación no acabará en pérdidas e incluso con la gran posibilidad de estar ganando mucho cuando hayas regresado.

Muchas veces he ganado más cerrando la plataforma y marchándome con la posición abierta que estando atento a la pantalla. Si estás delante y ves muchas ganancias es difícil reprimir el deseo de materializarlas con lo que muchas veces acabas dejando de ganar mucho dinero. Si dejas la posición abierta, con el Break Even en el punto de entrada, no tendrás ese problema, sabes que tus pérdidas están limitadas a cero y tus ganancias ilimitadas.

Cuando las ganancias son importantes lo que tienes que hacer en vez de cerrar es añadir otro contrato con su correspondiente Stop-loss para moverlo en cuanto se pueda también a Break-Even para que si la cotización se da la vuelta no se borren las ganancias del primer contrato, y así sucesivamente.

NO pretendas ser más listo que el mercado y no trates de ver la salida donde puede que no la haya. Deja que sea el mercado el que te saque de la posición,  si no lo haces evitarás ganar mucho dinero en muchas ocasiones. Que no se te nuble la vista con los beneficios. Mente fría, que diría el otro.

Decir que es mejor ir añadiendo contratos de 1 en 1 para ir controlando todo este sistema.

Una vez controlada la técnica del Break Even, habremos eliminado un gran porcentaje de posibles pérdidas por ejecución del stop por lo que ahora sólo hay que preocuparse de que cuando nuestra entrada sea fallida y no podamos correr el stop a B.E que las pérdidas sean las menores posibles.

El stop me gusta ponerlo a una distancia en la que si pierdo sólo sea el 1% del total de mi cuenta operativa, a lo sumo el 2%, pero nunca más de eso.

Muy importante para el trader: una vez que sabes que vas a perder poco si te salta el stop-loss,  que no pierdes nada si entras en ganancias y que sabes como añadir contratos, habrás eliminado uno de los más grandes causantes de fracaso en un trader: EL MIEDO.

Ahora, cuidado. La experiencia, que sólo corre de tu parte, deberá llevarte a elegir muy bien el momento de entrar ya en ese momento es donde radica también parte del éxito (aquí no cabe la sobreoperación) primero para que no te salte el stop y segundo, para que como mal menor, no lo haga el B.E, no por lo menos en el punto de entrada.

El buen trading es el arte de eliminar todo aquello o todas aquellas situaciones que te hacen perder. Tras esto sólo caben las ganancias.

El miedo a la hora de dejar correr una posición con beneficios

Son tantas las operaciones que acaban en pérdidas que cuando tenemos un pequeño beneficio tratamos de retenerlo como sea. Ya no digo si este es grande.

El miedo a que ese beneficio se convierta de nuevo en una pérdida nos hace cerrar apresuradamente por lo que no somos capaces de dejar correr las ganancias lo suficiente.

El dominio de este rasgo psicológico, el miedo, es el artífice principal para que llegues a ser un buen o mal trader.  La paciencia y templanza por medio de una gran fuerza mental y no mirar atrás suelen ser las fórmulas más eficaces.

El mercado se encarga de machacarnos de todas las maneras, pero su táctica preferida es la que ataca a nuestra mente sin piedad. Sabe que somos débiles en ese aspecto y usa principalmente este mecanismo para que nuestra cuenta disminuya poco a poco hasta acabar con nuestro dinero.

Seguramente habrás pasado por la siguiente situación:

Un buen día ves una oportunidad clara y abres cortos posicionándote a la baja. Tienes abundantes ganancias, pero esta vez dices: _no voy a cerrar, voy a aguantar pase lo que pase.

La cotización retrocede y las grandes ganancias que tenías se quedan a cero e incluso entran en pérdidas.

Esperas lo que haga falta sin cerrar a que la situación cambie.

Y sucede.

Vuelves a entrar en beneficios y la cotización vuelve a bajar hasta justo donde había llegado antes, al mismo soporte, por lo que piensas: _ esta vez sí, romperá el soporte y ganaré mucho más.

Pero vuelve a pasar lo mismo: la cotización retrocede, se evaporan las ganancias y entras de nuevo en pérdidas.

Es aquí cuando el mercado comienza a atacar y va directo a tu punto más débil: tu mente.

Entonces empiezas a pensar… ¡ Que burro ! Si hubiese cerrado en el soporte y hubiese esperado el retroceso para volver a posicionarme a la baja habrá ganado mucho dinero, el doble, y ahora estoy en pérdidas.

El miedo comienza a instalarse en tu cerebro, ya tienes dudas y mucha falta de confianza.

De repente vuelves a entrar en beneficios y la cotización ataca de nuevo el soporte. Estás contento porque aunque podías haber ganado mucho más dinero, por lo menos ya estás de nuevo en la primera situación.

Pero ahora la encaras con falta de confianza. Tienes miedo de que la cotización vuelva a hacer lo mismo y de que vuelvas a perder de nuevo un buen dinero. Así que dices: «más vale pájaro en mano, que 100 volando«, por lo que cierras la posición en el soporte y quedas contento con lo ganado.
Esto no lo habías pensado la primera vez, y te salió mal, pero si lo piensas ahora… y a ver que pasa.

Y claro, es aquí donde el mercado remata la faena y te deja con un muy mal cuerpo ya que tú te quedas con tu beneficio pero el soporte se rompe como habías pensado en un primer momento y ves impotente y fuera de mercado como la cotización cae y cae sin poder aprovecharte de ello.

Esperas una reacción alcista para ponerte corto pero esta no llega, el mercado te ha eliminado y no vuelve a por ti…. la cotización sigue descendiendo y cada vez te desesperas más y ya empiezas a pensar que ahora si se va a desplomar.

Finalmente entras corto de nuevo porque tu mente cree que el descenso es imparable, y es justo ahí donde el mercado te vuelve a cazar. En ese momento la cotización comienza a subir y subir hasta que el mercado vuelve a recuperar todo el dinero que en un primer momento le habías arrebatado.

Y vuelta a empezar….