Razones por las que debes abrir y cerrar una operación en un mismo Time Frame

Estamos de acuerdo en que la disciplina es la primera baza que el trader tiene a su favor. Sin ella no hay progreso y sin progreso no hay resultados.

La disciplina es esencial a la hora de seguir las reglas que, se supone, tiene el trader sobre la mesa.

Esta obediencia al método obliga a seguir las directrices marcadas dentro de la operativa. Nunca, por tanto, se deberán probar cosas nuevas mientras operamos en real. El resultado es demoledor, lo observamos en muchas situaciones cotidianas y más concretamente en el mundo del deporte.

Tienes que seguir un método, serle fiel y que todo cambio posible se haga «fuera del terreno de juego», o sea, en el «campo de entrenamiento o de prácticas». Toda modificación ejecutada sin ser probada o asimilada por el especulador antes de operar supondrá un fracaso operativo.

Es la mejor manera: crear un método, ir incorporándolo poco a poco a nuestra forma de operar de modo que nos vayamos familiarizando con él, e ir evolucionándolo poco a poco.

Si andamos cambiando de reglas cada dos por tres o probamos nuevas operando en real, nunca avanzaremos ni nunca tendremos un sistema válido.

Vale más tener un mal sistema e ir mejorándolo poco a poco mediante el ensayo/error que estar empezando de nuevo una y otra vez.

Una de esas reglas fundamentales en el trading intradía es: abrir y cerrar una operación en un mismo espacio temporal o time frame.

Los motivos son dos:

TÉCNICOS: vamos a imaginar que estamos observando un gráfico de 30 minutos y que abriremos una posición alcista en el momento en que la cotización supere una resistencia.

Por ejemplo:

resistencia

 

Ahora, como nos gusta andar mirando todos los espacios temporales, se nos ocurre mirar el de 5 minutos en el mismo mercado, por ejemplo:

resistencia gráfico

 

Como puede verse en este segundo gráfico, la cotización ha superado la resistencia en el espacio temporal de 5 minutos, pero recordamos que en el de 30 (que es donde estábamos buscando la ruptura de la resistencia) aun no lo ha hecho.

¿Qué solemos hacer entonces? Pues saltarnos todas la reglas y en un alarde de confianza abrir la posición alcista en el gráfico de 5 minutos.

¿Qué sucede? Que la cotización se da la vuelta y entramos en pérdidas por no haber esperado a que rompiese la resistencia en el espacio temporal que estábamos observando (en este caso el de 30 minutos).

Por consiguiente, tanto para entrar como para salir hay que escoger un time frame y operar según lo que este nos diga sin dejarnos influenciar por los demás.

Si hemos escogido en espacio de 15 minutos hay que saber que, lógicamente, tardará 15 minutos el formarse una nueva vela y si es de 5, pues cinco minutos.

Pero lo peor de andar mirando a la vez diversos espacios temporales son las implicaciones psicológicas que ello implica y que a su vez incidirán en el resultado de nuestras operaciones.

PSICOLÓGICOS:

A) EN PÉRDIDAS.- Si has abierto una operación en un gráfico de 15 minutos y vas perdiendo dinero, si saltas y observas un espacio temporal mayor no serás capaz de cerrar dicha posición.

¿Por qué? Porque buscarás otro soporte más lejano con la esperanza de que la cotización rebote en él.

Ejemplo:


Resulta que hemos abierto una posición alcista en el gráfico de 30 minutos. La cotización supera la resistencia (punto A) y abrimos «largos». Sabemos donde está el soporte en dicho time frame (punto B).

En esto, la cotización después de moverse algo a nuestro favor, se da la vuelta y comienza a bajar traspasando dicho soporte.

En ese momento, nuestro primer impulso mental es que esa bajada se pare y de la vuelta para cerrar donde no tengamos ni pérdidas ni ganancias. Nuestro EGO no asume la pérdida y en su desesperación nos obliga a ver un espacio temporal más amplio. Entonces nos vamos, por ejemplo, a buscar otro soporte, en este caso en el gráfico de 1 hora.

soporte2

 

Nos hemos saltado las reglas y hemos dejado correr las pérdidas, en este caso, buscando un soporte en un time frame más amplio (el de 1 hora).
Ahora el soporte está en el punto C. Confiamos en que la cotización se pare ahí, en ese punto, y suba para poder salir con menos pérdidas (ya no nos importa salir sin pérdidas ni ganancias, ahora buscamos una pérdida mínima). Hay que darse cuenta que eso ya lo podríamos haber hecho en el soporte B pero el EGO no nos dejó.

«La primera pérdida es siempre la mejor»

Entre tanto, la cotización traspasa también el segundo soporte (C) y sigue bajando.

La desesperación es total. Habrá traders que incluso creyendo que no puede bajar más, promediarán en contra.

De repente se percibe un atisbo de esperanza. La cotización se da la vuelta y vuelve a recuperar el soporte C. La desesperación se vuelve de nuevo esperanza y es ahí cuando añades más lotes para, si sigue subiendo, cerrar antes sin pérdidas ni ganancias.

Pero resulta que la cotización se da de nuevo la vuelta (punto D) y enfila una bajada escalofriante. Hay que recordar que hemos añadido más posiciones para poder recuperar antes el capital, y con lo que nos encontramos es que ahora las pérdidas se están multiplicando.

Llegados a este punto ya no seremos capaces de cerrar. Dejaremos que la cotización haga lo que tenga que hacer. Hemos pasado el punto de NO-RETORNO.

Aquí ya claudicamos, pero seguiremos manteniendo la esperanza hasta que entremos en margin-call.

A partir de este momento pueden suceder 3 cosas:

  • que tengamos mucha suerte y recuperemos lo perdido
  • que mantengamos la posición abierta durante mucho tiempo, más de lo que quisiéramos, de manera que si no disponemos de otra cuenta no podremos operar durante todo ese período.
  • que la cuenta quiebre y nos quedemos sin un euro con todo lo que ello implica.

B) EN GANANCIAS.- Si has abierto una operación en un gráfico de 30 minutos y estás ganando dinero, si observas un time frame de 5 minutos seguramente cerrarás la posición.

¿Por qué? simplemente por miedo a perder todo o parte de lo ganado.

Ejemplo:

en_ganancias

 

En el gráfico anterior imaginemos que hemos entrado tras efectuarse un barrido en A. La posición avanza a favor nuestra y llega a un punto donde vamos ganando bastante.

Entonces pensamos. Si traspasa el soporte hacia abajo (punto B) cierro la posición. Con impaciencia esperamos a que la cotización aguante en dicho punto. Estamos observando el time frame de 30 minutos (la vela tardará 30 minutos en cerrarse). Se nos hace eterno y procedemos a observar un espacio temporal más pequeño, en concreto el de 15 minutos:

en ganancias
¿Qué ha sucedido al observar un espacio temporal más pequeño que el que estábamos operando?

Pues simplemente que el miedo de nuestro EGO a perder los beneficios hace cerrar una posición que de haberla mantenido nos hubiese dado más ganancias.

Si estás continuamente mirando las ganancias, cualquier retroceso hará más fácil que cierres. Es recomendable, por tanto, acostumbrarse a no mirarlas mientras mantenemos la operación abierta y tomar decisiones sólo según lo que el gráfico nos diga.

Veamos que, por haber cambiado el time frame de 30 a 15 minutos, el haber visto en este último que la cotización traspasaba el soporte ha sido esencial para cerrar la posición. Si hubiésemos aplicado la disciplina y nos dedicásemos a observar el transcurrir de la operación en el mismo espacio temporal en el que hemos abierto la operación, no habríamos cerrado, ya que en le gráfico de 30 minutos la cotización no fue capaz de romper el soporte.

Así que, ten claro que debes tener unas reglas, que la disciplina (la parte del trading más importante para tener éxito) es esencial para no romperlas, y que cualquier variación de dichas reglas será fuera de mercado y no mientras estés operando.