¿Qué fuentes usas para tomar tus decisiones sobre los mercados?

Todos los días hay movimientos en cada uno de los mercados financieros. Unos son más acusados que otros y permiten recoger más o menos ganancias.

Es imposible abarcarlo todo, por eso debemos adoptar una visión paciente de observación.

A veces el «ruido» es tan grande y la variedad de mercados, tanta, que tratar de estar en todos los escenarios acaba por cansarnos mucho mentalmente, de manera que mucho esfuerzo ofrece pocos beneficios.

No es fácil el oficio de trader.

Por otra parte, hay 2 maneras de encontrar oportunidades.

Si te creas una lista de RSS, u otra a través de Twitter tendrás las noticias más relevantes a «golpe de ojo». Es importante desde el aspecto en que hay ciertos catalizadores que provocan grandes movimientos en el mercado afectado.

El problema radica en que la desviación o distracción puede ser importante. Tienes que seleccionar muy bien las fuentes y, aun así, leer las diversas noticias e interpretarlas será un motivo de pérdida de tiempo, pero no hay otra.

Lo ideal es elegir muy bien las fuentes para la información que quieres obtener.

Recomiendo que dichas fuentes sean lo más relacionadas posibles con tu objetivo. A más fuentes, sobre todo no relacionadas, más dispersión. Tienes que saber separar el ocio del trabajo.

Por otro lado están los gráficos. Estos son más puros, no te confunden tanto la mente, tienes toda la información en ellos, por lo que el contacto con el mercado es más directo.

Tienen la ventaja de que los interpretas tu y que serás el único responsable de tus decisiones respecto a entrar o salir del mercado.

Si tratas de lograr una buena experiencia y llegas a ser bueno interpretándolos no te hará falta más. Lo que pasa es que, como tengo dicho, los gráficos no hablan. Te lo cuentan todo pero no hablan y nosotros como humanos necesitamos la opinión de otros, nos gusta leer, por eso caemos en la tentación de leer noticias, previsiones y comentarios.

No se trata ya de que no confiemos en que nuestro criterio sea correcto o no sino que necesitamos corroborar con la opinión de los demás si estamos en lo acertados o no.

Esta es una postura bastante peligrosa ya que siempre hay posiciones encontradas para un mismo tema, y encima tenemos un sesgo o inclinación a separar y rechazar la información que no coincide con la que tenemos nosotros sobre el mercado.

Simplemente buscamos interpretaciones que coincidan con nuestra visión para confirmarnos a nosotros mismos aunque luego no estemos en lo cierto.

Este es el peligro de leer una lista de fuente de noticias: primero distracción y luego contagio, que puede hacer variar nuestra postura original o confirmarla. Y no se trata sólo de eso sino de que tomemos la decisión que tomemos, esta sea la acertada. Nuestra cuenta sufre por todo ello.

En cambio, los gráficos son más directos y nos confunden menos.

No es fácil saber que manera es más efectiva para cada uno de nosotros. Cuando estamos observando únicamente las cotizaciones en el gráfico, si hay un movimiento brusco siempre nos gusta saber qué ha pasado y eso lo satisfacemos buscando la noticia relacionada.

Y si sólo tomamos nuestras decisiones en base a noticias o datos tenemos que valorar que muchas veces hay movimientos grandes en los gráficos que se suceden sin que haya ninguna noticia de por medio.

Puede entonces pensarse que lo ideal sería la combinación de ambos métodos y así lo corroboro pero siempre dedicando un importante porcentaje a favor de la lectura en gráficos. Hay muchas señales precursoras de buenos movimientos sin necesidad de acudir a la información. Además, la que nos ofrecen siempre viene contaminada por otro tipo de informaciones que no nos interesan. Vamos, que no hay la fuente perfecta.

Si te centras sólo en gráficos tienes la ventaja de que podrás analizar muchos más mercados.

Todo esto es algo a tener muy en cuenta y el éxito del trader vendrá de saber simplificarlo todo y adoptar aquello que a él mejores resultados le reporte.