Cómo influye el instinto del miedo a la hora de lograr ganancias consistentes

Por experiencia se que el «MIEDO» es el principal instinto responsable de que un trader no llegue a conseguir la consistencia.

Las pérdidas suelen ser muy dolorosas . Ni siquiera tienen que ser muy elevadas para que lo sean.

Donde mejor se puede ver o percibir que el miedo está presente en la operativa de un trader es en su porcentaje de acierto. Y aunque parezca increíble, mayor % de acierto indica mayor miedo.

Casi todos los traders tienen como único objetivo acertar el mayor número de veces posible. Lo malo es que un porcentaje de acierto elevado no significa nada, sobre todo porque la inmensa mayoría de las operaciones acertadas suele arrojar sólo un pequeño saldo positivo.

Como consecuencia, «gana muchas batallas pero acaba perdiendo la guerra».

Todos tenemos un umbral del dolor y este debería ser el mínimo posible para poder soportar las inevitables pérdidas, para no tener la obligación de tratar de ganar el mayor número de veces.

Lo que cuenta es siempre el resultado final, la diferencia entre ganancias y pérdidas.

Si un trader abre una posición arriesgando un porcentaje demasiado elevado va a sufrir dolor cuando se consuma la pérdida.Y debido a que el miedo es un instinto primario en el hombre, el cuerpo/mente aprende de ello.

Por ejemplo:   si tocas un objeto y recibes una descarga eléctrica, sufres dolor. Debido a ese dolor generas un miedo. Es ese miedo el que te «protege» para que no lo vuelvas a hacer.

Aplicado al trading, cuando tienes una pérdida sufres dolor, si tienes dolor se activa el miedo. La próxima vez te costará más abrir una operación. Cuanto mayor es la pérdida o más numerosas las operaciones negativas, mayor es el dolor que sufres y, por consiguiente, mayor será el miedo a la hora de abrir la próxima operación.

Ante este caso, el trader suele quedarse, al igual que ante el objeto que le produce un calambre, con el dedo paralizado. Le cuesta mucho abrir una nueva posición. Y si lo hace, sufre mucho durante el tiempo que la mantiene abierta. Sufre tanto que cuando esta está en positivo y los beneficios retroceden un poco, cierra enseguida no vaya a ser que entre en rojo de nuevo y tenga que pasar por una nueva tortura.

Hay que entender, por lo tanto, al miedo como un instinto de protección.

Gracias a él los seres vivos van evolucionando.

O sea que el miedo es un «producto» propio de la evolución necesario para que la especie perdure, logrando que el individuo se aparte de los peligros que puedan perjudicarle en un acto de supervivencia.

Por supuesto que unos tienen el umbral más alto que otros, por eso hay también diferentes perfiles de riesgo.

Lo que está claro es que si no contásemos con el miedo probablemente estaríamos extinguidos.

Por tanto, este es un instinto inseparable del ser vivo, sin embargo es el ENEMIGO a batir por el trader.

Pero hemos dicho que ese instinto no se puede desconectar. Desconectar no, pero minimizarlo sí.

¿Qué sucedería, volviendo al caso del objeto que daba descargas eléctricas, si estas fuesen casi imperceptibles?. Es fácil de contestar, ¿no?. Que lo tocaríamos una y otra vez sin problema alguno. El instinto del miedo no llegaría ni a activarse. Por lo tanto, en vez de repulsión generaríamos CONFIANZA.

Aplicado al trading, ¿cómo lograríamos el mismo efecto? Reduciendo la pérdida por operación al mínimo posible. Sólo así no activaríamos el instinto del miedo, generaríamos confianza y no tendríamos mayor problema en abrir una operación.

Y lo que es más importante, no sufriríamos dolor cada vez que perdiésemos, evitando la retroalimentación. Asumiríamos la pérdida sin más.

Me suelen preguntar por qué los traders consistentes operamos arriesgando un % por operación minúsculo.

Ahora ya sabes la respuesta.

Una vez que eres capaz de arriesgar el 1% del capital total por operación habrás dado un paso de gigante, pero no es suficiente.

Notarás que la curva de tu cuenta se volverá ascendente cuando puedas arriesgar el 0.5% y descendiendo.

Y digo «puedas» porque arriesgar tan poco necesita de gran capital. Para que te hagas una idea, con 10.000 euros no se debería abrir con más de 2 minilotes.

Por lo tanto, el capital total es decisivo porque si no partes de una cierta cifra no podrás gestionar adecuadamente la operación para así tratar de evitar activar el instinto del miedo.

Y esto es para todos. Todo el mundo nacemos con este instinto incorporado.

Así como muchos traders no entienden porque arriesgo tan poco, yo tampoco entiendo porque ellos arriesgan tanto. Bueno, sí creo saberlo. Cuanto más te arriesgas o te apalancas mayor sensación de ganancia.

Pero sólo es teoría, en la práctica operar con un apalancamiento mayor de lo que la cuenta puede soportar significa margin call seguro, a la vuelta de la esquina.

No es difícil ver traders operando con 2 lotes para una cuenta de 10.000 euros. Estoy hablando de «lotes» y no de «minilotes». 2 lotes =20 minilotes.

Por consiguiente, la fórmula de la consistencia está clara:

«A mayor capital con mayor número de lotes podrás operar, y lo que es más transcendental aun, con menos riesgo».

Quizá sea este uno de los artículos más importantes que he escrito. Si se entendiese y posteriormente aplicase de manera adecuada, ese 95% de traders perdedores no serían tan elevado.

De nuevo puede verse que la rama más importante del trading está en la gestión del dinero y riesgo.

Sólo bajando el umbral del dolor (riesgo), para que no se active el instinto del miedo, serás capaz de dejar correr los beneficios hasta el «infinito».

LA PUNTILLA FINAL: imagínate el poder que tendrías entre las manos si pudieses abrir una operación con 5 lotes arriesgando sólo un 0.2% (ya no voy al 0.1%) del capital total y con un stop lo suficientemente alejado.

Sí, no está al alcance de muchos, se necesitaría mucho capital en la cuenta, pero sería «bestial», harías «saltar a la banca», aunque no sólo con 5 lotes, por supuesto… (No quiero ya ni hablar de cuando Soros hizo quebrar al Banco de Inglaterra ordenando la venta de 10.000 millones de libras).

¿Te das cuenta que la gestión del dinero lo es todo?  Podrías incluso entrar al azar y ser consistente. Comprende que en algún momento vas a estar posicionado en el lado correcto.

Al final, la entrada, la parte del trading más practicada por el trader, resulta que pasa a ser la más irrelevante.

La apertura de la operación no es lo más importante sino su gestión

Cuando abres una operación, por muy segura que parezca, sólo contarás con un porcentaje de acierto a tu favor.

Ese porcentaje podrá ser mayor o menor pero nunca estarás seguro al 100%.

Nunca sabrás lo que podrá suceder tras entrar en el mercado. Cuentas con una serie de probabilidades, con la intuición, con tu sistema de entrada, pero cualquier suceso inesperado puede dar al traste con tus supuestas probabilidades.

Por consiguiente, y debido a que aun no se puede ver el futuro, la única forma de protegerte ante las desavenencias del mercado es gestionando adecuadamente tus operaciones.

Estamos de acuerdo en que la única manera de hacer crecer la cuenta es cortando las pérdidas de raíz y dejando correr las ganancias (punto más débil incluso de los traders profesionales), por lo tanto, si vemos una operación que semeja tan segura que no respetamos las reglas de la gestión y nos apalancamos por ello de más, corres un cierto riesgo de que sea una de tus últimas operaciones.

Puede que te salga bien en diferentes ocasiones pero, repito, basta con que te «coja» en una en la que te hayas apalancado más de lo debido para que vuelvas a estados de máxima desesperación.

O sea, que llegados a este punto es fácil concluir que la gestión va a ser esa herramienta que te ofrezca la consistencia, y no la entrada.

La entrada, lo dicho, tienes una esperanza de que se desarrolle como tú deseas pero no tienes la certeza por lo que desde este momento deja de ser irrelevante para hacer crecer las ganancias de tu cuenta.

Lo que si importa es que:

  • vas a estar en el lado correcto en algún momento, sí o sí. Esta es tu ventaja.
  • mientras no lo estás vas a tratar de perder muy poco poniendo un stop lo suficientemente alejado para cubrirte de la mayoría de los retrocesos del mercado.
  • y, lo más importante, cuando estás en lo cierto tienes que evitar cerrar pronto porque si no tu cuenta se mantendrá siempre en lateral.
  • mucho cuidado con el trailing-stop porque es una herramienta que suele cortar el avance de las ganancias.
  • mucho cuidado con el aburrimiento de estar esperando a que las ganancias crezcan, porque si estás en positivo se te hará muy largo el tiempo de espera para cerrar la operación y sentirte bien.

Estrategia para reducir el % de operaciones con pérdidas

En su tiempo, poner stops en cada una de mis operaciones me dio la estabilidad que necesitaba para operar.

Me liberó del miedo a entrar (sabía lo que iba a perder en el caso de que la cosa fuera mal) de manera que el dolor ante las pérdidas era escaso o nulo y aun encima evitaba todo el suplicio mental y corporal que experimentaba cada vez que dejaba correr una operación negativa.

Este hecho junto con el cálculo correcto del número de lotes con los que tenía que abrir cada posición hizo que mi trading avanzase mucho y que ese tiempo ahorrado quedase destinado para otros menesteres que la operativa exige.

El factor tiempo es el activo más valioso para un trader

El avance fue tan grande que en un primer momento pensé que ya no tenía que hacer nada más en el caso de las pérdidas, pero aun faltaba uno de los detalles más importantes.

Todo trader que haya operado estará de acuerdo conmigo en lo extremadamente difícil que es acertar con el punto exacto de entrada. Nadie es capaz de hacerlo a la perfección todas las veces.

Y aquel que tenga más experiencia también afirmará que no hay un punto exacto para situar un stop y que la diferencia entre el éxito y el fracaso queda a merced de la maestría del trader en este aspecto.

Pero si hay algo que eleva enormemente las posibilidades de éxito:

Muchos traders, convencidos ya de que es totalmente necesario operar con stoploss, sitúan este lo más cerca que pueden del punto de entrada para tener pérdidas muy pequeñas cada vez que salte.

_De nuevo el miedo de por medio, ¿eh?

De esta manera pierden muy poco cada vez que lo hacen pero tienen tantísimas operaciones perdedoras (debido a los barridos y a los retrocesos propios del mercado) que sumando todas las pérdidas semeja lo mismo que una gran pérdida.

A esto se suma que cuando están en lo correcto no son capaces de dejar correr los beneficios por lo que el saldo de la cuenta acaba siempre siendo negativo.

Por tanto, ese detalle que comentaba, ese detalle que elevo considerablemente el porcentaje de aciertos fue situar el stop lo más alejado que me permitía la gestión del dinero de mi cuenta.

Sacrifiqué número de lotes por distancia de stop.

De esta manera evitaba tener que entrar con la máxima precisión y me libraba de barridos maliciosos y retrocesos imprevistos del mercado.

Por consiguiente, el miedo es claramente el instinto más perjudicial para un trader.
Toda acción que hagas para mitigarlo o controlarlo incidirá positivamente sobre tus resultados en tu historial de operaciones.

La importancia de la gestión en el trading

Es algo evidente y lógico pero que pasa desapercibida (o hacen que pase) para muchos de los iniciados en el trading y no tanto.

Los 2 gráficos de abajo corresponden a 2 Time Frames distintos del EURUSD.

El primero es un gráfico de 15 minutos y el segundo de 4 horas.

Si nos fijamos en lo que se suelen fijar muchos traders, en la engañosa trazada de la cotización, parece que esta haya «andado» el mismo tramo tanto en uno como en el otro.
Es más, parece que ha avanzado más en el primero (el de 15´).

Sin embargo, en el gráfico de 15 minutos (para 1 minilote, o sea 0,10 lotes) el rango supone 18 pips, que vienen a ser 18 euros.

Y en el gráfico de más abajo, el de 4 horas, el rango supone 78 pips, que vienen a ser 57 euros por minilote.

eurusd1

 

eurusd2

Esta lógica y evidente «tonteria» no es tomada en cuenta por muchos traders de manera que entran a mercado con la misma estrategia tanto en un Time Frame de 15´como en el de 4 horas.

Esta simple observación deja claro lo siguiente:

Cuando más pequeño es el espacio temporal en el que operas, con más lotes tienes que hacerlo si quieres sacar un buen rendimiento. Véase en el primer gráfico como el avance sólo supone (en este caso a la baja) 18 pips/13 euros para 1 minilote.

Así que las ganancias serán evidentes sólo cuando operemos con una cantidad mayor de lotes.

Por el contrario, en el segundo gráfico, el recorrido supone 78 pips/57 euros por minilote por lo que la rentabilidad obtenida es mayor.
Claro que aquí ya entra en juego el factor tiempo (o la paciencia del trader en cuestión) porque cuanto más grande es la temporalidad más suele tardar en completarse el recorrido.

Por lo tanto, a menor Time Frame más lotes y menos tiempo; y a mayor Time Frame menos lotes y más tiempo.

Entonces, el capital total de la cuenta entra en juego:

– No puedes operar en un Time Frame de 15´ abriendo 9 minilotes si el capital total no te lo permite hacer arriesgando sólo el 1% del ese total.

Tendrás que remitirte a lo que tu capital de deje. (Esto es si o si, ya que si no lo respetas estarás fuera de juego en poco tiempo. No hay otra).

– Y tampoco puedes operar en un Time Frame de 4 horas, aunque sólo sea con 1 minilote, si poner el stoploss respecto al punto de entrada equivale a pasar de nuevo ese porcentaje de riesgo del 1%.

Por tanto, el capital total de tu cuenta dice mucho respecto al número de lotes con los que tienes que abrir una posición y respecto al espacio temporal en el que puedes operar.

La gestión de tu capital lo es todo a la hora de hacer trading, si quieres aspirar de verdad a llegar a vivir de este oficio y no a enriquecerte rápidamente.

El dinero está en la gestión, en la disciplina y en la paciencia.

La falta de disciplina rompe tus reglas

Muchas veces, mirando y mirando los diferentes espacios temporales con los que nos brinda cualquier gráfico de cualquier mercado, detectaremos una buena oportunidad de entrada en ese activo observado.

¿Qué ocurre entonces?

Me supongo que arriesgas sólo una pequeña parte de tu capital en tus operaciones. Yo, por ejemplo, sólo lo hago en 1% del capital total.

Entonces, si tengo 5.000 euros en cuenta, el 1% representa una pérdida máxima de 50 euros por operación en ese momento.

Aquí es donde entra en juego el stop.

Si has visto la oportunidad en un espacio temporal de 5 minutos seguramente que no tendrás problema en poner el stop a la distancia que deseas respecto al punto de entrada.

Pero si la has visto en el gráfico de 4 horas y sólo tienes 5.000 euros en cuenta seguro que no podrás abrirla (no debes hacerlo, la disciplina manda) porque poner el stop en el lugar adecuado te exigirá mucho más capital en cuenta o que arriesgues más de ese 1%, lo cual no debes hacer porque sino, de nuevo, estarás rompiendo con las reglas de tu sistema de trading y cada vez que lo haces tu cuenta sufre.

Si no sigues las reglas no te molestes en escribirlas.

Los traders consistentes son disciplinados a la hora de seguir sus reglas.

Fíjate en el gráfico de la plata:

plata

Poner un stop, donde está la linea punteada (para entrar al alza) supone para 1 minilote… 585 euros.

Estoy hablando de un Time Frame semanal.

Puede que la oportunidad sea buena para entrar al alza. Pero, ¿y si no lo es?

¿Tiene tu cuenta el capital suficiente como para no resentirse en caso de que estés equivocado?

Si tienes un capital de 5.000 euros y abres la operación en este espacio temporal semanal y pones el stop donde está situada la linea punteada estarás arriesgando casi el 12% de tu cuenta.

Actuando siempre así, en 8 operaciones estarás K.O

Por lo tanto, con 5.000 euros en cuenta y queriendo poner el stop donde se ve en el gráfico no podrás hacerlo ya que estarás superando el recomendable 1% de máxima exposición de tu cuenta por operación.

Exacto, para abrir esta operación en este Time Frame semanal y con el stop en esa posición y arriesgando el 1% del capital total, para tener una garantía de perder sólo ese 1%, en caso de que la operación vaya mal, necesitas un capital en cuenta de 58.000 euros.

Así que depende de tu capital total en cuenta el que puedas operar en ciertos espacios temporales o no. Si te saltas las reglas de gestión del dinero pronto serás expulsado del mercado.

Disciplina y sentido común ante todo.

Haciendo trading podrás ganar mucho dinero pero se tienen que hacer las cosas muy bien y con mucha disciplina.

La actitud frente a una operación abierta según en que Time Frame

No sólo es importante observar el gráfico de un mercado sino sus Time Frames particulares.

Los espacios temporales de un gráfico son fractales, esto es que se repiten los mismos patrones en cada uno de ellos.

Pero no se repiten al unísono por lo que es conveniente observar varios de ellos. Esto quiere decir que puede que no haya o veas una oportunidad en el Time Frame de 1 hora pero que sí la veas más clara en el de 30 minutos.

Lamentablemente, una vez veas la oportunidad, no podrás aprovecharte de ella si no tienes el suficiente capital en la cuenta.

Como comprenderás, no podrás abrir una operación en una oportunidad que hayas visto en el gráfico diario si para hacerlo tienes que arriesgar (desde mi punto de vista) más del 1% del capital total.

Esto es porque en un gráfico diario, a poco que muevas el stop, la cantidad requerida para situarlo aumenta mucho y seguramente con una cuenta pequeña no lo podrás abarcar.

Así que no podrás aprovecharte de todas las oportunidades que te brindan todos los espacios temporales hasta que no tengas un capital suficiente en cuenta. Mientras tanto tendrás que conformarte con operar en espacios más pequeños.

Pero no hay problema, hay muchos mercados en los que operar: divisas, índices, materias primas.

Después hay otro detalle que tienes que valorar una vez abierta la operación. Cuanto más grande sea el Time Frame más relevancia tendrá la señal y más durará en el tiempo. Así que cuenta con tener una operación abierta incluso durante varias semanas si estás operando en un gráfico diario.

Con esto quiero decir que si vas a hacer una entrada en un espacio temporal grande no te conformes con unas pocas ganancias ya que seguramente el recorrido será muy superior.

Claro que es muy difícil aguantar las ganancias. Tu Ego te está diciendo continuamente que cierres para materializarlas y quedar así satisfecho, pero esta no es la actitud correcta.

Acuérdate de cuando aun no situabas ningún stop en tus operaciones. Eras capaz de aguantar las pérdidas días o incluso semanas con la esperanza de que estas se recuperasen. Pues esta tiene que ser tu actitud respecto a las ganancias. Esperar hasta que no te queden más fuerzas.
Te aseguro que tu Ego y tu cuenta te lo agradecerán doblemente.

El largo proceso hasta vivir del trading

Siempre estoy comentando que el destino final, el primer mandamiento, el objetivo principal de un trader que quiera llegar a vivir del trading es ser consciente de que es vital ir aumentando progresivamente el número de lotes o contratos con los que opera pero sin aumentar el riesgo.

Sin aumentar el riesgo significa, no ir añadiendo lotes al libre albedrío de cada uno sino lo que el sistema de gestión del dinero te indique previamente.

Por supuesto que a más capital con más número de lotes podremos abrir la posición y a menos capital menor número de lotes.

A parte de esto, la situación del stop influye de manera importante en la cantidad de lotes con los que nos posicionamos de manera que cuanto más próximo esté el stop del punto de entrada con más lotes podremos abrir y cuanto más lejano, será con menos lotes.

Con esto que te estoy diciendo que tienes que darte cuenta que el stop nunca estará a la misma distancia, todo depende de la situación cambiante del mercado y de tu observación y pericia personal. No hay regla fija, por eso,y dependiendo de donde sitúes el stop, el número de lotes variará aunque tengas la misma cantidad de capital en cuenta.

Pues bien, es cierto que si la primera misión de un trader es aumentar el número de lotes, sí o sí, deberá destinar una parte de las ganancias a ello.

No puedes pretender comenzar con una cuenta de 10.000 €, por ejemplo, y con eso vivir toda la vida del trading. Ni el más famoso trader de la historia sería capaz de ello.

Esto no funciona así.

Al principio, y dependiendo de tu capital inicial en cuenta ganarás más o menos (contando de que ganes. Estoy hablando ya de una vez que tienes ganancias consistentes sea la cantidad de dinero total en cuenta que sea).

Por tanto, hazte una idea de que durante un período bastante largo de tiempo (estoy hablando de años) tendrás que tener un remanente, unos ahorros, una fuente de ingresos paralela, que te permita pagar tu aprendizaje primero y que luego te permita vivir mientras tus ingresos por el trading no sean suficientes.

Así que primeramente, que quede claro que cualquier trader tendrá que tener unos ahorros que le permitan vivir sin trabajar mientras no es capaz de ganar el dinero suficiente como para vivir del trading.

Yo en su tiempo di el salto (contaba con unos ahorros y unos ingresos mensuales para ir tirando) y me dediqué al trading a jornada completa. Sabía que si a jornada completa me llevaría unos 5 años, a media jornada las cuentas me decían que 10, por lo que me arriesgué.

No quería arrepentirme de no haberlo intentado una vez ya mayor en la silla de ruedas del asilo. Sólo se vive una vez, si te acomodas se te pasa la vida sin hacer lo que deseas, viviendo la vida de otros y sin vivir la tuya. Esto es una aventura, no vas a estar aquí para siempre. Esto fue lo que me dije.

La verdad es que tienes que actuar como si estuvieses loco sino no das el paso nunca.

Pues bien, volviendo a lo que nos atañe. Necesitas de unos ahorros que te permitan vivir sin trabajar mientras no eres capaz de vivir del trading, y por supuesto, una mujer que lo entienda. La mía lo hizo, es más, fue la que me apoyó a muerte. Muy importante esto.

Y cuando ya ganas dinero de manera consistente tienes 2 opciones:

Primera: si ganas 200 € al mes, la verdad es que aun no podrás vivir de ello. Así que o dejas todo ese dinero en la cuenta de manera que se va incrementando poco a poco o quitas una pequeña parte para ir ahorrando algo. Pero bueno, si tienes los ahorros suficientes para vivir no merece la pena ir quitando 50 «eurillos».

Segunda: no quitar ni un euro de la cuenta hasta que ganes lo suficiente. De nuevo necesitarás unos ahorros.
Cada cual necesita unos ingresos distintos para vivir. A unos les llega con 1.000 euros y otros necesitan 5.000. Lo que necesites para vivir mes a mes marcará hasta donde tienes margen para no sacar dinero de la cuenta de trading.

Si logras ganar 2.000 euros al mes, puedes quitar, por ejemplo 1.500 para vivir y dejar 500 para seguir aumentando la cuenta.

Tienes que pensar en que llegará un momento en que ya no necesitarás incrementar dicha cuenta, salvo en ocasiones puntuales, y ya todo será dinero limpio sin añadir nada a la cuenta de trading, «a no ser que quieras hacer saltar la Libra como Soros».
Primeramente, tienes que tener claros tus objetivos.

O haces que tu cuenta de trading crezca para poder ganar el dinero suficiente como para pagar tus gastos, vivir, e ir cada vez incrementándola más u olvídate de este sueño.

Si tratas de operar siempre con una cantidad total fija, más de lo mismo, estás perdiendo el tiempo, no lo conseguirás.

Añadiendo lotes a una posición abierta: gestionando la salida

Partiendo de que en todo momento un trader debe aspirar a promediar a favor en vez de hacerlo en contra se debe tener claro que esta operación debe de hacerse siempre sobre beneficios.

No hay una cifra, lugar o porcentaje exacto para hacerlo. El trader debe comprender que el resultado de una buena operación obedecerá en gran parte a su habilidad como operador.

Desde que pones un stop en una posición abierta, el secreto está en saber gestionarlo, en saber moverlo, y como he dicho, esta capacidad solo se logra a base de práctica.

Un stoploss no es un punto fijo, si para las pérdidas (nunca lo muevas) pero no para las ganancias.

El punto exacto no es el más próximo al precio de entrada y aunque funciona mejor alejado que cercano será responsabilidad del trader averiguar la mejor posición para este.

Según la lectura que hagas del mercado el stop estará unas veces más cerca y otras mas lejos, hay situaciones propicias para ambas decisiones.

Y sin ser muy acertado ponerlo muy cerca del punto de apertura y aunque la mejor opción es ponerlo lejos para cubrirse de posibles barridos o retrocesos de la tendencia tampoco es muy conveniente ponerlo demasiado distante.
El motivo es que si lo pones todo lo alejado que te permite tu dinero total en cuenta, si tienes mucho capital, sería algo absurdo y sin sentido. Estarías sacrificando distancia por número de lotes abiertos.

Por tanto, cuanto más alejado esté un stop más podrás cubrirte de retrocesos de tendencia y barridos pero tendrás que abrir la posición con menos lotes.

Y si lo pones muy cerca podrás abrir con más lotes (más ganancias a igual recorrido) pero estarás expuesto a dichos barridos y retrocesos.

Así que esta explicación baste para entender que no puede haber un punto fijo o exacto para situar un stop ideal. Entonces, un término medio siempre será lo más efectivo, y vuelvo a recalcar, la elección de ese punto y de que sea el correcto sólo dependerá de la aptitud del trader.

Volviendo a la adición de lotes en ganancias, todo va gestionado por un stop.

Un stop loss se convierte en un Break Even a medida que lo subes. Si sigues subiéndolo pasa a ser un Trailing Stop y si insistes en ello un Profit Warning.

Por tanto, después de saber como elegir la cantidad adecuada de lotes para abrir una posición, el stop se convierte en el mejor y más importante aliado de un trader para gestionar una salida tanto en pérdidas como en beneficios.

Dicho esto, la labor de un trader se reducirá a 3 premisas esenciales:

1ª.- Desarrollar la capacidad para elegir las mejores entradas en el mercado.

2ª.- Gestionar al número de lotes para entrar.

3ª.- Gestionar toda la operación por medio de las diferentes versiones de stop: Stoploss, Break Even, Trailing Stop, Profit Warning

Añadiendo lotes a una posición abierta:

Una vez que estás en ganancias no conviene subir el Stop-loss inmediatamente a Break Even. El stop hay que dejarlo respirar. Si continuamente estás tratando de proteger tus beneficios nunca serás capaz de dejar correr la posición y sólo serás capaz de lograr pequeñas ganancias.

Tu problema estaría entonces en la parte psicológica del trading, concretamente en la que corresponde al miedo. Miedo a ganar y miedo a perder, los 2 más grandes males en la mente de un trader. No hay que tener tanto aprecio por el dinero, respetarlo si pero ese miedo a perderlo te perjudica de manera que te imposibilita ganarlo, te impide dejar correr la posición y, por lo tanto, cierras ante cualquier pequeño retroceso.

Es por esto que el stop es tu principal herramienta, la que te permitirá vivir del trading.

Entonces debe quedar claro que no hay que correr tras el precio como una madre superprotectora, hay que dejarlo respirar. Así que cuando tienes unas ganancias «curiosas» será el momento de aproximar el stop-loss a Break Even. Desde aquí tu EGO ya descansará un poco mejor, ya que sabe que pase lo que pase no perderás dinero.

Tienes que tener muy en cuenta que no todas las operaciones que abras van a resultar positivas. Y tienes que tener aun más en cuenta que tendrás que sacrificar algunos beneficios para optar a los más grandes.

Pero en Break Even aun no es momento de añadir más posiciones. Primero te has asegurado que ya no vas a perder. Es cuando esas ganancias avanzan cuando tendrás que hacer 2 movimientos:

Primer movimiento.- Añadir un lote a la posición abierta (también con su stop, si o si. Es esencial para no dilapidar las ganancias acumuladas). Con la apertura de esta nueva posición lo que estás haciendo es aumentar tus posibles ganancias en caso de que la cotización siga avanzando a tu favor. (Si no lo hiciese saltaría el stop de esa posición añadida y seguirías gestionando la primera). NO puedes lamentarte si sucede esto, no te puedes venir abajo ante las pérdidas (es muy difícil superar este estado). Cuanto antes asimiles que no podrás erradicarlas más tranquilo te sentirás y más a gusto operarás. Ten en cuenta que tendrás operaciones en las que te saltará el stop (tendrás pequeñas pérdidas), otras en las que ganarás poco y otras en las que ganarás mucho.

Comprende que con el stop y añadiendo lotes, estás limitando las pérdidas y potenciando e ilimitando las ganancias. Esto te dará mucho poder y tu cuenta poco a poco se multiplicará. Todo está en la gestión de la posición por medio del stop tras la elección de la entrada y del número de lotes con que la abrirás.

 Segundo movimiento.-  Ir subiendo el stop de la primera entrada (ahora en Break Even) a medida que vayan incrementándose las ganancias.

Llegará un momento en que el stoploss de la primera y segunda entrada converjan, desde ahí cada vez que se vuelvan a subir dicha subida se aplicará a los dos por igual.

Llegará también un momento en que tengamos los suficientes beneficios para añadir otra nueva posición. Esto será cuando su acumulación te deje arriesgar de nuevo una pequeña parte de los nuevos beneficios obtenidos en conjunto con las 2 operaciones abiertas previamente.

Y así sucesivamente. Para optar a tener ganancias espectaculares siempre tendrás que arriesgar un porcentaje de las ganancias. Esto quiere decir que no serás tu el que salga del mercado (aunque con el tiempo puedes desarrollar el instinto para salir de manera muy precisa en el lugar adecuado, pero esto es obra de muchos años de experiencia. Mientras tanto limítate a dejar que sea el mercado el que te expulse porque sino te arrepentirás de haber cerrado antes de tiempo y de dejar de ganar una buena suma adicional de dinero).

Se trata por tanto, de arriesgar una pequeña porción de beneficios para poder conseguir una suma más grande.

Nunca te arrepientas, si la posición retrocede desde un punto más alto, de haber podido ganar más si hubieses cerrado antes. Si piensas así volverás a las andadas, volverás a retroceder en tu aprendizaje y no serás capaz de acumular grandes beneficios.

Asúmelo, digiere que algunas veces no saldrá como esperas pero cuando salga…

 

La defensa es el mejor ataque

«Si refuerzas la vanguardia, debilitarás tu retaguardia; y si refuerzas tu retaguardia, tu vanguardia opondrá poca resistencia. Preparar todas las partes hará que todas sean débiles.» Sun Tzu_ El Arte de la Guerra

El pilar central, el que sujeta todo un sistema de trading y sobre el que asentarás toda tu operativa se llama: gestión del dinero o riesgo.

Lo primero, antes que nada, es trazar dicho plan de gestión. Sin él, abstenerse de operar.

La gestión del riesgo supone eliminar todo aquello que te hace perder o incurrir en pérdidas. Y cuando digo, todo aquello que te hace perder, me refiero a cualquier cosa que puedas imaginarte o no….. Son muchas las balas que van en dirección al trader, saber como esquivar el paso de cada una es lo que debes encontrar.

Estas son las pautas que debes seguir para configurar tu sistema defensivo:

1.- Saber en que mercados vas a operar.

Hay mercados mucho mejor de operar que otros, hay mercados que se copian los movimientos, hay mercados en donde es más factible más ganar dinero. El mercado o mercados en los que vayas a operar debes conocerlos al dedillo, a qué reaccionan. Todo lo que apuntes o aprendas sobre cada uno, individualmente, será poco. No trates de abarcarlos todos, es mejor ser experto en alguno que sólo saber algo de cada uno.

Eliminar los mercados o activos con mayor spread (comisión) es una forma de defensa.

2.- Cómo vas a entrar en el mercado

Después de saber en que mercados vas a operar tendrás que saber a través de que lo vas a hacer: al contado, cfds, futuros, opciones.

– Además tendrás que calcular que porcentaje de capital arriesgarás en cada operación.

– Elección del espacio temporal. No todas las cuentas valen para operar en todos los time frames.

– Cómo determinas donde poner el stop y averiguas el número de lotes con los que vas a entrar.

3.- Qué plataforma vas a usar para tu operativa

No todas la plataformas valen. Las hay muy rudimentarias. Pruébalas primero en simulado para ver si te convencen antes de decidirte por un broker u otro. Una plataforma mala te hará perder dinero. Y cuando hayas hecho tu elección si no aprendes a manejarla antes de pasarla al real, también.

4.- Indaga en tu personalidad 

Cada especulador es diferente. Busca tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Potencia los primeros y limita los segundos. Muchos errores de disciplina acarrean numerosas pérdidas.

5.- Escribe tus reglas

Una lista de reglas a cumplir nunca vendrán mal a la hora de enfrentarse a los mercados. Estas reglas serán tanto de carácter técnico, como psicológico, como de estrategia.

6.- Forma de entrar

Debes tener claro como vas a entrar en el mercado, y más que claro, esperar el momento idóneo para hacerlo. A veces, la forma de entrar es totalmente etérea, no obedece a ninguna señal técnica ni fundamental pero tú logras verla, de eso se trata, de ver la oportunidad antes de que se haga evidente. Esta cualidad solo la ofrece las horas de vuelo en el «campo de batalla» (por supuesto que el real no el simulado).

Por supuesto que sobreoperar va en contra de la gestión adecuada del riesgo.

7.- Salida de una posición abierta.

La retirada es la más difícil de las estrategias. Si en vez de estudiar como entrar te centras más bien en como salir tendrás casi todo el trabajo hecho. Gestionar las ganancias es un punto vital, tienes que establecer también una estrategia para defenderlas.

Cuando empiezas a diseñar un sistema de trading partiendo de la gestión del dinero, los cimientos sobre los que edificarás dicho sistema serán indestructibles. Se trata de preparar una muy buena defensa para que el capital de tu cuenta no sufra mientras esperas la oportunidad para atacar.

Operando por objetivos

Muchos traders profesionales suelen operar por objetivos, tanto para pérdidas como para ganancias.

Establecen un tope para las mismas, diario, semanal, etc.

Por una parte operar por objetivos te cubre de un mal día y evita que sigas perdiendo y por otra te ayuda a no sobreoperar cuando has alcanzado el objetivo de ganancias evitando perder así lo ganado.

Hoy en día se puede operar tan apalancado que los objetivos, digamos mensuales, es viable conseguirlos incluso en horas, por lo que el resto del mes será tiempo libre para el trader (a parte de dinero, los traders buscan sobre todo tiempo para, aunque suene feo, gastarlo). El tiempo libre que te puede dar esta profesión quizá sea lo más preciado.

Operar por objetivos es una muy buena estrategia salvo para los traders que están en período de aprendizaje. Si este es tu caso no es esta la estrategia más adecuada.

Tengo comentado cantidad de veces que la experiencia lo es todo en el trading, y operar por objetivos limita mucho la adquisición de la misma.

La mayoría de los traders acaba abandonando el trading por falta de materia prima necesaria: dinero.

El mercado, el mejor de los profesores, cobra muy caras sus lecciones y la inmensa mayoría de los que se acercan a este mundo tienen que dejarlo porque acaban con su dinero mucho antes de conseguir la experiencia necesaria para vivir del trading.

No es que el trader que viva de esta profesión sea más listo que otros que no lo han conseguido sino que ha sabido administrar muy bien sus pérdidas en el periodo de aprendizaje de manera que ha logrado adquirir la práctica necesaria antes de acabar con el dinero disponible.

Si la correcta elección del número de lotes o contratos así como el porcentaje de pérdidas (stop-loss) es vital en cada una de las operaciones de cualquier trader profesional más importante lo es aun para un aprendiz de trader.

El objetivo principal para este último no será ganar dinero sino proteger el que tiene a toda costa con la idea de lograr adquirir la experiencia necesaria antes de acabar con todo su capital.

Es por eso que siempre recomiendo a todo aquel que aun no gana dinero de manera consistente que opere con un stop-loss máximo del 2% (si puede ser del 1% mejor) para el total de su cuenta y con el lote más pequeño que pueda abrir.

Si no es capaz de ganar dinero de esta manera no lo será tampoco con más cantidad por lo que no merece la pena arriesgar más capital. Una vez que el trader sea capaz de hacer que su curva de resultados comience a apuntar hacia arriba será el momento de ir añadiendo, muy poco a poco, más lotes a su posición.