¿Por qué no debes buscar un objetivo de ganancias fijo?

Básicamente no se debe buscar un objetivo:

  1. Porque no sabes si lo va a alcanzar.
  2. Porque no sabes si lo va a superar.
  3. Porque el mercado está cambiando a cada instante.

Lo que sí debes hacer es limitar tus pérdidas pero siempre ilimitando las ganancias.
La única manera de que la cuenta crezca es ese.

Si no dejas correr los beneficios cuando estás en lo cierto no podrás hacer frente a las pérdidas acumuladas en las operaciones negativas.

Nunca sabes tampoco cuando debes mover el stoploss a Break Even o hacer Trailing Stop.

La razón es obvia. Si lo vas moviendo muy próximo a la cotización cuando entras en ganancias, debido a los movimientos en zig zag del mercado, este acabará saltando antes de lo que pensabas por lo que muchas veces no podrás aprovecharte de todo el movimiento a tu favor.

Ante esta idea, puede que te surja una cuestión:

¿Cuando es el momento adecuado para mover el stop a mi favor?

Lamentándolo mucho, esta característica sólo se aprende a base de horas de vuelo y aun así no podrá ser establecida de manera concreta.

¿Por qué?

Comprende que no puedes poner una cantidad fija de pips para mover tu stop porque:

  • 100 pips no es la misma cantidad de dinero en el EURUSD que en el Oro, por ejemplo.
  • El mercado cambia de parecer a cada instante.

Por lo tanto, si eres un trader discrecional tienes una ventaja: podrás variar la estrategia de tu operación según el mercado vaya también variando.

Lo que vale es la interpretación que hagas de lo que puede hacer el mercado. Nunca lo vas a poder prever pero sí intuir.

O sea que, no puedes poner una cantidad fija de pips para decidir mover un stop porque la situación será diferente en cada operación.

Si estás “jugando” con un número de pips standar, pongamos de 150, y resulta que cuando “anda” por los 125 pips hay un cambio de rumbo del mercado por alguna situación no prevista, ¿qué haces?.

¿Sigues esperando a que alcance el objetivo para decidirte a mover el stop?

Recuerda, todo es volátil y debes entenderlo como tal.
Por eso insisto en que ningún sistema automático de trading podrá hacer crecer tu cuenta consistentemente y para siempre porque es un método absolutamente primitivo que no sabe interpretar el mercado ni reaccionar a sus “caprichos”. Es como un cuerpo sin alma.

Por consiguiente:

“Una operación nunca se debe cerrar mientras no cambien los motivos por los que ha sido abierta”

Las 5 variables que intervienen a la hora de dejar correr las ganancias

La parte más dura del trading (psicológicamente hablando) surge, desde luego, cuando la operación se sitúa en la parte positiva y dudamos entre dejar correr los beneficios o no.

La mayor parte de los traders que llegan a un cierto nivel (se conocen porque su cuenta permanece invariable en el tiempo) no son capaces de hallar la fórmula para dejar correr las ganancias por lo que siguen operando por objetivos.

El caso es que este matiz, que marca la diferencia entre seguir lateral o que la cuenta crezca consistentemente, no es cuestión de ninguna técnica sino de la mentalidad del trader a la hora de afrontar la operación.

Estas son las variables más importantes que hacen acto de presencia a la hora de dejar correr las ganancias:

  1. Tiempo
  2. Materialización
  3. Paciencia
  4. Miedo
  5. Trailing

1.- Tiempo. 

Sin duda el factor tiempo es determinante al 100 por 100.

Cuando abres una operación, para dejar que las ganancias se acumulen, no te queda otra que aguantar con la posición abierta si quieres que estas crezcan realmente.

¿Te acuerdas cuando operabas sin stops y por culpa de ello aguantabas una operación en pérdidas, incluso durante días, cuando tu intención inicial era la de mantenerla abierta sólo unos minutos o unas horas?.

Pues ese tiene que ser el sentimiento, esa tiene que ser la mentalidad a la hora de afrontar una operación en positivo.

Volviendo a esa posición en pérdidas, seguro que buscabas soportes en todos los espacios temporales. Sin embargo veías con desesperación como estos eran traspasados una y otra vez.

Pues lo mismo con una operación en beneficios. NO busques una resistencia para cerrarla, espera como hacías cuando estabas en pérdidas a que esas resistencias sean también superadas.
Si cortas las ganancias no podrás acumular grandes beneficios. Es algo evidente que tienes que entender e interiorizar.

2.- Materialización.

Uno de los impulsos más fuertes que sentirás cuando tienes ciertos beneficios será el de las ganas de cerrar de una vez para contemplar después el saldo de tu cuenta.

Cuanto alivio cuando cierras, que satisfacción al ver que tu saldo se ha incrementado, que autoestima más grande tienes.
Sin embargo, todo ese placer se viene abajo cuando observas que podrías haber ganado mucho más si hubieses esperado solo un poco para cerrar.

Y más abajo te vendrás cuando hagas otro un par de operaciones, estas sean negativas y veas que todo el beneficio obtenido en la anterior operación ha desaparecido.

Si algo he aprendido es que es más rentable aguantar una posición en beneficios, que cerrarla para buscar después otras nuevas operaciones.

El porcentaje de acierto cuando sobreoperas baja drásticamente, y, aun encima, al operar más el coste por comisiones aumenta minando tu cuenta poco a poco.

Cuando dejas correr no sobreoperas, los beneficios aumentan y las comisiones disminuyen.

3.- Paciencia.

Es la que tendrás que tener si quieres que las ganancias se acumulen.

Notarás que el tiempo libre aumenta a medida que aguantas la posición porque lo único que tendrás que hacer será esperar.

Aprovecha para hacer otras cuestiones o para tomarte un tiempo o incluso el día libre si hace falta. *

*Este es uno de los grandes privilegios que te ofrece el dejar correr los beneficios: máxima libertad mientras tu dinero crece sin hacer nada.

Pero, cuidado, “tomarse el día libre” tiene más efectos beneficiosos que poder hacer lo que quieras. La “cosa” tiene truco.
Al no estar pendiente de como fluctúa tu operación en el gráfico, no cerrarás antes de tiempo porque la cotización haya llegado a una resistencia, ni porque observes que los beneficios retroceden.

4.- Miedo.

si hay algo contra lo que realmente tendrás que luchar será contra el miedo, no contra el mercado.

El miedo es la perdición de todo trader. Para vencer en los mercados debes hacer todo lo posible para calmarte, no pensar y sobreponerte a él.

Cuando tus beneficios crecen, el miedo a perderlos también lo hace en forma exponencial.

En cada retroceso de estos, sufres. Sufres mucho y te ronda en la cabeza la desesperación que sentirás si los pierdes todos.
Sin embargo debes entender, para evitar ese sufrimiento, que algunas veces sucederá pero es que es el único camino para “coger” las buenas operaciones.
Lo ideal sería aprovechar los tramos cortos, las intermedios y los largos pero, si no vienes de otro planeta, casi te diría que no lo intentes y que te dediques a tratar de “recoger” únicamente las grandes tendencias.

El miedo es la linea que separa a un trader consistente de uno que no lo es.

Tienes lograr expresar el mismo sentimiento tanto en las pérdidas como en las ganancias.
Si expresas mucha alegría cuando ganas y mucha rabia cuando pierdes te aseguro que los que te rodean lo notarán y lo sufrirán.

Procura separar lo uno de lo otro, por tu bien y el de los demás.

5.- Trailing.

Todo lo que sea mover el stop, a favor, en una operación en ganancias se llama trailing stop.

Todo lo que sea mover el stop, a favor, en una operación en ganancias significa aumentar las probabilidades de que dicho stop salte en cualquier retroceso de la cotización.

Por lo tanto, no recomiendo el trailing stop sino que las ganancias acumuladas sean muy importantes y, aun así, dejando una distancia prudencial respecto a la cotización del momento para dejarla respirar y que cualquier pequeño retroceso no te impida seguir acumulando más beneficios.

Subidas a Break Even, sólo si las ganancias son buenas y consistentes sino mantener el stoploss original.

Como hacer crecer una cuenta pequeña haciendo trading

NOTA: Este artículo es para traders de nivel avanzado. Absténganse principiantes y mucho menos aquellos que no tengan nada que ver con el mundo del trading y que sólo acudan atraídos por el título de este post.

Puedo distinguir claramente 3 grupos principales de traders:

  1. Son principiantes que se acercan por una causa indeterminada al mundo del trading: por curiosidad, porque les interesa de verdad, porque les han dicho que se puede ganar mucho dinero, etc, etc.
    Sea como fuere unos quedarán enganchados, otros desplumados y otros enganchados y desplumados.
    El caso es que la mayor parte de ellos huirán de los mercados como gatos escaldados pero otros persistirán porque lo que han visto les llena.
    Este grupo de iniciados supone la parte más gruesa de la totalidad de traders.
  2. Tras un duro proceso de aprendizaje suelen llegar a una etapa intermedia en la que la principal característica es que su cuenta se mantiene estable y lateral. Pueden pasar meses así o incluso años. Su cuenta no disminuye pero tampoco son capaces de hacerla despegar.
    Los traders integrantes de este grupo son también numerosos pero muchísimos menos que en el anterior.
  3. Llega el conjunto de los traders que ganan dinero consistentemente. Es, por supuesto, un grupo minoritario y selecto. Están por encima de comentaristas, analistas, gurús, etc. O sea, no se centran en tratar de predecir el mercado. (Se puede decir que los analistas y los gurús fueron en su momento aspirantes a vivir de la operativa pura y dura en los mercados pero por alguna causa no lo lograron por lo que derivaron en otras ramas relacionadas. Ni que decir tiene que sus ingresos no provienen del mercado).

Me centro desde ahora en los traders intermedios: 

son traders que tienen un cierto grado de experiencia y, como dije anteriormente, su cuenta presenta una acusada lateralidad.
Muchos de ellos romperán, ya cansados, su disciplina y dicha lateralidad se convertirá en una gran pérdida que pondrá su cuenta en caída libre. Se han cansado de probar y probar cosas y llega un momento en que no respetan la gestión del riesgo, vuelven a patrones pasados y caen en la ruina. Seguramente no volverán a acercarse a los mercados.

Otros quedarán enganchados en la búsqueda del Santo Grial: mayoría absoluta dentro de este grupo. Y ni se te ocurra decirles que no existe porque te comen.

Por lo tanto, su quehacer diario se resume en: leer noticias, consultar datos, probar el indicador de moda, hacer pruebas con medias móviles de todos los colores, consultar foros, debatir sobre que técnica o sistema de trading automático es el mejor, que si el RSI de 8 va mejor que el de 14, que si hoy va a subir o bajar tal o cual mercado… en fin.
AH, eso si, que no les falte el backtesting de cada día. Esto les motiva mucho. Les llena sobreoptimizar el sistema y ver como el resultado del backtesting les arroja una rentabilidad brutal.

Se entusiasman.

_Ahora si…ya lo tengo.

Lo trasladan al mercado y…castañazo que Dios te crió.

Vaya….

No existe el Santo Grial. Esto sólo lo aceptarán una milésima parte, el resto seguirá erre que erre hasta el fin de sus días en el mundo del trading.

Mucho cuidado con esto. No les pongo culpa alguna. Cualquier investigación que hagas te lleva, de alguna manera y no se porque, a buscar la solución absoluta.
Es cierto, es como un agujero negro que te absorbe, necesitas solucionar la incógnita para sentirte primero aliviado y después seguro a la hora de operar.

Pero en el mercado todo aquello que signifique seguro, es un espejismo.
Todo es cambiante, incluso en minutos. No hay certezas, ninguna técnica o sistema puede ganarle al mercado.

Y si te quieres poner a su nivel, si quieres “jugar” en su terreno de juego estás perdido porque cuenta con una serie de trampas, sobre todo psicológicas, que acabarán destrozando tu cuenta, y lo que es peor de todo, a ti, a tus aspiraciones y a tu autoestima.

Indicadores y osciladores:

qué voy a decir de los indicadores, creo que los he probado todos en mi época de búsqueda del ideal. Y aun encima, he creado y modificado muchísimos con la ayuda del Metastock.

No los voy ni a nombrar porque el artículo se haría muy intenso. Tampoco los voy a repudiar porque, aunque perdí el tiempo con ellos se que es una fase necesaria por la que tienes que pasar.

Encontré indicadores que funcionaban bien a la baja o al alza, individualmente. Que funcionaran para ambos escenarios a la vez, no. Y de esos que funcionaban individualmente, sólo daban buenas señales en el largo plazo pero según ibas bajando de temporalidad fallaban más que una escopeta de feria. Es una herramienta más que, a mi, particularmente no me sirvió.

Tipos de velas:

Candlestick, heikin ashi, renko, kagi….. Me acostumbré a los Heikin, con los cuales sigo las cotizaciones actualmente por su claridad a la hora de mostrar los soportes y las resistencias.

Figuras y patrones:

suelo redondeado, triángulos, diamantes, martillo, estrella verspertina, nube oscura, doble techo… no sigo.
Al igual que los indicadores, tienen un porcentaje de acierto que disminuye según bajas en temporalidad. Es la característica más predominante de este tipo de técnicas.

Medias móviles:

otro de los campos donde más perdí el tiempo.

Variable, exponencial, simple…qué voy a decir que no sepáis. Cruce dorado, combinación de 3 medias moviles, de 5, de 12 🙂 … la Biblia en verso.

Siempre retardadas, nunca llegan a tiempo, siempre reaccionan tarde y si bajas en el Time Frame o en los parámetros para hacerlas más rápidas pasa lo mismo que con las otras técnicas. Mucho ruido y pocas nueces.

Datos económicos:

la perdición del trading intradía. Semejan a las ramas que no dejan ver el bosque.
Hoy sale un dato que mueve la cotización de un mercado al alza y mañana o dentro de una hora sale otro que la mueve al alza.
Un verdadero rompedero de cabeza que no conduce a nada solo a aumentar las comisiones que ingresa el broker con el cual operas.

Lo que si merece realmente la pena (exclusivamente, como excepción y aplicado sobre todo a las divisas son las declaraciones de los gobernadores de los bancos centrales. Si los datos son las ramas, las declaraciones de los bancos centrales son el bosque. Nunca operar en su contra. Los movimientos o tendencias que suelen generar son muy fiables y altamente predecibles.

Noticias:

depende de lo bueno que seas seleccionándolas e interpretándolas. Las hay de todos lo tipos.

Las que no sirven para nada (que son mayoría), las que generan tendencias secundarias, y las más importantes (que suelen generar tendencias primarias).

CONCLUSIÓN: 

No hay una manera o técnica eficaz al 100% a la hora de abrir una posición por lo que lograr el éxito en ello queda estrictamente reducido a la propia interpretación del trader basándose en su propia experiencia.

Por lo tanto, esa parte del trading que son las entradas y que es en lo que la mayoría de los traders se centra día si y día también, con la importancia que pueda tener se queda a la altura del betún comparándolo con la relevancia extrema que tiene el saber “únicamente” dejar correr las ganancias.

Con esto quiero decir que sabiendo cortar las pérdidas y sabiendo dejar correr las ganancias sería más que suficiente para convertir una cuenta lateral en una cuenta claramente alcista, aun entrando al azar.

Como hacer crecer una cuenta de trading partiendo de una cuantía pequeña:

Lo primero de todo es saber con que capital contamos de inicio. Hoy en día se pueden abrir microcuentas por lo que, con paciencia, disciplina y una buena gestión del dinero es totalmente factible convertir una pequeña cantidad de dinero en otra muy importante.

Uno de los errores más frecuentes a la hora de hacer crecer una cuenta es querer hacerlo rápidamente y apalancándose en exceso. Así no vale. Puedes tener suerte, pero no deja de ser eso, suerte. Tienes que hacerla crecer con profesionalidad.

Asegurando la retaguardia:

el principio base de un trader es saber resguardar por encima de cualquier cosa el capital.

Por lo tanto: “Siempre valdrá más dejar de ganar que perder”. Graba esto en tu mente, a fuego.

¿Como se asegura el capital?
Tienes que ser consciente que el porcentaje de acierto en el trading no es suficiente, ni mucho menos decisivo. Puedes ser consistente con un porcentaje de acierto de incluso un 30%.

Por lo tanto, el capital que tengas determinará si puedes abrir o no una posición cuando veas una oportunidad.
Con 2.000 euros en cuenta seguramente no puedas abrir una posición en un gráfico diario e incluso tampoco en el de 1 hora.

Donde más fallan los traders es en la gestión del dinero y del riesgo. Y es aquí donde nace la robustez de su sistema. Es una lástima que sólo se centren en acertar con la entrada. No van por ahí los tiros.

Decía que no puedes abrir una posición en un gráfico diario porque no debes arriesgar nunca más del 1% del capital total, o sea que, ¿donde pones el stop en un gráfico diario si sólo puedes arriesgar 20 euros de esos 2.000, por operación?. Creo que es fácil de entender.

Por consiguiente: sólo abrirás una posición si tu capital te lo permite, sino la desecharás por muy clara que esta parezca. Me remito, de nuevo, al refrán anterior: “vale más dejar de ganar que perder”. La mente y las ganas de entrar y ganar te traicionan. Si no eres capaz de enfrentarte al mercado con disciplina te mirará como a un gusano y te esmagará como tal.

Otra cosa: siempre mejor stop loss alejado aunque esto signifique entrar con menos lotes.
Repito, sin prisas para ganar. Nos centramos en preservar el capital inicial y en tratar de hacer crecer la cuenta lentamente.

El potencial verdadero, lo más de lo más, es cuando progresivamente puedes añadir cada vez más lotes a la posición (sin aumento del riesgo, claro). Verás entonces como lo que antes eran unas ganancias pequeñas se convierten en bastante grandes para el mismo recorrido de pips.
Esto, lógicamente, solo es viable haciendo crecer poco a poco el capital inicial sino no podrás incrementar el número de lotes.

La confianza será máxima porque cada vez que pierdas lo harás en cantidades del 1%, en cambio las ganancias podrán ser de un porcentaje de 2 cifras por operación. Como he dicho, si haces las cosas bien todo comenzará a fluir y la progresión será impresionante.
La paciencia es fundamental, básica e insustituible. Las prisas están reñidas con el buen trading.

Preparando el ataque:

tengo muy claro que si la fiabilidad puede ser una parte importante, no es ni mucho menos concluyente.
Cuando te centras en otros aspectos del trading, en vez de en la entrada, la rápida progresión hacia la consistencia se hace evidente.

He dicho anteriormente que no hay técnica 100% segura por lo que el éxito del trader radicará en su capacidad de interpretar las señales que le da el mercado, vengan de donde vengan.
Tiene a su favor que cuando falle (si aplica la gestión del dinero y riesgo), sus pérdidas van a ser mínimas y fácilmente recuperables, y cuando esté en lo cierto las ganancias van a ser cada vez más importantes.

Atacando:

el trading se bifurca muchas veces, y lo peor es que te obliga, si o si, a seguir únicamente uno de los dos caminos posibles.

En su día se presentó ante mí una de esas múltiples bifurcaciones: operar por objetivos o dejar correr las ganancias.

Mi cuenta estaba también en lateral. Hice muchos estudios fuera y dentro del mercado y todos me llevaron a la conclusión que dejar correr los beneficios se imponía por encima de la operativa por objetivos.

Operando por objetivos serás un esclavo del mercado.

Cuando operas dejando correr las ganancias la libertad es plena y el incremento de tu cuenta, exponencial.

Pero cuidado, esto que semeja tan fácil como “dejar correr los beneficios”, es lo más difícil y determinante que encontrarás antes de lograr ser consistente.

No sabrás lo difícil y casi imposible que es hasta que lo pongas en práctica.
Tus instintos naturales obran en tu contra:

-En cada retroceso te entra el miedo y tienes que sobreponerte de forma sobrehumana a las ganas de cerrar por miedo a perder lo que llevas acumulado.

-Según van creciendo las ganancias, tienes que sobreponerte a las ganas de verlas materializadas ya que si lo haces renunciarás a ganar más.

Para neutralizar las operaciones negativas tendrás que dejar correr las ganancias varias veces tus pérdidas. NO vale como en la operativa por objetivos, que te dicen que operes en una relación 1 a 2 , ó 1 a 3. ¿Y que sabes tu cuando se te va a aparecer esa relación?, ¿cómo sabes que cada vez que entres vas a hacer 3 veces tu pérdida?. Vaya tontería.

Si cierras cuando has llegado a conseguir una relación 1 a 3 no tardarás en dilapidar las ganancias conseguidas en las siguientes operaciones que hagas.
¿ O es que te piensas que en todas las operaciones positivas que efectúes vas a conseguir esa relación?.
¿ O es que piensas que vas a acertar más de lo que fallas?

Si no eres capaz de dejar correr las ganancias tu cuenta nunca saldrá de la lateralidad, tenlo muy presente a la hora de operar.

Eso si, para lograr hacerlas correr no vale la técnica sino que tendrás que implicarte psicológicamente.

Y por supuesto, para entender esta implicación psicológica trata de actuar mentalmente de forma contraria a como lo haces o hacías cuando operabas sin stops.

Si no dejas correr las ganancias es porque aun tienes miedo

Son mayoría los traders que operan por objetivo e intradía. Sin embargo, sólo por el hecho de dejar correr los beneficios rara vez acabas abriendo y cerrando la posición en el mismo día.

Cuando ya te centras en ganar dinero de verdad te das cuenta que la operativa intradía por objetivos deja mucho que desear.

Operar por objetivos es un mecanismo de defensa ante el miedo, ni más ni menos.

  • Operas por objetivo porque tienes miedo de perder las ganancias que llevas acumuladas hasta ese instante.
  • Operas por objetivo para decirte a ti mismo:

_ Me conformo con que la cotización llegue hasta aquí.

  • Cuando haces trailing stop hasta el objetivo es porque tienes miedo a que tus ganancias retrocedan.

Sin embargo no te das cuenta que, salvo situaciones especiales, el stop sólo se debería usar para cortar las pérdidas. Incluso muchas veces suele ser bastante perjudicial para el incremento de nuestras ganancias el aproximarlo sólo a Break Even.

Si persigues la cotización para que tus beneficios no mengüen estás cortando de alguna manera las posibilidades de que estos se incrementen.

Así que, si quieres de verdad ser consistente debes luchar contra el miedo a ganar porque del miedo a perder se encarga el stoploss.

El trading es en un porcentaje importantísimo pura psicología.

Lo ves cuando los traders ponen el objetivo en un número redondo.
Por ejemplo, cerrar una operación alcista cuando el euro alcance los 1,40.
O cerrar cuando alcances una ganancia de 200 euros, 300, etc.

  • ¿Por qué buscas un objetivo concreto?. Por miedo.
  • ¿Por qué buscas, como en el ejemplo, un número redondo como objetivo?. Por miedo.
  • ¿Por qué buscas un soporte o una resistencia como objetivo?. Por miedo.

¿Por qué piensas que el precio no puede ir más allá?

  • Los que realmente piensan que puede ir más lejos son los que se llevan las ganancias.
  • Los que sólo piensan en un objetivo verán como los beneficios obtenidos se volatilizan en las 3 siguientes operaciones. ¿Nunca te ha pasado esto?

Pues si te ha pasado es que tienes miedo a perder el dinero, por lo que sólo lograrás hacer crecer la curva de tu cuenta cuando le pierdas el respeto al dinero.

¿Por qué haces “cosas” en modo simulado que no haces en real? MIEDO.

Cuando decides dejar correr las ganancias…

Cuando dejas correr las ganancias estás expuesto a factores típicamente psicológicos que te pondrán a prueba. Para tener éxito tendrás que sobreponerte a todos ellos.

  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque has renunciado a obtener un objetivo en un determinado período de tiempo. Llámese intradía, diario…
  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque entiendes que vas a tener muchas operaciones con pequeñas pérdidas gracias a que has limitado el stop al 1% del total del capital.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias tienes que aguantar la presión mental que supone que ciertas ganancias se evaporen hasta hacer incluso saltar el stoploss.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque eres capaz de sobreponerte a los retrocesos que da la tendencia sin pensar en que esta se va a dar la vuelta definitivamente.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias sabes que llegará el momento en que entres en el lugar adecuado y que la cotización ya no volverá a por tu stop.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias sabes que vas a promediar a favor y sobre beneficios en alguna ocasión en vez de cerrar la posición aguantando las ganas que tienes de hacerlo para verlos materializados en tu cuenta.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias es porque ya no sucumbirás al posible aburrimiento que supone estar quieto sin operar esperando a que estas crezcan.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias no sabes cuando vas a cerrar la posición puesto que no eres adivino y puesto que has renunciado a un objetivo.
  • Cuando decides dejar correr las ganancias sabes que nunca vas a ser capaz de dejarlas correr lo suficiente pero también sabes que aunque no lo hagas vas a salir de la posición con beneficios muy suculentos que se irán haciendo cada vez mayores a medida que puedas operar con más lotes.

Si tu sistema o forma de operar es compleja, tu trading también lo será

El correcto timing de mercado (acertar con el momento justo de entrada) es casi imposible de conseguir hacerlo a la perfección, por no decir imposible del todo.
Y mucho menos en todas y cada una de las operaciones.

Es sobrehumano tratar de entrar justo en el sitio perfecto y que, aun encima, la cotización se mueva a tu favor sin apenas retroceder.

Ante esto se suele poner un stoploss alejado, sacrificando apalancamiento.

Pero no desesperes porque tienes una ventaja sobre el Mercado:

“Aunque entrases al azar, en alguna ocasión lo harás en el sitio adecuado”, y será en ese instante cuando la gestión adecuada de la operación juegue a tu favor.

Esto se resume en:

“Cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias”

Una frase que encontrarás en todas las lecturas sobre trading, que todo el mundo ha leído y conoce, pero que muy pocos aplican.

No hay más:

“El trading es sencillo sólo que nos empeñamos en complicarlo”

Si operas buscando un objetivo o una relación perdidas/ganancias no ganas dinero consistentemente

Imagínate que en cada operación que abres arriesgas sólo un porcentaje del 1% del total de tu cuenta. (Estoy completamente seguro que arriesgas bastante más).

Así que para 2.000 euros arriesgas 20 euros.

Aun encima estableces un objetivo de ganancias. Como dicen por ahí….una relación 1 a 3.

Si, todo muy bonito, en teoría. Estableces una relación 1 a 3, o incluso 1 a 2 y ya te dan las cuentas, tu saldo acabará siendo positivo.

Perdona, no todas las operaciones que abras y se pongan en positivo van a alcanzar un objetivo 1 a 2 y mucho menos 1 a 3 sino que lo rondarán se darán la vuelta y harán saltar tu stop.

Por lo tanto:

  1. si esperas a que se alcance el objetivo tu porcentaje de acierto bajará dramáticamente.
  2. si te “acongojas”, por no decir otra cosa, y cierras antes de llegar al objetivo que te has impuesto tendrás pequeñísimas ganancias que ni siquiera serán apreciables.

O sea que, si crees que tienes un porcentaje de acierto del 60%, no lo tienes.

Entonces, ¿que ocurrirá?:

Supón que te sale una buena operación en la que has alcanzado el objetivo 1 a 3.

Entonces habrás ganado 60 euros, arriesgando 20.

Así perfecto si tuvieses un porcentaje de acierto sobre un objetivo 1 a 3 espectacular, que no lo tienes ni nunca lo vas a tener.

Por consiguiente, en las 3 próximas operaciones que hagas, si no logras conseguir de nuevo un objetivo 1 a 3 irás perdiendo los beneficios que ganaste en la anterior operación que te salió bien, y aun encima acabarás perdiendo dinero de tu cuenta original estableciéndose en esta una clara curva descendente.

Y voy más lejos… (Es que a veces ves cosas que te rompen el corazón.)

Hay muchísimos más traders de los que piensas que si llegan a un objetivo de pérdidas para ese día, cierran la plataforma y ya no operan más hasta el día siguiente.

Je, je, je, ¿Qué pasa?, ¿que mañana ya no piensas perder por eso dejas hoy de operar?. Es que no se si reirme o llorar.

¿Qué quieres entonces, dejar hoy de operar y mañana también, si vuelves a llegar a tu tope de pérdidas, para que la cuenta te dure más?

Bueno… vamos a dejarlo porque me estoy riendo yo sólo.

Verás, mi forma de operar es dejar correr las ganancias al máximo que aguanto. Sí, que aguanto, porque si hay algo que ningún trader logrará será dejar correr las ganancias al máximo.
Sólo arriesgo el 1% o menos del total de mi cuenta.

Y a veces consigo una relación pérdidas/ganancias 1/10 y superior. Y aun así no creas que es fácil aguantar una cuenta en modo consistente haciendo que esta crezca progresivamente.

Para cuanto más si me impusiera un objetivo 1/3 y ya no digamos 1/2 ó arriesgando más del 1%.

Por favor…

A vueltas con los beneficios

Difícil no, practicamente imposible el tema de dejar correr los beneficios. Por mas vueltas y vueltas que le doy, no consigo dar con la solución a este enigma. ¿Entro y me olvido? Esperar una oportunidad y hacerlo, colocar el stop acorde a mi capital y listo…chupado, lo hago y se terminó, si vuelvo y ha saltado el stop a otra cosa, de no ser asi, si me quedo mirando la pantalla terminare por hacer lo mismo de siempre.

Respondiendo a Jesús:

Dejar correr los beneficios. Es la fase final hacia la consistencia y, como no podría ser de otra manera, por supuesto que la más difícil.

Dices: _ “¿Entro y me olvido?”

Pues sí, lo has dicho, entra y olvídate. Hace 2 días entre a la baja en el EURUSD, y hoy observé la posición sólo 1 vez al mediodía cuando llegue con la parienta de la matrona después de estar toda la mañana en el Centro de Salud.

Si no dejas correr la posición (o sea, si operas por objetivos) tendrás que limitarte a un horario específico para operar. Y si operas de 8 a 10 que a esa hora salga alguna oportunidad sino ya has perdido el día.

No es la primera vez que los movimientos más grandes del día se dan de madrugada. Sólo los podrás coger si tienes la posición abierta o si no duermes.

Por tanto, el trading bien hecho es igual a ser libre. El fin de un trader no es sólo dinero, sino esa ansiada libertad que este oficio te ofrece como ningún otro. Si tienes que estar “quemándote las pestañas” en la pantalla te será más beneficioso coger una furgoneta e ir a vender Donuts.

El trading bien ejecutado supone, o es igual a:

“Libertad para hacer lo que quieras y para dormir mientras el dinero está creciendo.”

Actuando así consigues 2 objetivos:

  • Por un lado ya sabes lo que vas a perder en caso de que la operación vaya mal.
  • Por otro evitas estar todo el rato consultando los beneficios logrando así cerrar antes de tiempo.

Es la forma de operar que más tranquilidad, libertad y beneficios te puede dar.

El tiempo, la paciencia, cuando estás situado en el lado correcto de la tendencia hace crecer tu dinero más que ninguna otra técnica.

Por tanto, operar buscando un objetivo de ganancias no te hará consistente y desde aquí reto a cualquier trader del mundo a que me demuestre lo contrario, por supuesto, en real no en simulado.

Dejar correr las ganancias, ¿hasta donde?

Entiendo perfectamente tu post: “¿Por que es necesario dejar correr las ganancias?”.
La pregunta es ¿hasta donde????
Ahí creo que radica el problema de traders como yo, que hemos apostado por este sistema.
Cierto es que nadie sabe hasta donde va a llegar el precio, ni donde se dará la vuelta y te dejara sin ganancias, y ademas creo que para cuentas pequeñas como la mía, es la única manera de hacerlas crecer, el problema como siempre es “tiempo y paciencia”.

Respondiendo a Jaume:

Primero: exacto, es la mejor técnica para conseguir grandes cantidades de dinero partiendo de una cuenta pequeña.

Segundo: también exacto, se exige “tiempo y paciencia”, los 2 baluartes del trader consistente.

No te preocupes por el “hasta donde” ya que nunca serás capaz de dejarlas correr hasta el máximo posible. Simplemente déjalas correr, la experiencia hará el resto.

Se demostró mediante un estudio que los traders profesionales son capaces de cortar radicalmente sus pérdidas al 100% pero no son igualmente eficaces a la hora de dejar correr los beneficios.

Por lo tanto, quédate con la idea de que “una vez que coges tendencia el precio ya no vuelve a por tu stop”.

Hay muchos inversores que compraron acciones justo antes de “explotar la burbuja inmobiliaria” y que aun las mantienen en cartera. Fíjate que estoy hablando del 2007.

Si se hubiesen puesto cortos:

  1. No habrían aguantado tanto tiempo con la posición abierta en beneficios.
  2. Desde el 2007 habrían tenido tiempo a dejar correr, promediar a favor y a cerrar con ganancias verdaderamente importantes sin ver como el precio buscaba sus stops.
  3. No tendrían ni que haber hecho “trailing” con la posición.
  4. Como dices tú: “tiempo” y “paciencia”
  5. Como dice Ben Graham (mentor de Warrent Buffet): “Hay personas que estarían mejor si sus acciones no cotizasen en absoluto”.
  6. El trader, para encontrar el éxito, debe comprender primero que en los mercados, que en el trading, no existen reglas fijas (llámense reglas fijas a los sistemas automáticos).
  7. Te están engañando cuando pretenden venderte un sistema de trading ganador.
  8. Dile a Marc Marquez que te venda su sistema 🙂
  9. Lo puedo escribir en negrita y más grande pero no más claro.
  10. Tienes que quitarte de la cabeza la idea de buscar un sitio fijo para entrar y salir en cada una de las operaciones que hagas.
  11. Todo depende de tu maestría a la hora de interpretar el mercado.

Modelo base de un sistema de trading ganador con salida de una posición en ganancias

Hay mucha información sobre trading en la red. Sobreinformación que diría yo.

Toda esa información hay que probarla, cribarla y quedarse con la esencia.

Pero hacerlo cuesta mucho tiempo, y es una de las causas por las que un trader debe dedicarse a ello a tiempo completo.

Como se suele decir: “Es fácil cuando se sabe hacer”, pero mientras no se sabe el sacrificio suele ser intenso y con tendencia al desánimo.

Muchas veces puede que leas las premisas correctas sólo que suelen estar desperdigadas y te tocará a ti unirlas para crear tu sistema.

Es fácil equivocarse de sendero, por eso lo vital de la persistencia para resetearte y volver a insistir una y otra vez hasta que das con el camino correcto.

En mi caso, la esencia de mi sistema de trading es el siguiente:

Búsqueda: sin duda el objetivo principal de un trader es evitar la sobreoperación. Poder decirle NO al mercado es su principal baza.
Es, sin duda la sección del sistema de trading que más tiempo mantiene ocupado al especulador.

Rastrear y rastrear esperando con paciencia a que aparezca la oportunidad. Cuando llega la sientes, es como un toque de tu intuición. (Estoy hablando del trader discrecional).

Puede ser por medio del análisis técnico o por medio de catalizadores pero el trader debe sentir la oportunidad y eso sólo se lo dará la experiencia, la acumulación de horas de vuelo. Cuantas más horas, más claras y más frecuentes serán las buenas señales.

Una vez fijada la oportunidad viene lo más fácil.

Stop-loss: en mi caso tiene que ser, como máximo, el 1% del total de la cuenta. Y ponerlo lo más alejado que pueda para aguantar retrocesos y barridos del mercado.

Nº de lotes: cuando calculas el 1% del total de tu cuenta y ya sabes donde vas a poner el stop será la distancia de este al punto de entrada el que determinará el número exacto de lotes con los que vas a entrar.

Break Even: cuando las ganancias son consistentes es lógico subir el stop a B.E, pero sólo cuando la cotización está lo suficientemente alejada.

El stop siempre lo mantengo alejado incluso cuando hago trailing stop. No quiero que cualquier retroceso me saque de la tendencia.

Promediar: Estamos hablando de promediar a favor, en contra de lo que hacen los traders perdedores cuando están perdiendo. Y esto se hace siempre sobre ganancias para que en el caso de que la cotización retroceda y se cierre la posición este se haga sobre beneficios de manera que el capital inicial siempre permanecerá intacto pase lo que pase.

Salida: ahora si viene lo realmente duro. Hasta aquí cualquier trader con media experiencia puede hacer las cosas bien ya que se trata de procesos mecánicos y repetitivos que provienen del calculo.

Pero en el caso de la salida, donde reside la linea entre ser un trader consistente u otro que no, ya es harina de otro costal. Esta sección es prácticamente pura psicología. Es chocar de frente contra nuestros sentidos naturales, en concreto el miedo.

La inmensa mayoría de traders buscan un objetivo pero no reparan que sólo por el hecho de buscar un objetivo están cortando las ganancias, están recortando las posibilidades de incrementar su cuenta.

Puede que le salga bien en diversas ocasiones pero cuando buscas un objetivo no dejas correr los beneficios.

Si estás alcista cerrarás en la primera resistencia y si estás bajista en el primer soporte. El trader no cae en que los soportes y resistencias también se rompen y eso es lo que debe buscar, que se rompan.

Para que un trader, que opere por objetivos, pueda ser consistente tiene que tener un % de fiabilidad sobrenatural porque sino, al operar buscando un objetivo y no dejando correr las ganancias, la suma de las operaciones en las que tenga pérdidas acabarán lacrando primero los beneficios y luego la cuenta.

Hay poquísimos traders que sepan o sean capaces de dejar correr la posición de ahí que el 95% sean netamente perdedores.

Pero, ¿Por qué es tan difícil esta última fase de salida de una operación en positivo?

A) Objetivo: el trader necesita certezas por eso busca un objetivo. Un día, hace ya tiempo, me ofrecieron trabajar en un broker (era y es un banco) como trader.

Cuando el director insistió en que pusiera un objetivo de ganancias a mis operaciones lo primero que hice fue rechazar el puesto. Lo siento, no soy adivino para saber donde va a pararse el precio. Yo no funciono así, es el mercado el que marca mi objetivo y no yo.

B) Miedo: cada vez que el trader tiene una operación en positivo, no debe de seguirla al minuto (la presión psicológica que ejercerá el EGO para cerrar la posición aumentará progresivamente según vayan aumentando las ganancias).

Por lo tanto, cuando las ganancias son abundantes, cualquier pequeño retroceso hará que nuestro dedo vaya directo hacia el ratón para cerrar la posición.

En ese momento el alivio y la satisfacción será grande pero se tornará desesperación cuando contemplemos como la cotización sigue nuevamente su curso y nos empezamos a lamentar del dinero que hemos dejado de ganar.

¿A quien no le ha sucedido que después de cerrar una posición en ganancias esta sigue adelante dejando de ganar un buen dinero?

Esto es porque las tendencias siempre duran más de lo que pensamos y porque es más mucho más difícil que la cotización se de justo la vuelta donde hemos cerrado que apostar a que siga adelante.

C) Muchas operaciones con pequeñas pérdidas y pocas pero con grandes ganancias: el deseo mayor de un trader es acertar en todas las operaciones. No ve la operativa como un “todo”, como que el resultado final es la diferencia entre pérdidas y ganancias.

Esto se observa principalmente en el historial de los traders novatos, el cual refleja muchas operaciones seguidas positivas con pequeñísimas ganancias en cada una de ellas y pocas con pérdidas pero que son las que le destrozan la cuenta.
El trader consistente sabe que para serlo tiene que actuar justo al revés. Esto es tener muchas operaciones negativas pero con pequeñas pérdidas y pocas positivas pero con grandes ganancias. Pero:

  • ¿Tu sabes lo difícil que es para cualquier trader (para su psique) ir acumulando pérdida tras pérdida, por pequeña que esta sea, esperando la operación ganadora?
  • ¿Eres capaz de acumular 15 operaciones seguidas saltando el stop o incluso más, esperando a que salga la ganadora?
  • ¿Tu sabes lo dificilísimo que es (mentalmente hablando) dejar que los beneficios se reduzcan incluso más de un 50% para tratar de optar a beneficios mayores?

Sin duda la parte de dejar correr las ganancias junto con la salida es la parte más inhóspita del trading.

D) Promediar la posición: el trader ante cualquier retroceso de las ganancias nota que algo le sube por el estómago y en vez de aprovechar el retroceso para promediar a favor, sobre beneficios, lo que hace es cerrar por miedo a perder todo lo acumulado hasta ese momento.

Pues aun no he acabado ya que ahora vienen las 2 leyes más difíciles de llevar a cabo. Si hasta ahora parecía complicado aplicar las reglas anteriores , pues nada que ver con las del punto E y F.

E) Tiempo: el factor tiempo es determinante.
Para cosechar grandes ganancias hay que dejar que el tiempo, moviendo la tendencia a tu favor, prolongue y aumente los beneficios progresivamente.

No te das realmente de la fuerza mental que tienes que desarrollar para evitar cerrar en cada retroceso, en cada posible soporte o resistencia…

Cuando está en positivo, al trader le falta tiempo para cerrar la posición. Está deseando ver materializado el dinero en su cuenta. Y eso es lo primero que debe evitar.

¿Por qué es capaz de aguantar una posición en pérdidas durante meses cuando su intención es que durase unos días y no es de hacer lo mismo con las ganancias?

¿Por qué un trader acumula grandes pérdidas cuando no cierra una posición perdedora? Porque el tiempo que espera para cerrarla corre en su contra.

Si miras tu historial, y tus operaciones positivas duran menos que las negativas lo estás haciendo rematadamente mal.

 F) Dejar que el mercado te expulse: esta ya es la imposible de las imposibles. De nuevo se percibe su dificultad sobre el propio terreno.

Dejar que el mercado sea el que te saque sin cerrar tú la operación ya es el colmo de lo extraordinario, ya es buscar la excelencia como trader.

Dejar que el mercado te expulse supone no quedarte nunca con el último euro (por así decirlo). Como mantienes el trailing-stop alejado, si dejas que el mercado te eche, sin duda vas a perder una parte de las ganancias ya que la cotización para que se cierre la operación tiene que retroceder hacia dicho stop.

Cuando sucede esto, aunque tengas buenas ganancias, te estarás lamentando durante todo el día.
Aquí tienes que acordarte del susodicho refrán bursátil:
“Tratar de ganar el primer y último euro suponen los 2 euros más caros del mundo”.

Este dicho es realmente una verdad absoluta.

Pero es que duele tanto ese euro que has dejado de ganar….

Pues bien, si quieres ser un trader consistente procura trabajar la parte mental que influye en la salida de una operación positiva. Visualiza el proceso para que tu mente lo aprenda.
Aun haciendo esto volverás a las andadas, pues el miedo es un sentimiento grabado a fuego en la mente humana, pero la perseverancia a la hora de reeducar el cerebro en este sentido acabará dando sus frutos.

Como ves, el buen trading, las ganancias, no son tan fáciles de lograr como algunos brokers nos sugieren con su publicidad sino que es un proceso realmente duro y muy sacrificado que necesita de mucha pasión para sobreponerse a todas sus exigencias.