Las 3 fases del especulador hacia independencia económica

Muchos son los traders que se quedan por el camino antes de poder ejercer el oficio de especulador.

Una mala gestión del dinero y la falta de disciplina hacen que te abandones antes de abordar la fase técnica.

En realidad, casi todos empezamos por la fase técnica (la casa por el tejado), pero es que la gestión del dinero es bastante aburrida y la disciplina muy dura.

Así que, tras haber empezado por el tejado, y si aun queda dinero y ganas, debes volver atrás a pasar las fases que te has saltado.

Por tanto, la primera fase sería trabajar la gestión del dinero y riesgo, después la disciplina y finalmente la técnica sobre el gráfico (la operativa que tanto te gusta).

Pero estas fases son sólo el principio.

Concretamente, en la fase técnica hay otras 3 etapas en las que vuelve a haber una criba de traders. Dichas fases son las siguientes:

 FASE NEGATIVA: en esta fase el trader tiene muchas pequeñas operaciones positivas y pocas operaciones con pérdidas, pero estas son grandes. La cuenta va perdiendo capital hasta quebrar.

FASE NEUTRAL: en esta etapa el trader ha aprendido a poner stops por lo que tiene muchas operaciones negativas con pequeñas pérdidas y muchas operaciones positivas con pequeñas ganancias. La cuenta permanece más o menos equilibrada durante mucho tiempo. Si en esa larga espera, necesaria para pasar a la siguiente fase, pierdes la calma y te saltas la gestión del dinero y la disciplina, volverás a la fase anterior.

FASE POSITIVA: el trader sigue teniendo operaciones con pequeñas pérdidas y el número de operaciones negativas es menor. En cuanto a las positivas, estas comienzan a dar cada vez beneficios más grandes. Ya es capaz de aguantar una posición con ganancias, ya es capaz de dejarla correr cada vez más tiempo. La curva de resultados de la cuenta comienza una tendencia ascendente. Comienza el camino hacia la consistencia, y la independencia económica que vendrá de la mano de una operativa con gran número de lotes o contratos pero siempre con el riesgo contenido.

La duración de cada etapa depende de cada trader, de su dedicación y de una gestión del dinero y la disciplina férreas.

La esencia que le queda al trader de cada etapa que pasa

El objetivo de acumular horas de práctica sobre los gráficos es obtener la experiencia necesaria para, algún día, vivir del trading. Según vas avanzando en tu práctica vas superando diversas etapas. Es sólo perseverar, hacer horas y poco a poco te encontrarás en un peldaño más arriba.

Son varias las circunstancias que hacen que te quedes en el descansillo y no puedas subir más escaleras y tengas que bajarlas entonces, a veces, de repente.

Pero como siempre, si quieres llegar alto, tendrás que levantarte y volver a intentarlo de nuevo.

Por el camino te encontrarás muchos obstáculos. Cuando te enfrentas a uno que semeja insalvable puede que estés a punto de cruzar una puerta, de superar una nueva fase. Esa dificultad extrema, casi siempre indica que una nueva etapa está cerca y que tendrás que darlo todo para llegar a ella.

De cada fase te quedará su esencia, esa que tu mente asimilará como lo más importante de cada una:

Técnica:

en la etapa de la búsqueda del Santo Grial, una vez superada, te encontrarás con que no hay una táctica de entrada segura al 100%. Que el éxito a la hora de entrar depende de tu maestría, de saber identificar las oportunidades verdaderas, que sólo cuenta tu experiencia.

En este aspecto nadie te puede ayudar. Podrás ver figuras o patrones que se repiten pero, aunque tengan un porcentaje de acierto elevado, nunca se comportarán igual, y que se desarrollen o no como tu piensas dependen del contexto presente y no del pasado. La interpretación de la misma, basada en la experiencia del propio trader, determinará el acierto o no.

Con esto quiero decir que todo el mundo puede ver una figura de doble techo, que generalmente es bajista, pero la diferencia entre un trader que la acierte o no dependerá de si este, en el actual contexto presente, la interpreta como que va a suceder o no, independientemente de que la figura sea bajista.

Capacidad de reacción:

es la capacidad que tiene un trader para reaccionar a imprevistos. Cuando pase por esta fase comprenderá porque un sistema automático de compra-venta no puede funcionar nunca.

Los sistemas son mecánicos, no tienen capacidad de reacción, y cuando lo hacen ya es tarde.

El trader tiene que estar dispuesto a seguir sus reglas pero también a romperlas cuando sea necesario.

La mente, por tanto, es el sistema de trading más importante para un especulador. No debe tratar de encerrar sus emociones en un sistema mecánico de trading, sino reeducar su mente y exponerla al mercado. Esta es lo suficientemente potente y flexible como para adaptarse con éxito al medio en que va a moverse.

Atención:

son muchas las distracciones en las que nos vemos inmersos a lo largo de la jornada de trabajo.

El trader debe tener claro lo que quiere hacer y cuales son sus objetivos.

Partiendo de la premisa de que “eres más experto en aquello a lo que más tiempo le dedicas” está claro que si quieres ser un virtuoso del trading tendrás que devorar horas y horas frente a la plataforma.

Debes lograr que tu mente no se distraiga a cada momento. La concentración, el enfoque, es la clave del éxito.

Sistema:

y de todas las fases quedarán unas reglas que constituirán tu sistema de trading. Pero cuidado, el sistema resultante obedece más bien a una serie de premisas que debes seguir con disciplina. La mayoría de los traders (normalmente novatos) se refieren a un sistema como una serie de parámetros que dan órdenes de entrada y salida en un gráfico. Esto es un sistema de trading mecánico, y por esta causa su cuenta acabará quebrando.

Las reglas que tienen que salir, las que regirán un verdadero sistema será algo parecido a lo siguiente, pero personalizado para cada trader. Vamos, que si quieres vivir del trading nadie hará por ti, porque no se puede hacer, el respectivo trabajo duro que es propiedad de cada uno, y que dará lugar a la experiencia, que es intransferible y que diferencia a un trader de otro:

– Opera sólo a la baja, siempre hay un mercado a la baja. Identifica catalizadores bajistas basados en el gráfico, que casi siempre suelen ir por delante de las noticias. Vende en resistencias. A mayor espacio temporal mayor relevancia.

– Evita todo lo que te hace perder. Mira el calendario económico para estar fuera del mercado antes de anunciar datos importantes. Cualquier hueco contra tu posición invalidará tu stop-loss y le pegará un bocado a tu cuenta. Siempre vale más dejar de ganar que perder. Cuidado con las posiciones abiertas el fin de semana.

– x objetivo ganancias, x objetivo pérdidas.  Cerrar cuando se cumpla uno de los 2. Si sigues operando con el objetivo de ganancias cumplido puede que las dilapides. Si sigues operando con el objetivo de pérdidas cumplido puedes incurrir en nuevas pérdidas y te será imposible compensarlas con el excedente de los días en que superas el objetivo. (A veces, movimientos bruscos hacen que acabes por encima del objetivo de ganancias esperado).

– Atento al mercado o te perderás las mejores oportunidades

– No entres nunca antes de que se confirme la señal

– Stop alejado, no lo muevas, asume las pérdidas.

– Deja correr las ganancias hasta, por lo menos, lograr la mitad del objetivo diario. Deberás determinar si merece la pena dejar correr las ganancias o no una vez cumplido el objetivo. Si lo haces, corre el stop a objetivo del día.

– Paciencia para esperar la operación adecuada y entrar con timing correcto. Paciencia para aguantar los retrocesos en ganancias.

– Disciplina para seguir la rutina

Todas las reglas están sujetas a cambios continuos y lo que hoy es así mañana no lo será. Es lo que tiene la acumulación de horas, la acumulación de experiencia. Llegará el día en que dichas reglas se incorporen a tu mente operativa y todo fluya automáticamente.

La metamorfosis del trader

Aunque un gran movimiento puede comenzar desde un espacio temporal pequeño, a mayor espacio temporal mayor relevancia tendrá un soporte o una resistencia y mayor beneficio podrá esperarse, aunque se necesitaría mas dinero en cuenta para hacer frente correctamente a los stops que nos exige un espacio temporal mayor, sin tener que incurrir en más riesgo.

Cuanto mayor sea dicho espacio temporal mayor stop nos exigirá, mayores beneficios se podrán obtener y más tiempo, con seguridad, transcurrirá para poder obtenerlos.

La clave está en hacer crecer la cuenta poco a poco para poder operar cada vez con mayor número de contratos, lo cual hará que podamos conseguir mayor cantidad de dinero en menor tiempo.

Los soportes y resistencias son (con sus variantes), y personalmente, de lo mejor para la obtención de beneficios.

Un vez tienes la cantidad de dinero adecuada en cuenta, podrás trazar diversas estrategias para operar en cualquier espacio temporal en el que hayas visto la oportunidad.

Como he dicho, a mayor espacio, mayor probabilidad de extensión de beneficios teniendo en cuenta el trayecto gráfico recorrido respecto a marcos temporales más pequeños.

Hay traders que no son capaces de soportar retrocesos en sus beneficios. Pienso que es vital saber aguantar esos retrocesos para poder optar a unos beneficios más amplios. Pero si no fuese capaz de hacerlo y tiene el suficiente dinero en cuenta como para operar en cualquier marco temporal, decir que cada arranque de la cotización desde un soporte o resistencia y con el adecuado número de contratos podría aprovechar el impulso inicial de un movimiento para generar ganancias abundantes sin tener que soportar los retrocesos.

Eso si, para ello es vital mantenerse en el mismo time frame en el que se ha visto la oportunidad. Si descendiese  a contemplar el movimiento en un espacio menor seguramente no podría aguantar mentalmente el retroceso lógico de los espacios temporales más pequeños que el que se ha abierto la operación.

Desde luego que operando de esta forma el porcentaje de operaciones positivas mejora y los beneficios vendrán de la acumulación de lotes o contratos en nuestras operaciones y no por el aguante de las posiciones con sus respectivos avances y retrocesos.

Este tipo de operativa es más reafirmante para el trader ya que refuerza su EGO , por un lado, al tener con más frecuencia operaciones positivas, aunque por otro, surge un lamento por no haber sido capaz de dejar correr el movimiento en toda su extensión con sus respectivos beneficios.

Pero todo se irá corrigiendo con la práctica y con la mayor experiencia adquirida hasta llegar a lograr ser cada vez más especialista y alcanzar el estado superior, que consiste en dejar correr la posición al máximo con el mayor número de contratos posible (siempre sin aumento del riesgo) logrando así la plenitud como trader.

Nótese que en una primera fase, el trader es capaz de obtener un objetivo de beneficios con muchos contratos y poco recorrido y en la segunda fase logrará hacerlo con mucho más recorrido.

Y será en esta última fase donde el dominio mental del trader será el adecuado y sus emociones estarán equilibradas tanto en las ganancias como en las pérdidas y habrá logrado un desapego por el dinero de manera que no estará influenciado por este como en sus inicios.

La madurez es evidente y al igual que un niño que trata de descubrir todo lo que le rodea hasta que es adulto y se asienta, el trader pasa por un proceso similar.

El trading y el stress

Primeramente dejar claro lo que es el stress.

El stress es una acumulación de tareas.

Siguiendo con la secuencia decir que el stress, sin meterme ya en términos de salud, etc, sino de lo que nos ocupa es un muy mal aliado del trading.

Hay múltiples herramientas para superar ciertos rasgos psicológicos. Por ejemplo, para superar el miedo a operar lo más efectivo que he encontrado ha sido la aplicación de un stop-loss en cada una de mis operaciones, y por supuesto, respetarlo.

Normalmente, nunca supero el 2% de stop-loss para el total de la cuenta, sumando el total de operaciones abiertas.

Junto con esto, una correcta elección del número de contratos por operación tendremos 2 herramientas superpoderosas e imprescindibles en el arsenal del trader.

Normalmente cuando empezamos a adentrarnos en el mundo de la especulación lo hacemos por el final.

Por orden sería:

– Psicología

– Gestión del dinero

– Salida de una posición

– Apertura de una operación

Como vas a tener que superar todas las etapas, caiga quien caiga, ¿qué mejor que empezar por el principio procurándote  una buena base?

Lee libros o artículos de psicología bursátil y trading. Así tendrás más claro por donde encaminar tus investigaciones y que armas tomar para mitigar el perjuicio más grande que hay para el trader: la psicología humana.

Los mercados se mueven según la interpretación o lectura de los que participamos en él. Es pura psicología. Cuanto más pequeño es el espacio temporal en el que observas cualquier “activo” más podrás apreciar el nerviosismo psicológico del mercado.

Múltiples noticias, rumores, recomendaciones que hacen mover las cotizaciones como una montaña rusa…

Según te vas alejando de los marcos temporales más pequeños la calma es mas evidente y la tendencia primaria se deja ver más clara.

Multitud de nuevos operadores se acercan al trading todos los días. Son carne de cañón. Son el cebo de los tiburones. Los cazan por todas partes y de todas las maneras:

“Gana 3.000 euros en 1 hora”

“Hazte rico en 1 año”

Pero no sólo desde fuera sino también desde dentro.

Los barridos son el arma preferida de los que crean el mercado para cazar a los incautos.

Todas estas prácticas, y como dije, empezar por el final en vez de por el principio hace que cada nuevo trader pierda toda su cuenta en unos minutos y que el miedo a abrir una operación haga que el dedo se le quede congelado a la hora de querer abrir otra. Esto sólo se supera con un stop-loss y con un adecuado número de contratos (son los 2 escudos que te protegerán de tu mente primitiva).

Como perder 15.000 euros en 1 minuto

No quiero para nada entrar en el mundo de las apuestas deportivas, pero hay que reconocer que hay ciertas similitudes con el trading. También se maneja dinero y casos como este dejan más que claro que se debe aprender a gestionarlo si quieres tener una oportunidad.

Así que del estudio de la psicología del trading pasaremos a la gestión del dinero. Si el apostante del enlace anterior aplicase un stop y la gestión del dinero no habría perdido 15.000 euros en 1 minuto ni en 1 año.

De manera que con la gestión del riesgo apuntalado estamos en disposición de pasar a la fase de: “salida de una posición”.

Esta etapa es muy importante y si el trader dedicara la mitad del tiempo que dedica a investigar osciladores, indicadores, test, etc, etc (que en suma es el estudio de la manera de entrar) a como salir según la situación que se pueda encontrar, la última fase, la de la apertura de una operación estaría más que descontada.

Como ves, se trata primero de preservar el dinero para luego tratar de incrementarlo. Es fundamental.

Recopilando:

-1.- No importa el dinero con el que abras la cuenta. Lo que no puedes es tratar de ganar mucho si dicha cuenta es de 1.000 euros. Hay que ser realista. Si de verdad vas a aplicar las reglas como se deben aplicar, con 1.000 euros no vas a tener ni pa pipas. Así que lo primero, determina la cantidad de dinero con la que vas a abrir una cuenta.

-2.- Fija el porcentaje que estás dispuesto a perder en cada operación. (stop-loss)

-3.- Según la cantidad que te salga de ese porcentaje hallarás el número de contratos con los que vas a abrir la posición (esto se halla restando el precio de entrada menos al precio donde vas a poner el stop loss).
Lógicamente podrás abrir una operación con más contratos cuanto más cerca esté el stop del precio de entrada y también, podrás abrir con más contratos cuanto más dinero tengas en cuenta.

-4.- Se supone que ya sabes como salir, aparezca el imprevisto que sea, por lo que ahora toca elegir el momento de entrada. Y aunque este no es el acto más importante si puede ser determinante.

Por tanto, con estas cuatro cosas que te he contado puedes ver lo profundo y difícil que es el trading y como es primordial reducir todo a unos fundamentos principales que regirán tu trading.

Una vez establecidos dichos fundamentos notarás que para lo que antes necesitabas toda una jornada de trabajo ahora con unos minutos ya tienes todo decidido.

Tienes controlada la psicología por medio de la gestión del dinero y tienes controlado como salir de cada posición suceda lo que suceda, por lo que ahora estarás libre para dedicar todo tu tiempo a operar cuando veas la oportunidad.

Todo ello ha llevado a una reducción del stress de manera considerable. Cuando tienes todo prácticamente controlado eso es lo que sucede. Tu mente está tranquila y en calma porque tienes asegurada tu retaguardia y puedes emplear todo tu potencial en el ataque.

Las ganancias acabarán llegando, con práctica y paciencia. Aquí ya entrará en juego tu pericia pero te sentirás tranquilo a la hora de operar ya que tienes dominado los aspectos terrenales del trading. Los aspectos sobrenaturales sólo podrás dominarlos a base de operar y operar en tiempo real acostumbrando al ojo a los gráficos.

Recuerda que: “Un gramo de práctica vale más que una tonelada de teoría”

 

Las 10 fases de un especulador

Estas son las 10 fases por las que tiene que pasar un trader o especulador hasta que llega a vivir del trading. Seguramente no son justo las que estás acostumbrado a leer por ahí, pero tarde o temprano pasarás por todas ellas. Si te saltas una fase volverás atrás a quemarla. Comprueba en cual te encuentras.

1. Llega a los mercados: 

– Porque ve en el trading una forma fácil de hacer mucho dinero (95%)

– Por pasión / vocación (5%)

No hay más que comentar sobre esta primera fase. Muy pocos traders viven de los mercados y esto es sobre todo por la falta de la pasión necesaria para sobreponerse a todos los golpes que te da el mercado. Vivir del trading no es un hobby, no es compartirlo con tu trabajo habitual, necesita dedicación a jornada completa. Es lo menos que se puede hacer por “el trabajo más duro del mundo”.

2. Se empapa de información: 

Foros, libros, artículos, manuales, videos, cursos, etc. Es normal, quiere saber todo lo que se ha divulgado sobre trading.  Es una fase fundamental para hacerte una propia idea de hasta donde se ha avanzado en este mundillo.

3. Búsqueda del sistema perfecto: 

una vez que ya tiene la suficiente información quiere ponerse manos a la obra y empieza a hacer sus pinitos en bolsa doméstica a la vez que investiga la creación de sus propios sistemas. Prueba todos los indicadores y medias móviles que existen en busca del sistema que le de el 100% de aciertos.

Cuando opera suele combinar operaciones con pequeñas ganancias y operaciones con grandes pérdidas hasta que quiebra varias veces. No emplea los Stoploss, y si lo hace no los respeta.

Se da cuenta de que hay algo que falla y pasa a la siguiente fase.

4. Operativa en simuladores.

Como sólo cosecha pérdidas comienza a practicar en demo. Aquí no pierde dinero pues este es ficticio. Mientras opera en simuladores se encuentra en un paréntesis de su aprendizaje. No avanza nada, más no se da cuenta de ello. Piensa que está haciendo lo correcto.

Por poner un ejemplo, es lo mismo que entrenarse para ser piloto de la Fórmula 1 en la PlayStatión y luego coger un coche y competir en la pista contra Fernando Alonso y demás.

Volverá a reiniciar el verdadero aprendizaje cuando vuelva a operar en real. Mientras estará perdiendo el tiempo ya que no está entrenando el mecanismo principal que le dará la victoria en los mercados: la psicología.

5. Vuelve a operar en real.

Vuelve a la operativa en real, pero no porque se haya dado cuenta que no vale para nada entrenar en demo, sino porque ha ganado tanto dinero en simulado que cree que va a resultar lo mismo en real.

Vuelve a perder dinero y vuelve a quebrar la cuenta.

Sabe que hay algo que sigue fallando y salta otra fase más.

6. La psicología.

Nuestros antepasados nos han dejado, con el paso de la evolución, unos instintos que nos valen para enfrentarnos a la vida real pero que suponen una barrera y que interfieren con lo que hay que hacer para ganar dinero en el trading.

El miedo y la esperanza son los 2 grandes males del trader. El miedo a perder y el miedo a ganar. Esto hace que el especulador deje correr las pérdidas por la esperanza a recuperarlas y que corte las ganancias por el miedo a perderlas.

Como no logra controlarlos porque son 2 instintos muy arraigados por el paso de los milenios tiene que adentrarse, si quiere ganar dinero, en la fase que le supone más aburrimiento.

7. Gestión del dinero o riesgo.

Harto de tantas pérdidas se compromete a poner un StopLoss en todas sus operaciones y respetarlo. (Lo hace en un 90% de las veces). Sigue perdiendo pero cada vez que lo hace pierde menos y mantiene el capital durante mucho más tiempo pero la cuenta continua menguando muy poco a poco.

Quiere más y se interesa por otros productos con mayor riesgo pero también mayor rentabilidad que las sufridas acciones.

Se adentra en el mundo del Forex y en los futuros.

Aquí conoce a otro gran amigo que le hará perder hasta la camisa.

El apalancamiento:

Ya tiene varias técnicas para entrar, ya ejecuta el stop pero se apalanca demasiado por lo que un leve movimiento de la cotización le lleva gran parte de la cuenta.

Ahora que ya controla la manera de entrar y los StopLoss le toca bailar con la más fea. Averiguar con cuantos contratos debe entrar en cada operación.

Pero aun así nota que no es suficiente y pasa a otra fase.

8. La depurativa.

Se da cuenta de que ya ha leído todo lo que había y que le toca investigar por sí mismo puesto que nota que ha llegado a un camino que está cortado, virgen.

Lo que le venden no le hace ganar dinero por lo que resetea e inicia un gran criba para quedarse con una sola técnica, un sólo sistema de ejecución de stops y otro de cálculo del número de contratos para abrir una operación.

Con todo esto está listo para enfrentarse al mercado con garantía. Intuye que cada vez le queda menos para vivir de su gran pasión, el trading.

9. El Doctorado.

Una vez que ha trazado sus reglas, ya no sigue a ningún gurú y si ojea algo son noticias económicas procurando no leer o seguir a otros traders, por muy buenos que sean, ya que podrían entorpecer su camino hacia la meta.

Está tejiendo su propia manera de operar. Está tratando de adaptarla a su personalidad. Sabe que lo que le funciona a otro trader no le va a funcionar a él.

Es en esta fase en donde va a estar más aislado del mundo cuando opera y cuando comienza a enfrentarse cara a cara al mercado. Ya está listo para competir contra los mejores.

10. El Master

Ya está preparado, ya tiene toda la teoría y técnica necesaria para la lucha. Pero aun seguirá perdiendo dinero en esta fase.
Es la etapa decisiva. El paso que le lleve a ganar dinero de una vez consistentemente y de la duración de este hasta que lo logra vendrá determinado por el tiempo que le dedique exclusivamente a operar en real en el mercado.

Esta es la fase mas importante y de más duración, donde adquiere la experiencia necesaria para convertirse en un MasterTrader y por fin lograr su ansiado sueño de vivir del trading.

Es en esta fase donde se verá libre de toda técnica. Empezó operando con muchas y ahora no opera con ninguna. Las oportunidades son todo una. Su cerebro ha desarrollado la intuición necesaria para reconocerlas. Sabe cuando entrar esperando el momento idóneo y sabe cuando salir.

Todo fluye automáticamente. Ha aprendido las reglas y a la hora de operar las olvida.

Las etapas del trader hacia la consistencia

Desde que empieza tu andadura como trader son muchas las etapas que tienes que quemar. No vas a ganar dinero consistentemente de la noche a la mañana. Si una carrera necesita de su tiempo la de trader no lo es menos.

La sociedad ha establecido la ruta que tienes que seguir para ser médico, arquitecto, abogado. Está perfectamente definido. Pero no para ser trader. Tu no puedes ir a una universidad y estudiar la carrera de trader y luego salir con tu título y ganar dinero. No hay una rama para el oficio de trader o especulador.

Es por eso que sólo cuentas con la experiencia de los demás colegas traders, de los que lo han conseguido, de los que están investigando día a día.

Básicamente y con sus matices todos los traders pasan por las mismas etapas si no se quedan primero por el camino:

PRIMERA ETAPA:

el aprendiz de trader se inicia en este mundo al calor de la información que palpa día tras día en los medios informativos sobre todo cuando la bolsa es noticia de portada. Está claro que el novato acude en masa cuando en los periódicos y TV aparecen titulares de que tal Indice o tal acción ha subido un porcentaje muy elevado.

Suele ser en épocas donde la economía del país va muy bien y la gente tiene sobrante de dinero en sus cuentas. El novato se deja querer, se cree capaz, y da sus primeros pasos en el mundo de la bolsa. Acude a su banco y compra acciones, normalmente chicharros porque ve que sus cotizaciones son las más baratas, no percibe debido a su poca formación, el por qué unos valores valen más que otros.

Como dije suele ser en época de bonanza cuando el volumen de pequeños accionistas es mayor en el mercado. Debido a que la bolsa está inmersa en pleno BOOM cualquier acción que compren y en cualquier momento que lo hagan va a ir hacia arriba. Esto acabará de engancharlos definitivamente.

Cada vez tienen más y más ganancias, aparecen OPVs anunciándose en TV y acuden a ellas con el dinero que pueden, incluso piden dinero prestado a la familia (la involucran también en el chollo de la bolsa) , piden incluso un préstamo al banco para comprar acciones.

_”Cuando suban las acciones lo suficiente cierro y pago todo el préstamo”.

Son préstamos que te piden incluso hasta un 25% de intereses.

_ Que más da, puedo ganar mucho más que eso…

Desgraciadamente los que más ganan cuando sube la bolsa suelen ser los que más pierden cuando esta baja. Aun no saben lo que es poner un stop, pueden haber oído hablar de él pero no lo ponen.

_ No necesito un stop, cierro mentalmente, que si no, saben donde lo pongo y me lo barren…

Si no usan stop que decir de la gestión del dinero o del riesgo.

_ Que aburrido es esto de la gestión del dinero. Yo compro y vendo… no hay más, soy un crack.

Crack el que va a tener que soportar tu cuenta cuando la tortilla se de la vuelta.

Pues bien, como lo de poner stoploss no va con ellos y si los ponen no los respetan, tras una primera bajada en la que su EGO no les deja vender, vendrán otras más duras y puesto que en acciones no materializas la pérdida hasta que vendes (salvo que el valor quiebre o lo excluyan de bolsa) mantendrá las acciones en cartera por los siglos de los siglos o hasta que tenga que vender porque necesita el poco dinero que le queda.

_ ¿Pero no decían que a largo plazo en bolsa no se pierde?

Muchos no pasan de esta fase y los que siguen adelante porque siguen generando dinero en su trabajo habitual seguirán “jugando” al juego de la bolsa y tendrán que soportar aun varias quiebras más antes de pasar a la siguiente fase.

SEGUNDA ETAPA:

el trader que persiste, le gusta y considera al trading algo más que un hobby caro, comienza a leer libros y asistir a cursos. Quiere saber más sobre ese mundo peligrosamente adictivo que le ha enganchado tanto.

Comienza a conocer ciertos programas de gráficos, que estos se componen de velas y que a su vez existen formaciones o patrones que se repiten históricamente en los charts. Empieza en esta etapa la búsqueda del Santo Grial.

Pasa horas y horas probando indicadores, osciladores, medias móviles, etc, etc, etc. Comienza a hacer backtestings, sobreoptimiza sus sistemas hasta que observa que puede haber encontrado ya la piedra filosofal pues los resultados que sobre el papel arroja el backtesting son muy esperanzadores.

Traslada el sistema a la operativa en real y resulta ser un nuevo fiasco. En esta etapa se quedan muchísimos traders buscando de por vida el sistema que les de el 100% de aciertos.

Los que se dan cuenta que no hay ni que nunca existirá una técnica fiable al cien por cien darán el salto a la etapa siguiente.

TERCERA ETAPA:

en esta etapa empieza a quedarse con una serie de técnicas, las que cree que mejor le han funcionado y se adaptan a su personalidad (sospecha que en el trading hay un cierto sesgo psicológico) y pasa a, por fin, adentrarse más por necesidad que por otra cosa en la aburrida e insustituible parte del trading llamada: gestión del dinero.

Durante esta etapa comienza poco a poco a vislumbrar las diferentes partes de las que se compone un buen sistema de trading, que dicho sistema no se compone sólo de órdenes de compra-venta sino que hay que aplicar un stoploss y respetarlo y más importante si cabe aun a calcular el número de acciones o contratos con los que debe abrir una posición en función del dinero total que dispone en su cuenta para operar.

Nótese que ya no sólo hablo de acciones, sino de contratos. Esto responde a que ya opera a través de plataformas adaptadas para la operativa desde el ordenador y que las acciones son un mero residuo en el que sólo entra de cara al largo plazo en momentos puntuales y muy favorables donde la coyuntura existente en ese momento así lo exige.

Se ha pasado al mejor instrumento financiero que puede encontrar para llegar a ser independiente  financieramente hablando: los derivados.

Los derivados permiten un alto apalancamiento y sobre todo operar al alza y a la baja. No le preocupa que haya catástrofes o que la economía vaya mal. Es más, sabe que podrá ganar mucho dinero incluso cuando los mercados bajen.

Se convierte por así decirlo en un trader especulador de los mercados. Domina todos los mercados del mundo desde su pantalla: divisas (forex), materias primas y las principales bolsas mundiales.

En esta etapa se encontrará con aficionados que han saltado a esta etapa sin haber quemado primero las anteriores. Son novatos que se acercan al mundo de los futuros, CFDs etc, porque han oído que se pueden hacer ricos en poco tiempo. Pero como abren y cierran posiciones según lo que les dicta su sentido, sin una técnica de entrada y de salida, y sin una gestión del dinero adecuada no tardan en comprobar lo que es el apalancamiento y el margin call. Seguro que no volverán por aquí. Se produce una nueva criba de novatos y de traders que no lo son para pasar por fin a la siguiente y definitiva etapa.

CUARTA ETAPA:

a esta etapa se le puede llamar la etapa psicológica o de disciplina.

Se le llama así porque el trader se da cuenta que el mercado es movido únicamente por la psicología de todos los que en él participan.

Aprende a ser meticuloso, disciplinado y muestra desapego por el dinero. Sabe que si está en esta profesión sólo por dinero no llegará lejos, nota que es su pasión, que aunque ha pasado y pasa por un duro sacrifico este no le parece tal porque ha decidido aceptar al trading como su filosofía de vida. No lo quiere compartir con nada más.

Y persiste y persiste, nota que da el 100%. Tiene perfectamente definido un sistema no solo que le indica cuando comprar y vender sino donde poner el stop, cuanto porcentaje de dinero tiene que arriesgar del total de su cuenta, con cuantos contratos tiene que abrir la posición, y unas reglas psicológicas que le ayudan a controlar sus emociones. Logra actuar mecánicamente, una pérdida causa en él la misma reacción que una ganancia: ninguna.

Ha aprendido a controlar el miedo y la esperanza, los 2 más grandes males de un trader.

Sabe lo que tiene que hacer, sabe que tras haber establecido sus reglas de trading sólo le queda un último paso para vivir de él, para triunfar en el objetivo que se ha marcado, para llegar a la meta: la práctica continua en real. Como si de un malabarista se tratara, practica y practica en el mercado real hasta que logra un total desapego, olvida todo lo aprendido y lo vuelve automático “entrando en la zona” cada vez que opera.

Ha traspasado la gruesa linea que separa la teoría de la experiencia, esa que por mucho que la divulgue, esa que por mucho que enseñe sus reglas, nadie será capaz de operar con ella de la misma manera y con la misma eficacia que él porque señores, EL TRADING ES UN ARTE Y EL ARTE ESTÁ DENTRO DE CADA UNO DE NOSOTROS.