Indicadores, medias móviles, patrones, figuras, ¿qué técnica utilizas?

Hasta no hace mucho tiempo entraba en el mercado basándome en una sola señal. El motivo era no reducir el porcentaje de acierto combinándola con otras señales y, también evitar la sobreoperación.

Sin embargo, sabía o intuía que el trader más eficaz es aquel que es capaz de seleccionar entre todas las señales que le da el mercado aquellas que la experiencia le dice que tienen una alta probabilidad de que sucedan tal y como al trader le gusta.

Por lo tanto, aunque operar con una sola señal era beneficioso por una parte, por otra perjudicaba al trader a la hora de seguir adquiriendo más experiencia sobre el mercado e intuir el mejor momento para entrar. O sea, que reducía el abanico de posibilidades.

Cualquier técnica que uses tiene un porcentaje de acierto asegurado pero tienes que entender que sólo podrás aspirar al imposible porcentaje del 100%, basándote en tu experiencia.

Cuando operas con cualquier técnica, a parte del porcentaje de aciertos cuentas con un porcentaje de fallos.

Cuando operas sin técnica también tienes esos porcentajes pero cuentas con la ventaja de decirle “NO” al mercado, cosa que no puedes hacer si operas con una señal ya que debes entrar en todas las que te de para que se cumpla el porcentaje estimado.

Por lo tanto:

  •  Análisis técnico: dobles techos, triángulos ascendentes, cuñas, diamantes, estrellas del amanecer, cruce dorado, ichimoku, rsi, macd, hombre colgado, martillo, medias móviles, indicadores, osciladores, demás figuras, patrones, set-ups, soportes, resistencias… todos, absolutamente todos, tienen un porcentaje de acierto y de error. Si los combinas, ese porcentaje vendrá del resultado de hallar la media de los % de la suma de los utilizados.
    Pero si los usas todos y entras cuando tu experiencia lograda durante años intuye el movimiento podrás optar al máximo porcentaje de acierto.
  • Análisis fundamental, noticias, datos: más de lo mismo, todo está sujeto a ese porcentaje de fiabilidad.

Por consiguiente: lo más importante del trading no es la técnica que utilizas para operar sino como cortas las pérdidas cuando fallas, como calculas los lotes o contratos con los que tienes que entrar según el capital de tu cuenta, como dejas correr las ganancias cuando estás en lo cierto, en suma, como logras añadir nueva experiencia a la que ya tienes para enfrentarte a los mercados cara a cara y no escondido detrás de una serie de patrones o sistemas automáticos que nunca te permitirán vivir del trading.

El trading no es Matemática, no es 2+2 cuatro, está sujeto a diferentes  interpretaciones. No trates de encerrarlo porque es un Arte libre de reglas.

¿Por qué no aplicamos la experiencia en las salidas?

Me gusta la idea de recurrir a la experiencia para operar. Entrar al mercado cuando se den unas circunstancias que te digan que es el momento adecuado, no obstante incluso así habrá operaciones en las que nos saltará el stop, pero el resultado será positivo si dejamos correr los beneficios y el tamaño de la posición es el adecuado.
Como todos sabemos a la hora de recoger beneficios unas veces se dará la vuelta cuando estemos ganando 1%, otras 10%, 20%, etc.
Mi cuestión es la siguiente: ¿por qué no aplicamos también la experiencia en las salidas? Unas veces saliendo con mínimas ganancias, moderadas ganancias y otras dejando correr los beneficios hasta el infinito, según nos lo indique nuestra percepción del mercado en cada operación.

Respondiendo a Carlos:

Tengo que decirte que acabas de resumir mis años de experiencia en 2 párrafos.

Lo que acabas de describir es, en esencia, la forma de operar de un trader discrecional.

  • Entrar cuando se dan unas circunstancias, basadas en nuestra percepción
  • Stop
  • Tamaño de la posición adecuado
  • Dejar correr beneficios
  • Salir cuando se dan unas circunstancias, basadas en nuestra percepción

No podrías reflejar de mejor manera las reglas de un trader, como he dicho, discrecional.

Te puede faltar promediar a favor, pero por lo demás es así.

Hay que entender también que una cosa es leer, escribir o tener en mente las reglas y otra aplicarlas.

Si lleva cierto tiempo distinguir lo que realmente es válido (porque no basta leerlo, hay que entenderlo, asimilarlo y ponerlo en práctica), más tiempo lleva aun aplicarlo correctamente a la hora de operar.

Te has dado cuenta de un aspecto vital: enfocas el trading basándote en la experiencia y no en un sistema mecánico o automático.

La fase de la que es más difícil salir (la mayoría de los traders no consiguen hacerlo) es la de la búsqueda del sistema de trading automático. Son muchos los que no se dan cuenta que esta etapa asemeja lo mismo que un hamster corriendo en una rueda sin fin.

Y lo peor es que no se dan cuenta de ello, por eso no salen. Están tratando continuamente de buscarle un sentido a los movimientos de los dibujos que hacen las cotizaciones en los gráficos.

Están todo el día ensayando con diversas medias móviles de diferentes períodos, diversos indicadores, etc, etc…. y siempre optimizando los resultados sobre el pasado buscando el máximo porcentaje de aciertos y la máxima fiabilidad (que por supuesto y debido a esa sobreoptimización los resultados no llegan a ser los mismos cuando aplican el sistema en real).

Ante esta evidencia baste decir un par de cosas:

  • Huye de los sistemas de trading automáticos
  • Enfréntate al mercado cara a cara para que tu cerebro aprenda de los errores y puedas adquirir una experiencia, unas reglas, que una vez automatizadas te permitan operar “sin reglas”.

Y por supuesto, volver a repetir esos 2 párrafos que me has mandado y me han dejado un poco sorprendido ya que no es nada fácil llegar a esta conclusión:

“Me gusta la idea de recurrir a la experiencia para operar. Entrar al mercado cuando se den unas circunstancias que te digan que es el momento adecuado, no obstante incluso así habrá operaciones en las que nos saltará el stop, pero el resultado será positivo si dejamos correr los beneficios y el tamaño de la posición es el adecuado.
Como todos sabemos a la hora de recoger beneficios unas veces se dará la vuelta cuando estemos ganando 1%, otras 10%, 20%, etc.
Mi cuestión es la siguiente: ¿por qué no aplicamos también la experiencia en las salidas? Unas veces saliendo con mínimas ganancias, moderadas ganancias y otras dejando correr los beneficios hasta el infinito, según nos lo indique nuestra percepción del mercado en cada operación.”

Ante esto último, subrayado en negrita, tengo que hacer una puntualización. Salir unas veces con mínimas ganancias, otras con moderadas ganancias y otras dejando correr los beneficios hasta el infinito, supone la verdadera excelencia a la que muy pocos traders en el mundo pueden aspirar sino tras miles y miles de horas de práctica en real.

Mientras tanto, confórmate con agarrar las que corren hasta el infinito y con perder todas las demás. (Te aseguro que será suficiente).

Y es que cuando no tienes aun la experiencia necesaria como para distinguir las unas de las otras te encontrarás con que cortas antes de tiempo en las operaciones que deberías haber dejado correr y que dejas correr aquellas que deberías haber cortado antes de darse la vuelta.

El factor tiempo en el trading

El factor tiempo es crucial en el trading. El factor tiempo expresado como la paciencia que debe tener un operador a la hora de esperar la oportunidad adecuada.

Hay que tener en cuenta que las mejores oportunidades no salen a cada momento por lo que el trader debe desarrollar el sentido o tacto de saber esperar lo que busca y desechar todo lo demás.

Es este uno de los detalles que influyen en el crecimiento del capital de la cuenta.

La sobreoperación es el mal que más dinero nos arrebata, aunque sea en pocas cantidades ya que la suma de malas operaciones junto con las comisiones que se generan suelen ocasionar un gran bocado al total del capital en la cuenta.

Esto es normal al principio de la vida de un trader. Todo le parecen oportunidades de entrada. Es luego, la experiencia, las propias pérdidas, que nos enseñan a ganar, cuando poco a poco vamos distinguiendo las buenas operaciones de las malas y de las que no son tan buenas.

No hay una regla que diga: “usa esta técnica y no tienes que hacer nada más”. NO, esto no existe.

Es la experiencia acumulada por cada trader la que le dará el control sobre lo que puede ser una posible buena o mala operación.

Es aquí en donde un trader acaba diferenciándose de otro. En su propia visión del mercado, refinada gracias al cúmulo de horas de práctica sobre el mercado.

NOTA: tienes que tener en cuenta que si, por ejemplo, operas mediante análisis técnico, el tiempo de espera dependerá del Time Frame en el que operes. No es lo mismo esperar por la formación de una vela en un gráfico de 5 minutos que esperarla en un gráfico diario.

Por otro lado, las noticias precursoras de grandes tendencias, como las que suelen provocar las declaraciones de los Bancos Centrales tampoco salen cada día.

Por lo tanto, el beneficio estará en saber esperar por esa noticia o señal, que sin duda surgirá, y dejar pasar por alto todo lo demás.

El trading es un ejercicio de probabilidades y sólo deberías operar cuando tengas la mayor parte de ellas a tu favor.

Buscando la experiencia mediante la práctica

La práctica, la experiencia, es el alma de todo oficio. En el trading no lo es menos, es la diferencia entre ganar y perder.

Pasamos muchos años, leyendo y leyendo (asistiendo a cursos) pero la práctica brilla por su ausencia.

Aprender a leer un gráfico, a operar en él con acierto, como entrar, como salir, depende exclusivamente de esa práctica que, acumulada, se convierte en la intransferible experiencia propia de cada uno.

Por tanto, como he dicho antes, pasa mucho tiempo hasta que nos damos cuenta que sólo será la práctica la posibilite el salto hacia la consistencia.

Y pasa mucho más aun si tratamos de buscar el sistema ideal que arroje un porcentaje de aciertos del 100% en todas las entradas a mercado.
Pero de esto no voy a hablar en este post, porque ya en hablado más que sobradamente al respecto en otras entradas de este blog.

Así que, cuando ya por fin, nos damos cuenta que la práctica es la llave llega otro problema más.

El trading, la propia operativa, no permite adquirir experiencia por los medios convencionales. Perdón, si la permite pero lleva muchísimo tiempo hacerlo.

Me explico. El trader intradía siempre logrará alcanzar más experiencia que otro trader que opera con datos fin-de-dia.
La explicación es clara: el trader intradía hará varias operaciones diariamente mientras que el otro puede que una o ninguna.

Aun así, y aunque el trader intradía va acumulando en el tiempo más experiencia puede que esta no llegue a ser suficiente o que le lleve muchos años llegar a ser un experto.

Por lo tanto, no se trata de hacer más y más operaciones sino operar, sólo con el objetivo de coger experiencia, en Time Frames menores de 5 minutos para que las operaciones se desarrollen más rápidamente.

Esto es posible gracias al carácter fractal de los gráficos.

Un gráfico de 1 minuto es la expresión de cualquier otro espacio temporal. Se dan las mismas figuras, señales, setups, ect. por lo que la práctica será más acumulativa ya que se dan más oportunidades en menos tiempo (otra cosa diferente es que vayas a ganar dinero operando en gráficos menores de 5 minutos) pero experiencia, que es el objetivo, vas a adquirir mucha.

Aunque operes en gráficos de 5 minutos puede que sólo hagas 4 operaciones en el día. Nada que ver con la experiencia que puede aportar abrir 25. Por supuesto que lo más probable, por no decir fijo, es que vayas a perder dinero pero cuando operes después en Time Frames más amplios vas a saber lo que hacer claramente.

Así que tratando de adquirir experiencia de esta manera vas a perder dinero, casi seguro, pero date cuenta que el dinero que emplees en estas lecciones te va a servir mucho más que el destinado a comprar libros o asistir a cursos de trading.

No digo que te vaya a resultar más barato sino que la experiencia adquirida te va a ser mucho más útil, mucho más productiva.

La otra opción es coger un gráfico histórico en cualquier Time Frame y practicar y practicar tratando de averiguar el por qué…qué ha sido lo que ha hecho subir o bajar la cotización .

Es otra opción totalmente válida y barata pero, aun así, nada que ver con la experiencia que logras obtener a todos los niveles (sobre todo en el aspecto psicológico) operando en real en espacios temporales menores de 5 minutos.

El desarrollo de la experiencia

Tiempo es lo que necesitamos para desarrollar nuestras habilidades en aquella disciplina en la que queremos destacar. Y tiempo es lo que menos tenemos.

Muchos quehaceres cotidianos limitan la adquisición de la práctica necesaria para despuntar.

Todo se basa en hacer horas y horas. Los mejores en sus disciplinas destacan por eso.

Ante la falta de tiempo sólo queda una opción, concentrar a base de priorizar las tareas más importantes sobre las que no lo son tanto.

Si hay traders que cumplen su objetivo antes que otros es porque le dedican más horas al día a ello.
Pero esta no es aun la solución ideal.

Incluso haciendo más horas que otros hay personas que avanzan más en 3 que en 8. Así que no se trata únicamente de tirarse tiempo y más tiempo delante de la pantalla sino de convertirlo en tiempo efectivo de trabajo.

¿Y como se logra esto? Pues básicamente identificando tus puntos débiles.

Si eres malo a la hora de abrir una posición en el mercado y lo que haces en tus horas de trabajo es mirar la diferencia que hay entre una media móvil simple y otra exponencial, evidentemente, no estás corrigiendo el error que te apremia.

Si no sabes como salir de una posición y te pones a investigar qué es una figura de Doble Pie seguro que no vas a solucionar el problema.

Si tienes miedo a abrir una operación tendrás que buscar que es lo que te provoca ese miedo y con que armas contrarrestarlo y no estudiar las velas japonesas.

Así que lo primero que tienes que hacer es evidenciar la falta de tiempo que tenemos en la actualidad, por los motivos que sean. Seguidamente eliminar todo aquello que es secundario, todo aquello que no te conduce a lo que quieres conseguir. Luego dedicarle todo el tiempo que sea posible. Y finalmente, aplicar ese tiempo del que dispones, de manera efectiva, incidiendo sobre aquello que tienes que corregir.

Es la única manera de avanzar rápidamente

Primero practica,después asiste a cursos

Primero practica y después asiste a cursos. Si no lo haces así no reconocerás a los “vendedores de libros”.

Es costumbre del trader novato, durante su período de aprendizaje, asistir a cursos y más cursos.

Lamentablemente, en este oficio hay mucha falta de ética, y el principal negocio es captar a novatos que se acercan a los mercados para abrirles una cuenta y acabar con sus ahorros. Es como una catarata de principiantes que llega todos los días animados por anuncios engañosos que pululan por la red para, una vez desplumados, marcharse río abajo dejando paso a los siguientes.

Con esto no quiero decir que esté mal asistir a dichos cursos, pero sólo una vez adquirido un conocimiento adecuado sobre los mercados.

Estamos en el siglo XXI, podemos disfrutar de uno de los mayores inventos que nos ha tocado vivir: Internet.

Desde la red puedes conseguir casi de todo, puedes informarte sobre todo lo que desees.

En un primer paso, al principiante que quiere iniciarse en el mundo del trading, puede beber de todos los blogs, manuales, foros y webs que hablan sobre el tema.

Cómo operar en cada mercado, cuantos hay, a través de que instrumentos, como gestionar el dinero, como enfrentarme a los mercados psicológicamente, qué técnicas tengo que usar.

Todo esto esta en la red, sólo hay que molestarse y leer un poco. Incluso tienes bibliotecas en las que los libros son gratis. Otros que no se pueden leer en una biblioteca pueden conseguirse por otros medios, y si no hay más remedio comprarlos. Algunos son asequibles.

Los cursos son caros, y sinceramente, cuando sales de uno de ellos, te crees que te vas a comer al mercado en la siguiente sesión, pero no va a ser así. Te faltan muchas horas de practica.

El experto en bolsa o de cualquier otro mercado y que vive de ello ha tenido que pasar un proceso de formación y transformación que le ha llevado muchos años. Por mucho que te explique, sólo podrá ponerte sobre el camino. Y aunque sean verdades como puños, tendrás que vivirlas tu mismo para asimilarlas.

Te lo pueden estar diciendo una docena de veces, pero hasta que tu lo experimentas no eres consciente de ello.

Además, cada frase o principio que te pueda estar diciendo suele ser concentrada. Con esto quiero decir que cada una de esas frases encierra en si misma una acumulación de otras 50, que el trader o ponente, fruto de la experiencia acumulada ha ido uniendo hasta formar esa premisa. Ten en cuenta que “un experto es aquel que cada vez sabe más sobre menos”.

Con esto quiero que se comprenda que tu, como aprendiz, sólo ves el significado de dicha frase como tal, pero el que ha acumulado toda su experiencia en esa única frase, la comprende como sí misma y como la suma de las otras 50 que se han quedado fusionadas en esta última. Es algo difícil de comprender, pero es como si esa frase principal tuviese menos poder para ti por ser una sola, la que te han dicho, que para el que ha pasado todo el proceso de fusionar todas esas frases en una. Para ti puede ser como una bomba sin dinamita.

Con esto quiero tratar de comprender que sólo ganarás dinero en el mercado con el sistema del tal o cual experto cuando hayas sido capaz de concentrar las 50 premisas en una por ti mismo, mamándolo en el mercado, adquiriendo experiencia a base de operar y operar. Vamos, que hablando claro y sin tantos rodeos: o te lo curras tu o nada de nada … sino estaríamos todos ricos.

Por tanto, y bajo mi experiencia, es muy factible explicar un sistema de gestión del dinero y que luego cualquier persona pueda aplicarlo sin problema, se puede reconducir a un trader por medio de la psicología dándole unas pautas para evitar perder dinero en los mercados, y se puede también contar cuales son las técnicas o señales que mayor porcentaje de éxito suelen dar, pero sobre todo, esta última parte del sistema, la operativa, sólo será eficaz para el trader en cuestión si la aprende sobre el mercado, ya que sólo de esta manera será capaz de lograr la experiencia necesaria para ganar dinero de verdad.

Por tanto, una vez aprendida la gestión del dinero, (podríamos decir que es la parte terrenal del trading), hay que enfrentarse con la parte espiritual, que son dos: la psicología de mercado y la técnica para entrar y salir (el éxito de esta última parte depende exclusivamente de la interpretación que el trader sea capaz de hacer sobre el mercado).

Si pones a 5 traders delante de un gráfico cada uno de ellos lo interpretará de manera diferente.

Por lo tanto, mi mejor recomendación, una vez aprendidos los fundamentos del trading es: “no apuntes nada, sólo opera”

Después, cuando tengas cierta experiencia sí te recomiendo ir a los cursos si quieres. Esto es porque ya tienes una buena base, ya tienes unas reglas propias, ya comprendes cuando puedes incorporar algo que te han explicado a tu propia técnica o no, ya es más difícil que te engañen, ya reconoces si el que da el curso es un experto en el tema o es, como dije al principio del post, un vendedor de libros….

De esta manera si aprovecharás un curso, pero ir a uno sin saber nada no hará más que confundirte y lo más seguro es que aun encima vayas a uno gratuito y acabes abriendo una cuenta por hacerte creer que el paraíso está a tus pies.

Entrenando en real

“Hazlo mal pero hazlo”, esta es una de las máximas principales de un trader. ¿Por qué? Pues porque al trading se le gana primero desde el corazón (pasión, perseverancia, vocación) y después desde la práctica.

La práctica, el entrenamiento, es esencial desde el día en que descubres que el trading es un Arte, y nunca una profesión sujeta a reglas fijas, desde el día en que descubres que nunca habrá un sistema 100% perfecto, desde el día en que descubres que por muchas horas de vuelo que tengas a las espaldas el mercado siempre acabará cazándote en alguna operación.

Entender que nunca vas a lograr el 100% de tus operaciones, ni mucho menos, es muy importante para abrirle paso a las ganancias.

Con las pérdidas siempre se aprende algo, como se suele decir, a ganar.

La mente aprende de las experiencias vividas e incluso visualizadas. Es muy flexible, se adapta a todas las situaciones y trata de aprender de cada situación, le busca una solución. Es por eso que para lograr ser un gran trader tienes que grabar en tu escritorio la frase citada al principio del post: “Hazlo mal, pero hazlo”, y si puede ser en real doble sentido tendrá el dicho.

Si hay algo que me hizo evolucionar a marchas forzadas fue la acumulación de horas de práctica sobre los gráficos. Al estilo de un videojuego, salvando las diferencias, comienzas quedándote sin vidas hasta que de repente, fruto de insistir e insistir, de practicar y practicar, ves que haces una puntuación muy alta y que cada vez pasas más pantallas (fases en el trading).

Es por eso que ningún trader, ni tu mismo, conseguirás un sistema de trading automático que te permita vivir del trading. En un videojuego no puedes establecer unos parámetros automáticos. Todo te viene, todo te acecha de todos los lados. En el trading lo mismo, si estableces reglas mecánicas estás muerto como trader. Debes por eso practicar sólo en real, para coger la experiencia que necesitas, para salir victorioso de la mayor parte de trampas que te está tendiendo el mercado a cada momento.

Tratar de establecer un sistema mecánico es limitar las posibilidades de reacción.

Quiero que se entienda: SOLO ES OPERAR Y OPERAR, OPERAR Y OPERAR, OPERAR Y OPERAR. TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS, TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS, TODOS LOS DÍAS Y A TODAS HORAS

Como si tuvieses mono de trading, como si fueras un auténtico adicto.

No hay otro secreto, en serio.

Investiga por tí mismo: abrir operaciones mientras duermes

Lo bueno de escribir un blog, a parte de plasmar tus ideas sobre un tema y tenerlo todo ordenado para poder consultarlo en cualquier momento y desde donde desees, son los correos o comentarios de otros traders con mayor o menor experiencia.

Cualquiera que sea su nivel siempre proporcionan su punto de vista. A veces te traen a la mente aspectos del trading que tenías olvidados o no recordabas y otras pueden incluso abrirte un camino nuevo.

Siempre que incorporo algo a mi operativa hago un estudio minucioso sobre ese “algo” antes de añadirlo.

Con el paso de los años vas formando una montaña que va creciendo poco a poco a base de desechar unas cosas e incorporar otras. Dicha montaña cada vez está más pulida y para incorporar algo tienes que comprobar primero su validez, porque eso que añades variará el resultado de tu sistema, tanto para bien como para mal.

El problema de no haber un temario sobre trading, que falte mucho por experimentar hace que mientras no investigas por tí mismo tengas que beber de fuentes y que tomemos dichas fuentes como una biblia.

Hasta que haces una labor de investigación por ti mismo no te das cuenta de los errores que tienen muchos dichos de trading que casi todos damos por ciertos.

Por eso siempre invito a cada trader, llegado a un cierto nivel, que no lea ya nada o ya no vaya a cursos y si lo hace que sean muy específicos para luego tras comprobarlo pueda añadir lo aprendido o lo realmente válido a su arsenal.

No conviene ir a muchos ni leer tantos libros cuando ya tienes un nivel medio porque refutar lo que te están enseñando te llevará mucho tiempo, y eso es lo que no tienes. NO puedes aceptar que algo es verdad porque te lo han dicho o lo has oído, no. Tienes que comprobarlo por ti mismo o en vez de avanzar irás hacia atrás.

A modo de lo que decía al principio, sobre los correos o comentarios que recibo, los cuales agradezco mucho, surgen recuerdos de trading como los siguientes:

– el trading es muy adictivo, como casi todo por donde anda el dinero de por medio. Además, para iniciarse esa adicción, el motivo por el que el trader comienza a involucrarse en este mundo es porque ha probado la miel del éxito.

Ha invertido un poco de dinero que tenía ahorrado y tiene la suerte, la del principiante, de que le saca al mercado un buen pellizco. Es el anzuelo que dicho mercado arroja para cazarnos. A partir de ahí suele comenzar el camino.

Y como dije, es tan adictivo que querrás estar operando las 24 horas del día durante los 5 días de la semana que está abierto. Recordar que el horario de Forex, por ejemplo, es así.

El problema es que aunque el mercado no duerma el trader sí es necesario que lo haga. Sueles sacarle más provecho si operas fresco aunque sólo sea una hora que si operas 5 sin haber previamente descansado.

Es verdad que a veces te fastidia ver luego en el gráfico como una gran oportunidad ha aparecido a las 3 de la mañana, pero ¿qué le vas a hacer?. Recuerda que siempre se está generando alguna oportunidad en algún mercado a cualquier hora del día.

Y recuerda también que para captar esas oportunidades sólo tienes 2 opciones:

– abrir la posición y dejarla abierta con un stop

– programar la operación para que si la cotización alcanza el nivel que tu esperas, esta se abra automáticamente.

Practica y no apuntes nada

Los que me seguís desde hace tiempo habréis leído en algún post de este blog que he gastado tantos tacos de notas en anotaciones que ya he perdido la cuenta.

En esos tacos solía apuntar aspectos sobre mi operativa, aquellos en los que debía mejorar.

Estos aspectos estaban divididos entre:

– psicología

– gestión del dinero

– patrones, sistemas, o técnicas para abrir posiciones

La más fácil para mi fue la gestión del dinero. Es aburrida de por si pero una vez estableces el porcentaje que tienes que perder en cada operación y el número de contratos con los que debes abrir en cada ocasión, luego ya todo es monotonía.

La psicología fue, sin duda, una de las etapas más pesadas y duras de atravesar. Tuve que reeducarme de todas las maneras posibles que encontré. Desde luego que para adaptarme a no tener un jefe encima tras muchos años en los que sí, tuve que hacer un alarde de disciplina férrea para concentrarme en lo que de verdad tenía que hacer.

A todo esto, rectificar muchos malos hábitos y puntos débiles.

Fue un proceso muy lento y muy pesado por el trabajo mental que requirió. No se como aun no estoy loco del todo.

Luego, finalmente, vino la de la búsqueda de patrones de entrada, la técnica sobre el gráfico. En esta búsqueda me pasó un poco lo mismo que en mis inicios como trader. Siempre que buscas las mejores entradas tratas de buscar algo que siempre acierte el 100% de las veces, vamos, el Santo Grial.

Pero como he dicho, mi etapa inicial como trader en la que busqué todo tipo de indicadores infalibles con el Metastock, me sirvió para darme pronto de cuenta de que ese no era el camino.

Empece a gastar tacos y tacos de notas apuntando las técnicas que mejor me parecían. Hay que decir que aunque, tras una criba, logre centrarme en menos de 10 técnicas, cada día ponía en mis notas una diferente como la mejor. Iban rotando. Un día me parecía mejor una y otro día otra.

Volví a caer en la cuenta de que ese tampoco era el camino. El hecho de esa rotación era porque ninguna me satisfacía al 100%. Estaba cayendo de nuevo en la trampa del Santo Grial.

La mente, la intuición, llevaba ya mucho tiempo dándome por medio de “flashes” la solución. (Esto me ha pasado en cantidad de ocasiones. La mente te da la solución pero tu sigues adelante buscando por otro camino hasta que llega un momento, y el caso es que lo sabes, en que ya has buscado en todos los caminos posibles y caes en la cuenta que el verdadero era el que te había susurrado tu mente al principio de todo. No se porque pero el subconsciente siempre va un paso por delante de la razón). El caso es que una y otra vez me decía: “practica y no apuntes nada”, “practica y no apuntes nada”.

Pero yo seguía erre que erre, gastando blogs de notas.

De repente fui eliminando técnicas hasta quedarme con 2, y luego con una. A partir de aquí lo comprendí: “practica y no apuntes nada”. Lo que tanto tiempo llevaba la intuición diciéndome lo comprendí.

De eso se trataba, de practicar, de acumular horas de práctica, todo se iría dando.

Desde ese mismo momento no volví a apuntar nada más. Es cierto que sobre mi escritorio tengo las reglas psicológicas y las de la gestión del dinero pero ninguna sobre técnicas o patrones de como entrar en una posición.

El renunciar a una técnica en concreto, el renunciar a ponerle puertas al campo, me abrió todas las posibilidades.

Es cierto que casi todas mis operaciones son a la baja, pero fuera de esto el ojo llega a reconocer las verdaderas oportunidades, no ve una sola técnica, las ve todas a la vez. No se como explicarlo mejor. Y cuanto más practico más fácil me resulta verlas. Y es que todo se reduce a esto: “oportunidades siempre las hay, sólo tienes que verlas”. Y añado, para verlas tienen que pasar muchos gráficos delante de tus ojos, día sí y día también.

Desde luego que se puede elegir una sola técnica para operar y que te vaya bien. También lo aconsejo. Estoy seguro que tras evolucionarla, refinarla, serás un maestro con esa sola técnica. El caso es ganar y hay más de un camino hacia Roma.

Pero practicar adaptándote al mercado en presente te permite aspirar a ganar en todas las oportunidades que seas capaz de identificar.

El sexto sentido del trader

Decía que el domino del trading viene de la consecuencia de operar en presente horas y horas. Esa operativa, esa experiencia se va acumulando poco a poco en el cerebro del especulador.

Se ha descubierto que los meteorólogos estadounidenses tienen una región de su cerebro más desarrollada producto de su trabajo de tratar de adivinar el tiempo futuro. En otras profesiones sucede lo mismo y el cerebro, al igual que el músculo de un culturista, tiende a “muscular” aquellas zonas o áreas más utilizadas.

Y es por esto que no me extrañaría que los traders tuviésemos algún área desarrollada en nuestro cerebro fruto de ver gráficos y más gráficos diariamente.

Muchas veces percibes un suceso pero no haces nada para evitarlo o aprovecharte de él.

El trader debe aprender a escuchar a su cerebro. ¿Cuantas veces has tenido la intuición de que tal o cual movimiento se iba a producir pero no has entrado y luego te has lamentado?.

Esa es la intuición, el sexto sentido. Pero no tienes que buscarla, ella viene a ti. Es como algo que te golpea fuertemente y te dice: “va a suceder, va a suceder”, y sucede, pero la lógica o la razón te ha llevado a que no te aproveches de ello.

La intuición tiene un gran poder cuando se sabe hacer uso de ella. Es un estado superior de nuestro cerebro.

No sabemos como funciona este, aun estamos en los albores …y gracias, porque tal y como manipulamos todo (genética por ejemplo) sabe Dios lo que se podrá hacer cuando tengamos capacidad de modificar los procesos cerebrales. Para muestra un botón…

Pero sin salirnos del tema, el estar machacando los gráficos día tras día da una experiencia tal que llega un momento en que todo lo haces automático, al estilo de los deportistas que dicen “estar en la zona”.

La intuición es como tener todos tus sentidos en máxima alerta mandando señales que interpreta el cerebro mucho antes de que des cuenta o realmente suceda.

Lo que quiero decir lo describe mejor este extracto del Libro de los Cinco Anillos:

Por muchos adversarios que venzas si haces algo en contra del entrenamiento no estarás en la verdadera vía. Esto es algo que exige total consideración. Con 1.000 días de práctica para el entrenamiento y 10.000 días de práctica para refinarlo. Entrenándote y depurando la técnica día y noche con la determinación de llegar posteriormente a su perfección. Luego de perfeccionada uno llega a una libertad excepcional, logra maravillas y llega a estar dotado de poderes inconcebibles de penetración. Es como se cumple así la ley cósmica.