Cada momento tiene su técnica

Está claro que el mejor trader es aquel que es capaz de operar con acierto en cada situación de mercado.

Sobre todo en su época de aprendizaje el trader tiene grandes limitaciones operativas por lo que trata de encerrarlo todo, de tenerlo todo bajo control, tanto el aspecto técnico como el mental.

Según se va haciendo más experto esa limitación va perdiendo límites por lo que la operativa tiende a hacerse cada vez más global. Ha estudiado o aprendido por partes el arte de la gestión del dinero, el arte del psicotrading y el arte de la técnica pero llega un momento en que esas partes se unen y confunden en una sola hasta el punto de ser capaz de funcionar en una totalidad, automáticamente y para cada situación de mercado.

Desde ese mismo momento el trader es una maquina operativa aunque sigue perfeccionándose, el trading es un oficio en el que nunca puedes parar de formarte, es infinito.

La libertad se vuelve absoluta, todo se reduce a observar y operar.

La correcta operativa requiere ciertos requisitos y el mayor de ellos es capital en cuenta, cuanto mayor más libertad para operar libremente.

Ya no se centra en un sólo mercado, ya no se centra en un sólo espacio temporal (comprende que puede operar en un time frame de 5´por ejemplo pero no todas las señales que ahí aparecen serán correctas) por lo que amplía su campo de visión a la totalidad. Como dije todo se reduce a observar con paciencia y actuar.

Todos los mercados están a tiro, todos los time frames están a tiro, la paciencia por tanto se vuelve su mejor aliado, vuelve a sus estados primitivos y sólo espera la oportunidad ideal para atacar, si no la hay no lo hace.

Todo se vuelve automático y continua aprendiendo de cada operación hecha. Ahora lo abarca todo, ahora la libertad es absoluta. Ha costado mucho tiempo de sufrimiento pero ahora ya sabe lo que tiene que hacer, ya sabe que ha llegado la hora de la cosecha, ha llegado su hora.