Cómo se quema una etapa

El signo más evidente de que estás chocando contra el muro que separa una etapa de otra es que te mantienes durante un tiempo sin avanzar.

Al principio de un aprendizaje dichos muros son más fáciles y más rápidos de superar pero a medida que avanzamos, se hacen más distantes, más altos y más gruesos.

Se necesita de mucho más sacrificio y constancia según vas superando fases. Es el precio que tienes que pagar para llegar a donde otros no lo han hecho.

Por lo tanto, cuando llegas a un muro que señala el probable paso de una etapa a otra, será similar a la cotización que rebota y rebota contra la resistencia hasta que es capaz de superarla.

Y al igual que en el gráfico, cuanto más importante sea la fase o resistencia más sacrificio y más tiempo emplearás.

 Es inútil tratar de quemar etapas antes de tiempo. Sin prisa pero sin pausa. Tu mente, por alguna razón, sabe cuando dar el siguiente paso.

El proceso es el siguiente:

Al principio te encuentras con gran cantidad de material. El menos importante lo vas eliminando y te quedas con la sustancia, con lo que funciona.

Claro que siempre quieres ir más allá, siempre quieres dar un paso más.

Por lo tanto, según avanzas el camino se va haciendo más y más empinado. Aparecen nuevos obstáculos que podrían suponer el fin de tu camino. No todos los traders alcanzan la cima del Everest.

Aquí es donde entra en juego la pasión y la perseverancia.

Pero el proceso para superar una etapa es muy peculiar:

La mente es el atajo, siempre nos está mostrando el verdadero camino. Si le hiciésemos caso la superación de etapas sería endiabladamente rápida.

Pero tiene un gran enemigo: la razón.

La razón exige siempre un por qué. Necesita una explicación de por qué ocurren las cosas, por eso nos damos de bruces contra el muro que delimita el paso hacia la siguiente etapa.

La razón necesita comprender por qué vamos a pasar a la siguiente etapa por eso va y viene hasta que está segura de que el paso que vamos a dar es firme, seguro y que vamos por el verdadero camino.

De alguna manera lo intuimos, sabemos la respuesta mucho tiempo antes, pero necesitamos confirmarlo y comprobarlo por medio del razonamiento.

Como dije antes, “viajaríamos” más rápido si le hiciésemos más caso a la mente, así que acostúmbrate a hacerlo y a confiar en ella.

“El corazón tiene razones que la razón no entiende”

Vámonos al trading en concreto:

El camino en el trading es como una verdadera tendencia en zig zag. Vas practicando, vas operando y te vas haciendo un juicio, una opinión personal que puede estar de acuerdo con la de otros o no, pero es tú experiencia, la intransferible, la que te va a diferenciar de los demás traders.

Entonces, ese aprendizaje, por lo que comenté sobre “la razón”, no es lineal, ni mucho menos.

En cada avance que hagas volverás hacia atrás para comprobar si te has dejado algo. A veces serán leves incursiones pero otras veces te adentrarás más atrás en el camino. (Suele suceder sobre todo cuando has tratado de “quemar” etapas muy rápido y tienes que volver obligatoriamente a superarlas).

Se entiende mejor con un ejemplo:

Imagina que intuyes que siempre que abres una operación tienes que poner un stop. (Todos hemos pasado por esta temprana etapa y si no lo has hecho pronto lo harás).

Entonces, ya lo intuyes, pero no lo haces. Seguirás actuando como antes y, a lo sumo, lo pondrás en una o dos operaciones de las que hagas.

Aun no confías que sea eso lo que tienes que hacer porque muchas de las veces te salta el stop y habrías recuperado las pérdidas si no lo hubieses puesto.

Por lo tanto, lo sigues intuyendo, tienes una mosca detrás de la oreja que te lo está bombardeando continuamente pero no le haces mucho caso, no hasta que la razón, a base de palos, lo comprenda.

Entonces un día pierdes toda la cuenta por no haber puesto el stop y definitivamente lo comprendes.

Es cruel pero es así, la mayor parte de las veces pasas de fase tras un duro golpe. Es sólo así como la razón “cae de la burra”, se da cuenta que la mente/intuición le estaba enseñando el verdadero camino. Queda claro que gracias al dolor experimentado la lección queda grabada a fuego y pasas de etapa.

Ya no volverás atrás, la has superado definitivamente. Ya nunca operarás sin stoploss. Si lo hicieras entiende que el golpe no ha sido lo suficientemente fuerte y que necesitarás otro de más calibre para pasar de fase. (De hecho, no son pocos los traders que han tenido que pasar incluso por varios margin call para aprenderlo).

Así que, ya lo he dicho, es lastimoso pero para pasar de una etapa a otra sueles necesitar de un gran golpe que te duela mucho y que te haga dar un gran golpe en la mesa. Ese golpe podrías compararlo con un salto por encima del muro que separa una etapa de otra.

Habrás oído a algunos traders, (y yo no sólo en el mundo del trading) que su éxito se inició tras tirar con todo para empezar nuevamente desde cero. Esta es también una evidencia de que has saltado el muro.

La ruta del trader

No sabía ni que existía un libro con esta imagen, bueno, lo que en ella se expresa. Gracias Kiks por aportárla.

Siempre he defendido que aunque leer semeja ser esencial:

  1. no puedes leer todo sobre trading porque no te llegarán ni 7 vidas para hacerlo.
  2. tienes que tener mucho cuidado con lo que lees y elegir la lectura en función de lo que necesitas averiguar.
  3. leer puede hacer tu camino mucho más largo si no sabes separar el grano de la paja.
  4. no hace falta leer para conseguir llegar a la meta.

Sobre esta última frase quiero extenderme un poco más.

yo, al principio leía mucho sobre lo que concernía al trading y me encontré principalmente con las 4 observaciones que arriba describo, pero lo más importante me sucedió cuando decidí no leer a nadie y buscar el camino mediante mis propias investigaciones.

El resultado fue que, tras investigar sobre trading durante un tiempo, cual fue mi sorpresa que muchas cosas que había descubierto ya estaban escritas. De esto me cercioré tras leer un par de libros que me parecieron interesantes tras meses de investigación.

Esto me dió una gran pista: la solución está en ti, en tus investigaciones. No hace falta leer. Investigando y practicando todo aparecerá delante de ti.

Y otra pista más lo corroboró: grandes traders del pasado lograron ser consistentes en un mundo donde prácticamente no había acceso a la lectura, lo cual indica que sus logros fueron causa de su investigación y esfuerzo personal.

Y ya por rizar el rizo, la firma la puso Warrent Buffet cuando dijo:

“Nunca he sacado buenas ideas de los consejos de los demás”

Ya había leído algo parecido en libros de psicología:

“Busca la solución en tu mente y no en las de los demás”

Muy pocas veces lees algo que realmente te satisfaga o colme lo que buscas y cuando lo haces es tras haber “gastado” muchas horas en ello. Al principio, cuando todo es nuevo para ti, muy bien, te empapas de muchas cosas que desconocías pero a medida que avanzas todo te parece repetitivo y pasa mucho tiempo hasta que encuentras algo realmente interesante.

O sea, que llega un momento en que llegas a una carretera cortada, a una selva virgen en la que o te adentras tú o nadie lo va a hacer por ti.

Y en lo referente a la imagen que he puesto en el artículo decir que no sabía que existía pero que he llegado a parecida conclusión en mis observaciones e investigaciones, lo cual me satisface mucho porque confirma la “inutilidad” de sólo leer y leer tratando de buscar la solución.

Seguro que algún buen día habría dado con ese libro donde aparece esa imagen pero hace mucho tiempo que he llegado a la conclusión que ahí se expresa. De ahí que considero que investigando he logrado llegar a una respuesta que he concretado mucho más rápido que tratando de buscar la solución en un libro. Y ¿quién sabe si algún día llegaría a mis manos?

Bien, ahora ya, comentando la imagen decir que las Blackbox y Mechanical System, personalmente los pondría en un mismo apartado. Las Blackbox son sistemas automáticos de trading muy sobreoptimizados que se vendían con resultados magníficos basados en el pasado pero que al trasladarlos al presente suponían un puro fiasco.
Vamos, que los que ganaban dinero con ellos eran los que los vendían.

Decision suport system, es una variante más de lo anterior.

Discretionary with rules, schematics, checklists ya se asemeja más a lo que un trader bien encaminado se debe encontrar según va avanzando.

El trader discrecional es el que se lleva el dinero del mercado, pero no en esta fase sino en la siguiente:

Ruthless/Outlaw. Esta fase sí es la definitiva.
La anterior es la base pero esta es la consecución. El objeto de utilizar reglas, esquemas y listas en la etapa anterior es la de lograr fijarlas y automatizarlas.

Es una fase muy larga, en serio, pero una vez automatizada llegas, como dice en la imagen “a estar fuera de la ley”.

Ya todo sale por si mismo, tienes reglas pero no las tienes, las modificas sobre la marcha, reaccionas a los movimientos de mercado, te adaptas a él, fluyes con él, estás en la zona.

Por eso viendo esa imagen

  • descubrirás en que fase estás, 
  • comprenderás que la gran mayor parte de los traders se encuentran en la Mechanical System (sólo tienes que leer en los foros),
  • que encontrarás mucha información sobre estos sistemas automáticos de trading y muy poca haciendo referencia a las fases siguientes,
  • que tendrás que “buscarte la vida” si en realidad quieres avanzar,
  • que muy poca gente entenderá tu visión sobre el trading una vez llegues a la última fase,
  • que llegará un momento en que le tengas tanto respeto al dinero como a una piedra, en fin,
  • entrarás en estados superiores
  • y serás un trader consistente.

Las 3 fases del especulador hacia independencia económica

Muchos son los traders que se quedan por el camino antes de poder ejercer el oficio de especulador.

Una mala gestión del dinero y la falta de disciplina hacen que te abandones antes de abordar la fase técnica.

En realidad, casi todos empezamos por la fase técnica (la casa por el tejado), pero es que la gestión del dinero es bastante aburrida y la disciplina muy dura.

Así que, tras haber empezado por el tejado, y si aun queda dinero y ganas, debes volver atrás a pasar las fases que te has saltado.

Por tanto, la primera fase sería trabajar la gestión del dinero y riesgo, después la disciplina y finalmente la técnica sobre el gráfico (la operativa que tanto te gusta).

Pero estas fases son sólo el principio.

Concretamente, en la fase técnica hay otras 3 etapas en las que vuelve a haber una criba de traders. Dichas fases son las siguientes:

 FASE NEGATIVA: en esta fase el trader tiene muchas pequeñas operaciones positivas y pocas operaciones con pérdidas, pero estas son grandes. La cuenta va perdiendo capital hasta quebrar.

FASE NEUTRAL: en esta etapa el trader ha aprendido a poner stops por lo que tiene muchas operaciones negativas con pequeñas pérdidas y muchas operaciones positivas con pequeñas ganancias. La cuenta permanece más o menos equilibrada durante mucho tiempo. Si en esa larga espera, necesaria para pasar a la siguiente fase, pierdes la calma y te saltas la gestión del dinero y la disciplina, volverás a la fase anterior.

FASE POSITIVA: el trader sigue teniendo operaciones con pequeñas pérdidas y el número de operaciones negativas es menor. En cuanto a las positivas, estas comienzan a dar cada vez beneficios más grandes. Ya es capaz de aguantar una posición con ganancias, ya es capaz de dejarla correr cada vez más tiempo. La curva de resultados de la cuenta comienza una tendencia ascendente. Comienza el camino hacia la consistencia, y la independencia económica que vendrá de la mano de una operativa con gran número de lotes o contratos pero siempre con el riesgo contenido.

La duración de cada etapa depende de cada trader, de su dedicación y de una gestión del dinero y la disciplina férreas.

La esencia que le queda al trader de cada etapa que pasa

El objetivo de acumular horas de práctica sobre los gráficos es obtener la experiencia necesaria para, algún día, vivir del trading. Según vas avanzando en tu práctica vas superando diversas etapas. Es sólo perseverar, hacer horas y poco a poco te encontrarás en un peldaño más arriba.

Son varias las circunstancias que hacen que te quedes en el descansillo y no puedas subir más escaleras y tengas que bajarlas entonces, a veces, de repente.

Pero como siempre, si quieres llegar alto, tendrás que levantarte y volver a intentarlo de nuevo.

Por el camino te encontrarás muchos obstáculos. Cuando te enfrentas a uno que semeja insalvable puede que estés a punto de cruzar una puerta, de superar una nueva fase. Esa dificultad extrema, casi siempre indica que una nueva etapa está cerca y que tendrás que darlo todo para llegar a ella.

De cada fase te quedará su esencia, esa que tu mente asimilará como lo más importante de cada una:

Técnica:

en la etapa de la búsqueda del Santo Grial, una vez superada, te encontrarás con que no hay una táctica de entrada segura al 100%. Que el éxito a la hora de entrar depende de tu maestría, de saber identificar las oportunidades verdaderas, que sólo cuenta tu experiencia.

En este aspecto nadie te puede ayudar. Podrás ver figuras o patrones que se repiten pero, aunque tengan un porcentaje de acierto elevado, nunca se comportarán igual, y que se desarrollen o no como tu piensas dependen del contexto presente y no del pasado. La interpretación de la misma, basada en la experiencia del propio trader, determinará el acierto o no.

Con esto quiero decir que todo el mundo puede ver una figura de doble techo, que generalmente es bajista, pero la diferencia entre un trader que la acierte o no dependerá de si este, en el actual contexto presente, la interpreta como que va a suceder o no, independientemente de que la figura sea bajista.

Capacidad de reacción:

es la capacidad que tiene un trader para reaccionar a imprevistos. Cuando pase por esta fase comprenderá porque un sistema automático de compra-venta no puede funcionar nunca.

Los sistemas son mecánicos, no tienen capacidad de reacción, y cuando lo hacen ya es tarde.

El trader tiene que estar dispuesto a seguir sus reglas pero también a romperlas cuando sea necesario.

La mente, por tanto, es el sistema de trading más importante para un especulador. No debe tratar de encerrar sus emociones en un sistema mecánico de trading, sino reeducar su mente y exponerla al mercado. Esta es lo suficientemente potente y flexible como para adaptarse con éxito al medio en que va a moverse.

Atención:

son muchas las distracciones en las que nos vemos inmersos a lo largo de la jornada de trabajo.

El trader debe tener claro lo que quiere hacer y cuales son sus objetivos.

Partiendo de la premisa de que “eres más experto en aquello a lo que más tiempo le dedicas” está claro que si quieres ser un virtuoso del trading tendrás que devorar horas y horas frente a la plataforma.

Debes lograr que tu mente no se distraiga a cada momento. La concentración, el enfoque, es la clave del éxito.

Sistema:

y de todas las fases quedarán unas reglas que constituirán tu sistema de trading. Pero cuidado, el sistema resultante obedece más bien a una serie de premisas que debes seguir con disciplina. La mayoría de los traders (normalmente novatos) se refieren a un sistema como una serie de parámetros que dan órdenes de entrada y salida en un gráfico. Esto es un sistema de trading mecánico, y por esta causa su cuenta acabará quebrando.

Las reglas que tienen que salir, las que regirán un verdadero sistema será algo parecido a lo siguiente, pero personalizado para cada trader. Vamos, que si quieres vivir del trading nadie hará por ti, porque no se puede hacer, el respectivo trabajo duro que es propiedad de cada uno, y que dará lugar a la experiencia, que es intransferible y que diferencia a un trader de otro:

– Opera sólo a la baja, siempre hay un mercado a la baja. Identifica catalizadores bajistas basados en el gráfico, que casi siempre suelen ir por delante de las noticias. Vende en resistencias. A mayor espacio temporal mayor relevancia.

– Evita todo lo que te hace perder. Mira el calendario económico para estar fuera del mercado antes de anunciar datos importantes. Cualquier hueco contra tu posición invalidará tu stop-loss y le pegará un bocado a tu cuenta. Siempre vale más dejar de ganar que perder. Cuidado con las posiciones abiertas el fin de semana.

– x objetivo ganancias, x objetivo pérdidas.  Cerrar cuando se cumpla uno de los 2. Si sigues operando con el objetivo de ganancias cumplido puede que las dilapides. Si sigues operando con el objetivo de pérdidas cumplido puedes incurrir en nuevas pérdidas y te será imposible compensarlas con el excedente de los días en que superas el objetivo. (A veces, movimientos bruscos hacen que acabes por encima del objetivo de ganancias esperado).

– Atento al mercado o te perderás las mejores oportunidades

– No entres nunca antes de que se confirme la señal

– Stop alejado, no lo muevas, asume las pérdidas.

– Deja correr las ganancias hasta, por lo menos, lograr la mitad del objetivo diario. Deberás determinar si merece la pena dejar correr las ganancias o no una vez cumplido el objetivo. Si lo haces, corre el stop a objetivo del día.

– Paciencia para esperar la operación adecuada y entrar con timing correcto. Paciencia para aguantar los retrocesos en ganancias.

– Disciplina para seguir la rutina

Todas las reglas están sujetas a cambios continuos y lo que hoy es así mañana no lo será. Es lo que tiene la acumulación de horas, la acumulación de experiencia. Llegará el día en que dichas reglas se incorporen a tu mente operativa y todo fluya automáticamente.

Los escollos en las etapas de formación de un trader indican el final de las mismas

A modo de contestación para otros lectores a los que les surjan preguntas u observaciones similares a la de algún correo que he recibido surge la siguiente entrada.

Me gusta ver la evolución de otros traders y agradezco sus correos en este sentido. Es curioso ver como todos pasamos por las mismas etapas y lo es también advertir como fases que ya has pasado vuelven a repetirse en otros traders que pueden estar en alguna etapa inferior, seguros de lo que hacen como yo también lo estaba, y seguro de que pasarán esa etapa desechando las creencias antiguas y fijando otras que también acabarán igualmente desechando.

Es el ciclo evolutivo natural, normal, en todo proceso de aprendizaje.

Siempre he defendido que lo que le va bien a un trader no tiene porque igualmente bien a otro y viceversa.

El que yo apoye unas directrices no quiere decir que sólo haya ese camino.
Si bien las fases son las mismas, y aunque suene a controversia, los caminos son diversos.

El otro día, si lo lee se dará cuenta, un lector me comentaba que hacía trading sobre 2 valores de la bolsa española que no voy a decir cuales y que no había podido entrar por culpa de que habían arrancado con un gran gap.

Cuando leí que hacía trading sobre acciones, me asusté en un primer momento. Luego, cuando seguí leyendo y vi que lo hacía a través de CFDs ya me relajé un poco más.

Y me asusté porque la etapa de operar en acciones era algo que yo ya había desechado no me acuerdo ya cuando, pero sí que fue una de las primeras fases. Hace algún tiempo hablé al respecto de que hay mejores mercados en los que operar.

Si bien especular en acciones a través de CFDs ya me parecía un poco mejor, no apoyo para nada esta práctica. Si quieres vivir del trading nunca lo harás a través de hacer trading con valores bursátiles. Podrás coger algún pelotazo en un buen momento pero nunca podrás ir sacando un sueldo de operar en el mercado bursátil.

Aunque ahora no lo veas así, llegará el momento, según vas pasando fases en que lo verás de otra manera, y tendrás que abrir una cuenta para operar en Forex. Es el único mercado en el que más probabilidades tienes de hacerte rico.

¿Miedo a operar en estos mercados? Para nada, como le he dicho: “El sable largo es difícil de manejar, pero todo es así cuando comienzas”. _El libro de los cinco anillos.

Aun hay el estereotipo de que operar en derivados es para mentes privilegiadas y traders muy preparados. La verdad es que no le veo más riesgo que operar en acciones, incluso lo veo más fácil. Hoy en día con Internet y con las plataformas que nos ofrecen los brokers de Forex, abrir una cuenta y empezar a operar es lo más fácil que hay.

Lo difícil, claro, es salir bien parado de ello, pero en las acciones más de lo mismo o incluso mucho peor.

En cuanto a otro de los correos, compaginar trading y trabajo habitual es lo más corriente. Es harto difícil dejar de sopetón la seguridad que te da el sueldo mes a mes que te ofrece un trabajo normal por algo de lo que no sabes si vas a poder sacar tajada. Es un miedo que está ahí, pero si de verdad te gusta con pasión el trading, trabaja pero con la idea de reunir unos ahorros que te permitan vivir durante al menos 5 años sin trabajar, y contando, si puede ser, con algún ingreso fijo aunque sea pequeño (podría ser por ejemplo la prestación de desempleo).

Desde luego que el trading exige jornada completa.

Y como he dicho, tendrás que dar algún día el salto a una profesión en la que sabes que si te va bien te permitirá un horario muy flexible, sin jefes por encima, sin disputas por las vacaciones, oficina en casa, etc, etc, etc. En verdad, son muchos lo privilegios a los que podrás optar si eres capaz de triunfar con el trading. Mira, sólo tienes una vida, esto es una aventura, ¿sabes las probabilidades que hay de que hayas nacido? Pues consúltalo por Internet.

Cada día que pasa es un día menos que te queda para intentarlo.

En el caso del lector, inmerso en una fase en la que no ve la salida, este ya ha aprendido a poner los stops en cada una de sus operaciones, pero ahora se encuentra con el hándicap de que tiene muchas pequeñas pérdidas y muy seguidas, lo cual mina su moral, y la de cualquiera.

Cada una de las fases tiene su trampa que invita al trader a abandonar. Es al final de cada fase cuando te encuentras en un callejón sin salida, cuando el escollo semeja insuperable. Cuando te ocurra esto que sepas que estás al final de una fase y que si continuas pasarás a la siguiente.

Como dije, cada etapa cuenta con esa piedra final donde muchos traders abandonan. Unos lo hacen en una fase y otros en otra pero entiende que sólo se vence superando todos los obstáculos.

Cuando tienes muchas pequeñas pérdidas tras aplicar correctamente el stoploss estás apunto de pasar a otra fase si eres fuerte, en este caso, psicológicamente, puesto que un trader profesional suele caracterizarse por tener muchas pequeñas pérdidas y pocas pero grandes ganancias, al contrario de los traders que suelen perder.

Estás al final de esta fase, tras ella viene la de aprender a dejar correr las ganancias.

El trading y el stress

Primeramente dejar claro lo que es el stress.

El stress es una acumulación de tareas.

Siguiendo con la secuencia decir que el stress, sin meterme ya en términos de salud, etc, sino de lo que nos ocupa es un muy mal aliado del trading.

Hay múltiples herramientas para superar ciertos rasgos psicológicos. Por ejemplo, para superar el miedo a operar lo más efectivo que he encontrado ha sido la aplicación de un stop-loss en cada una de mis operaciones, y por supuesto, respetarlo.

Normalmente, nunca supero el 2% de stop-loss para el total de la cuenta, sumando el total de operaciones abiertas.

Junto con esto, una correcta elección del número de contratos por operación tendremos 2 herramientas superpoderosas e imprescindibles en el arsenal del trader.

Normalmente cuando empezamos a adentrarnos en el mundo de la especulación lo hacemos por el final.

Por orden sería:

– Psicología

– Gestión del dinero

– Salida de una posición

– Apertura de una operación

Como vas a tener que superar todas las etapas, caiga quien caiga, ¿qué mejor que empezar por el principio procurándote  una buena base?

Lee libros o artículos de psicología bursátil y trading. Así tendrás más claro por donde encaminar tus investigaciones y que armas tomar para mitigar el perjuicio más grande que hay para el trader: la psicología humana.

Los mercados se mueven según la interpretación o lectura de los que participamos en él. Es pura psicología. Cuanto más pequeño es el espacio temporal en el que observas cualquier “activo” más podrás apreciar el nerviosismo psicológico del mercado.

Múltiples noticias, rumores, recomendaciones que hacen mover las cotizaciones como una montaña rusa…

Según te vas alejando de los marcos temporales más pequeños la calma es mas evidente y la tendencia primaria se deja ver más clara.

Multitud de nuevos operadores se acercan al trading todos los días. Son carne de cañón. Son el cebo de los tiburones. Los cazan por todas partes y de todas las maneras:

“Gana 3.000 euros en 1 hora”

“Hazte rico en 1 año”

Pero no sólo desde fuera sino también desde dentro.

Los barridos son el arma preferida de los que crean el mercado para cazar a los incautos.

Todas estas prácticas, y como dije, empezar por el final en vez de por el principio hace que cada nuevo trader pierda toda su cuenta en unos minutos y que el miedo a abrir una operación haga que el dedo se le quede congelado a la hora de querer abrir otra. Esto sólo se supera con un stop-loss y con un adecuado número de contratos (son los 2 escudos que te protegerán de tu mente primitiva).

Como perder 15.000 euros en 1 minuto

No quiero para nada entrar en el mundo de las apuestas deportivas, pero hay que reconocer que hay ciertas similitudes con el trading. También se maneja dinero y casos como este dejan más que claro que se debe aprender a gestionarlo si quieres tener una oportunidad.

Así que del estudio de la psicología del trading pasaremos a la gestión del dinero. Si el apostante del enlace anterior aplicase un stop y la gestión del dinero no habría perdido 15.000 euros en 1 minuto ni en 1 año.

De manera que con la gestión del riesgo apuntalado estamos en disposición de pasar a la fase de: “salida de una posición”.

Esta etapa es muy importante y si el trader dedicara la mitad del tiempo que dedica a investigar osciladores, indicadores, test, etc, etc (que en suma es el estudio de la manera de entrar) a como salir según la situación que se pueda encontrar, la última fase, la de la apertura de una operación estaría más que descontada.

Como ves, se trata primero de preservar el dinero para luego tratar de incrementarlo. Es fundamental.

Recopilando:

-1.- No importa el dinero con el que abras la cuenta. Lo que no puedes es tratar de ganar mucho si dicha cuenta es de 1.000 euros. Hay que ser realista. Si de verdad vas a aplicar las reglas como se deben aplicar, con 1.000 euros no vas a tener ni pa pipas. Así que lo primero, determina la cantidad de dinero con la que vas a abrir una cuenta.

-2.- Fija el porcentaje que estás dispuesto a perder en cada operación. (stop-loss)

-3.- Según la cantidad que te salga de ese porcentaje hallarás el número de contratos con los que vas a abrir la posición (esto se halla restando el precio de entrada menos al precio donde vas a poner el stop loss).
Lógicamente podrás abrir una operación con más contratos cuanto más cerca esté el stop del precio de entrada y también, podrás abrir con más contratos cuanto más dinero tengas en cuenta.

-4.- Se supone que ya sabes como salir, aparezca el imprevisto que sea, por lo que ahora toca elegir el momento de entrada. Y aunque este no es el acto más importante si puede ser determinante.

Por tanto, con estas cuatro cosas que te he contado puedes ver lo profundo y difícil que es el trading y como es primordial reducir todo a unos fundamentos principales que regirán tu trading.

Una vez establecidos dichos fundamentos notarás que para lo que antes necesitabas toda una jornada de trabajo ahora con unos minutos ya tienes todo decidido.

Tienes controlada la psicología por medio de la gestión del dinero y tienes controlado como salir de cada posición suceda lo que suceda, por lo que ahora estarás libre para dedicar todo tu tiempo a operar cuando veas la oportunidad.

Todo ello ha llevado a una reducción del stress de manera considerable. Cuando tienes todo prácticamente controlado eso es lo que sucede. Tu mente está tranquila y en calma porque tienes asegurada tu retaguardia y puedes emplear todo tu potencial en el ataque.

Las ganancias acabarán llegando, con práctica y paciencia. Aquí ya entrará en juego tu pericia pero te sentirás tranquilo a la hora de operar ya que tienes dominado los aspectos terrenales del trading. Los aspectos sobrenaturales sólo podrás dominarlos a base de operar y operar en tiempo real acostumbrando al ojo a los gráficos.

Recuerda que: “Un gramo de práctica vale más que una tonelada de teoría”

 

Las etapas del trader hacia la consistencia

Desde que empieza tu andadura como trader son muchas las etapas que tienes que quemar. No vas a ganar dinero consistentemente de la noche a la mañana. Si una carrera necesita de su tiempo la de trader no lo es menos.

La sociedad ha establecido la ruta que tienes que seguir para ser médico, arquitecto, abogado. Está perfectamente definido. Pero no para ser trader. Tu no puedes ir a una universidad y estudiar la carrera de trader y luego salir con tu título y ganar dinero. No hay una rama para el oficio de trader o especulador.

Es por eso que sólo cuentas con la experiencia de los demás colegas traders, de los que lo han conseguido, de los que están investigando día a día.

Básicamente y con sus matices todos los traders pasan por las mismas etapas si no se quedan primero por el camino:

PRIMERA ETAPA:

el aprendiz de trader se inicia en este mundo al calor de la información que palpa día tras día en los medios informativos sobre todo cuando la bolsa es noticia de portada. Está claro que el novato acude en masa cuando en los periódicos y TV aparecen titulares de que tal Indice o tal acción ha subido un porcentaje muy elevado.

Suele ser en épocas donde la economía del país va muy bien y la gente tiene sobrante de dinero en sus cuentas. El novato se deja querer, se cree capaz, y da sus primeros pasos en el mundo de la bolsa. Acude a su banco y compra acciones, normalmente chicharros porque ve que sus cotizaciones son las más baratas, no percibe debido a su poca formación, el por qué unos valores valen más que otros.

Como dije suele ser en época de bonanza cuando el volumen de pequeños accionistas es mayor en el mercado. Debido a que la bolsa está inmersa en pleno BOOM cualquier acción que compren y en cualquier momento que lo hagan va a ir hacia arriba. Esto acabará de engancharlos definitivamente.

Cada vez tienen más y más ganancias, aparecen OPVs anunciándose en TV y acuden a ellas con el dinero que pueden, incluso piden dinero prestado a la familia (la involucran también en el chollo de la bolsa) , piden incluso un préstamo al banco para comprar acciones.

_”Cuando suban las acciones lo suficiente cierro y pago todo el préstamo”.

Son préstamos que te piden incluso hasta un 25% de intereses.

_ Que más da, puedo ganar mucho más que eso…

Desgraciadamente los que más ganan cuando sube la bolsa suelen ser los que más pierden cuando esta baja. Aun no saben lo que es poner un stop, pueden haber oído hablar de él pero no lo ponen.

_ No necesito un stop, cierro mentalmente, que si no, saben donde lo pongo y me lo barren…

Si no usan stop que decir de la gestión del dinero o del riesgo.

_ Que aburrido es esto de la gestión del dinero. Yo compro y vendo… no hay más, soy un crack.

Crack el que va a tener que soportar tu cuenta cuando la tortilla se de la vuelta.

Pues bien, como lo de poner stoploss no va con ellos y si los ponen no los respetan, tras una primera bajada en la que su EGO no les deja vender, vendrán otras más duras y puesto que en acciones no materializas la pérdida hasta que vendes (salvo que el valor quiebre o lo excluyan de bolsa) mantendrá las acciones en cartera por los siglos de los siglos o hasta que tenga que vender porque necesita el poco dinero que le queda.

_ ¿Pero no decían que a largo plazo en bolsa no se pierde?

Muchos no pasan de esta fase y los que siguen adelante porque siguen generando dinero en su trabajo habitual seguirán “jugando” al juego de la bolsa y tendrán que soportar aun varias quiebras más antes de pasar a la siguiente fase.

SEGUNDA ETAPA:

el trader que persiste, le gusta y considera al trading algo más que un hobby caro, comienza a leer libros y asistir a cursos. Quiere saber más sobre ese mundo peligrosamente adictivo que le ha enganchado tanto.

Comienza a conocer ciertos programas de gráficos, que estos se componen de velas y que a su vez existen formaciones o patrones que se repiten históricamente en los charts. Empieza en esta etapa la búsqueda del Santo Grial.

Pasa horas y horas probando indicadores, osciladores, medias móviles, etc, etc, etc. Comienza a hacer backtestings, sobreoptimiza sus sistemas hasta que observa que puede haber encontrado ya la piedra filosofal pues los resultados que sobre el papel arroja el backtesting son muy esperanzadores.

Traslada el sistema a la operativa en real y resulta ser un nuevo fiasco. En esta etapa se quedan muchísimos traders buscando de por vida el sistema que les de el 100% de aciertos.

Los que se dan cuenta que no hay ni que nunca existirá una técnica fiable al cien por cien darán el salto a la etapa siguiente.

TERCERA ETAPA:

en esta etapa empieza a quedarse con una serie de técnicas, las que cree que mejor le han funcionado y se adaptan a su personalidad (sospecha que en el trading hay un cierto sesgo psicológico) y pasa a, por fin, adentrarse más por necesidad que por otra cosa en la aburrida e insustituible parte del trading llamada: gestión del dinero.

Durante esta etapa comienza poco a poco a vislumbrar las diferentes partes de las que se compone un buen sistema de trading, que dicho sistema no se compone sólo de órdenes de compra-venta sino que hay que aplicar un stoploss y respetarlo y más importante si cabe aun a calcular el número de acciones o contratos con los que debe abrir una posición en función del dinero total que dispone en su cuenta para operar.

Nótese que ya no sólo hablo de acciones, sino de contratos. Esto responde a que ya opera a través de plataformas adaptadas para la operativa desde el ordenador y que las acciones son un mero residuo en el que sólo entra de cara al largo plazo en momentos puntuales y muy favorables donde la coyuntura existente en ese momento así lo exige.

Se ha pasado al mejor instrumento financiero que puede encontrar para llegar a ser independiente  financieramente hablando: los derivados.

Los derivados permiten un alto apalancamiento y sobre todo operar al alza y a la baja. No le preocupa que haya catástrofes o que la economía vaya mal. Es más, sabe que podrá ganar mucho dinero incluso cuando los mercados bajen.

Se convierte por así decirlo en un trader especulador de los mercados. Domina todos los mercados del mundo desde su pantalla: divisas (forex), materias primas y las principales bolsas mundiales.

En esta etapa se encontrará con aficionados que han saltado a esta etapa sin haber quemado primero las anteriores. Son novatos que se acercan al mundo de los futuros, CFDs etc, porque han oído que se pueden hacer ricos en poco tiempo. Pero como abren y cierran posiciones según lo que les dicta su sentido, sin una técnica de entrada y de salida, y sin una gestión del dinero adecuada no tardan en comprobar lo que es el apalancamiento y el margin call. Seguro que no volverán por aquí. Se produce una nueva criba de novatos y de traders que no lo son para pasar por fin a la siguiente y definitiva etapa.

CUARTA ETAPA:

a esta etapa se le puede llamar la etapa psicológica o de disciplina.

Se le llama así porque el trader se da cuenta que el mercado es movido únicamente por la psicología de todos los que en él participan.

Aprende a ser meticuloso, disciplinado y muestra desapego por el dinero. Sabe que si está en esta profesión sólo por dinero no llegará lejos, nota que es su pasión, que aunque ha pasado y pasa por un duro sacrifico este no le parece tal porque ha decidido aceptar al trading como su filosofía de vida. No lo quiere compartir con nada más.

Y persiste y persiste, nota que da el 100%. Tiene perfectamente definido un sistema no solo que le indica cuando comprar y vender sino donde poner el stop, cuanto porcentaje de dinero tiene que arriesgar del total de su cuenta, con cuantos contratos tiene que abrir la posición, y unas reglas psicológicas que le ayudan a controlar sus emociones. Logra actuar mecánicamente, una pérdida causa en él la misma reacción que una ganancia: ninguna.

Ha aprendido a controlar el miedo y la esperanza, los 2 más grandes males de un trader.

Sabe lo que tiene que hacer, sabe que tras haber establecido sus reglas de trading sólo le queda un último paso para vivir de él, para triunfar en el objetivo que se ha marcado, para llegar a la meta: la práctica continua en real. Como si de un malabarista se tratara, practica y practica en el mercado real hasta que logra un total desapego, olvida todo lo aprendido y lo vuelve automático “entrando en la zona” cada vez que opera.

Ha traspasado la gruesa linea que separa la teoría de la experiencia, esa que por mucho que la divulgue, esa que por mucho que enseñe sus reglas, nadie será capaz de operar con ella de la misma manera y con la misma eficacia que él porque señores, EL TRADING ES UN ARTE Y EL ARTE ESTÁ DENTRO DE CADA UNO DE NOSOTROS.