La apertura de la operación no es lo más importante sino su gestión

Cuando abres una operación, por muy segura que parezca, sólo contarás con un porcentaje de acierto a tu favor.

Ese porcentaje podrá ser mayor o menor pero nunca estarás seguro al 100%.

Nunca sabrás lo que podrá suceder tras entrar en el mercado. Cuentas con una serie de probabilidades, con la intuición, con tu sistema de entrada, pero cualquier suceso inesperado puede dar al traste con tus supuestas probabilidades.

Por consiguiente, y debido a que aun no se puede ver el futuro, la única forma de protegerte ante las desavenencias del mercado es gestionando adecuadamente tus operaciones.

Estamos de acuerdo en que la única manera de hacer crecer la cuenta es cortando las pérdidas de raíz y dejando correr las ganancias (punto más débil incluso de los traders profesionales), por lo tanto, si vemos una operación que semeja tan segura que no respetamos las reglas de la gestión y nos apalancamos por ello de más, corres un cierto riesgo de que sea una de tus últimas operaciones.

Puede que te salga bien en diferentes ocasiones pero, repito, basta con que te «coja» en una en la que te hayas apalancado más de lo debido para que vuelvas a estados de máxima desesperación.

O sea, que llegados a este punto es fácil concluir que la gestión va a ser esa herramienta que te ofrezca la consistencia, y no la entrada.

La entrada, lo dicho, tienes una esperanza de que se desarrolle como tú deseas pero no tienes la certeza por lo que desde este momento deja de ser irrelevante para hacer crecer las ganancias de tu cuenta.

Lo que si importa es que:

  • vas a estar en el lado correcto en algún momento, sí o sí. Esta es tu ventaja.
  • mientras no lo estás vas a tratar de perder muy poco poniendo un stop lo suficientemente alejado para cubrirte de la mayoría de los retrocesos del mercado.
  • y, lo más importante, cuando estás en lo cierto tienes que evitar cerrar pronto porque si no tu cuenta se mantendrá siempre en lateral.
  • mucho cuidado con el trailing-stop porque es una herramienta que suele cortar el avance de las ganancias.
  • mucho cuidado con el aburrimiento de estar esperando a que las ganancias crezcan, porque si estás en positivo se te hará muy largo el tiempo de espera para cerrar la operación y sentirte bien.

Entrando en los retrocesos

Quizá no te hayas fijado en un detalle bastante importante a la hora de efectuar una entrada en el mercado.

Si la tendencia es al alza, como en la figura de arriba, esperarás a que la cotización parezca darse la vuelta cada vez que haga un alto o llegue a una resistencia.

Este hecho es más evidente según el precio va ascendiendo pues la mente interpreta la imposibilidad de que pueda subir mucho más y que el giro de tendencia estará, por tanto, cada vez más cerca.

Entonces, lo más seguro es que entres a la contra (en una tendencia alcista) en los puntos: 1, 2, 3, 4 y 5.

Estás operando a la contra y estás perdiendo tu dinero y acabando con tu autoestima.

Entonces, ante esto, es fácil pensar:

 «En vez de entrar a la contra tras un avance esperaré a que el precio de marcha atrás y entraré en un retroceso.»

Por supuesto que esta es la mejor opción si el mercado está en tendencia.

Pero es que hay otro punto a favor, desequilibrante, para decidir entrar en los retrocesos.

Es muy pero que muy difícil entrar justo cuando se para dicho retroceso, para darse la vuelta y continuar con la tendencia, pero las probabilidades se ponen a tu favor de esta manera:

  1. Al tratar de entrar en un retroceso en vez de en un avance puede que no entres en el momento justo y que dicho retroceso se de la vuelta más abajo de donde abriste la operación. Por ejemplo, como se puede ver en el punto (H).
  2. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en las que se para sólo un poco más abajo, por lo que todo se arregla situando el stoploss alejado del precio de entrada y esperando a que la cotización se de la vuelta y siga con la tendencia, en este caso ascendente.
  3. Debido a que estás entrando en un retroceso, que está en parte corregidoal mercado le será mucho más difícil cazar tu stoploss, lo cual te dará una estimable ventaja.
  4. El stop, aunque lo situarás alejado para prevenir un posible mayor avance del retroceso respecto al precio de entrada, siempre lo estará menos que si lo pones cuando entras contratendencia de manera que podrás abrir con el stop mucho más ajustado que a la contra y, por consiguiente, abrir la posición con más lotes.

La importancia de la gestión en el trading

Es algo evidente y lógico pero que pasa desapercibida (o hacen que pase) para muchos de los iniciados en el trading y no tanto.

Los 2 gráficos de abajo corresponden a 2 Time Frames distintos del EURUSD.

El primero es un gráfico de 15 minutos y el segundo de 4 horas.

Si nos fijamos en lo que se suelen fijar muchos traders, en la engañosa trazada de la cotización, parece que esta haya «andado» el mismo tramo tanto en uno como en el otro.
Es más, parece que ha avanzado más en el primero (el de 15´).

Sin embargo, en el gráfico de 15 minutos (para 1 minilote, o sea 0,10 lotes) el rango supone 18 pips, que vienen a ser 18 euros.

Y en el gráfico de más abajo, el de 4 horas, el rango supone 78 pips, que vienen a ser 57 euros por minilote.

eurusd1

 

eurusd2

Esta lógica y evidente «tonteria» no es tomada en cuenta por muchos traders de manera que entran a mercado con la misma estrategia tanto en un Time Frame de 15´como en el de 4 horas.

Esta simple observación deja claro lo siguiente:

Cuando más pequeño es el espacio temporal en el que operas, con más lotes tienes que hacerlo si quieres sacar un buen rendimiento. Véase en el primer gráfico como el avance sólo supone (en este caso a la baja) 18 pips/13 euros para 1 minilote.

Así que las ganancias serán evidentes sólo cuando operemos con una cantidad mayor de lotes.

Por el contrario, en el segundo gráfico, el recorrido supone 78 pips/57 euros por minilote por lo que la rentabilidad obtenida es mayor.
Claro que aquí ya entra en juego el factor tiempo (o la paciencia del trader en cuestión) porque cuanto más grande es la temporalidad más suele tardar en completarse el recorrido.

Por lo tanto, a menor Time Frame más lotes y menos tiempo; y a mayor Time Frame menos lotes y más tiempo.

Entonces, el capital total de la cuenta entra en juego:

– No puedes operar en un Time Frame de 15´ abriendo 9 minilotes si el capital total no te lo permite hacer arriesgando sólo el 1% del ese total.

Tendrás que remitirte a lo que tu capital de deje. (Esto es si o si, ya que si no lo respetas estarás fuera de juego en poco tiempo. No hay otra).

– Y tampoco puedes operar en un Time Frame de 4 horas, aunque sólo sea con 1 minilote, si poner el stoploss respecto al punto de entrada equivale a pasar de nuevo ese porcentaje de riesgo del 1%.

Por tanto, el capital total de tu cuenta dice mucho respecto al número de lotes con los que tienes que abrir una posición y respecto al espacio temporal en el que puedes operar.

La gestión de tu capital lo es todo a la hora de hacer trading, si quieres aspirar de verdad a llegar a vivir de este oficio y no a enriquecerte rápidamente.

El dinero está en la gestión, en la disciplina y en la paciencia.

Gestiona la distancia del stoploss para acertar con la entrada

En el afán de perder poquito (tenemos mucha aversión a las pérdidas) la manera más lógica que se se le ocurre a un trader que se inicia y que ya pone un stoploss en todas y cada una de sus operaciones es acercar dicho stop lo más posible al punto de entrada.

De esta manera piensa: «si pierdo casi ni me entero»

Está bien, es indispensable gestionar la pérdida siempre con un stop-loss pero la distancia a la que este es situado va a marcar en un grado muy elevado la diferencia entre ganar y perder.

Es muy pero que muy complicado ser capaz de acertar con el momento justo de entrada y que la cotización vaya ya a nuestro favor. Piénsalo bien, es casi imposible que el precio no intente algún retroceso, aun que estés en lo cierto.

Así que si pones el stop demasiado cerca, pues si, es cierto, perderás muy poco, pero lo harás las suficientes veces como para que un gran número de operaciones con pequeñas pérdidas supongan lo mismo que una grande.

Por lo tanto, dale un espacio a tu operación:

Livermore decía que uno de los detalles que más pérdidas procuraba era tratar de ganar el primer centavo.

Poner el stop muy cerca del punto de entrada es lo mismo que tratar de ganar el primer euro.

Por tanto, pon el stop lo más alejado que te permita tu gestión del riesgo.

Sabes que si tienes una cuenta de 10.000 euros y sólo te permites el 1% de pérdida por operación tendrás que poner el stop a una distancia, que si pierdes, te suponga perder 100 euros. NO intentes ponerlo más cerca para perder menos porque el único efecto que conseguirás será justo el contrario.

Y por supuesto, si tienes menos capital en tu cuenta de trading, ni se te ocurra aumentar el % de pérdida porque aun la haces peor. Tendrás que remitirte a operar en espacios temporales más pequeños que tu cuenta pueda soportar.

Entrar en el momento justo

Un sesgo que observo en prácticamente todos los traders es la venta de un activo cuando ha tocado una resistencia o la compra cuando ha tocado un soporte.

Lógicamente, a este tipo de operativa se la conoce como operar contratendencia. Siempre interpretamos que la cotización ha subido o bajado demasiado y efectuamos una entrada en su contra.

Operar contratendencia y ganar dinero es perfectamente factible, sólo hay que observar las fluctuaciones en el gráfico para darse cuenta de que es muy posible acumular muchísimo dinero, otra cosa es tener la rara cualidad para lograr hacerlo.

El trading es cuestión de probabilidades y estas nos dicen que operando a favor en vez de a la contra estas se ponen de tu parte. Aun sabido esto la dificultad radica, por supuesto, en saber identificar la verdadera tendencia.

Y aquí surge otro sesgo muy común en la mayoría de los traders: tratar de entrar en el momento justo de arranque de un movimiento.

Esta práctica es una de las más perjudiciales que existen para la cuenta. Es muy difícil hacerlo correctamente en una proporción adecuada como para acabar con saldo positivo (no voy a entrar ya en la cantidad de traders que aun habiendo acertado con la apertura de la operación cierran esta sin dejar desarrollar suficientemente el recorrido de los beneficios).

Así que una cosa lleva a la otra: por el simple hecho de querer ganar el primer euro, operamos contratendencia.

Hay que tener en cuenta que en una tendencia al alza sólo hay un giro de mercado y, evidentemente, en una tendencia a la baja sólo hay un giro de mercado. Conclusión: sólo hay dos giros de mercado y el resto es todo tendencia.

Entonces, es un atentado contra nuestro capital operar en sentido contrario a una tendencia.

¿Donde está el dinero entonces? Pues, eliminando el giro al alza y el giro a la baja…justo en el movimiento intermedio.

Para ganar dinero haciendo trading debes establecer primero la tendencia primaria o general y desechar aquellas posibles entradas que te lleven a pensar que el movimiento tendencial ha acabado. Recuerda que una tendencia siempre dura mucho más de lo que tu te crees.

Y además, pones a tu favor, entrando en el retroceso de esa tendencia en vez de a la contra, el poder situar el stoploss mucho más alejado evitando así un posible salto del mismo. Y es que entrando en los retrocesos de una tendencia cuesta más que te agarre el stop porque dicho retroceso ya ha recorrido un trecho.

Así que, poniendo un símil y comparando al mercado o a la tendencia con un plátano pelado: elimina las dos puntas de este y céntrate en lo que te queda, el medio.

La distancia del punto de entrada al stop

Particularmente, el stop-loss cuanto más alejado mejor me funciona. ¿Por qué?

Pues básicamente porque las tendencias no se mueven en una línea seguida ascendente o descendente sino en zig-zag o escalera.

Aunque aciertes con la dirección de la tendencia si pones el stop demasiado cerca corres mucho peligro de que este sea tocado. Por lo tanto cuanto mas lejos mejor.

Algunos traders suelen ponerlo muy cerca para así perder menos pero esto es un mal negocio. Esta no es la forma.

Lo ideal es ponerlo tan lejos como nos deje la gestión del riesgo ya que si lo ponemos alejado pero nos saltamos el porcentaje de pérdida elegido (yo uso como mucho el 1% del total de la cuenta) pondremos en peligro nuestro capital.

Así que, stop alejado sí, pero nunca más del 1% desde el punto de entrada. Si te saltas esta regla estas asumiendo demasiado riesgo y eso es lo mismo que no poner stop-loss.

El problema viene ahora para las cuentas pequeñas ya que la distancia desde el punto de entrada al stop, así como la cantidad del número de lotes con los que tenemos que abrir cada operación vendrá determinado por el capital que tengamos en cuenta.

Las cuentas grandes no tendrán problema para poner el stop donde quieran y a la vez operar con un número de lotes adecuado, pero las pequeñas no podrán hacer lo mismo.

Si no tienes dinero suficiente en cuenta tendrás que poner el stop más cerca de lo que pretendías y operar con 1 sólo lote. Cuanto más cerca con más lotes podrás operar y lógicamente, cuanto más alejes el stop con menos lotes podrás operar.

Por lo tanto, lo ideal será primero alejar el stop, si la cuenta nos lo permite, hasta donde lo creamos conveniente y una vez situado calcular el número de contratos con los que podemos abrir la posición.

stop-loss

 

Fijándonos en el gráfico supongamos que entramos al alza en la flecha verde y situamos el stop-loss en el punto 1.

La cotización sube pero llega un momento en que baja por debajo del stop, cerrando la posición y perdiéndonos la posterior subida. Si lo ponemos más alejado (stop-2), la operación soportará el retroceso de la cotización sin tocar el stop y podremos optar a las ganancias cosechadas fruto de la subida posterior.

¿Qué consigues con diversificar?

Respuesta a la pregunta: nada.

Matizando: depende de lo que quieras conseguir, pero aquí estamos hablando de ganar dinero con el trading.

Si quieres diversificar no eres trader, eres inversor.

Si quieres diversificar es mejor que te compres unas participaciones en un fondo de renta variable que replique el Indice. El resultado será el mismo o mejor y ahorrarás en comisiones.

Pero si eres trader y quieres ganar dinero de verdad, una vez has constatado que pones un stop-loss en cada una de tus operaciones sin saltártelo en ninguna, entonces la diversificación para ti no tiene sentido.

El problema del trader que aun no gana dinero consistentemente reside en que, favorecido por la plataforma que tiene en casa, puede entrar en cualquier mercado a golpe de click, a golpe de dedo (cuando tienes que llamar por teléfono para lanzar la orden te lo piensas más).

Entonces, si está observando los mercados a cada minuto, cada vela, cada soporte, etc, supondrá para él una oportunidad de entrar, y hala, venga a darle al dedito, hasta que se encuentra con que tiene varias operaciones abiertas en diferentes activos que lo único que hacen es neutralizarse entre si. Esto no es especulación, esta práctica no genera dinero. Para hacer esto, mejor contratar un depósito que no tiene ningún riesgo.

Pero,¿donde está el dinero? En el riesgo, por supuesto. Lo que es seguro no genera grandes beneficios.

Si escoges las operaciones escogerás la suficientes como para acabar en rojo por lo que tienes que ser lo suficientemente paciente para esperar la operación ideal, y esto puede suponer horas o incluso días, aunque luego los beneficios y la satisfacción lo compensarán con creces.

Cuando digo que no merece la pena diversificar, si sabes utilizar los stops y tienes la paciencia suficiente (paciencia = dinero) para no entrar a cada momento, es porque en los mercados reside una curiosa peculiaridad…

El mercado sólo es capaz de fijarse en un acontecimiento de cada vez. Es relativamente fácil distinguir, por los titulares que salen en las noticias, cual es el mercado que en ese momento está en el candelero. Cualquiera puede comprobarlo. Y cuando un mercado esta en boca de todos, la psicología de la masa hace su trabajo, y es cuando se establecen las mejores tendencias.

Entonces, si has aprendido a distinguir cual es el mercado en cuestión, ¿para que quieres diversificar? Basta entrar con un número adecuado de contratos ajustados al riesgo e ir añadiendo más a medida que vamos ganando dinero. A esto se le llama promediar a favor.
En vez de hacerlo en pérdidas (he aquí la diferencia y práctica frecuente de los traders perdedores) lo hacemos sobre beneficios.

La diversificación en el trading, para mi, no tiene sentido.

Las 5 reglas más importantes de un sistema de trading

Estas son las 5 reglas que considero más importantes para un sistema de trading ganador:

Primera. CAPITAL

De cuanto más capital dispongas en tu cuenta de trading más fácil te será sacar los beneficios necesarios para vivir de los mercados.

Operar con más capital significa operar con menos riesgos. Así que, fundamental, el trader debe concentrar todos sus esfuerzos en tratar de operar con el máximo número de contratos y con el mínimo riesgo. Y esto sólo se puede hacer con una cuenta aceptable.

Segunda. ENTRADA

Por experiencia he logrado más aciertos operando con una sola técnica que entrando en todas las oportunidades que me parecían factibles.
El truco está en desarrollar la fuerza mental necesaria para usar sólo y exclusivamente la técnica elegida sin caer en la tentación de recurrir a otras. Sólo centrarse en «refinar» dicha técnica siendo, por supuesto, muy conscientes, de que no existe ni existirá una que nos arroje un porcentaje de aciertos del 100%

Tercera. STOPLOSS

Más necesario y vital que situar el StopLoss es cumplirlo en caso de que sea necesario. Si no eres capaz por tu cuenta tendrás que hacer que se ejecute automáticamente. Las plataformas actuales lo permiten.
Si usas stops mentales corres el riesgo de no ser capaz de cerrar en caso de pérdida y que estas acaben aumentando dramáticamente.

El Stop supondrá un máximo de pérdida del 2% del total de tu cuenta, para la SUMA de todas las operaciones que abras. El 1% sería ideal.

El Stop determinará el número de contratos con los que abrirás una posición. Cuanto más cerca puedas ponerlo más contratos podrás abrir. Pero recuerda que ponerlo más cerca no significa menos pérdidas sino más riesgo a que te barran el stop.
Situar el StopLoss es cuestión de experiencia más que de técnica.

Cuarta.  SALIDA

La más difícil de todas. Todos los traders se empeñan en buscar continuamente la mejor técnica de entrada sin tener en cuenta que el éxito lo da la manera en la que sales de una posición.

Es la cuenta pendiente de todo trader, planificar la salida de una posición.

La salida significa ejecutar bien el StopLoss, el trailing stop o el profit warning.

Quinta.  DISCIPLINA

Desarrollar la capacidad necesaria para aplicar las reglas anteriores es sin duda una labor muy dura. Aquí ya interviene la aptitud mental, la psicología, culpable de nuestros males en el trading. Este apartado depende exclusivamente de cada trader y es fundamental para el funcionamiento de las 4 reglas anteriores

 Resumen. estas 5 reglas se pueden resumir aun más.

Trata de dirigir todo tu esfuerzo en aumentar el número de contratos con los que operas sin aumentar el riesgo.

Busca un sola técnica de entrada y trata de adaptarla a ti, a tu personalidad y mantente fiel a ella. Utilizar más técnicas a la vez lo único que hará será disminuir tu porcentaje de aciertos y que tu cuenta acabe en rojo.

Utiliza un stoploss, para el total de tus operaciones abiertas, de un 2% del capital total de tu cuenta como máximo. La situación del stop respecto al punto de entrada debe marcar el número de contratos con los que abrir la posición.

Dedica más tiempo a practicar la salida de una operación que la apertura de la misma.

Saca de donde sea la fuerza mental necesaria para mantener tus reglas increbantables. Sin disciplina no vivirás del trading.

Aunque estás 5 reglas te parezcan sencillas y más que evidentes, llegar a concretarlas y hacerlas simples requiere de mucha delicadeza para engranarlas de tal manera que funcionen a la perfección.

Cada una de ellas encierra una dificultad enorme tanto en su simplificación como en su ejecución.

Es muy fácil redactarlas y plasmarlas en un papel pero es muy difícil llegar a simplificarlas y aun más complicado asimilarlas por la mente.

Así que, si quieres tener una oportunidad de vivir de este duro pero maravilloso trabajo de trader trata de crear un sistema en base a las reglas anteriores y síguelo mecánicamente como un robot, sin sentimientos de por medio.

Lo más difícil no es crearlas, sino seguirlas. Es en este pequeño detalle en donde está la diferencia. Es la linea que separa a un proyecto de trader de un trader profesional.