La disciplina como secreto para la consistencia

Sin duda, y por lo que sea (por mi mayor afinición, porque me identifico más) mi mejor estrategia es la de operar en el lado corto, o sea, a la baja.

Por los mercados que manejo y gracias a los instrumentos que nos proporcionan los brokers (futuros, cfds) hoy en día, es totalmente factible encontrar un mercado bajista.

Las divisas y materias primas aparecen en el primer puesto para operar en corto. Luego están los índices bursátiles, que aunque históricamente han sido siempre alcistas, alguna vez sufren de alguna depresión.

Lo ideal por supuesto sería ser bueno operando tanto al alza como a la baja ya que cogerías todos los movimientos, pero esto resulta un arma de doble filo porque la mayoría de las tendencias al alza o a la baja interfieren entre si produciendo un caos mental en el trader que acaba en una confusión provocando el no saber hacia donde posicionarse, y lo que es peor, encontrar razones tanto para entrar a la baja como al alza.

Yo me he decantado por el lado de los «osos» pero bien pudiera haber sido «toro». El tema es elegir uno y prepararse para operar sólo de esa manera.

El ojo se te acaba acostumbrando a operar en un sólo lado del mercado y ya sólo verás oportunidades hacia dicho lado, de manera que ya no sufrirás las temidas interferencias sobre si posicionarte al alza o a la baja.

Eso si, si alguna vez te decantas por alguno de los 2 lados tendrás que superar una gran fase psicológica: la disciplina.

No todos los traders que operan solamente a la baja o al alza están preparados para dejar pasar una clara oportunidad surgida en el lado contrario.

Ni siquiera tienen la paciencia para esperar una oportunidad del lado que han elegido para operar.

Pero ahí es donde está el detalle que te puede llevar a la consistencia: el ser totalmente disciplinado y acaparar la suficiente fuerza mental para superar las trampas que te va a tender el mercado.

El mercado siempre ha de hacer algo, siempre tiene alguna manera de lograr que saltes tu disciplina operativa. Es aquí donde está el hándicap de la cuestión.

Si te cuadra leer alguna entrevista de algún trader famoso verás que su principal condición para conseguir vivir del trading ha sido la disciplina.

Es cierto, por tanto, que el secreto está en tu mente, en concreto, en esa disciplina.

«El trading es fácil, sólo que nos empeñamos en hacerlo difícil»

Cuando te empeñas en desarrollar una técnica hasta el final, hasta las últimas consecuencias, en vez de saltar de una en otra como un pájaro de rama en rama, sin darte cuenta te estás especializando en ser el mejor utilizando dicha técnica por lo que te será fácil sacarle el dinero al mercado pasado el tiempo y tras asimilarla.

Por eso siempre digo que la experiencia es única e intransferible.
Por eso siempre digo que una técnica que ha hecho rico a otro trader no te hará a tí.

Él la ha desarrollado, tú sólo la ves escrita.
Él la tiene grabada a fuego en su mente, tu sólo la has leído.

«Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.» — Confucio

Llega un momento en la vida del trader en el que tiene que realizar el camino por si sólo si quiere, de verdad, llegar a su objetivo de vivir del trading.

La falta de disciplina rompe tus reglas

Muchas veces, mirando y mirando los diferentes espacios temporales con los que nos brinda cualquier gráfico de cualquier mercado, detectaremos una buena oportunidad de entrada en ese activo observado.

¿Qué ocurre entonces?

Me supongo que arriesgas sólo una pequeña parte de tu capital en tus operaciones. Yo, por ejemplo, sólo lo hago en 1% del capital total.

Entonces, si tengo 5.000 euros en cuenta, el 1% representa una pérdida máxima de 50 euros por operación en ese momento.

Aquí es donde entra en juego el stop.

Si has visto la oportunidad en un espacio temporal de 5 minutos seguramente que no tendrás problema en poner el stop a la distancia que deseas respecto al punto de entrada.

Pero si la has visto en el gráfico de 4 horas y sólo tienes 5.000 euros en cuenta seguro que no podrás abrirla (no debes hacerlo, la disciplina manda) porque poner el stop en el lugar adecuado te exigirá mucho más capital en cuenta o que arriesgues más de ese 1%, lo cual no debes hacer porque sino, de nuevo, estarás rompiendo con las reglas de tu sistema de trading y cada vez que lo haces tu cuenta sufre.

Si no sigues las reglas no te molestes en escribirlas.

Los traders consistentes son disciplinados a la hora de seguir sus reglas.

Fíjate en el gráfico de la plata:

plata

Poner un stop, donde está la linea punteada (para entrar al alza) supone para 1 minilote… 585 euros.

Estoy hablando de un Time Frame semanal.

Puede que la oportunidad sea buena para entrar al alza. Pero, ¿y si no lo es?

¿Tiene tu cuenta el capital suficiente como para no resentirse en caso de que estés equivocado?

Si tienes un capital de 5.000 euros y abres la operación en este espacio temporal semanal y pones el stop donde está situada la linea punteada estarás arriesgando casi el 12% de tu cuenta.

Actuando siempre así, en 8 operaciones estarás K.O

Por lo tanto, con 5.000 euros en cuenta y queriendo poner el stop donde se ve en el gráfico no podrás hacerlo ya que estarás superando el recomendable 1% de máxima exposición de tu cuenta por operación.

Exacto, para abrir esta operación en este Time Frame semanal y con el stop en esa posición y arriesgando el 1% del capital total, para tener una garantía de perder sólo ese 1%, en caso de que la operación vaya mal, necesitas un capital en cuenta de 58.000 euros.

Así que depende de tu capital total en cuenta el que puedas operar en ciertos espacios temporales o no. Si te saltas las reglas de gestión del dinero pronto serás expulsado del mercado.

Disciplina y sentido común ante todo.

Haciendo trading podrás ganar mucho dinero pero se tienen que hacer las cosas muy bien y con mucha disciplina.

¿Padeces de procrastinación?

Procranistar= Es el hábito de postergar actividades que deben atenderse sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables.

En el trading es muy fácil caer en la procrastinación lo cual nos aleja directamente de la consecución de la práctica adecuada y por consiguiente del logro del objetivo principal.

Pasión= Sentimiento muy intenso que domina la voluntad y puede perturbar la razón. Afición o inclinación viva por algo.

Para dominar la procranistación, sin duda hay que tener pasión por lo que se hace. El trading necesita de esa pasión, sin ella nunca lograrás vivir de este oficio tan sacrificado. Te tiene que gustar más que ninguna otra cosa estar «absorbiendo» gráficos y más gráficos, que para los neófitos en el tema no será nada más que ver unos «palos absurdos» dibujados en la pantalla.

Distracción= Lo que atrae la atención y la aparta de algo.

Es uno de los peores males para el trader. Conectado al ordenador a todas horas es fácil distraerse en otras tareas más placenteras que no tienen nada que ver con el trading, pasando las horas sin producir nada de valor ni progreso.

Aburrimiento= Fastidio provocado por la falta de diversión o de interés.

Si te aburre el trading es porque lo único que te llama de él es que has oído que se puede ganar mucho dinero rápidamente. Si el trading te aburré escápate lo más rápido que puedas sino será tu dinero el que se escape a borbotones.

Muchas veces caemos en la procrastinación por falta de pasión, porque somos propensos a distraernos con cualquier cosa, porque nos aburre lo que hacemos.

Para conseguir los mayores logros tienes que disfrutar de ello, tienes que estar deseando que se haga de día para empezar a trabajar y aun así es fácil caer en la procrastinación, sobre todo, porque no sabes o aun no has identificado las tareas principales, las que realmente te hacen progresar.

Para no caer en la procrastinación tienes primeramente que identificar aquello que realmente te hace avanzar hacia el objetivo y una vez hecho esto tienes que repetirlo día tras día, tener continuidad. Esto es lo más importante. Podrás ser muy bueno en algo que si no tienes continuidad no te servirá de mucho, no conseguirás los resultados que deseas.

 «No es importante sólo lo que haces, sino hacerlo todo el tiempo»

Disciplina= es la capacidad que puede ser desarrollada por cualquier ser humano y que implica, para toda circunstancia u ocasión, la puesta en práctica de una actuación ordenada y perseverante, en orden a obtener un bien o fin determinado.

Habrás oído decir a cualquier trader famoso, que vive del trading, que la disciplina ha sido fundamental a la hora de conseguir la consistencia. 

El trading es fácil, somos nosotros quienes lo complicamos

Espero que haya quedado muy claro que para vencer a los mercados, primeramente hay que vencerse a uno mismo.

No se si estás preparado para tu operar con tu sistema…

La norma es, sin lugar a duda, ser capaz de esperar el tiempo que haga falta a que aparezca la oportunidad que esperamos.

No se trata de estar todo el rato en el mercado. Lo ideal es estar la mayor parte del tiempo fuera de él y esperar lo que sea, y cuando digo lo que sea, lo digo literalmente, a que tengamos todas las probabilidades a nuestro favor.

¿qué conseguimos con esto? Eliminar de raíz todas esas malas operaciones negativas que produce la sobreoperación.

Vamos, que ya no basta con reducir las pérdidas de las operaciones negativas al mínimo, sino que el número de ellas sea lo menor posible y esto sólo se logra esperando la «ola perfecta».

Date cuenta del poder de la paciencia: si esperas por esa oportunidad única puede que se te haga eterno, no lo dudes, pero la satisfacción que obtendrás cuando aparezca y te aproveches de ella será máxima.

Además, te habrás librado de todas esas pequeñas operaciones con pérdidas que además de ir limando tu cuenta minan tu moral y hacen que cometas errores más grandes.

Date cuenta de una cosa: partes de un capital – lo dejas en estado latente hasta que aparece una ocasión en las que tienes todas las de ganar (poco o mucho pero sin duda ganas) – tu confianza va aumentando – lo único que hará que esta estrategia te siga funcionando es que seas capaz de seguirla con disciplina y que el aburrimiento o las ganas de acción no te hagan cometer el error de entrar por entrar – esperando la oportunidad la cuenta estará en estado latente pero obtendrá un importante incremento de capital con cada oportunidad ideal – esto hará que tu cuenta crezca y puedas operar con más lotes – si operas con más lotes, que no con más riesgo, las ganancias se irán multiplicando progresivamente- al final, debido a ese apalancamiento sin riesgo que produce el crecimiento de tu cuenta no necesitarás dejar correr tanto el movimiento para alcanzar sumas de dinero increíbles.

Ahora bien, no se si tu mente está preparada para la disciplina, paciencia y el aburrimiento. Si no es así prepárala porque sino volverás a los malos hábitos y a operar sin ton sin son, sin sentido, sin una estrategia clara.

La mente te dice de alguna manera lo que debes de hacer

En una etapa intermedia/avanzada de mi aprendizaje de trading las tareas que tenía asignadas para cada jornada ya estaban bastante reducidas.

De todas formas alguna de esas tareas interfería con las que de verdad me hacían avanzar a la hora de operar.

El castigo mental que recibía, por lo menos en mi caso fue así, era más intenso cuanto más tiempo perdía con las tareas secundarias que no me daban ningún fruto.

De alguna manera, la mente me estaba diciendo a cada momento lo que tenía que hacer, me bombardeaba con ello pero yo no le hacía caso. Es más, lo sabía pero siempre lo dejaba para el final. Quería acabar primero con los quehaceres menos importantes para una vez acabados entregarme por completo a la tarea principal.

El problema es que cuando acababa de hacer esas labores secundarias ya no me quedaba tiempo para hacer la principal, la jornada había acabado.

El desasosiego y malestar durante el resto del día era notorio. Estaba todo el rato pensando en ello. Me repetía una y mil veces que mañana haría lo correcto y dejaría lo secundario para el final.  Pero nada, llegaba el día siguiente y vuelta a lo mismo, y así pasaban los días y los meses.

Fue algo con lo que tuve que luchar duramente, de ahí la acertada frase que dice que:

«Antes de tratar de vencer a los mercados tienes que lograr vencerte a ti mismo».

Además, lo que más me indignaba es que las tareas secundarias no me aportaban prácticamente nada de valor, por lo que la ofuscación era doble si cabe.

Qué maravilla los días que hacía lo que realmente tenía que hacer. La tranquilidad, una vez acabada la jornada era plena. Me sentía libre de pensamientos y disfrutaba más de la familia.

Todo fluía.

Sin duda, entregarme a esa tarea principal y dejar las menos importantes para el final fue una de las cosas que más me costó.
Lograr esa constancia, esa disciplina de hacer lo mismo continuamente, de hacer lo indicado un día si y otro también fue una de las situaciones más duras que recuerdo de mi aprendizaje como trader.

Catalizadores: una de mis mejores estrategias

Una de mis mejores estrategias, con la que he conseguido más beneficios, se ha regido por una gran simplicidad. Pero cuidado, una simplicidad muy difícil de llevar a cabo por soportar una gran carga de disciplina añadida.

Desde el momento en que puedes abrir una operación con un simple clic, la operativa, mejor dicho la sobreoperativa se ha encargado de destruir un número incontable de cuentas.

Los brokers facilitan la labor. No nos obligan a sobreoperar, por supuesto, pero si se han encargado de facilitarnos las cosas para hacerlo.

Desde mi punto de vista es de agradecer, ya que gracias a ellos se puede acceder a operar en la mayor parte de los mercados financieros  mundiales por muy poco dinero.

Esto lo han conseguido reduciendo el importe para abrir una cuenta. Desde luego que se han visto obligados a hacerlo porque la crisis a bajado mucho su negocio y entonces han tenido que dejar paso a pequeños capitales que generen comisiones.

Pero ese es su negocio: captar clientes y comisiones. Nada que objetar. Nada es gratis en esta vida. Ellos nos dan un servicio a cambio de unos costes.

Así que el verdadero problema no son los brokers. Ellos, por lo que sea, han tenido que dar opción a acceder a los mercados a personas con bajo nivel adquisitivo dejando abrir microcuentas para operar con microlotes.

Con esta acción han abierto las puertas a muchos aprendices de trader que antes no podían operar por el volumen que solicitaban, lo cual se agradece.

Así que, como decía, el problema no son los brokers sino los traders que quieren enriquecerse a toda costa y en un mínimo espacio de tiempo.

Todo ello lleva a la sobreoperación, los brokers encantados pero no es su culpa.

Si he dicho que se agradece esa apertura a la operativa en microlotes es porque desde la premisa que no serás capaz de ganar dinero con una gran cuenta mientras no lo seas capaz de hacer con una pequeña, operar en microlotes permite a cualquier trader adquirir una gran experiencia con muy poco dinero antes de lanzarse con más volumen de lotes.

Pues bien, una de las estrategias que mas dinero me ha dado ha sido la siguiente:

  • Operar por catalizadores (noticias o datos económicos precursores de grandes tendencias que suelen dar generosamente los Bancos Centrales principalmente).
  • Mantenerme fuera de mercado el tiempo que haga falta hasta que surja la oportunidad que estoy esperando, incluso meses. Tiene que ser una ocasión que merezca realmente la pena y que tenga todas las de salir bien. Escasas probabilidades de fallo.
  • Al salir muy pocas oportunidades durante un año, la libertad es absoluta ya que con una revisión del panorama económico a principio o final de día basta.
  • Una vez clara la oportunidad entro con la adecuada gestión del dinero, poniendo un stop bastante lejano (no hay un punto standard de stoploss para todas las operaciones) y voy añadiendo más lotes a medida que los beneficios se incrementan a mi favor.
  • Aplico el interés compuesto, de manera que extraigo muy poco dinero o ninguno de la cuenta (según) pero siempre trato de aumentarla de manera que cada vez opero con mayor número de lotes logrando de esta manera aumentar mis beneficios de forma exponencial.

Como se puede ver, las reglas son muy sencillas. Pero lo realmente difícil es la disciplina para:

– Esperar la oportunidad adecuada sin entrar sin ton ni son a cualquier ocasión que crea ver.

– Esperar a que se desarrolle la tendencia aguantando la gran presión de querer materializar los beneficios.

Así que la estrategia es muy sencilla, lo realmente difícil es aplicarla. 

Por tanto, debes sacar una conclusión clara:

para vencer a los mercados tienes que vencerte primero a ti mismo, por eso habrás oído decir a los mejores traders del mundo que su don más importante ha sido la disciplina.

Así que no se trata de perder el tiempo buscando las mil y una estrategias sino prepararte mentalmente para seguir las reglas, a rajatabla, de una de esas estrategias.

Y no busques la complejidad sino todo lo contrario. La simplicidad tiene mucha fuerza porque por esa misma simplicidad no se puede variar, de ahí su poder. Es tan simple que es invariable.

Gran error creer que sólo se puede ganar dinero con una estrategia compleja, todo lo contrario. Nuestro cerebro no está preparado para procesar gran cantidad de datos en un momento.

El control mental base de una buena disciplina

La gestión del dinero y del riesgo es vital a la hora de sentar las bases para lograr algún día vivir del trading.

Con la gestión del dinero y del riesgo logras controlar casi todos los mecanismos mentales que te llevan a perder en los mercados financieros.

Todos menos uno: la disciplina.

La disciplina es indispensable para llevar a cabo la rutina que te exige tu sistema de trading. Y es indispensable porque cualquier fallo en el control de esta conduce a un verdadero desastre a tus aspiraciones como trader.

¿Y por qué es tan difícil mantener la disciplina? Porque para lograrlo necesitas de un control mental extraordinario que pocas personas en el mundo son capaces de soportar.

Fallo de estrategia

Todo trader profesional o no debe asumir que continuamente estará expuesto a las pérdidas. Aprender de ellas lo hará mejor trader. Tratar de subsanar los errores que le han llevado a cerrar en negativo hará que cada vez opere mejor.

eurusd

La operación reflejada en el gráfico detalla la mala gestión de una operación:

  • la enseñanza más pura que nos muestra dicha operación es que el trader debe seguir con disciplina la linea determinada por su sistema operativo. Cualquier duda al respecto hará que incurra en pérdida.

Descripción de la operación:

En A, una resistencia en forma de triple techo invita claramente a entrar a la baja. El trader debe entender, antes de abrir una operación, que puede acertar con la entrada pero nunca sabrá el recorrido de esta.

En este caso la entrada fue acertada y la cotización llegó a un nivel donde la operación arrojaba más de la mitad del objetivo de beneficios diario.

Ahí surgió la duda por parte del trader, en este caso yo, la cual consistió en elegir entre materializar el beneficio, y tener así ya más de la mitad del objetivo de beneficios diario, o dejar correr la posición.

Error en la disciplina.

Cuando hay una bajada tan brusca sin motivo aparente lo mejor suele ser cerrar la posición y buscar otra operación.

El caso es que moví el stop a B.E, la cotización se recuperó y me hizo saltar el stop en B.E (ni pérdidas ni ganancias).

Siguiente error: no suelo mover el stop original a B.E, el hacerlo resultó, de nuevo, fatal. Casi siempre sale mejor asumir las pérdidas del stop ya que son muchas las ocasiones en las que la cotización regresa al punto de entrada.

Tras haberme saltado el stop en Break Even vuelvo a entrar en D y la cotización avanza a mi favor. Vuelvo a fallar en la disciplina de cerrar la operación, esta vez con la mitad del objetivo diario cumplido. Así que dejo correr de nuevo la posición, pero esta vez con el stop alejado y sin disposición alguna de moverlo a B.E.

De nuevo, el mercado ataca, y aunque no se refleja en el gráfico, me hace saltar el stoploss (OUT) (no se ve en el gráfico) de manera que esta vez me lo cierra, e incluso con pérdidas.

De esta operación quedan varias lecciones:

  • Debes actuar siempre con disciplina y tener claro lo que vas a hacer antes de abrir incluso la operación, estudiar todos los posibles escenarios que pueden ocurrir y definir perfectamente lo que hay que hacer sin duda alguna y hacerlo, fríamente. Si piensas, estás perdido. Debe salir automáticamente.

Cada vez que dudes perderás en la inmensa mayoría de las veces.

  • Si vas a por «objetivo», no puedes cambiar en medio de la operación a «dejar correr las ganancias». Los entrenamientos son para el campo de prácticas, nunca puedes entrenar ni probar cosas nuevas mientras operas de verdad.
  • Mal cálculo del stop. Siempre suelo poner el stoploss lo mas alejado que puedo dentro de lo que me permite la gestión del riesgo. En esta ocasión el exceso de confianza hizo que lo acercara más de lo debido pudiendo de esta manera incrementar el número de lotes con los que operaba. Si lo dejara lo suficientemente alejado no me hubiese saltado y hubiese cogido las ganancias del día siguiente que habrían sido abultadas debido a la caída de la cotización del par donde hice la operación, el EURUSD.

La confianza y falta de disciplina hicieron que errara en esta operación y saliese con pérdidas por stop-loss cuando podrían haber sido unas buenas ganancias.

Son detalles que marcan la diferencia y que debes aprender de ellos.

Siempre habrá momentos en la vida de un trader en que la disciplina falle. Somos humanos.

«Puedes ganarle al mercado durante un tiempo, pero no todo el tiempo»

Razón, intuición, disciplina, y paciencia

Uno de los mayores handicaps de un trader es el ser capaz de esperar el tiempo suficiente a que ocurra lo que tenga que ocurrir para ver clara una oportunidad y entrar.

Sobre todo en días de reuniones de Bancos Centrales donde se espera que cualquier información varíe el rumbo de los mercados, la espera es tensa y aburrida.

Estoy totalmente seguro de que el trader que es capaz de esperar sin entrar en mercado (minimizando de esta manera las operaciones con pérdidas) a la hora justa en que salta la oportunidad tiene muchas probabilidades de ganar grandes cantidades de dinero en el trading.

Muchas veces sabemos la fecha exacta donde el mercado puede efectuar un giro de mercado o seguir con la tendencia con más ímpetu, sin embargo nos empeñamos en abrir posiciones antes de esa fecha señalada.

Dejando pasar el tiempo, preparándonos mientras para actuar en el momento adecuado, evitaríamos muchas pérdidas y podríamos hacer crecer la cuenta a favor de la resolución o factores que aparezcan cuando teníamos previsto.

¿Qué pasa entonces? pues que es muy difícil esperar sin hacer nada, sin embargo, es la manera más efectiva de hacer dinero.

Según vas recopilando información te vas haciendo una idea lo que puede suceder. Suelen ser una sucesión de datos en uno y otro sentido que van haciendo que te formes una idea en tu cabeza. Esa idea va madurando hasta que la ves clara. Es en ese momento donde la intuición se separa de la razón.

La intuición, fruto de la experiencia acumulada inconscientemente, suele ser la más certera, pero casi siempre acabamos dándole la razón al análisis, a la lógica. No es fácil hacerle caso a la intuición, ni mucho menos, ya que al estar reñida, como dije, con la razón, siempre hacemos más caso a lo que estamos analizando con el razonamiento por parecernos más palpable mientras que la intuición la creemos más virtual.

Después es cuando decimos: «ya lo sabía yo, me lo daba en el alma». Si, pero no le has hecho caso.

«De lo que se temían están llenos los cementerios»

El caso es que el fin de la persona que se acerca a los mercados, es el de ganar dinero lo más rápido posible. Se piensa que con cuantas más operaciones que haga más probabilidades de ganar, pero no es así.
El dinero de verdad se hace esperando con mucha paciencia las verdaderas oportunidades.

Para hacernos a la idea, 10 operaciones anuales bien hechas nos podrían dar el sueldo de un año.

Es curioso porque las mejores operaciones suelen ser muy fáciles de ver. Lo que nos pierde es el no ser capaz de esperar, lo que nos pierde son las operaciones que hacemos por el medio.

La disciplina operativa

Imagina que tienes en cuenta 1.000 euros y que te has propuesto situar en todas tus operaciones un stop-loss del 1% del total de la cuenta. Esto son 10 euros de pérdida si salta el stop.

Sabes que alguna vez saltará dicho stop sin poder hacer nada para reducirlo pero otras veces no. Son estas veces, en las que tu operación entra en positivo las que tienes que cuidar especialmente. Esto es porque en la mayor parte de las ocasiones la cotización se da la vuelta, vuelve a entrar en negativo y te hace saltar stop.

Por lo tanto, los stops que saltan porque no podemos hacer nada para evitarlo son daños colaterales que no pueden ser evitados. Pero los que si pueden ser evitados o por lo menos mitigados son, como he dicho antes, aquellos en los que la operación entra en positivo. Es cierto que el stop no debe ser movido a Break Even tan pronto entres en beneficios, porque la mayoría de las veces serás barrido con facilidad, pero cuando tienes x ganancias ya es hora de hacerlo.

Con esta práctica reducirás en un alto porcentaje los stop-loss barridos. Quizá los reduzcas a mucho menos de la mitad.

Se obtiene un gran beneficio con esta práctica:

– beneficio psicológico, puesto que sabes que una vez movido el stop al punto de entrada ya nunca tendrás pérdidas. Esto te deja en una situación muy favorable para dejar correr las ganancias además de que siempre obtienes más operaciones positivas que te suben la autoestima.

Pero no se acaba aquí todo. A partir de ahora sera la DISCIPLINA la que te llevará a ser un ganador consistente. Sin disciplina es imposible vivir del trading. Y la disciplina operativa es fundamental. No puedes estar ganando dinero en varias operaciones y perderlo todo en una. Es muy importante que te lo metas en la cabeza. Sin disciplina no tienes futuro con el trading. Es uno de los aspectos más indispensables por no decir el que más.

Bueno, supongamos, como he dicho al principio, que vamos a operar con 1.000 euros en cuenta y aplicaremos un stop del 1%.( Quiero dejar muy claro también que el porcentaje de operaciones positivas es un aspecto importante para que la curva de resultados crezca sana y hacia arriba. Esto sólo se consigue a través de la práctica continua sobre los gráficos).

El stop del 1% para 1.000 euros son 10 euros. Sabemos que cada vez que nos salte el stop perderemos esos 10 euros. Sabemos que es vital acertar lo más posible con la operación para evitar estas operaciones fallidas y sabemos también que es muy importante reducir al máximo ese 1% de stop-loss una vez la operación se ha activado. Todo esto pondrá nuestras probabilidades a favor.

Con 10 euros de stop, está claro que sólo podrás abrir un minilote. Así que en primer lugar estará ser capaz de ganar dinero durante un tiempo prolongado operando con ese minilote y tratando de aumentar el dinero en la cuenta para poder operar con stops más amplios y a la vez aumentar el número de contratos con los que operas para así incrementar las ganancias.

Lo bueno es que en caso de pérdida, esta no supere el 1% del total de la cuenta (10 euros para 1.000), lo ideal es que en vez de esos 10 euros pierdas 8 o incluso 5 en vez de los 10 del principio. Y por supuesto, lo extraordinario es que la operación se cierre sin pérdidas ni ganancias. Todo esto en cuanto a la protección de cara a las pérdidas.

El proceso va aumentando poco a poco.

Una vez va creciendo el dinero total en cuenta y llegamos a 2.000 euros la secuencia sería la misma. El 1% de 2.000 euros son 20 euros. Ya podemos poner el stop más alejado si seguimos operando con 1 minilote o podemos ya operar con 2 minilotes doblando las ganancias y con el stop rondando la misma distancia que con 1 minilote. A gusto del trader.

Así que ahora se trataría de perder como máximo 20 euros. Si puede ser posible, mejor sólo 12 y mejor aun, cero euros.

Vemos que siempre estamos tratando de reducir las pérdidas con mucha disciplina. Es vital. Con una sola vez que la saltes puedes dar al traste con todo lo hecho hasta el momento.

Y así sucesivamente.

Claro que esto es teoría y como mejor lo verás es aplicándolo en la, insustituible, práctica. Pero vuelvo a repetir: DISCIPLINA = CONSISTENCIA