La apertura de la operación no es lo más importante sino su gestión

Cuando abres una operación, por muy segura que parezca, sólo contarás con un porcentaje de acierto a tu favor.

Ese porcentaje podrá ser mayor o menor pero nunca estarás seguro al 100%.

Nunca sabrás lo que podrá suceder tras entrar en el mercado. Cuentas con una serie de probabilidades, con la intuición, con tu sistema de entrada, pero cualquier suceso inesperado puede dar al traste con tus supuestas probabilidades.

Por consiguiente, y debido a que aun no se puede ver el futuro, la única forma de protegerte ante las desavenencias del mercado es gestionando adecuadamente tus operaciones.

Estamos de acuerdo en que la única manera de hacer crecer la cuenta es cortando las pérdidas de raíz y dejando correr las ganancias (punto más débil incluso de los traders profesionales), por lo tanto, si vemos una operación que semeja tan segura que no respetamos las reglas de la gestión y nos apalancamos por ello de más, corres un cierto riesgo de que sea una de tus últimas operaciones.

Puede que te salga bien en diferentes ocasiones pero, repito, basta con que te «coja» en una en la que te hayas apalancado más de lo debido para que vuelvas a estados de máxima desesperación.

O sea, que llegados a este punto es fácil concluir que la gestión va a ser esa herramienta que te ofrezca la consistencia, y no la entrada.

La entrada, lo dicho, tienes una esperanza de que se desarrolle como tú deseas pero no tienes la certeza por lo que desde este momento deja de ser irrelevante para hacer crecer las ganancias de tu cuenta.

Lo que si importa es que:

  • vas a estar en el lado correcto en algún momento, sí o sí. Esta es tu ventaja.
  • mientras no lo estás vas a tratar de perder muy poco poniendo un stop lo suficientemente alejado para cubrirte de la mayoría de los retrocesos del mercado.
  • y, lo más importante, cuando estás en lo cierto tienes que evitar cerrar pronto porque si no tu cuenta se mantendrá siempre en lateral.
  • mucho cuidado con el trailing-stop porque es una herramienta que suele cortar el avance de las ganancias.
  • mucho cuidado con el aburrimiento de estar esperando a que las ganancias crezcan, porque si estás en positivo se te hará muy largo el tiempo de espera para cerrar la operación y sentirte bien.

Operando intradía no es como se gana más dinero

Un día, hace bastante tiempo, leyendo a Ben Graham, me llamó poderosamente la atención uno de sus escritos.

«¿Cual es el historial de otras personas que han tratado de hacer esto en el pasado?

_  Nadie que haya investigado diligentemente la respuesta a esta pregunta, y haya aceptado de verdad los resultados, realizaría jamás operaciones intradía ni compraría acciones en ofertas públicas iniciales.» _(El inversor inteligente). «

Con el paso del tiempo y centrándome, absolutamente, en la manera de generar dinero para mi cuenta fui cayendo en la cuenta de porque decía lo dicho.

Ben Graham es el mentor de Warrent Buffet. La manera, a grandes rasgos, de operar de Warrent, todo el mundo la conoce:

Esperar la oportunidad – margen de seguridad muy grande – dejar correr los beneficios.

Como he dicho antes, cuando te centras en generar beneficios no te importa si tienes un estilo definido. No te importa si eres scalper, trader intradía o swing trader, lo que quieres es que tu cuenta se incremente.

Personalmente, ya he comentado en otros artículos que suelo operar de cualquiera de las maneras allí donde veo una oportunidad que pueda darme un rendimiento. No me importa si la operación dura unos minutos, unas horas o unas semanas.

Pero la diferencia viene cuando observas el historial de operaciones y compruebas que aquellas que más beneficios te generan son las que duran más en el tiempo, a consecuencia de dejar correr las ganancias.

Por tanto, en ese momento vuelve a mi cabeza el comentario de Graham sobre la operativa intradía.

Son bastantes los brokers que me ofrecen sus servicios centrándose sobre todo en las comisiones.

Las comisiones en Forex son mínimas pero, sin embargo, recalcan una y otra vez sobre ello, en la importancia de hacerte saber que las que ellos te ofrecen son más bajas que las de otros brokers.

No obstante, eso que a ellos les parece tan importante, para mi no lo es en absoluto.

Sí he escogido los mercados en los que opero seleccionándolos por spread. No estoy dispuesto a pagar un spread de 150 por operar en un mercado, ni mucho menos tampoco.

Pero a lo que iba, el tema de las comisiones no me parece importante porque mi principal manera de operar es:

Esperar la oportunidad – situar el stop – calcular el número de lotes – dejar correr los beneficios.

En el momento que realizas la primera y última premisa, o sea, esperar la oportunidad y dejar correr los beneficios has dejado de sobreoperar y de operar intradía por objetivos.

De alguna manera, la experiencia, que no yo, se ha encargado de enseñarme el camino para evitar operar intradía como hacía antaño.

Dicha experiencia, al ver que conseguía más dinero operando de una forma en concreto se ha encargado ella misma, sin yo ser consciente, de automatizar y operar de la manera que esta comprende que genero más ganancias.

La sorpresa me la he llevado yo, cuando, pudiéndome considerar un trader intradía por estar delante de la plataforma todos los días, no opero como tal, sino que me remito a lo anterior:

espero la ocasión – sitúo el stoploss – calculo el número de lotes – dejo correr

De ahí que siempre diga que tengo mucho tiempo libre, de ahí que el mayor tiempo de mi operativa lo ocupe la búsqueda de la ocasión que yo considero tiene unas respetables probabilidades a mi favor.

Por lo tanto, de operar intradía en mis comienzos, la experiencia extraída del resultado de mis pérdidas y mis ganancias me ha llevado a operar (cada vez más evidente) de la forma que algo dentro de mí me dice que me es más beneficiosa. Y esa es dejar correr las ganancias sin reparar en un objetivo.

Por eso no me importa tanto el tema de las comisiones.
Me importaría si hiciese muchas operaciones al día (intradía se entiende como abrir y cerrar una operación en el mismo día), pero al hacer una, dos o ninguna, la comisión es lo de menos. Ni siquiera el swap que te aplican me importa ya que el mero hecho de dejar correr las ganancias supone un mero residuo que no afecta prácticamente al resultado final.

Por lo tanto, ¿cuando me preocuparían las comisiones?

  • Operando intradía
  • Operando por objetivo

Cuando operas por objetivo lo único que haces es cortar las ganancias por lo que rápidamente pasas a hacer otra y otra operación. Estas nuevas operaciones, añadiéndole las comisiones, se encargarán de eliminar los beneficios de la operación que has cerrado al llegar a tu objetivo de ganancias y de darle, de paso, un bocado a tu cuenta original.

Y así progresivamente hasta quedarte sin saldo en ella….

La importancia de la gestión en el trading

Es algo evidente y lógico pero que pasa desapercibida (o hacen que pase) para muchos de los iniciados en el trading y no tanto.

Los 2 gráficos de abajo corresponden a 2 Time Frames distintos del EURUSD.

El primero es un gráfico de 15 minutos y el segundo de 4 horas.

Si nos fijamos en lo que se suelen fijar muchos traders, en la engañosa trazada de la cotización, parece que esta haya «andado» el mismo tramo tanto en uno como en el otro.
Es más, parece que ha avanzado más en el primero (el de 15´).

Sin embargo, en el gráfico de 15 minutos (para 1 minilote, o sea 0,10 lotes) el rango supone 18 pips, que vienen a ser 18 euros.

Y en el gráfico de más abajo, el de 4 horas, el rango supone 78 pips, que vienen a ser 57 euros por minilote.

eurusd1

 

eurusd2

Esta lógica y evidente «tonteria» no es tomada en cuenta por muchos traders de manera que entran a mercado con la misma estrategia tanto en un Time Frame de 15´como en el de 4 horas.

Esta simple observación deja claro lo siguiente:

Cuando más pequeño es el espacio temporal en el que operas, con más lotes tienes que hacerlo si quieres sacar un buen rendimiento. Véase en el primer gráfico como el avance sólo supone (en este caso a la baja) 18 pips/13 euros para 1 minilote.

Así que las ganancias serán evidentes sólo cuando operemos con una cantidad mayor de lotes.

Por el contrario, en el segundo gráfico, el recorrido supone 78 pips/57 euros por minilote por lo que la rentabilidad obtenida es mayor.
Claro que aquí ya entra en juego el factor tiempo (o la paciencia del trader en cuestión) porque cuanto más grande es la temporalidad más suele tardar en completarse el recorrido.

Por lo tanto, a menor Time Frame más lotes y menos tiempo; y a mayor Time Frame menos lotes y más tiempo.

Entonces, el capital total de la cuenta entra en juego:

– No puedes operar en un Time Frame de 15´ abriendo 9 minilotes si el capital total no te lo permite hacer arriesgando sólo el 1% del ese total.

Tendrás que remitirte a lo que tu capital de deje. (Esto es si o si, ya que si no lo respetas estarás fuera de juego en poco tiempo. No hay otra).

– Y tampoco puedes operar en un Time Frame de 4 horas, aunque sólo sea con 1 minilote, si poner el stoploss respecto al punto de entrada equivale a pasar de nuevo ese porcentaje de riesgo del 1%.

Por tanto, el capital total de tu cuenta dice mucho respecto al número de lotes con los que tienes que abrir una posición y respecto al espacio temporal en el que puedes operar.

La gestión de tu capital lo es todo a la hora de hacer trading, si quieres aspirar de verdad a llegar a vivir de este oficio y no a enriquecerte rápidamente.

El dinero está en la gestión, en la disciplina y en la paciencia.

La actitud frente a una operación abierta según en que Time Frame

No sólo es importante observar el gráfico de un mercado sino sus Time Frames particulares.

Los espacios temporales de un gráfico son fractales, esto es que se repiten los mismos patrones en cada uno de ellos.

Pero no se repiten al unísono por lo que es conveniente observar varios de ellos. Esto quiere decir que puede que no haya o veas una oportunidad en el Time Frame de 1 hora pero que sí la veas más clara en el de 30 minutos.

Lamentablemente, una vez veas la oportunidad, no podrás aprovecharte de ella si no tienes el suficiente capital en la cuenta.

Como comprenderás, no podrás abrir una operación en una oportunidad que hayas visto en el gráfico diario si para hacerlo tienes que arriesgar (desde mi punto de vista) más del 1% del capital total.

Esto es porque en un gráfico diario, a poco que muevas el stop, la cantidad requerida para situarlo aumenta mucho y seguramente con una cuenta pequeña no lo podrás abarcar.

Así que no podrás aprovecharte de todas las oportunidades que te brindan todos los espacios temporales hasta que no tengas un capital suficiente en cuenta. Mientras tanto tendrás que conformarte con operar en espacios más pequeños.

Pero no hay problema, hay muchos mercados en los que operar: divisas, índices, materias primas.

Después hay otro detalle que tienes que valorar una vez abierta la operación. Cuanto más grande sea el Time Frame más relevancia tendrá la señal y más durará en el tiempo. Así que cuenta con tener una operación abierta incluso durante varias semanas si estás operando en un gráfico diario.

Con esto quiero decir que si vas a hacer una entrada en un espacio temporal grande no te conformes con unas pocas ganancias ya que seguramente el recorrido será muy superior.

Claro que es muy difícil aguantar las ganancias. Tu Ego te está diciendo continuamente que cierres para materializarlas y quedar así satisfecho, pero esta no es la actitud correcta.

Acuérdate de cuando aun no situabas ningún stop en tus operaciones. Eras capaz de aguantar las pérdidas días o incluso semanas con la esperanza de que estas se recuperasen. Pues esta tiene que ser tu actitud respecto a las ganancias. Esperar hasta que no te queden más fuerzas.
Te aseguro que tu Ego y tu cuenta te lo agradecerán doblemente.

Perdiéndole el respeto al dinero

Cuando era pequeño era muy hipocondríaco, todo lo contrario que ahora. No podía escuchar ninguna conversación en la que hablasen de tal o cual enfermedad porque ya tenía todos los síntomas.

Me ponía pálido de verdad.

En la farmacia ya me conocían, el médico no era de familia era como de la familia (ya me daba siempre las mismas pastillas. Yo creo que eran caramelos sin medicamento alguno porque me los daba para todas las supuestas enfermedades que tenía).

Me decía que los chupara y que ya me pasaría.

Hasta que un día me «espetó» que por qué no me tomaba unas vacaciones e iba a disfrutar por ahí con las chicas.

Ahora lo he superado con creces pero tenía a mis padres realmente amargados y yo mismo me amargaba también. Ya no me acompañaban ni siquiera al Hospital en donde iba a Urgencias por supuestos infartos o rotura de venas en la cabeza.

Tal cual, no me estoy inventando nada. Era un verdadero caso de estudio. Los nervios me comían, y no lo entiendo porque mi carácter es bastante tranquilo.

Espero que mis hijas no sean así porque es realmente un verdadero calvario.

Hasta el punto que en el Hospital ya me vacilaban. Les comentaba que tenía un ruido en el corazón explicándoles con mi voz como sonaba y me decían que eso era el himno del Deportivo (en referencia al Deportivo de La Coruña).

Y voy más allá. Cuando me daban esos ataques de ansiedad incluso le cogía un cigarro a mi hermano y me los fumaba porque decían que calmaba los nervios. Yo que odio el tabaco… menos mal que no cogí el vicio.

Bueno, un verdadero trauma de mi infancia.

Un verdadero trauma que no me dejaba dormir y que no se acabó hasta que me puse firme y cogí el toro por los cuernos.

Un día, ya muy cansado, las 4 de la madrugada, dando vueltas aun sin dormir por miedo a que me parecía que tenía no se que, le di un puñetazo a la pared y me dije:

_ Si me muero que me muera.

_ Pero no me morí.

A partir de ahí todo cambió.

Ahora puedo oír cualquier conversación o ver cualquier programa sobre medicina que no me pongo nervioso en absoluto. Es más, para llevarme al médico lo tienen que hacer en carreta.

Soy el extremo totalmente opuesto.

En el trading me pasó algo parecido y lo solucioné adoptando el mismo estado mental.

En mi vida como trader estuve 3 veces a punto de quebrar totalmente, una en especial que me hizo reaccionar de la misma manera que cuando le di el puñetazo a la pared.

_ Si me arruino que me arruine.

_ No me arruiné.

A partir de ahí, comencé a perderle el respeto al dinero.

Logré operar en real con el mismo desapego al dinero que tenía cuando, en mis inicios, operaba en simulado.

Todo comenzó a fluir como debía.

Una vez que le pierdes el respeto al dinero empiezas a dominar la situación de alguna manera. Es todo mental. El verdadero poder está en la mente, en como reaccionas ante los acontecimientos, en lo frío y calculador que te vuelves, en como manejas las emociones…

Cuando algo te está consumiendo o le das un golpe a la pared o acaba contigo. Si no reaccionas y no vas de frente contra él te pasa por encima.

«Miedo afrontado, miedo que mengua; miedo no afrontado, miedo que engorda. El miedo se diluye haciendo, atreviéndose.»
_ Francisco Alcaide

La importancia de no sobreoperar en intradía

En intradía, a la hora de entrar, el error debe de ser mínimo.

Una vez que estás vigilando al mercado sueles querer entrar en todas aquellas oportunidades en las que ves, o aparentas ver, una señal de entrada.

Operar de esta manera suele llevar a la sobreoperación, y aunque abras posiciones con el número adecuado de lotes y pongas el stop correctamente, una acumulación de demasiadas pequeñas pérdidas, al final, acaban logrando el mismo resultado que una gran pérdida, sobre todo si aun no eres capaz de dejar correr las ganancias lo suficiente como para paliar todas las operaciones negativas y sacar un resultado global positivo.

Así que conviene desarrollar una estrategia de entrada y hacerlo únicamente cuando se den las reglas que has elegido porque sino el mercado se encargará de tenderte todas las trampas posibles para «arrancarte» el máximo dinero posible de tu cuenta.

 

Las ganancias comienzan en el momento en que te desapegas del dinero

El tiempo de espera cuando una operación está en beneficios es tan vital como desesperante. El deseo de materializar los beneficios y verlos reflejados como un aumento del importe total de la cuenta juega un papel muy importante de cara al éxito de un trader.

Este no sólo deberá luchar contra los mercados sino, más importante aun, contra si mismo.

Cada retroceso de los beneficios es un paso más hacia el impulso de cerrar la operación. Tiene miedo a perder lo acumulado. Es ahí donde entra en juego la fortaleza mental de un trader, en poder más que su propia psique.

Se ve la diferencia principalmente cuando operas en Simulado. Todo parece más fácil y seguramente seas capaz de hacer las cosas correctamente, pero cuando te enfrentas al real y el dinero que está en juego es el tuyo…la cosa cambia y mucho.

Los mecanismos de protección psicológicos te empiezan a dar muy malas pasadas. Eres capaz de cortar pérdidas porque un stoploss lo hace mecánica y automáticamente pero contra «dejar correr las ganancias» no tienes ninguna protección y si la empleas (Break Even, Trailing Stop) el mercado se encargará de que esos beneficios de cada una de tus operaciones sean lo suficientemente pequeños como para que tu cuenta siga siendo bajista-neutral.

El dinero está en el aburrimiento

Dispersar tu capital en múltiples operaciones es lo peor que puedes hacer como trader. No eres un inversor que busca la seguridad de la diversificación, eres un especulador.

Si quieres ganar dinero de verdad tendrás que correr riesgos. La seguridad está reñida con el rendimiento.

La labor principal es observar pacientemente todos los mercados que puedas o tu tiempo te deje, pero a la hora de operar sólo debes hacerlo en un par de ellos.

El dinero suele concentrarse en un mercado de cada vez por lo que no tiene sentido hacer operaciones en mercados que no están en tendencia en ese momento. Tienes que concentrar el grueso de tu capital y distribuirlo, si quieres, pero sólo para atacar ese mercado en tendencia añadiendo más lotes cada vez que sea adecuado.

Esta manera de operar puede que te resulte aburrida ya que una vez identificado el mercado en cuestión sólo te dedicarás prácticamente a él, pero es que tienes que comprender que es ahí, en el aburrimiento, donde está el dinero.

Las prisas por ganar dinero rápido

Un guerrero de la luz nunca tiene prisa, el tiempo trabaja en su favor.

Él aprende a dominar la impaciencia y evita gestos impensados.

Caminando despacio, nota la firmeza de sus pasos. Sabe que participa de un momento decisivo en la historia de la humanidad, y necesita cambiarse a sí mismo antes de transformar al mundo.
Por eso recuerda las palabras de Lanza del Vasto: «Una revolución necesita tiempo para instalarse».
Un guerrero nunca coge el fruto cuando aún está verde.

_Manual del Guerrero de la luz.(Paulo Cohelo)

Uno de los mayores deseos y también uno de los mayores defectos del ser humano es la prisa por enriquecerse. Teme morir mañana. La vida es corta piensa, así que mejor tratar de ser rico cuanto antes.

Todo necesita de su madurez, todo necesita de su tiempo. El que tiene experiencia, el que es profesional, avanza muy rápido en su trabajo, sin embargo, sus movimientos parecen lentos.

En el mundo de la inversión/especulación el ritmo adecuado es el mismo: paciencia para que madure la oportunidad, paciencia para que madure la inversión.

Es fácil verlo, incluso en el día a día, a poco que observes. Por ejemplo, en las populares máquinas de apuestas que se están instalando por los bares de todo el país, puedes ver como la mayoría de los que juegan en ellas hacen la apuesta para los acontecimientos deportivos más cercanos en el tiempo en vez de apostar por los más seguros pero más alejados en el tiempo.

Cuando haces de la especulación tu filosofía de vida acabas comparándolo todo con el trading. Todo está estrechamente relacionado.

Las ansias de dinero rápido es anhelo de todo el mundo, y es ahí donde nos perdemos.

Si sólo lees lo que todo el mundo está leyendo, sólo puedes pensar lo que todos los demás están pensando_  (Murakami)

La frase anterior de Murakami viene a decir que si lees a alguien que sea alguien que lo haya conseguido de verdad sino corres el riesgo de alcanzar lo mismo que él, tanto para bien como para mal. De ahí que siempre recomiende a todo el mundo que se inicia en la especulación, el comenzar una línea de investigación propia, de abrir uno mismo el camino.

Aunque claro, abrirlo lo abre cualquiera, después viene la perseverancia y el sacrificio. La mayoría no pasan del «abrirlo».

Pues volviendo al tema de hacer lo que hacen los mejores no cabe fijarse sino en 2 especuladores, que no inversores, como Warrent Buffet y George Soros, 2 de los hombres más ricos del mundo. Algo tienen que haber hecho bien.

Por supuesto que ambos tienen algo en común ya que comparten esta misma idea: «La buena inversión raya el aburrimiento». 

Así que si estas 2 personas, han hecho un lema de esa frase, no somos nosotros los más adecuados para llevarles la contraria.

A sus más de 80 años, Warrent, no tiene ni la más mínima prisa por apurar sus inversiones. La vida es corta pero hay tiempo para todo, se trata más bien de «saborearlo».

Ambos inversores se caracterizan por esperar con mucha paciencia a su presa, dejan madurar la oportunidad el tiempo que haga falta, no tienen prisa, no se trata de disparar por disparar. Las prisas por ganar dinero es el principal motivo de que lo pierdas más rápido a un si cabe.

¿Cuantas veces habrás visto que ganarías más dinero aguantando una sola operación abierta el tiempo suficiente que haciendo lo que haces?: cortar los beneficios rápido para abrir aun más rápido si cabe otra serie de operaciones.

Como digo, la manera de operar de estos 2 especuladores raya el aburrimiento. Pero su característica más importante no es la espera de esa presa por el tiempo suficiente ni el margen de seguridad aplicado por Buffet, sino lo siguiente: ponen siempre sus inversiones en «piloto automático».

Normalmente, la mayoría de los especuladores no aguanta mucho tiempo sin ser capaz de cerrar una operación con beneficios. Extrañamente, Soros y Buffet tienen algo innato: son capaces de dejar correr una posición en beneficios como nadie. Es aquí donde está la diferencia entre ellos y el resto.

La decisión de poner la inversión en piloto automático, elimina cualquier autoengaño que pudiese hacerle creer que sabe cúal va a ser la evolución que sigan las acciones (la típica manía de todo trader profesional y no profesional de tratar de adivinar y establecer objetivos), y elimina la capacidad que tiene el mercado de enojar a las personas por desquiciada que sea su recuperación. _ El inversor inteligente (Benhamin Graham)

Ya lo tengo comentado en alguna que otra ocasión:

– El trader perdedor es aquel que deja correr las pérdidas y corta las ganancias de raíz. NO GANA DINERO.

– El trader profesional es aquel que corta las pérdidas de raíz pero tampoco deja correr las ganancias lo suficiente. NO GANA DINERO.

– Y el trader ganador es aquel que corta las pérdidas de raíz y deja correr las ganancias.

Y tu dirás. ¿Y hasta donde las deja correr? Pues simplemente hasta que desaparecen las condiciones que han hecho que haya abierto esa operación.

La maldad o perjuicio mayor de un trader es buscar una regla exacta tanto de entrada como de salida. No soporta la incertidumbre. Por lo tanto, se pasa su mayor vida como trader buscando esos 2 parámetros sin darse cuenta que sólo la práctica continua le dotará del sentido necesario para abrir y cerrar una operación en el momento adecuado.

No se trata de dominar la certeza sino el caos y esto, como digo, no se logra con reglas ni fórmulas matemáticas exactas sino con el sexto sentido que te da dominar la materia.

Cuando se alcanza un principio uno se desapega del principio. De esta manera posee uno una independencia espontanea de forma natural y logra hacer maravillas. Uno actúa sin pensar y logra resultados de forma natural. 

_El libro de los cinco anillos

Y para terminar, otro genio del mercado, (Peter Lynch):
«La gente no tiene paciencia para enriquecerse lentamente. En lugar de ello decide arruinarse rápidamente» 

La defensa es el mejor ataque

«Si refuerzas la vanguardia, debilitarás tu retaguardia; y si refuerzas tu retaguardia, tu vanguardia opondrá poca resistencia. Preparar todas las partes hará que todas sean débiles.» Sun Tzu_ El Arte de la Guerra

El pilar central, el que sujeta todo un sistema de trading y sobre el que asentarás toda tu operativa se llama: gestión del dinero o riesgo.

Lo primero, antes que nada, es trazar dicho plan de gestión. Sin él, abstenerse de operar.

La gestión del riesgo supone eliminar todo aquello que te hace perder o incurrir en pérdidas. Y cuando digo, todo aquello que te hace perder, me refiero a cualquier cosa que puedas imaginarte o no….. Son muchas las balas que van en dirección al trader, saber como esquivar el paso de cada una es lo que debes encontrar.

Estas son las pautas que debes seguir para configurar tu sistema defensivo:

1.- Saber en que mercados vas a operar.

Hay mercados mucho mejor de operar que otros, hay mercados que se copian los movimientos, hay mercados en donde es más factible más ganar dinero. El mercado o mercados en los que vayas a operar debes conocerlos al dedillo, a qué reaccionan. Todo lo que apuntes o aprendas sobre cada uno, individualmente, será poco. No trates de abarcarlos todos, es mejor ser experto en alguno que sólo saber algo de cada uno.

Eliminar los mercados o activos con mayor spread (comisión) es una forma de defensa.

2.- Cómo vas a entrar en el mercado

Después de saber en que mercados vas a operar tendrás que saber a través de que lo vas a hacer: al contado, cfds, futuros, opciones.

– Además tendrás que calcular que porcentaje de capital arriesgarás en cada operación.

– Elección del espacio temporal. No todas las cuentas valen para operar en todos los time frames.

– Cómo determinas donde poner el stop y averiguas el número de lotes con los que vas a entrar.

3.- Qué plataforma vas a usar para tu operativa

No todas la plataformas valen. Las hay muy rudimentarias. Pruébalas primero en simulado para ver si te convencen antes de decidirte por un broker u otro. Una plataforma mala te hará perder dinero. Y cuando hayas hecho tu elección si no aprendes a manejarla antes de pasarla al real, también.

4.- Indaga en tu personalidad 

Cada especulador es diferente. Busca tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Potencia los primeros y limita los segundos. Muchos errores de disciplina acarrean numerosas pérdidas.

5.- Escribe tus reglas

Una lista de reglas a cumplir nunca vendrán mal a la hora de enfrentarse a los mercados. Estas reglas serán tanto de carácter técnico, como psicológico, como de estrategia.

6.- Forma de entrar

Debes tener claro como vas a entrar en el mercado, y más que claro, esperar el momento idóneo para hacerlo. A veces, la forma de entrar es totalmente etérea, no obedece a ninguna señal técnica ni fundamental pero tú logras verla, de eso se trata, de ver la oportunidad antes de que se haga evidente. Esta cualidad solo la ofrece las horas de vuelo en el «campo de batalla» (por supuesto que el real no el simulado).

Por supuesto que sobreoperar va en contra de la gestión adecuada del riesgo.

7.- Salida de una posición abierta.

La retirada es la más difícil de las estrategias. Si en vez de estudiar como entrar te centras más bien en como salir tendrás casi todo el trabajo hecho. Gestionar las ganancias es un punto vital, tienes que establecer también una estrategia para defenderlas.

Cuando empiezas a diseñar un sistema de trading partiendo de la gestión del dinero, los cimientos sobre los que edificarás dicho sistema serán indestructibles. Se trata de preparar una muy buena defensa para que el capital de tu cuenta no sufra mientras esperas la oportunidad para atacar.