Pros y contras de operar intradía

PROS: posibilidad de ganar mucho dinero hasta la independencia económica y algo más.

La realidad es esta. Ganar dinero haciendo trading es muy difícil. Si le hacemos caso a Warrent Buffet y a su mentor Ben Graham la verdad es que nadie haría trading.

Para ellos los 3 instrumentos de los que todo inversor debe huir como de los demonios son:

  • OPVs
  • Warrants
  • Trading intradía

Sin embargo es absolutamente factible ganar dinero en el intradía aunque los dones para conseguirlo tengan que ser varios e incluso alguno de ellos sobrehumano.

CONTRAS:

  • Tienes que estar muy pendiente de los gráficos por lo que la dedicación debe ser absoluta. Cuando haces trading intradía tienes que estar dispuesto a “quemarte las pestañas” frente al ordenador. Es un trabajo muy solitario, te tiene que gustar mucho y por supuesto que nunca triunfarás si sólo te acercas al intradía con el único objeto de hacer dinero. Tiene que ser tu pasión y tu personalidad tiene que coincidir en un grado muy elevado con lo que este tipo de operativa te va a exigir. Por poner un ejemplo, si eres muy hablador y necesitas el contacto de la gente, el trading no es para tí.

Tienes que ser consciente de que la oportunidad aparece cuando menos te lo esperas, sobre todo si el time frame en el que operas es muy pequeño, de ahí que no te bastarán un par de horas como la publicidad engañosa te cuenta: “Consigue el sueldo del mes trabajando 2 horas diarias”.

Para lograr hacer esto no sólo necesitarás 4 Masters, 5 Carreras y toda la experiencia del mundo sino que la oportunidad que esperas se digne a aparecer justo cuando tú consideras que vas a trabajar esas 2 horas. Hay que bajarse de las nubes antes de que el mercado te obligue a ello.

El trading te exige igual o más sacrificio que le puede exigir su profesión a cualquier deportista de Élite. Al igual que en la especulación intradía sólo llegan unos pocos. Así que antes de aventurarte y perder tu dinero para nada pregúntate si serás capaz de aguantar el sacrificio que te va a exigir la profesión.

  • Las operaciones con pérdidas tienen que ser muy pocas. La experiencia es un grado pero no sólo vale con eso, tienes que ser capaz de elegir una técnica de entrada que te permita no sobreoperar y entrar en el mercado cada vez que pienses que esa “es la buena”.

Teniendo en cuenta que si sólo quieres arriesgar el 1% del total de tu cuenta por operación, si tienes 5 operaciones negativas habrás perdido un 5% de la cuenta por lo que sólo para equilibrarla tendrás que obtener otras 5 positivas. Pero el problema es que no todas te darán el importe perdido, unas llegarán pero otras no.
Por supuesto que también las hay que sobrepasan el objetivo y este es un punto crucial. Cuando la cotización llega al objetivo no se debe cerrar, se de debe dejar un margen de poder seguir sumando subiendo el stop cercano al objetivo, nunca cerrarla.

Por lo tanto, para que la curva de resultados sea positiva la relación mínima tiene que ser por lo menos de 2 a 1 (ganancias/pérdidas).

Y volviendo a hablar de objetivo, puedes trazar uno, pero ¿quién te dice que lo va a alcanzar? Nadie puede prever el futuro, por lo tanto el margen de error en la operativa intradía es mínimo.

  • La elección del espacio temporal es otra. El trader que sea capaz de entender en cada momento la relación existente entre ellos tiene casi todo el trabajo hecho. Sería ideal que solo existiese un espacio temporal para cada uno de los mercados. Siempre hay una manera y esta sería ceñirse a uno sólo obviando todos los demás. Demasiada disciplina para cualquier trader que se puede aburrir en un único espacio temporal esperando la oportunidad ideal.

Además, cuanto más pequeño sea el espacio temporal más ruido de mercado, más señales falsas, más control psicológico, más disciplina y más atención requiere.

Por tanto, con el trading intradía se puede ganar mucho dinero pero antes deberás pasar muchas fases, tanto técnicas como psicológicas, el tiempo no te va a llegar a nada (sobre todo hasta que seas capaz de ganar dinero consistentemente) y tendrás que llegar a tener ciertos detalles muy claros en tu mente.

2 pros y 2 contras de operar en un sólo lado del mercado

Uno de los paradigmas que me he encontrado en la búsqueda de la simplicidad máxima en el trading ha sido el dilema de si era conveniente también simplificar y elegir exclusivamente uno de los 2 lados del mercado para operar.

Como es lógico en todos los casos, me he encontrado con una serie de pros y de contras.

PROS:

  • Uno de los mayores inconvenientes de operar tanto al alza como a la baja es que las señales interfieren entre si. Verás señales alcistas cuando estés operando a la baja y viceversa. Y una de las consecuencias principales de ello es que no serás, por este motivo, capaz de dejar correr las ganancias.

Lo verás mejor en el siguiente gráfico:

trading

 

Si estás operando en ambos lados y en este caso, al alza, seguramente cuando la cotización llegue a la linea de resistencia (punto A) te entren las ganas de entrar corto a la contra. De esta manera cortarás las ganancias por no seguir la tendencia, a parte de tener que salir con pérdidas. Si sólo operases al alza esto no te ocurriría ya que desecharías la mayoría de las señales bajistas.

  • Otro de los pros es que si operas en un sólo lado, además de acortar el tiempo de tu aprendizaje a la mitad, acostumbrarás a tu ojo o subconsciente a identificar perfectamente las señales propias del lado en el que elijas operar.
    Renunciar a uno de los lados te hace más perfecto a la hora de interpretar las señales del mismo pero no por eso renunciarás totalmente al otro ya que inconscientemente lo estarás practicando puesto que interpretar las salidas del lado que has elegido es interpretar las entradas del otro lado.

CONTRAS:

  • Si sólo operas en un lado del mercado te encontrarás con que dejarás de ganar dinero en ambos. Tengo oído, y es lógico, que un buen trader es aquel que es capaz de sacarle dinero a ambos lados, tanto en el alcista como en el bajista, pero como no es una ley, lo que manda es que seas capaz de sacar dinero sea como sea.
    Por tanto, queda sentado que operando en un sólo lado renunciarás a ganar dinero en uno de ellos.

Aquí yo pondría un matiz. En el trading, más que en ningún otro oficio, manda la flexibilidad por lo que tampoco es cuestión de renunciar a oportunidades alcistas como la que se vio cuando el BOJ quiso elevar la inflación de la economía japonesa al 2%, devaluando el Yen. Está claro que aunque apoyemos a un lado en un 99% siempre dejaremos el restante 1% para oportunidades del lado contrario en las que las probabilidades de salir victorioso sean del 100%.

Con esto quiero decir que hay que seguir la reglas pero saber también cuando es el momento de romperlas.

  • Otro de los contras viene del lado psicológico. Es muy pero que muy difícil por no decir casi imposible ser capaz de dejar pasar una oportunidad que se da en el lado opuesto al que sueles operar. Aquí manda la disciplina y si has elegido un lado vas a operar sólo en ese lado y si no ocurre una oportunidad como la explicada en el párrafo anterior no debes entrar, sino más te vale seguir operando en ambos lados.

Una vez que tomas una decisión lo peor es mantenerte en el medio, debes aceptarla con todas las consecuencias. Disciplina férrea es el estandarte de un buen trader.

De todas maneras tienes algo a tu favor para poder superar el ansia de tener que operar en ambos lados a la vez. Si sueles hacer operaciones en bolsa, materias primas y divisas sabrás que siempre encontrarás un mercado que se mueva al alza o a la baja.

Decidirte a operar al alza o a la baja tiene que ser una decisión que debes sopesar seriamente si aun no has sido capaz de ganar dinero operando en ambos sentidos. 

La mala costumbre de invertir en acciones

Cuando recibes consultas, opiniones y análisis sobre los mercados, alrededor de un 90% largo lo es sobre algún tipo de valor bursátil en concreto.

Echando la vista atrás hemos mejorado porque la idea que antaño tenía la gente sobre la bolsa era la imagen de algo inaccesible salvo para grandes patrimonios. Como digo, en este punto hemos mejorado, pero aun así el pequeño inversor sigue anclado en la prehistoria.

Sólo los más  jóvenes, gracias a Internet, se van interesando y adentrando en otros mercados fuera de la renta variable. Esto deja a las claras que el mercado de acciones va a ir perdiendo adeptos poco a poco en el futuro en post de Forex, Materias Primas e Indices bursátiles mundiales.

Haciendo referencia a lo que he dicho anteriormente sobre que más de un 90% de los inversores sólo están interesados en acciones se ha desarrollado o inventado, al calor de ello, un auténtico arsenal diabólico destinado al acoso y derribo del novato.

Esta esquilmación es vista claramente desde fuera por los que llevamos tantos años en los mercados y gracias a nuestra experiencia de haberlo probado previamente en nuestras carnes.

Se trata de mecanismos de destrucción masiva que están especialmente diseñados para arruinar al pequeño accionista:

OPVs:

se suelen producir al final de un ciclo alcista cuando la empresa está cara y es buen momento para venderla. Desde ese mismo momento comienzan a aparecer en TV más y más anuncios tratando de captar al pequeño accionista, y lo hacen porque la economía está boyante y la sensación es de que todo va a seguir subiendo.
Además, las promocionan con un % de descuento más barato de lo que van a salir a mercado por lo que tratan de hacer ver al inversor que el mismo día de salida a bolsa ya van a ganar dinero. Lo que no se imaginan es que esa rebaja queda descontada en el mismo momento en que la acción sale a bolsa igualándose la cotización al precio con el descuento.

A los pocos meses el pequeño accionista comenzará a ver en su cuenta el impacto negativo de tal apuesta.

Ejemplos: Altadis, Logista, Parques Reunidos, Recoletos, Bankia…etc,etc,etc.

OPAS DE EXCLUSIÓN:

cuando el pequeño accionista, que suele aguantar siempre las pérdidas con la esperanza de que algún día se recupere la cotización, atisba ya que salimos de la recesión y que se vislumbra una posible luz para la recuperación de las cotizaciones sufre un nuevo varapalo: las OPAS DE EXCLUSIÓN: en dichas Opas se ofrece un precio por encima de la cotización actual del valor que va a ser excluido de la cotización en bolsa. Para los que han comprado en los últimos días perfecto pero para los que llevan acumulando pérdidas desde que el valor comenzó a bajar es un desastre total. Verá como el dinero que invirtió en su día se verá reducido incluso en más de un 80%.

Suelen aparecer en los momentos más bajos de la economía.
Ejemplos: Metrovacesa, Banesto, Dermoestética…

AMPLIACIONES DE CAPITAL:

son unos de los instrumentos más utilizados por las empresas que cotizan en bolsa para captar dinero para nuevas inversiones, en suma, para crecer.

Es inevitable un nuevo desembolso en metálico por parte del accionista para acudir a la ampliación de capital y para que le den un número nuevo de acciones dependiendo de la proporción que haya elegido la empresa que la emite.

En este caso el accionista tiene la opción de acudir o no. Si acude, para lo que tiene que desembolsar como he dicho x cantidad de dinero, se hace en propiedad con nuevas acciones pero cuando estás comienzan a cotizar dicha cotización suele quedar estancada meses y meses, sino baja, por el efecto dilución de las nuevas acciones.

Si decide no acudir se quedará con un menor número de acciones en proporción por lo que si sube la cotización de la compañía en cuestión ganará menos dinero que si subiese antes de la ampliación. Por decirlo de alguna manera, es como si pasara de tener 100 acciones a tener 75.

Ejemplo: aquel que haya invertido en Service Solutions pondrá muy en duda el famoso dicho de que “en bolsa a largo plazo nunca se pierde”.
Esta empresa, antigua Picking Pack, siempre ha tenido la costumbre de crecer a golpe de ampliación. No conozco accionista que haya ganado dinero con este valor a largo plazo.

QUIEBRAS:

toda empresa que cotiza en bolsa está expuesta a una posible quiebra y concurso de acreedores. La pérdida de valor por parte del accionista suele ser prácticamente total.

Ejemplos: Terra, Astroc, Bankia, Banco de Valencia, Pescanova.

Para concluir, con las acciones la probabilidad de hacerte algún día rico son prácticamente nulas, y menos para sacarte un sueldo mensual. Ni lo sueñes.
Para lo único que deberías invertir en acciones es para hacer una cartera de cara a tu jubilación.
El único momento que recomiendo para hacerlo es tras una recesión en empresas que se han reajustado duramente y que no tienen prácticamente deudas. Serán las que más suban.

Alternativa a las acciones: materias primas, divisas, Indices bursátiles y todo ello a través de Futuros y CFDs.
Y claro, tu me dirás. Si hombre, el apalancamiento puede destruir tu cuenta en minutos.

Y yo te diré: _ y una pistola puede también matarte si no la sabes usar.

Si decides operar en estos instrumentos que te he dicho si un plan de gestión del riesgo estás muerto, económicamente hablando, pero nunca verás quebrar una materia prima, una divisa o un Indice. Aquí las reglas son diferentes, las probabilidades de vivir de ello o de alcanzar la independencia económica aumentan dramáticamente respecto a las acciones.

Eso si, requiere una preparación previa…nada es fácil en este mundo.