La base de mi sistema de trading

La principal misión del especulador o trader es la de generar dinero. No importan los medios ni las herramientas, sino el fin.

Hay traders que se definen de varias maneras posibles: intradía, scalpers, swing traders…

Personalmente, y como buen trader discrecional que soy, no pertenezco a ningún grupo en concreto. Vamos, que donde vea una operación factible allí estoy, me da igual que dure unas horas, unos días o unas semanas…

Por mis comienzos voluptuosos, con pérdidas sobre pérdidas, la base de mi sistema de trading (nótese que digo sistema de trading a secas y no sistema de trading mecánico o automático) se centra en evitar todo aquello que pueda provocar un retroceso en mi cuenta.

  • Stop-loss
  • Número de lotes adecuado
  • Evitar situaciones que puedan suponer pérdidas inmediatas (como entrar a mercado antes de un dato importante…)
  • No arriesgar, por operación, nunca más del 1% del capital total

Como se puede ver las directrices principales se reducen a unas cuantas pero hay que tener en cuenta toda la experiencia acumulada que hay detrás de cada una de ellas. No funcionan por si solas.

Cada una de las cuales tiene una forma de ejecutarse, una razón de ser, y unos parámetros concretos con muchas horas de labor empleadas en ello.

Una vez asegurado el capital por medio de la gestión del dinero llega la hora de exprimir aun más el sistema defensivo. Y esto se consigue reduciendo el porcentaje de operaciones negativas.

Hay diversas formas: operando con una sola estrategia cada vez que se de la señal de entrada o entrando con todas las estrategias posibles sin discriminar ninguna cuando las posibilidades de éxito sean máximas (discrecional).

De la primera manera siempre tendrás el mismo porcentaje de fiabilidad, de la segunda podrás aproximarla al máximo que puedas dar.

Tras esto viene una parte muy importante y que hará que tu sistema sea único: la personalización.

No a todos los traders nos gusta operar de la misma manera ni tenemos las mismas preferencias. Es más, no vas a conseguir mucho operando con el sistema de otro trader por muy ganador que sea.

Por lo tanto, es arma fundamental personalizar el sistema de trading y adaptarlo a nosotros y no que sea el trader el que se tenga que adaptar al sistema.

Personalmente, y aunque me guste estar mucho delante de la pantalla, mi sistema está adaptado para que este siga en funcionamiento aunque esté ausente, aunque esté durmiendo…

Básicamente está basado en la estrategia que mejores resultados me ha dado: cortar pérdidas y dejar correr beneficios.

Mediante esta táctica el único tiempo que estoy más ocupado es a la hora de buscar o esperar la oportunidad. Una vez descubierta me limito a situar el stop, calcular el número de lotes y dejar que pase lo que tenga que pasar.

Los beneficios son múltiples:

  • No hay que estar continuamente pegado a la pantalla consultando la posición.
  • Las pérdidas posibles están asumidas de antemano.
  • Al no estar pendiente de la operación acabo dejando correr los beneficios mucho más que si estuviese.
  • Tengo toda la libertad del mundo. Una vez entro no tengo ya casi nada más que hacer sino esperar.

Tengo asumido, (y ahora es donde viene la parte peliaguda del sistema, la psicología) que operando de esta manera voy a tener muchas operaciones negativas pero con pequeñas pérdidas (aunque según vas acumulando experiencia y tu mente aprende a ver “cosas” sobre el gráfico que antes no veías el porcentaje de acierto va aumentando) y pocas pero grandes ganancias que van a eliminar todas las operaciones perdedoras y encima voy a salir con saldo muy positivo.

Pero como decía, (me ha costado mucho) he preparado concienzudamente la parte psicológica de mi trading: el psicotrading.

  • No todo el mundo es capaz de abandonar una operación a su suerte y cerrar la plataforma con ella abierta.
  • No todo el mundo es capaz (estando en beneficios) de aguantar los retrocesos de estos sin cerrar la posición.
  • No todo el mundo es capaz de promediar a favor en los retrocesos de los beneficios en vez de cerrar.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar como los beneficios se reducen a la mitad o acaba incluso saltando el stop tras haber acumulado unas importantes ganancias latentes por tratar de esperar por esa operación en la que cotización ya no regresa más al punto de entrada.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar una larga serie de operaciones negativas esperando por la gran “ola”.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar el stop en su punto inicial sin hacer Break Even o Trailing stop.
  • No todo el mundo tiene la paciencia necesaria para dejar correr las ganancias ni para aguantar las ganas de materializar los beneficios.

Por lo tanto, concluyo: las reglas idóneas para realizar un buen trading son relativamente fáciles de concretar pero muy difíciles de llevar a cabo.

Creo que con el listado que he expuesto en la parte inferior del artículo basta para dar a entender que el trader, para llegar a ser consistente, no tiene que trabajar sólo la parte técnica del trading sino que la que le va a dar esa consistencia va a ser el trabajo duro sobre su parte psicológica, la que le permite llevar a cabo las reglas técnicas.

Por tanto, sólo hay un camino hacia la consistencia: el psicotrading

¿Rendirse? Nunca

Como ya veras te he escrito alguna otra vez, es que de verdad que estoy en un momento que ya pienso en dejarlo todo, es casi un año y medio con una dedicacion de varias horas diarias y parece que me estoy volviendo consistente pero en perdidas, es que no hay manera, no se si sera que ahora el mercado esta como para no hacer nada.
Respeto escrupulosamente el max.de perdida en el 1%,solo opero graficos de 1 h .intento ver bien la direccion de la tendencia en graf.superiores, mi metodologia es basicamente, patrones de d.t  d.s.  rectngulos etc.
casi la mayoria de posiciones se me ponen en positivo, pero no las cierro, dejo estirarlas un poco mas, (igual es que soy demasiado ambicioso).
y al final me salta el s.l.
no se si tu ves algun consejo para darme.
gracias por tu paciencia,igual es la que me falta a mi,por leer mis cartas, y tu tiempo.

Contestando a Jaume:

Verás Jaume. Me dices que llevas 1 año y medio operando durante varias horas diarias y que lo único que cosechas son pérdidas. ¿Y piensas dejarlo?

Mira, es como si me dices que estás estudiando para abogado y al año y medio lo dejas.
Es como si me dices que estás estudiando para odontólogo y al año y medio lo dejas.

El problema de la profesión de trader es que no hay un temario.

Estudiando cualquier carrera habitual sabes que tienes que “pandar” entre 3 y 5 años (dependiendo de la elegida) y luego el Máster y todos los cursos añadidos, proyectos, etc.

Y te estoy hablando sólo de la teoría. Tras los 5 años y demás viene el periodo de asimilación de la profesión mediante la práctica, que también te va a exigir unos cuantos años más de tu vida.

El problema de la gente que se acerca al trading, quizá uno de los más importantes, es que no se lo toma como una profesión. Es más, muchos se acercan por hobby, y claro, los resultados cantan. Pérdidas, desesperación, etc.

El trading es una carrera muy larga, la tienes que tomar tan en serio como cualquier otra carrera. El problema, como te decía antes, es la falta de un temario estipulado.
No hay una fecha de inicio y de final, de ahí la desesperación y que parezca que nunca se va a acabar.
En cualquier otra carrera sabes que tras 5 años, más o menos, te vas a licenciar, pero en el trading no sabes cuando va a ser.

Y puestos en el caso de que llevas 1 año y medio durante varias horas diarias. ¿No te has planteado que, si tomas sólo el tiempo como referencia, aun estás en tus inicios? El trading es uno de los oficios más duros y largos en su aprendizaje.

Imagínate que has estudiado (que no lo se) o que vas a estudiar una carrera. ¿Estás enfocando al trading de la misma manera?.
Le dedicas al trading varias horas al día, pero estudiando una carrera, ¿cuantas más le dedicarías?.

Yo conozco gente que, para presentarse a una oposición, han estado estudiando varios años seguidos durante 18 horas seguidas al día, incluidos la mayoría de los fines de semana… y alguno de ellos aun no ha aprobado la oposición…

Los que llegan a la meta son los que no se rinden nunca, los que perseveran hasta el final, los que se levantan tras cada caída, los que superan todos los obstáculos.
Por eso no quiero oírte decir la palabra: rendirse.

El oficio de trader exige mucho sacrificio y tesón porque el premio final es muy grande.

Mira, me he cansado de leer y leer teoría (en su día) hasta que ya no encontré más que leer y tuve que realizar mi propio camino. (Te he hablado al principio que no hay un temario de trading).

Me he cansado de operar durante años hasta establecer una estrategia que fuese compatible conmigo, con mi forma de ser, que me sintiera a gusto operando con ella.

He acabado con cientos de blocs de notas hasta llegar el momento de no tener nada más que apuntar, hasta reducir todo lo apuntado a una única nota con un par de reglas que resumen y acumulan el poder de todas las demás notas tiradas a la papelera.

Es un proceso lento, muy lento, donde al principio todo es material y más material, y al final, mirando hacia atrás, observas todo el camino andado y todas las notas, apuntes, experiencias, etc. dispersas a lo largo de ese camino. Notas secundarias que han dado paso a la esencia del trading, a lo primario, a lo que en realidad si importa.

El aprendizaje del trading es todo un proceso de selección.

En esa única nota, después de tanto y tantas frases apuntadas solo ha quedado lo siguiente:

  • Operar y Meditar

Nada más.

Operar porque es la única manera de coger experiencia.

Meditar porque es el atajo más rápido a las incógnitas.

Cuando identificas lo que debes hacer el verdadero poder te lo dará acumular más y más horas haciéndolo (rutina). A unos le llevará más y a otros menos tiempo pero lo que está totalmente prohibido es rendirse.

Mira si es tu vocación porque se necesita de mucha para superar todo el sacrificio que el trading exige.

Si no te gusta esta profesión no encontrarás la motivación necesaria para seguir.

NO es conseguir dinero, es disfrutar del proceso sabiendo que la recompensa está al final del túnel.

NO es que en el momento actual no ganes dinero porque no hay ninguna oportunidad.

SIEMPRE hay una oportunidad sólo que tienes que verla.
Observa el gráfico y verás cuantas has perdido mientras te estás lamentando o desesperando.

La PACIENCIA, desde luego que es vital. La sobreoperación es uno de los más grandes daños para la cuenta del trader.

El número de técnicas que empleas para entrar también:

supón que entras con 5 técnicas distintas…

– La primera tiene una fiabilidad del 70%

– La segunda del 55%

– La tercera del 60%

– La cuarta del 52%

– Y la quinta del 63%

Si hallas la media, las 5 juntas suponen una fiabilidad del 60%

No está mal pero por entrar a mercado con las 5, cada vez que surge una en el gráfico, has rebajado la fiabilidad de un 70% a un 60%.
Y ya no te digo nada si una de las técnicas tuviese una fiabilidad del 30%. Entonces te llevaría la media mucho más abajo.

Y no sólo eso, sino que estás repartiendo tu tiempo de aprendizaje entre 5 técnicas distintas por lo que acabarás teniendo un nivel bueno pero nunca un nivel de experto.

Lo ideal será coger la técnica que arroja ese resultado del 70% de fiabilidad y operar sólo con ella. Te aseguro que llegará un momento en que tu “ojo” la identifique con sólo que aparezca en el gráfico.

Ten en cuenta otra cosa muy importante: aunque esa única técnica con la que vas a operar tuviese una fiabilidad inicial del 20%, llega un momento que con la experiencia la vas evolucionando de tal forma que llegará un día en que te de un % de fiabilidad espectacular.
Por eso siempre insisto en escoger una única técnica y desarrollarla en el tiempo, operar siempre con ella (por muy malos resultados que nos de al principio) en vez de buscar la técnica perfecta que nunca vas a encontrar.

Estarás dejando de ser mediocre operando con 5 técnicas para ser muy bueno operando con una sola.

Pero claro, ¿donde está ahora el problema?

Pues en lo que dices al final del correo: en la paciencia.

En la paciencia que hay que tener para esperar sólo y exclusivamente a esa única señal de entrada dejando pasar otras señales que muy bien podrían dejarte unos buenos beneficios.

Pero es que aquí es donde está el quid de la cuestión, el detalle que marca la diferencia.

En ser capaz, en tener la disciplina y la fuerza mental suficiente como para no caer en la tentación.

Date cuenta que si lo haces y entras con una señal diferente a la que estás esperando ya no estarás operando con una sola técnica sino con dos, por lo que, de nuevo, estarás reduciendo el porcentaje de fiabilidad y exponiendo tu cuenta a una posible nueva pérdida y a todo el negativo proceso psicológico que ello conlleva.

Operar y meditar, todo se reduce a eso y por supuesto… a no abandonar nunca tu sueño.

Poco pero bien hecho

Sin ya referirme a otros temas o tareas diferentes, ya sólo dentro del trading puedes hacer tantas cosas como para ocupar todo el día y toda la noche. No se trata de eso, ni mucho menos, sino de tener la habilidad de realizar consistentemente aquello que más beneficio te va reportar. Beneficio no sólo económico sino en todos los sentidos de la palabra.

La mayoría de los traders que están en el mercado no operan a tiempo completo y si ya es un gran error tratar de abarcarlo todo aunque tengas toda la jornada para ti, mayor error será querer hacerlo todo en menos tiempo.

Por lo tanto es vital identificar todo aquello que te hace crecer y realizarlo un día si y otro también, con constancia.

Es muy importante lo de la constancia. La mayoría de los traders no consiguen resultados porque abandonan antes de tiempo. Los resultados tardan en llegar, hay que llamar a la puerta una y otra vez.

Por poner un ejemplo cotidiano, mi perro cada vez que entro en la cocina no sale de mi lado. Insiste una y otra vez, se me sube a la pierna, da vueltas a mi alrededor. Yo le digo una y otra vez que no le voy a dar nada, que se vaya a comer el pienso, pero el insiste e insiste hasta que casi siempre le acabo dando algo y otras veces que no le quiero dar, se me cae un trozo de pizza por ejemplo y se la lleva.

Hay que insistir una y otra vez aunque veamos que la puerta está cerrada a cal y canto, nunca se sabe lo que va a caer. Si desistes a la primera de cambio seguro que te vas a ir con el rabo entre las piernas.

Y cuando ya tienes esas tareas primarias identificadas, las que mayor beneficio te aportan y adaptadas al tiempo que dispones para operar, hay que insistir una y otra vez sobre ellas, sólo la acumulación de horas será lo que te lleve a los resultados que deseas, horas y horas de dedicación a lo mismo.

Y cuidado, en caso de poder algún día dedicarle más tiempo al trading es muy contraproducente añadir más tareas por el mero hecho de tenerlo. Lo que hay que hacer es dedicar esas horas extras a hacer con más intensidad aquello que hacías cuando tu tiempo era escaso. NO añadas más tareas sino que dedícale más tiempo a lo mismo, te harás aun más experto.

NO se trata de diversificar sino de concentrar, eso es lo que te hará avanzar de verdad y que te especialices en algo.

La disciplina operativa

Imagina que tienes en cuenta 1.000 euros y que te has propuesto situar en todas tus operaciones un stop-loss del 1% del total de la cuenta. Esto son 10 euros de pérdida si salta el stop.

Sabes que alguna vez saltará dicho stop sin poder hacer nada para reducirlo pero otras veces no. Son estas veces, en las que tu operación entra en positivo las que tienes que cuidar especialmente. Esto es porque en la mayor parte de las ocasiones la cotización se da la vuelta, vuelve a entrar en negativo y te hace saltar stop.

Por lo tanto, los stops que saltan porque no podemos hacer nada para evitarlo son daños colaterales que no pueden ser evitados. Pero los que si pueden ser evitados o por lo menos mitigados son, como he dicho antes, aquellos en los que la operación entra en positivo. Es cierto que el stop no debe ser movido a Break Even tan pronto entres en beneficios, porque la mayoría de las veces serás barrido con facilidad, pero cuando tienes x ganancias ya es hora de hacerlo.

Con esta práctica reducirás en un alto porcentaje los stop-loss barridos. Quizá los reduzcas a mucho menos de la mitad.

Se obtiene un gran beneficio con esta práctica:

– beneficio psicológico, puesto que sabes que una vez movido el stop al punto de entrada ya nunca tendrás pérdidas. Esto te deja en una situación muy favorable para dejar correr las ganancias además de que siempre obtienes más operaciones positivas que te suben la autoestima.

Pero no se acaba aquí todo. A partir de ahora sera la DISCIPLINA la que te llevará a ser un ganador consistente. Sin disciplina es imposible vivir del trading. Y la disciplina operativa es fundamental. No puedes estar ganando dinero en varias operaciones y perderlo todo en una. Es muy importante que te lo metas en la cabeza. Sin disciplina no tienes futuro con el trading. Es uno de los aspectos más indispensables por no decir el que más.

Bueno, supongamos, como he dicho al principio, que vamos a operar con 1.000 euros en cuenta y aplicaremos un stop del 1%.( Quiero dejar muy claro también que el porcentaje de operaciones positivas es un aspecto importante para que la curva de resultados crezca sana y hacia arriba. Esto sólo se consigue a través de la práctica continua sobre los gráficos).

El stop del 1% para 1.000 euros son 10 euros. Sabemos que cada vez que nos salte el stop perderemos esos 10 euros. Sabemos que es vital acertar lo más posible con la operación para evitar estas operaciones fallidas y sabemos también que es muy importante reducir al máximo ese 1% de stop-loss una vez la operación se ha activado. Todo esto pondrá nuestras probabilidades a favor.

Con 10 euros de stop, está claro que sólo podrás abrir un minilote. Así que en primer lugar estará ser capaz de ganar dinero durante un tiempo prolongado operando con ese minilote y tratando de aumentar el dinero en la cuenta para poder operar con stops más amplios y a la vez aumentar el número de contratos con los que operas para así incrementar las ganancias.

Lo bueno es que en caso de pérdida, esta no supere el 1% del total de la cuenta (10 euros para 1.000), lo ideal es que en vez de esos 10 euros pierdas 8 o incluso 5 en vez de los 10 del principio. Y por supuesto, lo extraordinario es que la operación se cierre sin pérdidas ni ganancias. Todo esto en cuanto a la protección de cara a las pérdidas.

El proceso va aumentando poco a poco.

Una vez va creciendo el dinero total en cuenta y llegamos a 2.000 euros la secuencia sería la misma. El 1% de 2.000 euros son 20 euros. Ya podemos poner el stop más alejado si seguimos operando con 1 minilote o podemos ya operar con 2 minilotes doblando las ganancias y con el stop rondando la misma distancia que con 1 minilote. A gusto del trader.

Así que ahora se trataría de perder como máximo 20 euros. Si puede ser posible, mejor sólo 12 y mejor aun, cero euros.

Vemos que siempre estamos tratando de reducir las pérdidas con mucha disciplina. Es vital. Con una sola vez que la saltes puedes dar al traste con todo lo hecho hasta el momento.

Y así sucesivamente.

Claro que esto es teoría y como mejor lo verás es aplicándolo en la, insustituible, práctica. Pero vuelvo a repetir: DISCIPLINA = CONSISTENCIA

Para ganar dinero consistente en el trading primero deberás vencerte a ti mismo

Es, de lo más difícil lo peor. Vencerte a ti mismo.

Ni la búsqueda de un sistema, ni la gestión del dinero, ni como administrar un stop-loss, ni como entrar, ni como salir. Nada te resultará más complicado que vencerte a ti mismo.

No te imaginas el sacrificio que conlleva.

El trading es el Rey de los Celosos. Te querrá sólo para él, no querrá compartirte con nadie. Quiere dedicación absoluta. Ni siquiera podrás repartirlo con otro trabajo.

Un dedicación enfermiza que no te imaginas hasta donde puede llegar, sobre todo al principio. Tendrás que hacer una criba en tu vida que te pondrá, muchas veces, entre la espada y la pared. Te lo digo en serio, si es tu ilusión vivir algún día de la operativa en los mercados.

Y digo esto porque vivir de analizar valores, escribir una columna en el periódico, promocionar o patrocinar brokers, vender libros o cursos no es vivir del trading sino de todo lo que le rodea, que es un auténtico negocio pero que no tiene nada que ver con ganarte el dinero en el mercado. Y no quiero decir que un trader que en realidad viva del trading no pueda hacer todo lo anterior (lo cual considero un complemento) sino a que hay que diferenciar muy bien entre unos y otros.

Pero como he dicho, si en verdad quieres vivir del trading puro y duro, de ganar dinero con la especulación, de adentrarte en un terreno pantanoso lleno de peligros y aventuras serán muchas las cosas a las que te verás obligado a renunciar. Cosas que ni siquiera puede que imagines.

El trading es tan exclusivo que te obligará incluso a elegir entre tareas que conciernen al propio trading:

– dedicarle a los mercados, práctica. El mayor número de horas que puedas.

Tendrás que elegir entre practicar en real o simulado. Por supuesto, acabará obligándote a practicar sólo en real si quieres dar el siguiente paso. No es lo que tu creas o quieras, es lo que tiene que ser, lo que te obligará a hacer si quieres cautivarle.

– lo primero que tienes que tener claro es el que trading es para personas muy independientes y solitarias. Todo lo que te distraiga te perjudicará mucho.

– te obligará a elegir entre operar sólo por medio de gráficos (análisis técnico) o por análisis fundamental o catalizadores de tendencias (noticias). No quiere medias tintas.

– Dentro del análisis técnico, te forzará a operar sólo cuando veas una oportunidad en general o a esperar por la figura o patrón elegido.

Si has elegido entrar en base a figuras, patrones o set-ups, querrá que elijas sólo a uno.

– También te presionará para que sigas un sistema de trading o que operes discrecionalmente.

– He tenido que elegir muy pocos activos o mercados por lo que prácticamente sólo opero en Forex.

– Te robará muchas horas de sueño, de horas destinadas al ocio, a ver TV, Internet, a las vacaciones, a los amigos. Querrá todo tu tiempo para él.

Incluso puede que te plantee decidir entre tu mujer y él. También puede darse el caso de que suceda lo contrario, que sea tu mujer la que te obligue a tomar tal decisión.

Vamos, que tendrás que disponer de una gran fuerza mental para hacer lo que tienes que hacer y encima buscar un equilibrio entre tu vida profesional y social.

¿Qué es lo que he elegido yo?

Madrugar: a las 7:00 estoy en pie.

Tres días a la semana voy a correr antes de desayunar. Es imposible rendir a tope sin hacer ejercicio. A veces lo compagino con el golf pero en invierno prefiero ir a correr. De hecho, en Galicia los Bunkers en invierno parecen piscinas.

Procuro estar delante de la pantalla antes de las 8:30 y no paro hasta las 14:00 h. Me da igual los datos que salgan desde EEUU a las 14:30. He tenido que elegir entre noticias o datos y gráficos y he elegido esto último por lo que me da ya igual a que hora salgan y lo que salga. El gráfico, aunque no habla, me lo dice todo.

A todo esto, es malo estar tantas horas seguido sentado, por lo que en el horario de mañana suelo hacer paradas cada x tiempo y me subo a la Vibropower para activar la circulación o me voy al salón a charlar un rato con mi mujer.

También hago pausas para meditar, pensar o como se quiera decir. Noto que avanzo mucho más rápido. Dicen que meditar es la fuente de poder y donde sueles encontrar las respuestas que buscas.

He tenido también que elegir entre escuchar música o no. Y he tenido que elegir, sin música, salvo muy pocas veces que pongo un ambiente chill-out.

He tenido que suprimir, lo que más ansia me da, la lectura de la prensa diaria, los deportes, etc. Cuando me daba cuenta eran las 10:30 y aun no había empezado a operar.

Como puedes ver, demasiada disciplina, que no he logrado asimilar de un día para otro, ni mucho menos.

Incluso he dejado de leer nada que tenga con la economía ni el trading, ni libros, ni cursos. Me confunden y he tenido que suprimirlos. Tienes que confiar sólo en ti. Aunque no quieras, si no eliges, el propio trading te obligará ha hacerlo.

No voy a decir que es una vida monacal, pero casi. Mucho sacrificio, eso si. Si lo quieres conseguir deberás tenerlo claro.

A las 14:00 apago el ordenador hasta las 16:00. Antes lo dejaba encendido pero al tener la oficina en casa me era imposible no ir a ver como iban las cotizaciones mientras estaba comiendo. Comprendí que esto no se puede hacer, tienes que separar la vida profesional de la familiar.

Además, más horas no siempre significan mayor progresión, sino que puedes acabar embotado.

De hecho, los fines de semana, en los que no toco nada referente a los mercados me dan un alivio y un frescor de cara al resto de la semana. Necesitas desconectar.

Y es por eso que a partir de las 18:00 o 18:30 vuelvo a apagar el ordenador hasta el día siguiente. Me cuesta mucho, pero es esencial hacerlo.

Incluso, doliéndome mucho he tenido que dejar de seguir a mucha gente que seguía en Twitter. He tenido que hacerlo porque me distraía mucho de cara a la operativa. Era y es gente que merece mucho la pena pero… si no estás atento al mercado te perderás las mejores oportunidades.

Así que lo único que hago relacionado con el trading es este blog y lo hago porque me ha ayudado y me ayuda mucho a dejar mis investigaciones o conceptos que me son y me han sido válidos grabados en mi cerebro y a no olvidarme de ellos. Es una continua reeducación de mis principios como trader.

Sólo exige simplicidad, solo eso. El trading huye de lo complejo, pero es que es tan difícil hacer lo fácil…

Supongo que queda claro que para vencer en el trading tendrás que dejar de lado muchas pasiones, y aunque parezca una incongruencia, si el trading no es tu pasión nunca serás capaz de vivir del él, pues sólo podrás conquistarlo desde el corazón.

El número de contratos es esencial para vivir del trading

El trading no es difícil, es mucho más que eso… aun no he encontrado el nombre apropiado, cuando lo haga os lo haré saber.

Es una carrera de muchos años y todos los días aprendes algo, nunca se termina, es por eso que lo defino como un Arte. No es una ciencia exacta, para nada.

 

El trader intradía se enfrenta a multitud de parámetros e incógnitas. Del scalper ya no quiero hablar. El día que encuentre uno que gane dinero sólo con esta técnica me pondré de rodillas delante de él.

La gente inexperta que se acerca a los mercados no se da ni cuenta de lo extremadamente difícil que es el proceso de aprendizaje que te lleva a vivir del trading. Quisiera ver a Calleja por estos lares, esto si es un desafío extremo.

Es la jungla, es un lugar totalmente inhóspito, sin escrúpulos.

Pero nadie debe desfallecer, si por algo se tiene que distinguir un trader es por la persistencia. Hasta los más expertos se llevan de vez en cuando palos duros, sólo que acaban levantándose una y otra vez. Las pérdidas, al fin y al cabo, los tropiezos, son los que te muestran el camino a la victoria.

Como digo en el título, el número de contratos es esencial aunque este guarda una estrecha relación con el espacio temporal en el que se opera.

No hace falta estar operando todo el día y todos los días sino esperar la ocasión apropiada con las herramientas adecuadas. Ahí está la virtud de un trader, la de sacar provecho de la oportunidad que nos brinda el poder operar en todos los mercados del mundo a golpe de click.

Es ese golpe de click el que acaba matando al trader impulsivo. Operar intradía denota esta característica en el trader y si encima puede lanzar órdenes de  compra/ venta a diestro y siniestro con sólo pulsar un botón …. eso no vale. El trader intradiario con éxito se caracteriza por una gran paciencia a la hora de elegir las operaciones y si en ese día no aparece la esperada cierra la plataforma y mañana será otro día.

Sabe que con sólo una buena operación puede tener algo más que el mes cubierto.

Pero no es tan fácil, no para los que acuden al mercado con una cuenta pequeña. La cantidad de dinero que tienes en ella marca, y mucho, las probabilidades de vivir del trading.

Yéndonos al gráfico se puede apreciar mucho mejor.

El trader intradía se caracteriza por operar en períodos gráficos de tiempo en torno a los 5 minutos. Hay muchos que operan incluso en espacios temporales más pequeños.

Cuanto más pequeño sea ese espacio temporal en el que operas más grande tiene que ser tu cuenta para sacar dinero. Veamos el motivo:

Imaginemos (ver gráfico) que entramos con 0.1 contratos (lo mínimo) al alza, en el Ibex, en los 8.250 puntos. Logrando cerrar, que tan poco es fácil saber cuando hacerlo, en los 8.310 puntos habremos conseguido 60 euros en la operación, excluyendo comisiones.

Y claro, puedes pensar:

_ que bien, 60 euros x 20 días de mercado = 1.200 euros, perfecto.

Lástima que no sea así. La multiplicación si, está bien hecha, pero el mercado no entiende de Matemáticas.

En esta ocasión has cerrado bien la operación pero no siempre es así, otras veces ganas menos y otras más acabas con pérdidas, por lo que es la diferencia entre pérdidas y ganancias la que determinará tu éxito o no al final de la jornada.

Decir que es muy difícil conseguir la cantidad que estás dispuesto a ganar día tras día.

Lo que no es ya tan difícil es encontrar una buena oportunidad a lo largo del mes. Pero claro, para beneficiarte de ella necesitas operar con un buen número de contratos, y eso sólo se puede hacer con dinero, con bastante dinero.

Claro que puedes conseguir una fortuna partiendo de una suma pequeña pero eso es como jugar a la quiniela. No debe ser este el procedimiento a emplear.

Claro también, que si tienes 1.000 euros en cuenta puedes apalancarte al máximo y lograr una gran suma pero, en este caso, el mercado si sabe ya un poco mas de Matemáticas. Sabe que con un par de puntos que se mueva la posición en tu contra estarás fuera de juego.

Entonces si lo normal es asumir una pérdida como mucho del 2% de nuestra cuenta por operación, comisión incluida (yo asumo sólo el 1%) no podrás comprar muchos contratos con 1.000 euros.

Así que, hacer una gran cantidad de dinero en una o dos operaciones al mes que te cubran el objetivo requiere de bastante dinero en cuenta.

Volvamos al ejemplo del gráfico. Para el mismo recorrido si en vez de entrar con un minilote de 0.1 contratos, entramos con 5 contratos, en vez de 60 euros en esa operación, habremos obtenido 3.000 euros en 35 minutos. Día y mes libres.

Así que no os cuenten milongas en los banners, sobre que podéis sacar un dinero mensual para vivir empezando con una microcuenta. No, esto no es en el País de las Maravillas.

Estoy, sin embargo, totalmente de acuerdo con Kostolany cuando rezaba aquello de:

“Quien tiene mucho dinero puede especular, quien tiene poco debe especular, quien no tiene dinero en absoluto está obligado a hacerlo.”

Esta frase es una verdad absoluta, pero cuanto antes llegues a la primera premisa de dicha frase más fácil te será conseguir el dinero. “El dinero llama al dinero”

Por tanto, un consejo: trabaja lo más que puedas en aumentar el número de contratos con los que operas, pero evitando aumentar nunca el riesgo.

Las etapas del trader hacia la consistencia

Desde que empieza tu andadura como trader son muchas las etapas que tienes que quemar. No vas a ganar dinero consistentemente de la noche a la mañana. Si una carrera necesita de su tiempo la de trader no lo es menos.

La sociedad ha establecido la ruta que tienes que seguir para ser médico, arquitecto, abogado. Está perfectamente definido. Pero no para ser trader. Tu no puedes ir a una universidad y estudiar la carrera de trader y luego salir con tu título y ganar dinero. No hay una rama para el oficio de trader o especulador.

Es por eso que sólo cuentas con la experiencia de los demás colegas traders, de los que lo han conseguido, de los que están investigando día a día.

Básicamente y con sus matices todos los traders pasan por las mismas etapas si no se quedan primero por el camino:

PRIMERA ETAPA:

el aprendiz de trader se inicia en este mundo al calor de la información que palpa día tras día en los medios informativos sobre todo cuando la bolsa es noticia de portada. Está claro que el novato acude en masa cuando en los periódicos y TV aparecen titulares de que tal Indice o tal acción ha subido un porcentaje muy elevado.

Suele ser en épocas donde la economía del país va muy bien y la gente tiene sobrante de dinero en sus cuentas. El novato se deja querer, se cree capaz, y da sus primeros pasos en el mundo de la bolsa. Acude a su banco y compra acciones, normalmente chicharros porque ve que sus cotizaciones son las más baratas, no percibe debido a su poca formación, el por qué unos valores valen más que otros.

Como dije suele ser en época de bonanza cuando el volumen de pequeños accionistas es mayor en el mercado. Debido a que la bolsa está inmersa en pleno BOOM cualquier acción que compren y en cualquier momento que lo hagan va a ir hacia arriba. Esto acabará de engancharlos definitivamente.

Cada vez tienen más y más ganancias, aparecen OPVs anunciándose en TV y acuden a ellas con el dinero que pueden, incluso piden dinero prestado a la familia (la involucran también en el chollo de la bolsa) , piden incluso un préstamo al banco para comprar acciones.

_”Cuando suban las acciones lo suficiente cierro y pago todo el préstamo”.

Son préstamos que te piden incluso hasta un 25% de intereses.

_ Que más da, puedo ganar mucho más que eso…

Desgraciadamente los que más ganan cuando sube la bolsa suelen ser los que más pierden cuando esta baja. Aun no saben lo que es poner un stop, pueden haber oído hablar de él pero no lo ponen.

_ No necesito un stop, cierro mentalmente, que si no, saben donde lo pongo y me lo barren…

Si no usan stop que decir de la gestión del dinero o del riesgo.

_ Que aburrido es esto de la gestión del dinero. Yo compro y vendo… no hay más, soy un crack.

Crack el que va a tener que soportar tu cuenta cuando la tortilla se de la vuelta.

Pues bien, como lo de poner stoploss no va con ellos y si los ponen no los respetan, tras una primera bajada en la que su EGO no les deja vender, vendrán otras más duras y puesto que en acciones no materializas la pérdida hasta que vendes (salvo que el valor quiebre o lo excluyan de bolsa) mantendrá las acciones en cartera por los siglos de los siglos o hasta que tenga que vender porque necesita el poco dinero que le queda.

_ ¿Pero no decían que a largo plazo en bolsa no se pierde?

Muchos no pasan de esta fase y los que siguen adelante porque siguen generando dinero en su trabajo habitual seguirán “jugando” al juego de la bolsa y tendrán que soportar aun varias quiebras más antes de pasar a la siguiente fase.

SEGUNDA ETAPA:

el trader que persiste, le gusta y considera al trading algo más que un hobby caro, comienza a leer libros y asistir a cursos. Quiere saber más sobre ese mundo peligrosamente adictivo que le ha enganchado tanto.

Comienza a conocer ciertos programas de gráficos, que estos se componen de velas y que a su vez existen formaciones o patrones que se repiten históricamente en los charts. Empieza en esta etapa la búsqueda del Santo Grial.

Pasa horas y horas probando indicadores, osciladores, medias móviles, etc, etc, etc. Comienza a hacer backtestings, sobreoptimiza sus sistemas hasta que observa que puede haber encontrado ya la piedra filosofal pues los resultados que sobre el papel arroja el backtesting son muy esperanzadores.

Traslada el sistema a la operativa en real y resulta ser un nuevo fiasco. En esta etapa se quedan muchísimos traders buscando de por vida el sistema que les de el 100% de aciertos.

Los que se dan cuenta que no hay ni que nunca existirá una técnica fiable al cien por cien darán el salto a la etapa siguiente.

TERCERA ETAPA:

en esta etapa empieza a quedarse con una serie de técnicas, las que cree que mejor le han funcionado y se adaptan a su personalidad (sospecha que en el trading hay un cierto sesgo psicológico) y pasa a, por fin, adentrarse más por necesidad que por otra cosa en la aburrida e insustituible parte del trading llamada: gestión del dinero.

Durante esta etapa comienza poco a poco a vislumbrar las diferentes partes de las que se compone un buen sistema de trading, que dicho sistema no se compone sólo de órdenes de compra-venta sino que hay que aplicar un stoploss y respetarlo y más importante si cabe aun a calcular el número de acciones o contratos con los que debe abrir una posición en función del dinero total que dispone en su cuenta para operar.

Nótese que ya no sólo hablo de acciones, sino de contratos. Esto responde a que ya opera a través de plataformas adaptadas para la operativa desde el ordenador y que las acciones son un mero residuo en el que sólo entra de cara al largo plazo en momentos puntuales y muy favorables donde la coyuntura existente en ese momento así lo exige.

Se ha pasado al mejor instrumento financiero que puede encontrar para llegar a ser independiente  financieramente hablando: los derivados.

Los derivados permiten un alto apalancamiento y sobre todo operar al alza y a la baja. No le preocupa que haya catástrofes o que la economía vaya mal. Es más, sabe que podrá ganar mucho dinero incluso cuando los mercados bajen.

Se convierte por así decirlo en un trader especulador de los mercados. Domina todos los mercados del mundo desde su pantalla: divisas (forex), materias primas y las principales bolsas mundiales.

En esta etapa se encontrará con aficionados que han saltado a esta etapa sin haber quemado primero las anteriores. Son novatos que se acercan al mundo de los futuros, CFDs etc, porque han oído que se pueden hacer ricos en poco tiempo. Pero como abren y cierran posiciones según lo que les dicta su sentido, sin una técnica de entrada y de salida, y sin una gestión del dinero adecuada no tardan en comprobar lo que es el apalancamiento y el margin call. Seguro que no volverán por aquí. Se produce una nueva criba de novatos y de traders que no lo son para pasar por fin a la siguiente y definitiva etapa.

CUARTA ETAPA:

a esta etapa se le puede llamar la etapa psicológica o de disciplina.

Se le llama así porque el trader se da cuenta que el mercado es movido únicamente por la psicología de todos los que en él participan.

Aprende a ser meticuloso, disciplinado y muestra desapego por el dinero. Sabe que si está en esta profesión sólo por dinero no llegará lejos, nota que es su pasión, que aunque ha pasado y pasa por un duro sacrifico este no le parece tal porque ha decidido aceptar al trading como su filosofía de vida. No lo quiere compartir con nada más.

Y persiste y persiste, nota que da el 100%. Tiene perfectamente definido un sistema no solo que le indica cuando comprar y vender sino donde poner el stop, cuanto porcentaje de dinero tiene que arriesgar del total de su cuenta, con cuantos contratos tiene que abrir la posición, y unas reglas psicológicas que le ayudan a controlar sus emociones. Logra actuar mecánicamente, una pérdida causa en él la misma reacción que una ganancia: ninguna.

Ha aprendido a controlar el miedo y la esperanza, los 2 más grandes males de un trader.

Sabe lo que tiene que hacer, sabe que tras haber establecido sus reglas de trading sólo le queda un último paso para vivir de él, para triunfar en el objetivo que se ha marcado, para llegar a la meta: la práctica continua en real. Como si de un malabarista se tratara, practica y practica en el mercado real hasta que logra un total desapego, olvida todo lo aprendido y lo vuelve automático “entrando en la zona” cada vez que opera.

Ha traspasado la gruesa linea que separa la teoría de la experiencia, esa que por mucho que la divulgue, esa que por mucho que enseñe sus reglas, nadie será capaz de operar con ella de la misma manera y con la misma eficacia que él porque señores, EL TRADING ES UN ARTE Y EL ARTE ESTÁ DENTRO DE CADA UNO DE NOSOTROS.