Los árboles no dejan ver el bosque

Los mercados son impresionantes. Su interpretación muy difícil y la base del éxito financiero para un especulador.

Tienes que saber a que juegas. Muchas veces tratamos de encerrar al mercado, de hacerlo nuestro y quizá la mejor forma para entenderlo sea, darle libertad.

Cada mercado se mueve en un espacio temporal o time frame. Hay noticias o datos con mayor y menor relevancia. Es en este matiz donde radica el quid de la cuestión.

Las noticias o datos más importantes generan las tendencias más prolongadas. Por supuesto, son más infrecuentes. Llamémoslas, tendencias primarias.

Las noticias o datos con importancia media suelen generar tendencias secundarias.

Y las noticias o datos con menor relevancia suelen trazar en el gráfico tendencias terciarias. Desde luego que estas son las más frecuentes.

Esto hay que tenerlo muy claro, ya que saber distinguir que tendencia genera tal o cual noticia o dato es sinónimo de éxito en el mundo de la especulación.

La inmensa mayoría de especuladores no profesionales no tienen en cuenta esta cuestión por lo que interpretan cualquier dato de igual manera, sin aplicarle ningún grado de relevancia. Así pasa, que la cotización se da la vuelta antes de lo que piensan y otras veces cierran la posición antes de que acabe la tendencia.

Por tanto, hay que tener muy claro qué tendencia puede generar cualquier catalizador que se esté lanzando al mercado. Esta es más bien una cuestión de formación.

Sabes que si un estado aumenta los tipos de interés esa divisa va a subir.

Sabes que si un Banco Central va a inyectar liquidez será sinónimo de subidas en la bolsa y bajadas en la divisa. Y esta situación durará hasta que cambie.

Estos 2 ejemplos suelen ser originarios de tendencias primarias. Es fácil o debe serlo, interpretar que el especulador no debe operar en contra de la tendencia originada ya que de esta manera sólo tendrá opción a coger movimientos cortos que no le van a dar, en la mayoría de los casos, ni para cubrir comisiones.

Y también tendrá que tener en cuenta que ciertos datos estadísticos sólo harán retroceder o corregir la tendencia durante un período corto de tiempo hasta que ese dato sea descontado para reiniciarse de nuevo la tendencia primaria.

Por descontado que esas correcciones en la tendencia primaria son aptas para operaciones de corto recorrido, pero siempre mejor, a favor de la tendencia dominante y tras su retroceso.

Así que, no hace falta empaparse de datos sino leer entre lineas donde está lo importante.

«Un exceso de información es contraproducente y genera dependencia. Sin leerlo todo hay que saber lo que se está cociendo»