¿Soportes y resistencias o buscamos la tendencia?

Está claro que los soportes y las resistencias tienen mucho que decir en el análisis técnico de los mercados ya que en estos niveles, y gracias a que miles de operadores de todo el mundo están observando los gráficos al mismo tiempo hacen que sean “lugares” precisos donde se negocia duramente, entre “osos” y “toros” la continuidad o no de un movimiento.

El trader que entre “largo” en los soportes y “corto” en las resistencias puede tener mayores probabilidades de éxito cuando los movimientos son erróneos y en zig zag, fruto de la alta volatilidad. Ya dice el refranero bursátil: “compra en soportes y vende en resistencias”.

Este refrán está claramente dirigido a los novatos, los cuales hacen justamente lo contrario, volviéndose la posición en su contra nada más abierta la operación. De ahí esa sensación que tienen de que están observando sus posiciones para llevarlas claramente a terreno negativo.

Nada más lejos de la realidad, pues el tema obedece claramente a una cuestión psicológica de engaño, en la que parece que el precio va a romper el soporte o la resistencia según este se aproxima a estos niveles, y no a un aparente sabotaje por parte de las manos fuertes o de los supuestos controladores del mercado.

El problema viene cuando esta estrategia de comprar y vender en soportes y resistencias deja de tener validez ante una tendencia clara.

Cuando hay tendencia, los soportes y las resistencias ya no son respetados de la misma manera, sobre todo en los Time Frames más cortos.

Y entones surge la gran incógnita: ¿operar en los continuos zig zags del mercado tratando de favorecernos de un pequeño movimiento a nuestro favor entre soportes o resistencias o esperar a que la tendencia se ponga de nuestra parte?

Como bien sabrá el trader experimentado, el mercado, en un porcentaje muy elevado se encuentra fuera de tendencia, por lo que en caso de elegir la segunda opción las operaciones serán menos y el tiempo de espera, tanto para identificar la tendencia como para dejar correr las ganancias va a ser mucho mayor.

Sin embargo, si me dan a elegir, me inclino claramente por la segunda opción, operar las tendencias.

Está claro que esta operativa sugiere un tipo especial de personalidad por la elevada cantidad de tentaciones que el trader tiene que evitar para no caer en la operativa más frenética de “luchar” contra los soportes y resistencias que aparecen en cada Time Frame.

Es bastante desesperante esperar a que la cotización se ponga a tu favor, sobre todo porque antes de coger tendencia seguramente sufrirás muchas pequeñas operaciones negativas. Y esto supone pequeños “disgustos” que pueden actuar en favor de una ruptura de la disciplina.

Sí, si los traders consistentes le echan buena parte de culpa de sus ganancias consistentes a guardar la disciplina de su sistema de trading por encima de todo, es por algo.

Por tanto, primeramente, y como se suele decir: “levántate o anda, pero no dudes”. Así que elige una de las dos técnicas, y no las dos, si quieres ser especializarte como requiere el buen trading. Y si eres capaz, opera sólo con la tendencia, no pretendas hacerte rico en los pequeños movimientos que proporcionan las tendencias secundarias y terciarias.