Sólo tienes que dejar correr las ganancias, ¿Por qué no lo haces?

Es complicado de asimilar por cualquier trader que le digan que debe dejar correr los beneficios más allá de su objetivo.

Como mucho le diría que una vez cumplido este no cortase la operación por el mero hecho de haberlo conseguido y que arriesgase una parte de los beneficios para darle una oportunidad al precio para seguir corriendo a su favor.

Es cierto que puedes dar por buena esa consecución del objetivo, pero en el trading el margen es muy pequeño y tienes que tratar de ser capaz de generar un capital y a la vez paliar las pérdidas sufridas por las operaciones negativas.

Has cumplido el objetivo, muy bien, pero eso no basta. Si no dejas correr los beneficios tan lejos como dejabas correr las pérdidas como cuando eras aun un principiantes y no ponías ningún stop-loss a tus operaciones, tienes pocas probabilidades de vivir del trading.

Las salidas son una de las mayores complicaciones que te encontrarás en este duro oficio de la especulación pero debes trabajar en ello, debes mentalizarte de que si no dejas correr las ganancias no tienes otro modo de ingreso.

Se que duele mucho tener ciertos beneficios y que te acabe saltando el stop por no materializarlos. Se que te vas a lamentar de ello todo el día y que dudarás entre objetivo o dejar correr.

Lo ideal sería dejar correr en algunas ocasiones y cerrar en beneficios en otras pero, lamentablemente, no eres pitoniso.

Así que, de nuevo, remóntate a tus orígenes, a esos en los que aun no situabas el stop. ¿Verdad que aguantabas la posición en pérdidas lo que hiciese falta?, ¿verdad que las pérdidas, por esperar, por tener la esperanza de que estas se recuperasen, aumentaban y aumentaban?, ¿verdad que, aun encima, pensando que ya no podías perder más añadías otro lote o contrato con la esperanza de promediar y justo después aun caía más aumentando considerablemente las pérdidas?, ¿verdad que cuando repasabas tu historial de operaciones tenías muchísimas operaciones ganadoras con poquitos beneficios en cada una de ellas y pocas perdedoras pero que te destrozaban la cuenta?

¿Por qué no tratas entonces de hacer justo lo contrario? ¿Por qué no te das cuenta que la solución está en tu mente? ¿Por qué no te sacrificas y la reeducas para hacer justo lo contrario?