Sólo si confías en tí ganarás dinero en los mercados

Cuando sigues cualquier mercado vas a estar recibiendo mucha información al respecto. Bien mediante gráficos, mediante noticias, datos, opiniones…

Te pongas del lado que te pongas siempre vas a encontrar las suficientes indicaciones para tener razón tanto si te pones bajista como si te pones alcista.

El trading se mueve por probabilidades, y es por esto que se debe operar a favor de estas pero siempre teniendo en cuenta que también hay un porcentaje en tu contra, por pequeño que este sea.

Por lo tanto, es normal que trates de recabar toda la información posible para tratar de tomar una decisión acertada, pero no porque cualquier analista famoso o por que los comentarios de los periódicos te insinúen una dirección a tomar, tienes que hacerlo.

Todos los datos que vas absorbiendo te deben servir para forjar una idea propia, la cual debes seguir coincida o no con la opinión general.

Sólo así, atendiendo a las conclusiones que saca tu mente, irás forjando una experiencia cada vez más certera. Pero si lo tuyo es seguir al gurú de turno, ¿qué harás cuando, por cualquier razón, no puedas recurrir a él? ¿Fijarte en otro? El mejor gurú eres tu.

El problema de muchos traders es que no son capaces de tomar decisiones propias para no culpabilizarse de ello, o incluso por baja autoestima y pensar que los demás son mejores que nosotros mismos.

Cada uno de nosotros tenemos las mismas capacidades que los demás,  si perdemos en nuestras operaciones no es porque seamos burros o no valgamos para esto sino porque no hemos acumulado aun la experiencia necesaria, y esta se obtiene operando y operando en real, identificando los puntos débiles del mercado y aprendiendo de las pérdidas.

Ser consistente en el mercado requiere muchas horas de práctica, investigación y estudio. Y, por supuesto, una cantidad x de dinero que vamos a perder para aprender las lecciones que nos harán ganar.

Por tanto, que nadie se queje si pierde dinero en el mercado. Si lo hace es porque algo está haciendo mal, y eso es lo que debe descubrir y subsanar sin  refugiarse en los demás para hacer crecer su cuenta.