Categorías
Trading

Sólo hay 2 lados en el mercado

Cuando operas en el mercado sobre un gráfico hay 3 cosas que tienes que tener muy claras:
[…]

Cuando operas en el mercado sobre un gráfico hay 3 cosas que tienes que tener muy claras:

1.- Sólo hay 2 lados en el mercado. La cotización sólo puede subir o sólo puede bajar. Los movimientos laterales sólo son meros descansos de la cotización. Hay quien decide operarlos y hay quien prefiere esperar a que la tendencia se reanude.

2.- En uno de esos dos lados está el stop-loss y se ejecutará cuando estás equivocado en tus valoraciones.

3.- En el otro lado están las ganancias.

Por tanto, partiendo de que sólo hay 2 lados en el mercado (gracias a Dios…) es lógico pensar que en un lado está el stop que te cubre de posibles pérdidas, y de que tu cuenta se vacíe por ese lado, y por el otro está el de las ganancias.

Contado así, el trading hasta parece fácil y todo.

Después están los diversos espacios temporales o Time Frames, y por supuesto, los retrocesos de las tendencias.

Estos son los que más quebraderos de cabeza dan al trader de turno y, por supuesto los causantes de:

– que salte el stop-loss antes de tiempo

– que se corten las ganancias antes de que se desarrolle la tendencia por completo a nuestro favor

– incidir sobre nuestra psique induciéndonos a cometer errores

– que sobreoperemos queriendo coger todos los tramos que aparecen en el gráfico

Pero, volvemos a lo importante, a que sólo hay 2 lados de mercado.

Partiendo de esta premisa cabe pensar que en algún momento estarás en el lado correcto. Entonces, ¿por qué no te quedas en él? ¿por qué eres expulsado?

Pues todo está en esa repercusión que sobre tu mente hacen esas continuas idas y venidas de la cotización. Esos sube y baja que te acaban confundiendo y que te hacen cambiar tu posición de un lado para otro. Ahora «oso», ahora «toro».

 La manera más efectiva que he encontrado para aprovechar que estás en el lado correcto del mercado ha sido situar el stop lo más lejano posible, incluso sacrificando el número de lotes con los que abría una operación para poder ponerlo más alejado aun.

De esta forma, a los retrocesos del mercado les será más difícil cazar tu stop cuando estás en el lado apropiado.

Pero si pones el stop-loss muy cerca (para perder muy poco de cada vez que abres la operación), o si lo subes a Break Even tan rápido como entras en beneficios (para estar seguro de que no cerrarás con pérdidas) o si sigues las ganancias muy de cerca haciendo trailing stop (para que si el mercado se da la vuelta no te «coma» todos los beneficios), entonces estate seguro que lo único que verás será como tu cuenta acumula más y más pérdidas.  

Por otra parte, también es muy difícil para el trader (cuando está en el lado adecuado generando beneficios), aguantar y aguantar la posición sin cerrarla por lo que nunca deja correr las ganancias lo suficiente.

Para eso me acuerdo de mis inicios en el trading:

recuerdo que no operaba con stoploss así que lo único que hacía era dejar correr y correr las pérdidas esperando que algún día estas se diesen la vuelta. No me importaba incluso esperar el tiempo que hiciese falta incluso si la intención a la hora de abrir una operación intradía era la de obtener unos beneficios rápidos en unos minutos.

Esta actitud se ve reflejada diariamente en los inversores en bolsa, es algo metódico. La gente compra acciones y mantiene por los siglos de los siglos aquellas que están en pérdidas y cierra las que muestran algunas ganancias.

Es una lucha constante contra nuestra psique, y en el trading pasa tres cuartos de lo mismo.

Cuando seamos capaces de cortar las pérdidas de raíz (sin andar moviendo el stop-loss), cuando seamos capaces de aguantar las ganancias como lo hacemos con las pérdidas (si operas sin stop-loss) y cuando seamos capaces de poner el stop lo suficientemente alejado sin andarse preocupando de los pequeños retrocesos del mercado, entonces comenzaremos a ganar dinero de verdad.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente