Simplificándolo todo

Una de las cosas más difíciles que te encontrarás a la hora de hacer trading es la simplificación de todas las tareas hasta el punto de hacer una rutina que repetirás todos los días.

Esta simplificación y logro final de una rutina consistente puede llevar incluso años y, la verdad, es cuando aplicas dicha rutina cotidianamente cuando de verdad dotas de poder a tu operativa.

Ten claro que mientras no tengas clara esa rutina andarás saltando de un lado en otro y esta es la mejor manera de no avanzar para nada.

Interiormente, cuanto tienes las tareas bien definidas para cada hora del día es cuando notas más tranquilidad mental. Esto es porque has identificado los cometidos que te hacen avanzar de verdad.

Y, aun encima, la mente las aprende hasta automatizarlas.

Sólo creando y siguiendo tu rutina diaria con disciplina lograrás despegar y acumular “poder” con tu estrategia de trading.

Haz lo que te funcione (todo ello debe ser la parte principal de tu sistema) y, por supuesto, haz una distribución según del tiempo que dispongas para cada labor. Es importantísimo para que ninguna parte de tu trading se quede rezagada.