¿Sientes miedo cada vez que quieres abrir una posición?

Es frecuente que te encuentres con una posible oportunidad y que, mientras te decides a entrar o no, esta ya haya avanzado más de lo que esperabas y acabes por no abrir la operación.

Dicen los expertos: “aquella que dudas esa es la buena”.

Pero, ¿por qué dudas?

Sólo es miedo.

Miedo a perder. Has tenido ya tantas pérdidas que cada una añadida te provoca un gran dolor.

Así que dudas mucho a la hora de entrar perdiéndote las mejores oportunidades y cuando decides por fin hacerlo, más de lo mismo, vuelves a perder y los “demonios” suben a tu cabeza.

Primeramente debes ser consciente que no puedes ganar en todas las operaciones que efectúes. Esto que parece evidente no lo es tanto. La mayoría de los traders consideran el buen trading como “no fallar nunca”.

Y sin embargo, no es eso lo que cuenta sino que la suma entre pérdidas y ganancias de positivo.

Hay traders consistentes que sólo tienen un 35% de aciertos.

Es como si le dices a un tenista que para vencer tiene que ganar todos los puntos que juegue. Pues en el trading más de lo mismo, básicamente es una cuestión de mentalidad.

Los traders sistemáticos surgen con la esperanza de poner ciertas cotas a los perjuicios psicológicos que tenemos a la hora de operar, entre ellos el miedo.

El objetivo principal de un sistema es eso, entrar y salir mecánicamente en el mercado sin que los sentimientos formen parte alguna del proceso.

Hay muchísimos traders en el mundo operando con sistemas de trading automáticos.

Yo los respeto, yo mismo he pasado por esa etapa que puedes alargar hasta el fin de los días, hasta que bajo mi humilde opinión entendí de alguna manera que no te puedes enfrentar al mercado con ningún sistema de trading y vivir de ello.

Normalmente suele ser al contrario, hay muchos que viven de vender los sistemas de trading que han creado. Es otra forma de vivir del trading pero no es esa la que buscamos, ¡no?.

Por lo tanto llegó un día en que concluí que tratar de enfrentarse al mercado con un sistema de trading automático suponía lo mismo que tratar de ponerle puertas al campo.

Desde el punto de vista que sólo aprendes a ganar aprendiendo a perder me di cuenta que tienes que enfrentarte a los mercados cara a cara. El cerebro humano es muy flexible y aprende de ello. Con las pérdidas aprende donde están los errores para subsanarlos poco a poco y hacerlo cada vez mejor. Nuestra mente es el mejor sistema.

Es de esta manera como se crea el verdadero sistema automático, aprendiendo de los errores, practicando. Es así como llegas a conducir un coche correctamente. Automatizando los movimientos hasta que los haces sin pensar.

El problema es que la mayor parte de los que se acercan al mundo de la especulación quieren ganar ya desde el primer día sin entender que se necesita un aprendizaje previo muy duro y muy largo en el tiempo.

Ya hablé sobre ello en este post. Necesitas 10.000 horas para ser un experto.

Ponle un bisturí en la mano a un aprendiz de cirujano el primer día de clase a ver que hace… Como he dicho antes, todo es un problema de mentalidad. Y es que claro, cuando anda el dinero de por medio afloran todos los sentimientos.

Y hablando de sentimientos y centrándonos en el tema que nos ocupa, el miedo a entrar, decir que el hombre durante millones de años ha vivido con el miedo a cuestas, ha evolucionado gracias al “sentido” del miedo. Es vital comprender esto.

Es vital comprenderlo para darse cuenta del por qué no ganas dinero aun en el trading.

Los 2 principales miedos del trader son:

  1. Miedo a perder
  2. Miedo a ganar

También hablé sobre ello en el post: Miedo a perder y miedo a ganar.

Y es que, lo dicho, ese miedo que nos ha servido para evolucionar, para huir de los males que nos acechan, para enfrentarnos a los peligros del día a día es muy perjudicial para nuestro trading.

Así pues, y aunque respeto a los que operan mediante un sistema de trading decir que la mejor manera de aprender a ganar es operando cara a cara para superar esos miedos:

Si te enfrentas a tus miedos (en este caso miedo a perder) acabarás superándolo pero si no te enfrentas dicho miedo crecerá.

Ahora es cuando estás en disposición de entender frases como:

“El mercado cobra muy caras sus lecciones”

o

“Cuando, pese a todo, se gana dinero en la bolsa, es el salario del dolor, primero llega el sufrimiento y después el dinero” _Kostolany