Si no renuncias a parte de tus ganancias nunca maximizarás tus beneficios

Para conseguir grandes ganancias el trader debe estar dispuesto a que la posición en beneficios retroceda bastante en algunas ocasiones.

Es un verdadero hándicap porque es realmente difícil observar como las ganancias disminuyen y aguantar las ganas de cerrar, que a su vez se incrementan potencialmente a medida que se acercan a esa línea que separa lo rojo de lo verde.

Este es el verdadero motivo del por qué la mayoría de los traders que no ganan dinero consistentemente. No son capaces de incrementar el dinero de su cuenta porque no son capaces de soportar el retroceso de las ganancias por lo que cierran la posición demasiado pronto para evitar caer en negativo y lo único que consiguen es una serie de operaciones positivas pero con muy pocas ganancias en cada una de ellas.

Sin embargo, el dinero viene de perder muy poco de cada vez (por debajo del 1%) y de dejar correr las ganancias.

El trader no está acostumbrado a ver como su cuenta, para ser rentable, tiene que reflejar muchas operaciones negativas con pequeñas pérdidas y pocas positivas con grandes ganancias.

Se trata de ganar mucho cuando estamos en lo cierto y no de tener el mayor número de operaciones positivas.

Si se minimizan las pérdidas a menos del 1% se puede ganar dinero incluso con una tasa de acierto del 20% (20 operaciones positivas por cada 80 negativas, ahí es nada).

Y aun así, de esas 20 operaciones quizá sólo 5 den el rendimiento esperado.

El problema reside en querer ganar dinero rápido por lo que el trader acaba arriesgando más de ese 1% y entra con más lotes o contratos de los debidos.

Y es aquí entonces donde se cumple la máxima: «Dinero atrae dinero».

Para general un capital que te permita vivir del trading tienes que tener un capital importante.

Cuidado: estoy diciendo que para vivir del trading tienes que tener un cierto capital (ya que sólo arriesgas el 1% (personalmente el 0,5%) y esta cantidad no te deja abrir una posición con muchos lotes) y no que no se pueda lograr amasar una gran cantidad de dinero partiendo de muy poco, sólo que tendrás que reinvertir los beneficios hasta que la acumulación de capital te permita extraer esa cantidad mensual que necesitas.

Y a lo que iba al principio del artículo…tienes que estar dispuesto a que la posición retroceda bastante, en muchas ocasiones, si quieres optar a las grandes ganancias.

Machaca muchísimo generar tantas operaciones negativas aunque estás sean minúsculas. No todos los traders están dispuestos a soportarlo, pero es que no queda otra.

La predicción no es el camino sino la gestión.

El éxito está en como gestionas la operación.

Y hacer trailing-stop tampoco es el camino porque si acercas demasiado el stop, el retroceso (estamos hablando de que a veces es bastante amplio antes de recuperarse fuertemente) podría sacarte del mercado y perderte el rebote.

Lo que yo hago es asumir la pérdida, como mucho subo el stoploss a Break Even. Se que si estoy en lo correcto la cotización no vendrá a por mi stop, y si lo hace sólo perderé el 0,5% o incluso menos.

Me dolerá porque seguramente si hubiese cerrado antes habría salido con ganancias pero rompería mi disciplina de dejar correr y entraría en la perjudicial de andar intentando predicir todos los movimientos menores de la cotización.

Cuando el trader se da cuenta que predecir el mercado es imposible supera una de las etapas más determinantes.

Nadie puede predecir el mercado, ni los más profesionales, sólo hay que mirar la hemeroteca de los diarios económicos.
Es por tanto, o debería serlo, darse cuenta que la predicción no es el camino sino que lo es el mitigar las pérdidas en espera de ese movimiento que nos dará la mayor parte del rendimiento.

Y  a la hora de salir otro tanto, nunca se debe marcar un objetivo de antemano:

_ si llega hasta aquí cierro.

¿Cómo sabes que la cotización se va a parar ahí?

¿Y si te parece suficiente lo ganado para compensar pérdidas y salir con saldo positivo y luego resulta que no lo es?

¿Cuántas veces, los analistas, han dado por muerto un mercado que se ha revalorizado después muchísimo más?

Por consiguiente, hay que dejar respirar el precio a la hora de cerrar, a la hora de llegar a ese supuesto objetivo que hemos fijado para darle por lo menos una oportunidad de que continúe y siga generando beneficios.