Si no adaptas el sistema a tu forma de ser no lo conseguirás

Son miles los traders que leen y leen libros sobre sistemas que han hecho ricos a otros especuladores. Son otros tantos los traders que ven como el mismo sistema aplicado de la misma manera no les funciona.

Esto es lo bonito del trading, no se puede construir un sistema de trading que le vaya bien a todo el mundo. La razón es simple y lógica. Si todo el mundo ganase se acabaría la especulación en los mercados (cuando alguien está ganando dinero, otra persona, en algún lugar del mundo (la contrapartida) lo está perdiendo).

Es por eso que lo que te pueda contar cualquier persona de éxito sobre como ha conseguido hacerlo, sólo te valdrá como indicación, o como los pasos que tendrás que seguir.

Mira que no habrá personas que hayan leído el libro de “El inversor inteligente” de Ben Graham, el mentor de Warrent Buffet, sin embargo, Warrent Buffet sólo sigue habiendo uno.

Son muchas las circunstancias que intervienen en el éxito de una persona: la motivación, edad a la que empieza, tiempo que le dedica, etc, etc, pero lo que de verdad vale para lograr un objetivo es adaptar la disciplina en la que se quiere destacar a la personalidad de cada individuo.

Salía esta semana una referencia sobre ello: Steve Jobs, un gran amante, que sólo tuvo un amor – Apple

Cuando te gusta hacer algo por encima de todas las cosas que te puedas imaginar, cuando haces de ello tu forma de vida, cuando de verdad te apasiona, es entonces cuando tienes más probabilidades de encontrar el éxito. Y no se trata de buscar dicho éxito, no se trata de buscar un fruto a toda costa, sino de centrarte en el proceso. El proceso será el que te lleve al resultado, muy al contrario de lo que solemos hacer. Perdemos en tiempo en buscar el resultado sin darnos cuenta de que es el trabajo, el proceso de trabajar sobre ello, lo que hace que consigamos resultados.

“Si me dieran 8 horas para talar un árbol, emplearía 6 en afilar el hacha”. _ Lincoln

Así que los resultados en el campo que nos ocupa, el trading, no vendrán de copiar el sistema de otro trader, sino el de adaptarlo a nuestra forma de ser.

Otra frase de Lincoln lo resume todo: “Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son.”

De eso se trata, de la necesidad de buscar nuestro propio camino, de tener la autoestima necesaria para hacerlo, de no guiarnos por los demás, de refutarlo nosotros mismos por medio de nuestras propias investigaciones.

Por lo tanto, el sistema de trading, para que funcione, tendrás que adaptarlo a tu personalidad:

– si eres nervioso, impaciente, buscas rápidos resultados …  el trading intradía no es para ti. El trading intradía necesita dedicación, necesita que le mimen durante muchas horas al día. Es el sacrificio que te pide, nadie te va a dar algo por nada, el sacrificio es temporal pero la gloria para siempre. Si eres impaciente acabarás sobreoperando. Si no tienes la calma suficiente cerrarás los beneficios antes de tiempo. Si tienes prisa por irte de la oficina seguro que la mejor oportunidad se forjará 5 minutos después de que te hayas ido. El mercado no espera por nadie, eres tu quien tiene que ir a su búsqueda. Igual, la mejor oportunidad surge a las 3 de la madrugada y no mientras operas de 12 a 2 de la tarde.

Así que tienes que ir adaptando el trading a tu forma de ser, al tiempo que tienes para operar, a tu tranquilidad, a tu disciplina o indisciplina. Igual otro trader es capaz de ganar dinero en un espacio temporal de 4 horas, pero tu sacas más provecho en un time frame de 10 minutos. Lo que le vale a uno puede no valerle a otro y viceversa.

Igual operas mejor el Oro y otro especulador el Dax.

Quizá te gusta hacer operaciones rápidas que duren como mucho una hora, o quizá eres de los que prefieren dejar la posición abierta varios días, o semanas.

Igual eres un crack abriendo posiciones cuando se forma un doble pie y otro lo es operando en resistencias.

Puede que tu mejor forma de entrar sea a través de catalizadores que surgen de diversas noticias. Kostolany, ese famoso especulador, solía leer los titulares del periódico en su cama todas las mañanas y a raíz de ello tomaba sus acertadas decisiones. Seguro que en análisis técnico no agarraba ni una positiva.

Gann, que era un experto en análisis técnico y que fue capaz de alcanzar rentabilidades superiores al 1.000 % en un mes, seguro que tendría balance negativo intentando interpretar las noticias como lo hacía Kostolany.

Está claro que hay muchos caminos para lograrlo, lo que debes entender es que tu debes buscar el tuyo. Nadie lo va a hacer por ti. No te enfades con el mercado ni con la plataforma, enfádate contigo mismo si no eres capaz de hacer lo que hay que hacer, nadie te va a masticar la comida por ti. Tienes que asumirlo, por muchos libros que leas, por muchos cursos a los que vayas, por muchas conferencias que oigas del mejor especulador de todos los tiempos , por mucho que dicho especulador te escriba su sistema delante tuyo.

O te mueves, y creas tu propio sistema adaptado a tu personalidad o forma de ser, o fracasarás en el intento.