Resistencias en tendencia bajista como punto de entrada o incorporación a una tendencia

Lo primero que debes tener claro, en cuanto al análisis técnico, es que nunca encontrarás una técnica 100% segura. Llámese medias móviles, llámese indicadores u osciladores, llámese set-ups o lo que sea.

Desde luego que hay señales de entrada que se repiten con más o menos frecuencia en todos los espacios temporales. En tu elección reside el querer operar con todas las posibles señales que indiquen una entrada o buscar un par de técnicas que arrojen un buen porcentaje de fiabilidad.

Ante la duda debes recordar que si operas con 2 señales y la primera tiene un porcentaje de acierto del 70% y la segunda del 50%, lo que está claro es que si usas las dos reducirás la fiabilidad al 60%.

Así que ante esto, ¿no vale la pena desechar la segunda centrándose sólo en la primera aunque tengas que abrir menos posiciones (con su consiguiente aburrimiento por falta de acción) y obtener un rendimiento mayor a la larga?

Desde luego que en este aspecto es donde falla la mayoría de los traders, en aguantar la falta de acción.

La señal que relato de seguido, tiene también su porcentaje de fiabilidad y, por supuesto, no aparece en todas las ocasiones del mercado (como con sucede con todas las demás técnicas) por lo que su rendimiento aumentará al máximo que pueda dar si nos limitamos a esperar a que aparezca y cerramos los posibles fallos con un stop-loss.

resitencias-bajistas

Usando los gráficos Heiken-Ashi, que para mi son los mejores para determinar los soportes y las resistencias así como los barridos a ambos, baste observar el gráfico para darse cuenta de una señal de entrada que se repite en las situaciones tendenciales bajistas.

Las tendencias no se mueven linealmente, sino en ziz-zag (retrocesos).
En la imagen vemos en (1) como la cotización rompe el soporte a la baja para luego darse la vuelta y volver a bajar al tocar lo que antes era soporte y ahora se ha vuelto resistencia.

Pero no sólo sucede en el punto (1) sino también en el (2) y en el (3). Cada mínimo o soporte roto se convierte en una futura resistencia que ofrece una magnífica oportunidad de reincorporarse a la tendencia poniendo a la hora de entrar un stop relativamente cercano.

De ahí la famosa frase: “Entra a favor de tendencia en los retrocesos”, 
ya que de esta manera obtienes un mejor punto de entrada.

Y sucede así hasta el punto (4) donde tras romper nuevamente el mínimo y probar el antiguo soporte (ahora resistencia), esta es superada al alza con lo que damos por concluido el movimiento bajista en ese espacio temporal.

Una técnica a tener muy en cuenta.