Refundación

Estoy ahora mismo en una etapa de refundación de mi vida o estilo de vida.

Algo parecido a cuando tienes la mesa llena de papeles y haces limpieza para centrarte en lo esencial y eliminar el resto.

Centrarme en esas 3 ó 4 cosas imprescindibles o que me llenan para eliminar o automatizar todo lo demás al máximo posible.

Obtener una buena calidad de vida significa un cierto grado de desvinculación con la sociedad.

Vamos, egoísticamente, hacer algo parecido a lo que intenta la primera ministra británica May: aprovecharse de lo mejor que le puede brindar la UE para prescindir de lo que no lo es tanto (claro que a ella le va a resultar bastante más difícil 🙂

Vamos a ver, haciendo un inciso: en lo referente al trading, durante mi proceso de aprendizaje, he podido realizar mil y una pruebas para llegar a un fin. O sea, que he dado pasos hacia delante y hacia atrás infinidad de veces hasta quedar satisfecho con los resultados.

Esto es algo de lo que no disponen los altos mandatarios, empresas, etc. Sus obras son de tal magnitud que en muchas de las ocasiones sólo tienen una oportunidad para hacerlo sin vuelta atrás.

De ahí el mérito de políticos, empresarios, etc. Reconozco la extrema dificultad que tienen para lograr algo de calidad sin apenas intentos para ello.

Invertir en mi mismo, mis hobbies, disfrutar de la familia, viajar (dentro lo que el coche me deje… mientras mi mujer considera dejar a un lado el miedo a volar o viajar en barco. Gracias que vivimos en el tercer país más visitado del mundo lo cual conlleva poder disfrutar de todo tipo destinos sin tener que ir a otros lugares 🙂

Y bueno, Europa también está a tiro de coche. Todo será ir haciendo escalas para no cansarse mucho.

Si no tienes tiempo para los tuyos, para hacer lo que realmente te gusta, para tus hobbies, si llega un momento en que no estás para nadie…quizá debieras plantearte esto mismo:

una profunda refundación de tu vida.

Le decía mi abuelo (muy inteligente por cierto en su tiempo) a mi madre, al plantearse esta mudarse del pueblo a la ciudad con mi padre y mis hermanos, cuando tenían ya toda su vida hecha:

“Tú actúa como si estuvieses loca”

Lo cierto es que funcionó bien y es, actualmente, de lo que más alardea mi anciana madre.