¿Qué tipo de trader eres?

Siempre te sobresale la duda sobre si dejar correr las ganancias aun a riesgo de que salte el stop o cerrar al conseguir el objetivo.

Cuando operas por objetivo normalmente lo haces porque te gusta la acción (o porque deseas conseguir dinero rápido) ya que ello supone estar mucho más pendiente del mercado que cuando dejas correr y te olvidas.

Ambos sistemas pueden ser totalmente válidos. Esa validez o no, por supuesto, depende en primer término de la destreza del trader y en segundo término de su modo de operar enfocado a su propia personalidad.

No todos los traders valen o están dispuestos a operar bajo las exigencias del intradía y no todos tienen la paciencia suficiente como para dejar una posición abierta mucho tiempo.

La primera opción (objetivo) está más indicada para los traders que quieren estar en el mercado todo el tiempo, que les gusta la acción, necesitan adrenalina y sólo la entrada y salida rápida se la proporciona.

La segunda opción (entrar – stop – olvidarse) es para traders más pacientes y que necesitan de más libertad sin estar tan pendientes del mercado y de sus zigzagueos.

Para el primer tipo de trader la operación ideal es: abrir la operación, con muchos lotes generalmente – obtener un beneficio rápido – cerrar la posición – cerrar la plataforma cuando el objetivo diario esté cumplido.

Tiene a su favor que al operar con gran número de lotes, si su experiencia es contrastada, puede sacar el sueldo del mes en unas horas o incluso menos.

Tiene en su contra la sobreoperación. A pocas operaciones que coseche negativas será casi imposible conseguir el beneficio del día.
Esto se explica de la manera que si el objetivo del día es conseguir el 5% del capital total, con 3 ó 4 operaciones que yerre, la misión será ardua y compleja.

Hay traders dentro de esta operativa que cuando consiguen un objetivo diario negativo cierran la plataforma hasta el día siguiente pero esas pérdidas siguen ahí acumuladas por lo que será la diferencia entre las operaciones buenas y malas las que marquen el saldo total final.

Además, por mucho que cierren la plataforma para no seguir acumulando pérdidas en ese día nada les indica que no puedan seguir perdiendo para el día siguiente.

Por tanto, la fiabilidad y precisión del trader intradía (que opera por objetivos) para conseguir ser consistente tiene que ser de cirujano.

Para el segundo tipo de trader la operativa es similar sólo que aguanta más tiempo a que surja la ocasión ideal que él espera. No tiene tendencia a la sobreoperación.

Tiene a su favor que al dejar correr las ganancias sin buscar un objetivo diario puede optar a beneficios mayores por el mero hecho de aguantar la posición abierta en el tiempo.

Tiene en su contra que muchas veces, por el ese hecho de esperar a que crezcan los beneficios, la cotización se da la vuelta y acaba saltándole el stop por lo que si mentalmente no es muy fuerte no aguantará mucho este tipo de operativa.