¿Qué tienes que hacer antes de operar en real?

La mayoría de los traders solemos empezar por lo más “bonito” del trading: análisis técnico, leer un lote de libros, y luego, básicamente nuestra operativa se reduce a comprar y vender.

Borrón y cuenta nueva.

El primer paso para operar es saber bien en que mercado o mercados queremos hacerlo.

El segundo paso va encaminado a la búsqueda de un broker que nos deje abrir una cuenta con una pequeña cantidad de nuestro capital, no con la idea de ganar ya dinero, sino para ir adquiriendo poco a poco práctica e ir entrenando el ojo y la mente para lo que nos espera.
Si ese broker tiene una plataforma demo para aprender a manejarla antes de operar en real, ideal. Se gasta mucho dinero si quieres dominar todos sus entresijos con dinero real. Es una lástima tirar el dinero así y no merece la pena.
Pero una vez que sabes el manejo de la plataforma sólo avanzarás si operas en real. Para ganar dinero consistentemente necesitas enfrentarte al mercado cara a cara. La mente es el arma más poderosa del trader. Olvídate de prepararla operando en simulado, digan lo que te digan, te lo digo por experiencia.

Una vez hecho esto trataremos de buscar una técnica de entrada y salida que tenga un porcentaje de éxito elevado. Olvídate del 100% de aciertos, eso no existe.
Buscar una buena técnica lleva tiempo y tiempo de investigación. Después, la práctica continua en real te irá dando las tablas necesarias para ir distinguiendo las mejores oportunidades.

Una vez encontrada la técnica adecuada el siguiente paso no es aun operar sino decidir con cuanto dinero vas a abrir la cuenta en real. Y una vez hecho esto llegamos a la gestión del capital.

La primera regla de un trader es tratar de no perder el capital de la cuenta por encima de todas las cosas. “Más vale dejar de ganar que perder”, por lo que el siguiente paso será determinar cuanto dinero en porcentaje puedes perder en cada operación.

Según ese dinero resultante del porcentaje en cuestión colocarás el stoploss (cuanto más dinero tengas en cuenta más alejado lo podrás poner) y según donde coloques el stop respecto al precio de mercado más o menos contratos podrás abrir.

Una vez has controlado todos estos aspectos, entonces sí, llega la hora de operar en real y de darle caña al mercado. Recuerda que estás luchando contra los mejores especuladores del mundo y que toda preparación será poca.