¿Qué tiene que ver un especulador con un estudiante de Derecho y otro de Informática?

Recuerdo cuando frecuentaba la Universidad de mi ciudad. “Frecuentaba, no que estudiaba”

Cuando veía salir a los alumnos distinguía muy bien a los de Derecho de los de Informática.

Los primeros siempre iban, en su gran mayoría, impolutos. Bien vestidos, bien peinados, aspecto limpio, perfumado, en grupos, despiertos, sonrientes, locuaces, vamos… lo que su profesión les exige de cara a una imagen que tienen que dar. En resumen, más pijos. Predominaban las féminas.

Los segundos, todo lo contrario. Sabía que pertenecían a la facultad de informática por ir despeinados, con la camisa por fuera del pantalón,no es que fueran mucho a la moda ni se distinguían por lucir marcas, aspecto desordenado, rostro cansado, tendencia al individualismo, ojos de no haber dormido o descansado lo suficiente, más parcos en palabras, con pinta de haber “currado” más. No voy a decir con restos de pizza y con pintas de no haberse aseado en varios días como en las películas, pero exagerando, ese es su estilo o imagen que dan. Más presencia masculina.

En suma, cada uno de los grupos defendiendo su rol.

Yo, en particular, no me quedaría ni con lo uno ni con lo otro, los extremos siempre son malos, un término medio siempre será lo más adecuado.

Si hubiese una universidad para traders o especuladores estos se distinguirían por ser una mezcla de ambas comunidades anteriores.

El trader debe cuidar su imagen o branding, cultivar sus relaciones, tener una personalidad, pero también debe trabajar duro, descansar y hacer ejercicio.

De una mezcla de lo mejor y peor de ambos grupos saldría un buen especulador y ya que hay más estudiantes femeninas en Derecho y más estudiantes masculinos en Informática, ¿quién sabe si de la mezcla de sus ADNs saldría un gran especulador?

Algo que le falta también al trading, más presencia femenina. Seguro que se están desperdiciando muy buenos traders. Y lo digo también por mi mujer, que cuando se interesa por mi oficio suele darme grandes lecciones lógicas y de sentido común que nos falta a la mayoría de los traders.

Espero que no se enfade conmigo ninguno de los 2 grupos y que unos no me demanden y los otros no me hackeen, pero es que son 2 comunidades totalmente antagónicas que siempre me han llamado la atención y por las cuales siento admiración.

Resumiendo: el trader debe seguir las reglas pero también debe ser capaz de romperlas cuando hace falta.

Sobre todo en sus inicios, es cuando más el trader necesita de dichas reglas, por el carácter puramente psicológico del trading, pero después cuando el subconsciente las haya asimilado, el trader debe mostrarse libre de toda regla.

El especulador se caracteriza por no ser un esclavo de la sociedad. Come cuando quiere, duerme cuando le parece, toma las vacaciones cuando le viene en gana, no necesita ni busca una pensión estatal, no tiene jefe, no tiene un horario de trabajo establecido, ni una rígida jornada diaria. Si quiere dar un paseo a cualquier hora… lo hace y si quiere ir a correr o al gimnasio a la 11 de la mañana, pues va. Y si quiere levantarse a las 4 de la mañana para operar, también. Puede trabajar hoy en Barcelona y mañana en París, su oficina es su portátil. No clientes, no proveedores. No sufre de stress horario, el mercado está abierto las 24 horas de lunes a viernes, siempre hay una oportunidad. No anda por tanto detrás del mercado, la paciencia es su virtud y sabe que decir NO es su baza más importante.

Puede permitirse el lujo de coger la Semana Santa en Julio si ha llovido en la de este año, o de trabajar 1 mes y coger 11 de vacaciones.

¿Merece la pena el esfuerzo o no? La sensación de libertad es única. Libertad es igual a felicidad.

Sólo tienes una vida. Como para gastarla… desayunando – corriendo a trabajar – salir para comer – vuelta al trabajo – cenar – para cama… y así hasta la jubilación. ¿Qué es esto? ¿Eres un autómata?

Te ha tocado vivir una aventura, se consciente de ello. Vive a tope. Haz lo que te guste.

¿Sabes las probabilidades que hay de que hayas nacido, de que estés en un mundo del que no volverás a saber nada cuando desaparezcas?

1 en 600000000000000000000000000000000000000000000000000000
000000000000000000000000000000000000000000000

¿Qué haces entonces malgastando tu tiempo? Espabila. No te digo que te hagas trader sino te gusta pero sí que le des un giro radical a tu vida. En 100 años…todos calvos.

No voy a decir que el trader o especulador, como le quieras llamar, viva al margen de la sociedad pero casi.
El Estado Social te protege, pero el exceso de protección es malo.