Qué noticias debes seguir para adelantarte al mercado

Prácticamente, en toda mi vida como trader he sido de gráficos.

Pero, como no, me gusta escudriñar todos los caminos antes de tomar la decisión de descartarlos, de ahí que de un tiempo a esta parte me haya tomado la libertad de experimentar el campo del análisis macro y estas son, por ahora, mis conclusiones:

  • Todas las noticias que lees, es cierto, ya están cotizadas de antemano. La cotización ya se ha movido en el gráfico, arriba o abajo, cuando estás leyendo la noticia por lo que el movimiento ya se te habrá adelantado y no podrás sacar beneficio de ello. Los gráficos, por lo tanto, en este caso, van por delante de las noticias.
    Es más, sólo baste leer los titulares y verás, como en un 95% son del estilo:
    «El euro ha avanzado contra el dólar durante la jornada»; dice en cuanto lo ha hecho y explica los motivos. Pero ya ha pasado.
    – «El aumento de la inflación ha impulsado al dólar»; también está cotizado. Darán datos de en qué porcentaje ha subido la inflación y cuantos pips ha impulsado el dólar este acaecimiento.
    – Y así podíamos estar todo el día… Así que leer este tipo de noticias, mero entretenimiento.
  • Datos económicos: si bien es cierto que cuando sale un dato se mueve inmediatamente la cotización en mayor o menor grado aun no he conocido a nadie que gane dinero consistente operándolos.
    Es más, sólo basta hacer una prueba para comprobar que operar los datos económicos, antes o después de que salgan, es una de las tácticas que más plagada de trampas está.
    Aun así es de lo más cercano que hay antes de que se mueva la cotización, pero como he dicho, y por desgracia, bastante inservible de operar. Eso sí, el trader intradía, aun perdiendo dinero, se divertirá como nunca.
  • Comunicados de los miembros de los bancos centrales: Aquí ya empezamos a vislumbrar las cosas un poco más claras. Siempre podemos intuir alguna pista de por dónde van a ir los tiros, pero claro, cada miembro tiene su opinión y no todos la comparten.
  • Comunicados de los bancos centrales: aquí ya es harina de otro costal. Los miembros ya han votado y sale una postura final. Ideal para atisbar tendencias duraderas en el largo plazo, ya que los movimientos de los bancos centrales suelen tener implicaciones duraderas en el tiempo.
    Sólo hay que entrar en la dirección adecuada y tener la paciencia de mantener, pues las tendencias primarias generadas suelen durar meses, incluso años.

Conclusión: me sigo quedando con los gráficos, con el análisis técnico-chartista porque considero que va por delante y sigo con la idea de que el gráfico o figura que se dibuja en él «hace la noticia».
También tengo muy en cuenta las decisiones de los bancos centrales y leo resúmenes diarios de mercados para no perder la perspectiva.

Los gráficos, sobre todo los de largo plazo, son muy premonitorios. También son igualmente premonitorias ciertas sensaciones que nos creamos en la mente en base a lo que recogen nuestros sentidos del ambiente que nos rodea. Está en el aire, sabemos que algo va a suceder, pero no sabemos cuando lo hará ni en que forma.

Veamos en un ejemplo el gráfico de la pirámide sobre la población española de data del año 1.900 y que es un fiel reflejo de las pirámides del resto de países industrializados.

Pirámide población española del año 1.900

Como se puede ver, la juventud primaba sobre la población anciana.
La viruela se encargó de los primeros. Murieron millones de personas. El grupo de edad más afectado, los jóvenes. Tasas de mortalidad de incluso el 30%.

Viruela
Pirámide población española, actualidad y futura

La pirámide se ha invertido.

«Depredador»: COVID- 19
Población afectada: anciana
Tasa de mortalidad promedio: 2,3%
Tasa de mortalidad ancianos: 14,8%

Conclusión:
La selección natural sigue funcionando, cosa que ya empezaba a dudar hasta yo, que sigo bastante de cerca estas cosas.

Cuando una especie se «sale del tiesto», la Naturaleza (que es muy sabia), se encarga, de una manera u otra, de ponerla en su sitio, seamos humanos superavanzados o seamos conejos.

Perdón por repetirme, pero ya llevo poniendo el mismo enlace desde hace años: «Los renos de la isla de Saint Matthew»

Se intuía, realmente se intuía que algo iba a pasar, como se intuía antes de explotar la burbuja inmobiliaria.

Es algo que flota en el ambiente y, como dije antes, intuyes que algo va a suceder pero no sabes cuando ni en que forma.

¿Cuánto durará esta actual Pandemia? Hasta que la Naturaleza considere que la purga es suficiente.
Si ahora la mitigamos con las vacunas, sólo retrasaremos la evidencia y en épocas venideras vendrá algo más fuerte que concluya y acentúe dicha purga.

El peligro: ha comenzado por los ancianos, pero es tal el nivel de incidencia mundialmente, que si sigue mutando puede subir el riesgo de mortalidad progresivamente e ir comunicando edades avanzadas con edades más jóvenes.

Mi intuición: son tantos los despropósitos que ves entre la gente, cosas antes inimaginables, disparates, contrasentidos, necedades, sandeces y desatinos que da la impresión que esto va a ir a más, vamos que el virus no está aun haciendo lo suficiente.

Es como en la bolsa, como cuando aun no quedas a gusto, como cuando aun no estás satisfecho, hasta que viene una caída brutal que sí te pone los pelos de punta y exclamas: «Bueno, ahora si que ha sido fuerte, ahora si que acongoja».

Decía mi padre, que antes de la guerra civil española, se intuía que algo iba a pasar porque ,en el ambiente, el nivel de agresividad no era normal.

Ahora se intuye lo mismo, que algo realmente grave está pasando o que tiene pintas de agravarse, y mucho, porque el nivel de imbecibilidad sigue estando muy alto.

 
El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.