¿Qué necesidad tienes de estar mirando lo que ganas y lo que pierdes?

Si hay algo en el trading que de verdad puede variar el curso de una operación ese factor es el factor dinero.

Una vez que entra en juego dicho factor comienzan los problemas, sobre todo por la gran influencia que ejerce sobre la mente del trader.

Perder, en cualquier campo, suele ser una sensación muy desagradable para cualquier persona, pero si aun encima hay dinero de por medio la presión psicológica se multiplica exponencialmente.

Es por eso que no es lo mismo operar en simulado que en real. En simulado no existe carga psicológica alguna, aunque pueda haber gente que sude igualmente operando de esta forma. Un saludo cariñoso al implicado 🙂

Pero, por otra manera, la operativa simulada nos dice algo en cuanto a las emociones. Y ese algo es muy importante: la implicación, en cuanto a reacciones negativas para nuestro trading, operando en simulado es tan baja o nula que es fácil que en esa simulación obtengamos grandes ganancias que no somos capaces de extrapolar a la operativa real.

Esto nos da una gran pista sobre cual es la manera correcta para operar en real: sentir un desapego total por el dinero, sentir las mismas emociones que sentimos cuando operamos en simulado que en real. Y esto no lo vamos a conseguir mirando una y otra vez las pérdidas o beneficios.

NO es así como se opera. Has entrado, previa gestión del dinero, gracias a una señal que has identificado en el gráfico. Pues si has entrado gracias a esa señal tienes que tener la fuerza mental suficiente para ser capaz de seguir el transcurso y la finalización de la operación también en el gráfico y no de estar pendiente a cada minuto de la cuenta de resultados.

Por lo menos tratar, con lo difícil que pueda resultar, de incrementar el tiempo de observación de la cuenta entre una vez y otra. Hay traders que una vez abierta la operación solo hacen eso: mirar una y otra vez si están ganando o perdiendo.

La traducción de esta nociva costumbre se traduce en:

– Cuando estás en ganancias, cierras inmediatamente la operación ante cualquier pequeño retroceso de los beneficios.

– Cuando estás en pérdidas, aguantas la posición viendo con gran sufrimiento como dichas pérdidas aumentan más y más con la esperanza de que estas se recuperen.