¿Qué es lo que me funciona?

Cuando empiezas a operar la impresión es que tienes que controlarlo todo. Sin embargo, con el tiempo, todo se va reduciendo a la mínima expresión.

Y no es que tengas que hacer cosas realmente especiales ni acciones espectaculares, para nada.

  • Porcentaje de acierto. Con todo lo que supone acertar en la mayor parte de las ocasiones, tanto para tu cuenta como para tu mente, debe quedar claro que nunca vas a acertar en todas las operaciones que hagas.
    Esto se asume lo más pronto posible.
    Es cierto que con el tiempo vas afinando la puntería y esto eleva tu autoestima. Antaño te llevaba a sobreoperar, hoy no. Hoy es una prueba de la firmeza de tu sistema de trading.
    Lo cierto es que las mejores operaciones, las que se enganchan a una tendencia primaria son pocas y las mejores. Por lo tanto, con todas las herramientas que tienes debes forjar una imagen general del mercado.
    No debes intentar grandes cosas, simplemente la lectura de las noticias relacionadas con los mercados. No hace falta que sean intradiarias sino ocuparán buena parte de tu tiempo, te estresarán y serán estériles de cara a tu operativa sino que dar un repaso a fin de día será la clave para quedarte con lo que te interesa, el meollo de la cuestión.
    Esta acción será complementada con la observación del gráfico del mercado en cuestión porque casi siempre te da pistas o se adelanta a los acontecimientos (mejor en Time Frames elevados).
  • Por lo tanto, puede que cada vez vayas acertando más aunque el porcentaje de acierto no es tan importante como el tamaño de tu posición. Esta debe de ser acorde con el capital total de la cuenta así como el porcentaje que estás dispuesto a perder si la cosa sale mal.
  • Luego sólo queda entrar con el stoploss alejado (importantísimo) pues no podrás acertar con el justo punto de entrada que vaya a tu favor sin retroceso alguno.
  • Queda dejar que la operación fluya libremente, bien a tu favor o no.
    Si va en tu contra el stop la controlará y a buscar una nueva oportunidad o seguir intentándolo con la misma (a veces necesitas varios intentos para enganchar tendencia).
    Y si va a tu favor sólo resta subir el stoploss a Break Even cuando tengas unas ganancias interesantes, cuando lo veas “seguro”. Ya lo vas calculando tu, no hay nada standard.
    Subir a Break Even en el momento adecuado eliminará la mayor parte de las operaciones negativas y te ayudará a dejar correr las ganancias porque sabrás que si la cotización se da la vuelta no perderás nada.
  • Hay que tener en cuenta que cuando la operación semeja clara se debe ir incrementando el número de posiciones (con su respectivo stop) sobre todo al principio porque a medida que la tendencia avanza hay más probabilidades de retroceso o giro de la misma.