Psicología e interpretación de los movimientos de los mercados

Quizá el párrafo siguiente (de Carlos Montero) haga ver a muchos traders las cosas de otra manera, en la materia de determinar un mejor punto de entrada o salida de un mercado o a la hora de buscar motivos para abrir o cerrar posiciones.

“El mercado no puede caer hasta cero. Los mercados caen porque los vendedores presionan a la baja los precios. Si empiezan a acercarse a cero, podremos comprar toda la Bolsa española por lo que tenemos en el bolsillo. Mucho antes de que eso ocurra otros compradores intervendrán y la caída encontrará resistencia. Las acciones no siguen cayendo sin vendedores adicionales que decidan vender. Es por eso por lo que las acciones no se mueven en línea recta. Y por eso lo mejor es saber que los mercados son volátiles por naturaleza y hay que mantener la calma”.

Es la ley de la Oferta y la Demanda, que funciona en todos los mercados.

El párrafo viene a describir el carácter meramente psicológico de los mercados propiciado por las ideas de todos los operadores que participamos en ellos con nuestras operaciones, con nuestras decisiones, con nuestras interpretaciones.

Nos valemos del análisis macro, del análisis técnico, del análisis fundamental para determinar fríamente el mejor punto de entrada o de salida, pero hay algo mucho más importante que todo esto: el sentimiento de los especuladores.

Un mercado no se mueve porque un sólo trader haga una operación pero si lo hace cuando coinciden en el movimiento un número determinado de traders. Esta actuación sobre el mercado genera las tendencias primarias, secundarias y terciarias.

No todos los operadores percibimos lo mismo.

Ante un mismo suceso, figura, patrón técnico o noticia siempre habrá traders a favor y en contra. Traders que se posicionarán “largos” y traders que se posicionarán “cortos”.

Pero lo realmente importante que viene a decir el párrafo citado es que conviene tener en cuenta el sentimiento general del especulador.

¿Hasta donde estarán dispuestos a vender un activo?.

¿Hasta donde estarán dispuestos a comprarlo?

Los soportes y las resistencias son importantes puntos psicológicos que reflejan en el gráfico ese sentimiento y ciertos límites en los precios.

Hay un punto donde los especuladores ya no presionan al precio hacia arriba o hacia abajo. Son los puntos de inflexión y donde hay más probabilidades de que el mercado se de la vuelta.

Acertar con el giro de una tendencia primaria se vuelve cada vez más un acto de ponerse en el lugar de los demás, de intentar saber como piensan para anteponerse con éxito al próximo movimiento de las cotizaciones.

Cuando no hay vendedores, el mercado sube.

Cuando no hay compradores, el mercado baja.

Todo está en el aire, todo puede suceder, la consistencia, si nos alejamos de los fríos gráficos y de los calientes datos o noticias, está en el término medio. Y ese término medio está en ser más listos que los demás, en cotejar el ambiente psicológico del mercado, hasta donde pueden estar dispuestos a llegar con las compras o con las ventas.

Por lo tanto, antes de lanzarse a comprar o vender conviene hacerse una pregunta de lo más cotidiana:

¿Qúe precio estás dispuesto a pagar por un artículo en concreto? ¿Está caro? ¿Será mejor esperar a las rebajas para comprarlo o a que suba más para venderlo (en el caso de ir “corto”)?.

O situándolo en un plan general: ¿Hasta donde puede resultar cara la cotización actual para los especuladores? ¿Hasta donde estarán dispuestos a comprar? ¿Por qué razón?, ¿En que punto ya no venderán más?

Etc, etc, etc…

NO ES COMO LO VES, ES COMO LO ENTIENDES