Promedia al alza y no a la baja

El sesgo puramente psicológico del trading es el que motiva que los traders nunca hayan encontrado ni encuentren en la vida un sistema claramente ganador que establezca señales de compra y venta para todos los escenarios posibles que pueden contemplarse en los mercados .
Es mercado es pura flexibilidad y no hay sistema que se adapte a los giros de mercado y más aun que recoja el movimiento de principio a fin.
Para ver otra pequeña prueba de la psicología pura y dura que ronda los mercados sirva este artículo.
El trader, cuando está en pérdidas tiene siempre la esperanza de que estas se recuperen para cerrar, por lo menos, sin pérdidas ni ganancias. Es esa esperanza la que hace que mantenga su posición perdedora durante el tiempo que haga falta aun a riesgo de perder toda su cuenta.
Todos los soportes le parecen suelos y cada suelo una oportunidad de promediar la posición a la baja por lo que añade más contratos de manera que si la cotización sigue bajando el “margin call” será más rápido si cabe.
Puede que promediar a la baja salga bien en alguna ocasión, lo cual fijará aun más en la mente la costumbre de volver a actuar de la misma manera cuando volvamos a estar en pérdidas, pero es un camino directo hacia el desastre.
En cambio, en ganancias sucede justo lo contrario. Cuando estamos en beneficios surge la duda de si el movimiento continuará a nuestro favor, y cualquier leve retroceso hará que cerremos la posición.
Es aquí cuando debemos promediar al alza y no cerrar.
Pero, ¿como se debe promediar al alza?
Casi todas la plataformas muestran un porcentaje de riesgo de la posición que hemos abierto según el número de contratos. (margen utilizado)
Imaginemos que abrimos posiciones hasta que ese porcentaje llega al 5% del margen.
Si entramos en beneficios ese 5% irá bajando según lo que estemos ganando. Cuantos más beneficios más bajará ese margen utilizado. Por tanto, si ha descendido hasta un 3% será momento de añadir más contratos hasta que estemos de nuevo en el 5%… y así sucesivamente.
Para salir de la posición podemos hacerlo si el margen llega, por ejemplo al 7%.