Probabilidad de operaciones positivas

Si hay algo que realmente me aburre y me parece una pérdida de tiempo es llevar a cabo estadísticas sobre mis resultados. NO porque no sea importante, que no dudo que lo sea para determinar los puntos fuertes y los puntos débiles de cada uno, sino porque de una u otra manera la mente busca el camino por si sola para encontrar lo que funciona y lo que no sin caer en backtestings. Es lo que se llama: experiencia.

En un principio tenía un porcentaje de acierto de un 72% aproximadamente. Mis operaciones eran básicamente intradiarias.

Sin embargo, la cuenta se mantenía lateral.

¿Por qué se mantenía lateral con ese índice de aciertos? Ese era mi dilema mientras me afanaba más y más en tratar de elevar aun más el porcentaje de acierto pensando que el quid de la cuestión era ese.

Y es verdad, la lógica te conduce por ese camino. Si no pierdes, lógicamente, ganarás.

Sin embargo no era así.

Y, ¿por qué no?

Pues porque en cada operación negativa arriesgaba un porcentaje importante de mi capital de manera que, aunque tenía pocas pérdidas, cada una de ellas neutralizaba entre 3 y 5 operaciones positivas.

Esto me llevó a disminuir el porcentaje de riesgo al 1%.

A partir de aquí las cosas comenzaron a cuadrar y la cuanta a crecer, aunque no como yo quería, ya que arriesgar tan poco me llevaba a que, aunque perdía muy poco cuando lo hacía, también ganaba muy poco cuando la operación era positiva.

Pero no podía arriesgar más porcentaje porque ya sabía lo que pasaba: cuanta lateral-bajista.

El mercado, por consiguiente, sólo me dejaba un camino para aumentar mis ganancias de paso que perdía muy poco cada vez que lo hacía:

Dejar correr los beneficios.

Hasta ese instante operaba por objetivos de ganancias.

Por tanto, al fijarme en esta variable identifiqué 1 gran punto débil:

1.- Operar buscando un objetivo cerrando la operación al conseguirlo.

Lo que me hizo darme cuenta de ello fue que la mayor parte de las veces en las que estaba en lo cierto, cada vez que cerraba la posición al llegar a su objetivo, esta seguía avanzando a mi favor.

Se me encendió la «lucecita», y sin quererlo, sólo porque la experiencia o la intuición me encaminaba a ello, pase a dejar de operar en el intradía para centrarme en plazos más largos. NO sabía donde tenía que cerrar, no quería saberlo, sólo quería dejar correr la posición aunque con este acto algunas veces perdiese mis beneficios por dejarla correr.

Entonces experimente un gran cambio. Mi porcentaje de acierto comenzó a bajar progresivamente y al dejar correr la posición a mi favor, mis ganancias superaron a las pérdidas y la curva de mi cuenta se hizo claramente alcista. Contrariamente a la lógica que había supuesto.

El porcentaje de acierto fue bajando drásticamente pero el dinero de mi cuenta ascendía sin parar y, de paso, podía operar cada vez con mayor número de lotes y, lo mejor, manteniendo el mismo riesgo (actualmente arriesgo el 0.5% en la mayor parte de mis operaciones, otras veces, las menos, el 0,7%, y cada vez más, el 0,3 ó el 0.4%).

¿Qué a pasado a partir de este punto?

Sin podértelo decir en porcentajes fijos, noto que el porcentaje de aciertos ha bajado hasta alrededor de un 40% o incluso menos.

Esto es porque cuando veo una clara oportunidad suelo necesitar de 2 ó 3 intentos para entrar correctamente para engancharme a la tendencia que busco, de ahí esa bajada en el porcentaje de aciertos, que no en el % de rentabilidad.

Esto es porque pierdo muy poco cuando lo hago, aunque sean varias operaciones negativas consecutivas y gano bastante cuando estoy en lo cierto, dejando correr la posición.

Tienes que entender que no hay ningún punto fijo de entrada ni de salida standard. Los puntos de entrada y de salida obedecen únicamente a la experiencia de cada trader, que a su vez es lo que lo diferencia de los demás operadores del mercado.

¿Qué estoy notando ahora mismo, actualmente?. Que mi porcentaje de aciertos vuelve a subir, no demasiado ni espero que lo haga mucho más, pero sí lo hace. Creo que es porque la experiencia me hace ser más certero con las oportunidades, porque se ve mejor lo que va a hacer el mercado a medio/largo plazo, y porque el poner el stoploss alejado hace que muchas veces «coja» ya tendencia a la primera.

Pero, repito, creo que es propio de la experiencia acumulada tras observar el mercado todos los días y a su vez el haber dejado de sobreoperar porque espero lo que sea a verlo realmente claro.

Por tanto, ya no busco una ganancia intradía sino entrar en una tendencia primaria y poder añadir más lotes sobre beneficios, promediar a favor a medida que estos avanzan, apalancándome más, y sin riesgo ya que sólo arriesgo una pequeña parte de los mismos.

Operar de esta manera me ha dado una libertad absoluta debido que pueden pasar semanas desde que abro una operación hasta que la cierro, sin embargo suelo estar encima de los mercados casi todos los días porque son mi pasión, mi hobby y con lo que realmente me siento realizado.

Además creo que tengo una deuda con los seguidores de este blog y me gustaría que siguiendo mi doctrina fuesen capaces, al igual que yo, de ganar dinero de manera consistente.

Pues bien, casi sin quererlo te he desgranado a grandes rasgos mi manera de operar. Digo a grandes rasgos p0rque, aunque realmente sencillo, en la recámara está mi sistema de gestión del dinero y una gran adaptabilidad psicológica que tuve que superar con gran sacrificio, imposible de transmitir, sobre todo en lo referente a dejar correr las ganancias ya que si bien cortar las pérdidas está al alcance de cualquiera, dejar correr los beneficios y no cerrar cuanto estos retroceden, o no venirse a bajo cuando salta el stop después de haber tenido la posición claramente en ganancias necesita de un gran esfuerzo mental, de pensar que, a pesar de todo, tu sistema sigue siendo válido y que este es el camino verdadero el cual no debo modificar en sus fundamentos.

Como digo, para dejar correr las ganancias, ya que nunca vas a saber hasta donde tienes que hacerlo sino que sólo deberás confiar en tu intuición y en las señales que los datos macro y los gráficos te ofrecen, tienes que crear «callo», sobre todo para dejarlas seguir avanzando cuando el «ángel malo» te está diciendo todo el rato que cierres porque las vas a perder.