Practicando las salidas

La mayoría de los traders, sobre todo en las fases iniciales e intermedia-avanzada, centran todos sus esfuerzos en la búsqueda de un sistema de entrada que le ofrezca un máximo porcentaje de acierto.

Hay que tener en cuenta que, muchas de las veces, acertar con la entrada, no quiere decir que nos de unos beneficios adecuados sino que hay que dividir dichas entradas en dos grupos: las de mala calidad y las de buena calidad.

Podríamos poner en un primer grupo a aquellas en las que nos da para cubrir comisiones y poco más, y en las que hay que estar muy atentos para no salir incluso con pérdidas.

Y en el segundo grupo aquellas, menos frecuentes, que son las que de verdad nos darán los beneficios.

Por lo tanto, que quede claro que acertar con la entrada no quiere decir beneficio inmediato en todas ellas.

De ahí la necesidad de esperar con todo el temple del mundo a que aparezca la que consideramos clara oportunidad, en la cual nos centraremos y trataremos de hacer la máxima cantidad de dinero.

No suelen abundar estas operaciones por lo que adquirir la suficiente práctica para distinguirlas de otras de menor calidad es fundamental para llegar a vivir del trading. Todo lo que no se parezca a esto tendrá como común denominador la fatal sobreoperación.

Como decía al principio, la mayoría de los traders “gasta” el 80 % del tiempo en la búsqueda de un sistema satisfactorio de entradas pero casi no prestan atención a lo más importante: como salir de una posición.

Si era básico saber elegir las operaciones adecuadas, más básico es saber salir de una posición.

Es más, si el trader dedicara el 80 % del tiempo a investigar como salir en vez de como entrar tendría gran parte del camino recorrido que se necesita para llegar a ser un trader consistente. Casi aseguraría incluso que podría entrar al azar sabiendo como salir.

Para lo único que puedo usar un gráfico histórico ( los que me siguen habitualmente saben que considero esencial la práctica en real y nunca en simulado) es para practicar las salidas.

Son dos, prácticamente, el tipo de salidas las que debemos practicar para  una operación:

– Como salir en caso de entrar en pérdidas: stop loss, como máximo el 2% del capital total para el total de operaciones abiertas en el momento (yo suelo usar el 1%).

– Como salir cuando estamos en beneficios: trailing stop. Es lo mas complicado y lo que debe ser objeto del mayor tiempo de entrenamiento por su claro sesgo psicológico.

El Ego quiere ver rápidamente la ganancia materializada. Dicho ímpetu por provoca cierres antes de tiempo evitando ganancias más abultadas por no dejar correr los beneficios.

A su vez, el miedo hace que cerremos la posición ante cualquier pequeño retroceso por temor a que los beneficios se evaporen e incluso entremos en pérdidas.

Es curioso que en ese momento no nos demos cuenta que las cotizaciones se mueven a golpes de escalera y casi nunca en un ascenso lineal puro y duro.
Por tanto es más bien un problema psicológico que técnico el que debemos tratar.