¿Por qué suele ser perjudicial mover el stop a favor?

Cuando tu estrategia de trading se basa en cortar las pérdidas y dejar correr los beneficios, y no buscas que tus operaciones se cierren tras haber prefijado un objetivo, tendrás que hacer frente a diversas situaciones, no técnicas, sino mentales para que el saldo final de tu operación crezca todo lo que tenga que crecer.

eurusd

 

 

Lo que tengo claro es que operando por objetivos nunca he logrado en ningún momento, conseguir las ganancias que he logrado dejándolas correr.

Eso si, no es nada fácil hacerlo. Veamos por qué:

En el gráfico de arriba puede verse donde entré, a la baja, y en el euro contra el dólar.

Hasta ahí bien, cualquiera hace una entrada. Aunque eso si, son aun bastantes los que operan sin un stoploss y sin calcular el número de lotes con los que entrar.
Esto ya hace tiempo que pasó a la historia en mi época de aprendizaje. Muchas pérdidas y casi quiebras para llegar a comprender que para arrancar los beneficios primero tienes que asegurar la retaguardia.

No poner un stop ante posibles pérdidas sólo está al alcance de aquellos que piensan que nunca van a fallar en ninguna operación. Y no calcular el número de lotes o de contratos con los que entrar, referenciando al capital total de la cuenta, pues es lo mismo que conducir con los ojos cerrados.

Pero esto no es lo difícil ya que, una vez asumido, sólo tienes que hacer unos cálculos y vía.

Lo difícil viene a la hora de dejar correr los beneficios cuanto ya está la operación en ganancias:

refiriéndome de nuevo al gráfico, la operación, en este caso, fue bien desde el principio. La cotización comenzó a caer y rápidamente entré en beneficios.

Ni siquiera en el punto A subí el stop a Break Even.
(No fueron pocas las operaciones en que las que la cotización subió a por él para luego continuar a mi favor pero conmigo fuera del mercado.)

Ni siquiera cerré cuando la cotización comenzó a retroceder junto con mis beneficios. Tengo la lección muy aprendida. Dejo incluso que me llegue a saltar el stop antes que no dejar correr la posición, incluso aunque buenos beneficios finalicen en pérdidas.

Dicen que se aprende de las pérdidas. Yo en su día tuve muchas por lo que tuve un buen maestro. Muchas veces, cuando operaba sin stoploss, recuperaba las pérdidas y justo cuando estas estaban a punto de entrar en beneficios (en ocasiones lo hacían unos pips) se daba la vuelta e incurría en pérdidas aun mucho mayores.

Ahora esta experiencia la utilizo a mi favor, pero con las ganancias, por eso nunca muevo el stop (se que la cotización va a intentar venir a por él para luego girarse en muchas de las ocasiones) sino que lo asumo a no ser que las ganancias sean muy abundantes. Todo más lo muevo a Break Even, pero, incluso para hacerlo, los beneficios tienen que ser grandes y consistentes.

Entrar en el terreno de las ganancias es entrar en terreno volátil, ninguna técnica funciona, todo está a merced de la sensación y de la experiencia del trader.

Ni siquiera cerré la posición cuando la cotización rompió al alza la directriz bajista trazada en el gráfico (de nuevo la cotización intentó volver a por mi stop y si hubiese hecho trailing stop lo habría alcanzado). No confió en ninguna línea, en ningún soporte, en ninguna resistencia, en ningún indicador, en ninguna media móvil, en nada. De hecho, mis gráficos están siempre vacíos.

Al principio metía de todo, las señales interferían entre si. Un indicador me daba compra y el otro venta. Si bajaba en temporalidad ya era un caos, me daba señales de entrada y de salida a cada momento. Todo era más complejo y más confuso.

A medida que eliminaba elementos del gráfico todo semejaba más simple y más fácil de interpretar, hasta que lo dejé “a pelo”.

No quito las velas porque eso ya no se puede 🙂

Pues bien:

  • Es muy difícil aguantar una operación sin cerrarla cuando ves que estando en beneficios estos se reducen y amenazan tu stop, pero luego es fácil de hacer cuando comprendes perfectamente que si no renuncias a las migajas no optarás nunca a las ganancias más importantes.
  • Es muy difícil aguantar, por el aburrimiento, cuando la cotización se pone lateral y no sabes por donde va a salir, pero también es fácil cuando comprendes que el dinero está en ese aburrimiento.
  • Es muy difícil también aguantar una segunda embestida de la cotización en tu contra, como sucedió en el punto B, sin cerrar. Son golpes directos a tu línea de flotación, y si es difícil aguantar una primera embestida, una segunda y una tercera ya ni te digo.

Pero la espera tiene su premio y tras intentar, el mercado, machacarte mentalmente con sus mejores armas, es cuando llega la recompensa, la cotización avanza decidida a tu favor y, ahora si, ya puedes subir el stop a Break Even.

¿Qué ocurriría si desde el principio hubiese hecho trailing stop?

Pues que me abría salido con ciertos beneficios en el punto A, pero nunca habría recogido toda la bajada siguiente.

Por tanto:

  1. La consistencia no está en operar por objetivos sino dejando correr la posición a tu favor. Si así lo haces podrás incluso hacer crecer una pequeña cuenta. Si operas por objetivos no.
  2.  Es determinante comprender que no hay una técnica adecuada para dejar correr las ganancias y mucho menos para salir de una posición. Esto queda claramente a merced de la interpretación del trader en particular, siendo en este punto donde más se acaba diferenciando un trader de otro, al igual que sus beneficios.