¿Por qué no es aconsejable hacer trailing stop?

Si has decidido que tu estrategia de trading se base en dejar correr las ganancias, hacer trailing stop supone arriesgarse a que la posición se corte antes de tiempo y antes de que se acabe la tendencia.

Hacer, por lo tanto, trailing stop supone lo mismo que cortar los beneficios.

No son pocas las veces en las que tras haber entrado y la cotización haber corrido a nuestro favor, esta se da la vuelta para buscar terrenos cercanos a nuestro punto de entrada.

El resultado es que si hemos hecho trailing stop para asegurar los beneficios, sin duda saltará para muchas de las veces seguir avanzando en la dirección que habíamos apostado.

Es lo que ocurrió en la operación descrita en el gráfico de arriba sobre el EURUSD.

La línea punteada refleja el lugar de entrada. El stop está poco más arriba, más o menos donde la flecha. Ni siquiera lo he movido un ápice, ni incluso cuando experimento una bajada a mi favor llevando al par a cotas cercanas a los 1,3570.

Es lo que tiene dejar correr las ganancias:

  1. Sabes que la cotización no se mueve en línea sino en zig zag, por lo tanto haciendo trailing stop para proteger los beneficios te arriesgas a que la cotización se de la vuelta y te cierre la posición.
  2. En el terreno psicológico hace falta mucha sangre fría para ver como ganancias considerables se están reduciendo y amenazan con hacer saltar tu stop y acabar en pérdidas.
  3. Pero es tan necesario no mover el stoploss como aguantar los retrocesos para poder aspirar a ganancias mayores.
  4. Lo ideal sería saber recoger los movimientos cortos a tu favor, los intermedios y los largos, pero claro, para lograr hacerlo y salir indemne de ello hace falta ser de otro mundo.
  5. Confórmate con recoger los beneficios que te darán los movimientos largos y con desaprovechar los intermedios y los cortos, por lo menos hasta que tu mente aprenda a intuir los puntos más o menos exactos para el cierre de la posición.